Mareo cervicogénico: pérdida de equilibrio | El Paso, TX Doctor Of Chiropractic
Dr. Alex Jimenez, Quiropráctico de El Paso
Espero que hayan disfrutado de nuestras publicaciones en varios temas relacionados con la salud, la nutrición y las lesiones. Por favor, no dude en llamarnos o llamarme si tiene preguntas cuando surja la necesidad de buscar atención. Llame a la oficina oa mí mismo. Oficina 915-850-0900 - Móvil 915-540-8444 Saludos. Dr. J

Mareo Cervicogénico: Equilibrio Perdido

El quiropráctico, Dr. Alexander Jiménez, aporta información y explora las causas del mareo cervicogénico en los atletas, cómo diagnosticar y las opciones de tratamiento efectivas.

Mareo es una queja muy común en la práctica clínica, que afecta aproximadamente 20-30% de la población general (1). Puede manifestarse como desmayo, inestabilidad, una percepción de la hilatura y desorientación (2). Los mecanismos que causan estos síntomas son múltiples, y pueden involucrar varios sistemas de órganos diferentes. En particular, los mareos se pueden experimentar a causa de alteraciones de la oreja, la nariz y la garganta; sistema cardiovascular; Y el sistema nervioso central (CNS) (1,3).

Más comúnmente en el deporte, sin embargo, es la asociación de mareos en 20-58% de los atletas que sufren una lesión traumática de flexión-extensión cervical o lesión de latigazo cervical (1,2,4). Esto puede ocurrir debido a una disfunción en la columna cervical superior y trastornos sensorimotores de control (1,5). Este tipo específico de mareo se conoce como vértigo cervicogénico (CGD) (2).

Presentación

La Tabla 1 da una idea de cómo distinguir los mareos con origen cervicogénico de los de otras causas. Además, los rasgos distintivos comunes de la CGD incluyen dolor de cuello asociado, rango de movimiento cervico-torácico restringido y dolores de cabeza (4,6). Además, es probable la hipertonicidad a los tejidos blandos dorsales (particularmente la musculatura suboccipital) y la provocación positiva del dolor con palpación a las articulaciones cigapofisarias cervicales (6). También pueden presentarse con este trastorno (5) otros trastornos con sentido posicional de la articulación cervical, estabilidad postural y control oculomotor, como alteración de la persecución y movimientos oculares sacádicos.

mesa

El mecanismo propuesto para las características antes mencionadas es el resultado de cambios en los niveles de excitación de los receptores somatosensoriales cervicales. Esto es causado por dolor de cuello o trauma, y ​​conduce a un desajuste sensorial entre la entrada vestibular y cervical (2,7). La literatura apoya la presencia de una fuerte conexión entre las raíces dorsales cervicales y los núcleos vestibulares (ver Figura 2) en particular a los niveles C2 y C3 (3,4).

Los aferentes cervicales también están implicados en tres reflejos que influyen en la estabilidad postural, la cabeza y el ojo, y la propiocepción: el reflejo cervico-cólico, el reflejo cervico-ocular y el reflejo tónico del cuello (5). Además, hay abundancia de mecanorreceptores en los hilos del músculo y de los músculos cervicales superiores, que si se sensibilizan por traumatismos, conducen a alteraciones de la señalización propioceptiva al SNC (1). Con esto en mente, es comprensible que una lesión o traumatismo del cuello pueda estar asociado con una sensación de mareo o desequilibrio.

higo

Diagnóstico

Como resultado de las patologías competidoras anteriormente mencionadas, puede ser difícil diagnosticar la causa primaria de mareo. La obtención de una historia completa de un paciente que se presenta con mareo es por lo tanto crítica a tomar una decisión con respecto al cuidado apropiado (2,4,5,8). Para tener un diagnóstico de CGD, el terapeuta debe ser capaz de correlacionar el inicio y el diagnóstico de los síntomas de mareo con el dolor cervical o disfunción (es decir, con movimientos cervicales (4) .En general, el movimiento cervical más provocativo es la extensión, sin embargo CGD Se puede reproducir con rotación o (más raramente) flexión (7).

La Tabla 2 enumera los síntomas coexistentes que deben explorarse más a fondo porque son sugestivos de patología del SNC o del oído interno (vestibular). Tales síntomas requerirían investigación adicional y no serían apropiados para el tratamiento de fisioterapia (4).

mesa

Otra patología que puede causar mareos e inestabilidad y que no debe ser mal diagnosticada es el daño a la arteria vertebral o la lesión arterial vertebrobasilar. Esto puede ocurrir tras un traumatismo de cabeza y cuello (4,5). Si existe alguna sospecha de compromiso vascular, se ha propuesto un marco clínico que proporciona una guía precisa para la evaluación y el tratamiento (9). Del mismo modo, vale la pena señalar que los mareos pueden ser causados ​​por la ansiedad elevada y la ingesta de medicamentos también (5).

El propósito de esta escala es identificar las dificultades que alguien puede estar experimentando debido a mareos. Aunque esta evaluación no es específica para los atletas, puede ser útil como una medida de resultado válida y confiable (5,7,10).

Otros resultados medibles para los síntomas pueden incluir una escala de 5 para la intensidad del mareo (0 = no, 1 = leve, 2 = moderada, 3 = severa y 4 = muy severa (6). En una escala de 6 (0 = sin mareo, 1 = mareos menos de una vez al mes, 2 = 1-4 episodios de mareo por mes, 3 = episodios 1-4 por semana, 4 = una vez al día y 5 = más Más de una vez al día o constante) (7).

Valoración

La provocación al dolor y las alteraciones del rango de movimiento cervico-torácico pueden evaluarse mediante una evaluación objetiva neuromusculoesquelética, mientras que se controla el efecto sobre los síntomas de CGD. Sin embargo, para evaluar cualquier alteración sensorimotora adicional, la evaluación clínica del sentido de la posición de la articulación cervical (Figura 2), el control oculomotor y la inestabilidad postural o el equilibrio / propiocepción pueden ser muy útiles (1,2,4,5).

higo

Evaluación del Control Oculomotor

Esto incluye la estabilidad de la mirada (la capacidad de mantener la mirada de un objetivo mientras la cabeza se mueve), persecución suave (los ojos siguen a un objetivo manteniendo la cabeza todavía), movimientos oculares sacádicos (ojos fijos en un objetivo que se mueve rápidamente) Coordinación de los ojos y la cabeza (mantener la mirada cuando la cabeza y los ojos se mueven entre dos objetivos - conduciendo primero con los ojos). La provocación del síntoma es una prueba positiva, así como, observando cualquier coordinación anormal de la tarea (5). Del mismo modo, estas pruebas se pueden utilizar para la rehabilitación, y con la adaptación adecuada, se puede hacer más funcional a las tareas deportivas.

Tratamiento

Los investigadores han argumentado que una vez que se ha logrado un diagnóstico confiable, el manejo de la CGD debe ser el mismo que para el dolor cervical, apoyando el papel de la terapia manual para los beneficios a largo plazo (1-4,6-8,10). Tras el traumatismo, se cree que el tipo 1 mecoreceptor articular cervical y proprioceptores de articulaciones disfuncionales da lugar a una pérdida de entrada aferente normal. Esto conduce a que se envíe información aberrante a los núcleos vestibulares, formulando así síntomas similares a los trastornos vestibulares, como los mareos (3).

Con esto en mente, se ha demostrado que las técnicas de movilización de la columna cervical (deslizamientos apófisis naturales sostenidos y movilizaciones de Maitland) son eficaces para restablecer el movimiento normal de las articulaciones zigapofisarias. Los beneficios incluyen una reducción en el dolor y la hipertonicidad muscular, que ayuda a restablecer el propio funcionamiento propioceptivo y biomecánico a la columna cervical (1,3,10).

Si estas técnicas descritas arriba tienen éxito, entonces se puede recomendar una auto-SNAG (como se describe en el número 159) para que el paciente pruebe en casa con una toalla o cinturón / correa. En general, se ha propuesto que estas técnicas se utilicen en un período de cuatro a seis sesiones, lo que debería producir una reducción a largo plazo de los síntomas (3,7,10). La mayoría de la literatura (1,5,6,8) recomienda la combinación de estas técnicas manuales con la rehabilitación de control sensorimotor, tal como se describió anteriormente, pero no es concluyente en una minoría de la investigación (2).

higo

higo

higo

Resumen

La CGD es un diagnóstico caracterizado por mareos y desequilibrios, que se asocia con dolor cervical, más comúnmente después de trauma cervical, como los mecanismos forzados de flexión-extensión cervical en el deporte. El diagnóstico se basa en la historia y el examen, y debe priorizar la exclusión de otras posibles causas de mareo, incluyendo la participación de los sistemas nervioso central, cardiovascular y vestibular. La intervención de la fisioterapia no es apropiada si hay alguna sospecha de que estos sistemas sean la fuente de los síntomas. En este caso, la derivación hacia un especialista clínico debe tener prioridad.

Cuando se diagnostica correctamente, existe un buen apoyo para el uso de técnicas de terapia manual para producir una reducción a largo plazo de los síntomas. Dada la prevalencia de alteraciones sensoriomotoras de control asociadas con disfunción a la columna cervical superior, la adición de la rehabilitación específica del deporte centrada en recuperar este control puede justificarse clínicamente.

Referencias
1. Pain Phys. 2015. 18: 583-595
2. Chiro & Man Th. 2011. 19-21
3. Hombre Th. 2005. 10: 4-13
4. JOSPT 2000. 30 (12): 755-766
5. Hombre Th. 2008. 13: 2-11
6. Dis & Rehab. 2007. 29 (15): 1193-1205
7. Hombre Th. 2008. 1-11
8. Arch Phys Med Rehabil. 1996. 77: 874-882
9. Manual Th. 2014. 19: 222-228
10. Phys Th. 2014. 94 (4): 466-476
11. JOSPT. 2010. 40 (4): 225-229