Consejos para jóvenes atletas | El Paso, TX Doctor Of Chiropractic
Dr. Alex Jimenez, Quiropráctico de El Paso
Espero que hayan disfrutado de nuestras publicaciones en varios temas relacionados con la salud, la nutrición y las lesiones. Por favor, no dude en llamarnos o llamarme si tiene preguntas cuando surja la necesidad de buscar atención. Llame a la oficina oa mí mismo. Oficina 915-850-0900 - Móvil 915-540-8444 Saludos. Dr. J

Los atletas jóvenes no son simplemente "mini adultos". Teniendo esto en mente, el quiropráctico Dr. Alexander Jiménez aporta información sobre las lesiones comunes que ocurren en las superficies articulares de los atletas jóvenes y describe cómo estas lesiones pueden evitarse mediante un manejo adecuado del desarrollo del atleta.

Cuando tratamos a atletas jóvenes, es crucial que nos preocupemos por ellos con la especificidad que merecen y no sólo como "mini adultos". La reciente declaración del consenso del Comité Olímpico Internacional sobre el desarrollo atlético juvenil desafía a todos los cuerpos deportivos y profesionales a adoptar y aplicar los principios recomendados para desarrollar atletas jóvenes sanos, capaces y resistentes (1).

Al igual que con los adultos, debemos tener en cuenta la carga, el volumen, la frecuencia y el tipo de deporte en el que participa el atleta. Sin embargo, para guiar adecuadamente la prevención y manejo de lesiones, el personal de entrenamiento y apoyo también debe considerar la fase de desarrollo y etapa de desarrollo del atleta .

Lesiones de miembros inferiores

Las lesiones de las extremidades inferiores representan aproximadamente 60% de la carga de lesiones de los atletas jóvenes con 11-18 (1). A pesar de que estas incluyen lesiones traumáticas, hasta la mitad son como resultado de un uso excesivo o "burnout", con correr es la principal causa de este tipo de lesión (2).

Es durante los brotes de crecimiento puberal (que ocurren generalmente a principios y mediados de la pubertad) que la placa epifisaria sufre osificación osteocondral, a través de la proliferación celular para formar crecimiento longitudinal (3). Cuando este proceso se completa hacia el final de la pubertad (generalmente en las hembras antes de los machos), se alcanza la altura final del adulto. (NB: véase la tabla 1 para la explicación de la terminología)

mesaLas lesiones en los atletas jóvenes son un sitio adicional de lesión y uno no se ve en los adultos. Las lesiones físicas pueden ocurrir ya sea por un evento traumático, o comúnmente debido a las tensiones repetidas del deporte y la sobrecarga. Esto ocurre con mayor frecuencia durante los brotes de crecimiento puberal cuando las células son más activas y se cree que el cartílago es más débil (4). La ventaja de tener placas de crecimiento abierto es que resultan en la curación de la fractura acelerada y remodelación - pero sólo si se maneja bien.

Las lesiones por crecimiento en los atletas jóvenes generalmente no se denuncian porque muchos médicos las ven como "parte del curso" del crecimiento e intentan arreglárselas sin pérdida de tiempo para el deporte. Los atletas, padres y entrenadores pueden tratar de ocultar Dolor debido al riesgo de perder las selecciones o el descenso de los equipos.

Es importante considerar que esto también puede ser la primera lesión que un joven atleta ha sufrido; Por lo tanto los impactos sociales y psicológicos deben ser enfocados enfocándose en los objetivos a largo plazo del atleta y la mejor manera de lograrlo, evitando lesiones adicionales (5).

Además del crecimiento acelerado de la adolescencia como factor de riesgo de lesiones por crecimiento, también existe un mayor riesgo de hiper e hipomovilidad, falta de masa de tejido magro, insuficiencias dietéticas y defectos vasculares (6,7). Las variables de entrenamiento que aumentan el riesgo incluyen carga repetida excesiva, recuperación insuficiente y enfoque en el volumen y la competencia sobre la habilidad Desarrollo (8). Estos factores disminuyen las adaptaciones positivas que el entrenamiento tiene en el cuerpo, y dejan a los atletas jóvenes y viejos en riesgo de lesión.

El uso de la edad cronológica puede ser un indicador pobre sobre el cual basar el desarrollo deportivo debido a las diferentes fases de crecimiento físico y emocional de los niños de la misma edad. Por ejemplo, las gimnastas y los bailarines tienden a ser esquelético inmaduros, mientras que las hembras generalmente alcanzan la madurez a una edad más temprana. La preparación debe ser la capacidad de igualar el crecimiento, el motor, el desarrollo sensorial, cognitivo, social y emocional con las tareas y demandas de un deporte específico y la capacitación requerida (2).

Al diagnosticar lesiones sospechosas de epífisis, el examen clínico a través de la palpación, la flexibilidad y las pruebas musculares resistidas (que enfatizan la physis) deben ser indicadores. Es importante tener en cuenta que no todas las epífisis se osifican en una etapa temprana. Por lo tanto, en áreas como la tuberosidad isquiática, la cresta ilíaca y la base del metatarso 5th, a menudo los problemas no son visibles en los rayos X hasta que se producen los brotes de crecimiento final (4). Por lo tanto, si bien es útil en el diagnóstico diferencial, no se debe confiar en la investigación radiológica, especialmente dado que el diagnóstico erróneo o la mala administración de las lesiones epifisarias y apofisarias pueden prolongarlo. Curación, deformidad, cambios de crecimiento o avulsión, que conduce a la cirugía.

Lesión de Apophyseal

Al diagnosticar lesiones apofisarias, el conocimiento de las uniones musculares es primordial para la identificación temprana y el diagnóstico diferencial de las lesiones musculares comúnmente diagnosticadas erróneamente. Las apofisis son áreas de crecimiento que tienen conexiones musculares en las proximidades. Estas áreas no contribuyen a lineal Crecimiento ya que no están en la superficie de la articulación, y por lo tanto tienen un menor riesgo de defectos de crecimiento. Sin embargo, son una de las principales causas de lesiones en los atletas jóvenes y representan una pérdida de tiempo significativa para el deporte (7).

Cuando las apofisis se exponen a la tracción repetitiva, pueden irritarse y dar lugar a apofisitis, que si no se trata, puede provocar una fractura por avulsión. La sobrecarga es a menudo una respuesta al aumento de carga o volumen de entrenamiento, Cambio en el deporte o el calzado o recuperación inadecuada. La Tabla 2 (4,6,7,9) describe los sitios comunes donde ocurren lesiones de apophystitis en los atletas en desarrollo (4,6,7,9). La mayoría del dolor apófisis termina cuando la fisis se cierra y el atleta ha alcanzado la madurez esquelética (3).

mesa

El tratamiento para la apofisitis debe comenzar con la identificación y reducción de la (s) actividad (es) agravante (s). Se debe proporcionar una educación minuciosa al atleta, los padres y los entrenadores para maximizar el cumplimiento en el proceso de rehabilitación. Es importante destacar los posibles problemas secundarios si el atleta no se adhiere al plan de manejo.

En todas las lesiones de apophysitis, el peso que lleva debe ser reducido, y las actividades agravantes inicialmente evitadas o modificadas hasta dolor libre. Luego se iniciará el estiramiento de los tejidos en la zona (a excepción de los atletas con Severs), seguido de un programa de fortalecimiento, que pasa de la carga isométrica a ejercicios de peso corporal, seguida de un retorno graduado a la carga y de una formación deportiva específica. Si el retorno a la acción causativa repetitiva ocurre demasiado pronto, el atleta está en riesgo de avulsión o irritación adicional.

En los atletas con enfermedad de Osgood Schlatter, la buena adherencia a la fisioterapia ha demostrado un aumento reducido de la tuberosidad tibial. Si hay una molestia constante después de la fusión epifisaria en la madurez esquelética, la eliminación de los huesecillos formados durante la tracción repetitiva puede disminuir la incomodidad. El mal manejo de la enfermedad de Sever puede conducir a un mayor riesgo de fracturas por estrés por metáfisis. Por lo tanto, la adhesión a 3-4 semanas de evitación de la actividad (o inmovilización si el cumplimiento es deficiente) es primordial y está vinculada a un retorno más rápido al deporte.

La ortesis, la elevación del talón y la evaluación del calzado son también complementos útiles para estos atletas, junto con la liberación y fortalecimiento de los tejidos blandos. El estiramiento es probable agravar aún más el dolor de Severs debido a la compresión sobre el sitio apophysial. Iselina también puede conducir a un mayor riesgo de reacción al estrés - por lo tanto un período corto (2-4 semanas) en una bota de pierna corta se recomienda para reducir al mínimo el riesgo de fracturas del 5th metatarsal. La progresión de los ejercicios en el hogar es similar a la que se da después de un esguince agudo de tobillo (6). Si se sospecha avulsión, los atletas deben someterse a más investigaciones y consultar con un cirujano para asesoramiento en relación con el manejo quirúrgico.

Lesión epifisaria

Las fracturas epifisarias representan hasta 30% de todas las fracturas infantiles, siendo 15% de ellas afectadas por la detención del crecimiento en forma de deformidad angular o discrepancia en la longitud de las piernas (10). Para poder manejarlas correctamente, es importante que desconfiemos de estas lesiones después de un evento traumático. Las fracturas epifisarias se diagnostican usando la clasificación de Salter-Harris como se describe en la tabla 3 y la figura 1.

mesa

higoYa se encuentren en una buena o mala posición, las lesiones fisarias se unen muy rápidamente (debido al suministro vascular específico del sitio ya los ya altos niveles de actividad celular); Por lo tanto, la detección temprana y la reducción (si es necesario) es fundamental para reducir los defectos de crecimiento a largo plazo.

Todas las lesiones sospechosas deben ser evaluadas por un médico tan pronto como sea posible para reducir los problemas a largo plazo. Las fracturas tipo I de Salter-Harris representan el 75% de este tipo de lesión, y la recuperación suele ser buena con el fortalecimiento y un regreso completo a la rehabilitación deportiva después de las semanas de 2-4 de cojinete de peso no parcial. Si se ha producido algún desplazamiento, se corrige con reducción cerrada y se manipula el hueso articular en alineación sin necesidad de cirugía.

Las lesiones de tipo II también necesitan someterse a una reducción cerrada si se observa desplazamiento, seguido por 4-6 semanas de no soportar peso, a menudo mientras se inmovilizan. Las lesiones de tipo III y IV son menos frecuentes, pero requieren una reducción abierta y una fijación interna, seguido de un período de carga reducida y una rehabilitación estricta.

La lesión de fractura de tipo V o de compresión rara vez se identifica antes de la aparición de la detención del crecimiento, lo que dificulta que un atleta vuelva a su nivel de deporte existente. El tratamiento se centra en corregir la discrepancia o deformidad de la longitud de la pierna. Todas las fracturas de Salter-Harris deben ser seguidas por un médico para controlar cualquier defecto de crecimiento (4).

Prevención

Al asegurar que los atletas jóvenes sean lo suficientemente fuertes como para resistir las fuerzas y la carga colocadas sobre sus articulaciones, las lesiones epifisarias y apofisarias se pueden reducir. Bergarnon (2010) describe cómo la carga excesiva repetida, la especialización temprana y la recuperación insuficiente pueden llevar a una disminución de las adaptaciones positivas en el sistema musculoesquelético, particularmente en atletas jóvenes cuyos cambios de crecimiento los hacen más vulnerables. La capacitación debe ser periodizada, con un mayor enfoque en la flexibilidad, Fuerza, priopriocepción, técnica y movimiento en lugar de carga pesada y repetitiva y competencia.

Las estrategias se pueden poner fácilmente en lugar de minimizar éstos y prevenir el agotamiento del atleta. Los atletas deben ser educados a una edad temprana en la importancia de la recuperación, y probablemente se beneficiarán de esta educación que se programa en sus programas de entrenamiento.

Aunque muchos atletas más jóvenes pasan del verano a los deportes de invierno, algún tipo de temporada baja, es importante para los atletas para recuperarse, llevar a cabo la rehabilitación y la prehabilitación, así como exponerse a otros deportes y experiencias para ayudar a su desarrollo atlético en general. La pretemporada debe estar estructurada para que los atletas estén condicionados antes de la competición y puedan reducir las tasas de lesiones. La supervisión y el cribado es una parte crucial de todo el desarrollo del atleta. Sin embargo, debe realizarse con mayor regularidad en atletas jóvenes con el fin de monitorear los brotes de crecimiento y los momentos en que están en mayor riesgo de lesiones en la superficie articular.

Mucho deporte organizado para los atletas jóvenes no asegura adecuadamente los niveles adecuados de la fuerza, la aptitud neuromuscular, la coordinación y el equilibrio para resolver las demandas de la élite en los atletas. Por lo tanto, es nuestra responsabilidad como practicantes educar a los atletas, entrenadores y padres acerca de las diferencias entre las fases de desarrollo, y consideraciones para capacitar a una población más joven para minimizar y manejar apropiadamente lesiones. En última instancia, esto ayudará a asegurar que los atletas puedan alcanzar su potencial deportivo completo.

Referencias
1. 2015, 49: 843-851
2. Revista Clínica de Medicina Deportiva 2014. 24: 3-20
3. Endocrinología y Metabolismo 2015. 20 (1): 8-12
4. Deportes Salud 2009, 1 (3): 201-211
5. Sport Journal 2014, 31; 304-326
6. Actual Medicina Deportiva Informes 2010. 9 (5): 265-8
7. Revista Inglesa de Medicina del Deporte 2006. 40 (9): 749-760
8. Informes actuales sobre medicina deportiva 2010 9 (6): 356-8
9. Revista Internacional de Terapia Atlética y Entrenamiento 2012. 17 (2): 5-9
10. Revista Internacional de Terapia Física de Deportes 2012. 7 (6); 691-704

Dr. Alexander Jimenez ♛
Quiropráctico y especialista en medicina funcional ⚕ Especialista en lesiones y ciática • Autor • Educador • 915-850-0900
Te damos la bienvenida
Propósito y Pasiones: Soy un Doctor en Quiropráctica especializado en terapias progresivas, de vanguardia y procedimientos de rehabilitación funcional enfocados en fisiología clínica, salud total, entrenamiento de fuerza práctico y acondicionamiento completo. Nos enfocamos en restaurar las funciones corporales normales después de lesiones en el cuello, la espalda, la columna vertebral y los tejidos blandos.

Utilizamos Protocolos Quiroprácticos Especializados, Programas de Bienestar, Nutrición Funcional e Integrativa, Capacitación de Agilidad y Movilidad y Sistemas de Rehabilitación para todas las edades.

Como una extensión de la rehabilitación efectiva, también ofrecemos a nuestros pacientes, veteranos discapacitados, atletas, jóvenes y ancianos una cartera diversa de equipos de fuerza, ejercicios de alto rendimiento y opciones avanzadas de tratamiento de agilidad. Nos hemos asociado con los principales médicos, terapeutas y entrenadores de las ciudades para brindarles a los atletas competitivos de alto nivel la posibilidad de esforzarse al máximo en nuestras instalaciones.

Hemos sido bendecidos al utilizar nuestros métodos con miles de habitantes de El Paso en las últimas tres décadas, lo que nos permite restaurar la salud y el estado físico de nuestros pacientes a la vez que implementamos métodos investigados no quirúrgicos y programas de bienestar funcionales.

Nuestros programas son naturales y usan la capacidad del cuerpo para alcanzar objetivos medidos específicos, en lugar de introducir productos químicos dañinos, reemplazo de hormonas controvertido, cirugías no deseadas o drogas adictivas. Queremos que viva una vida funcional que se cumpla con más energía, una actitud positiva, mejor sueño y menos dolor. Nuestro objetivo es, en última instancia, capacitar a nuestros pacientes para mantener la forma de vida más saludable.

Con un poco de trabajo, podemos alcanzar una salud óptima juntos, no importa la edad o discapacidad.

Únase a nosotros para mejorar su salud para usted y su familia.

Se trata de: ¡VIVIR, AMAR Y CUESTIONAR! 🍎

Bienvenido y Dios bendiga

UBICACIONES EL PASO

Central:
6440 Gateway East, Ste B
Teléfono: 915-850-0900

Lado este:
11860 Vista Del Sol, Ste 128
Teléfono: 915-412-6677

en English
X