Atención quiropráctica y disección de la arteria cervical | El Paso, TX Doctor Of Chiropractic
Dr. Alex Jimenez, Quiropráctico de El Paso
Espero que hayan disfrutado de nuestras publicaciones en varios temas relacionados con la salud, la nutrición y las lesiones. Por favor, no dude en llamarnos o llamarme si tiene preguntas cuando surja la necesidad de buscar atención. Llame a la oficina oa mí mismo. Oficina 915-850-0900 - Móvil 915-540-8444 Saludos. Dr. J

Cuidado quiropráctico y disección de la arteria cervical

Revisión sistemática y meta-análisis de

Cuidado quiropráctico y arteria cervical

Dissection: Ninguna evidencia para la causa

Las divulgaciones se pueden encontrar en Información adicional al final del artículo

Antecedentes

Los informes de casos y los estudios de control de casos han sugerido una asociación entre la manipulación del cuello quiropráctico y la disección de la arteria cervical (CAD), pero no se ha establecido una relación causal. Se evaluó la evidencia relacionada con este tema mediante la realización de una revisión sistemática y metanálisis de los datos publicados sobre manipulación quiropráctica y CAD.

Métodos

Los términos de búsqueda se introdujeron de forma sistemática en los motores de búsqueda estándar. Los artículos fueron revisados ​​por los autores del estudio, clasificados independientemente por la clase de evidencia, y combinados en un metanálisis. El conjunto de pruebas se evaluó de acuerdo con los criterios GRADE.

Resultados

Nuestra búsqueda proporcionó artículos 253. Se identificaron dos estudios de clase II y cuatro de clase III. No hubo discrepancias entre las calificaciones de los artículos (es decir, kappa = 1). El metanálisis reveló una pequeña asociación entre el cuidado quiropráctico y la disección (OR 1.74, 95% CI 1.26-2.41). La calidad del cuerpo de evidencia según los criterios de GRADE fue "muy baja".

Conclusiones

La calidad de la literatura publicada sobre la relación entre la manipulación quiropráctica y la CAD es muy baja. Nuestro análisis muestra una pequeña asociación entre la manipulación del cuello quiropráctico y la disección de la arteria cervical. Esta relación puede explicarse por el alto riesgo de sesgo y confusión en los estudios disponibles, y en particular por la conocida asociación de dolor de cuello con CAD y con la manipulación quiropráctica. No hay evidencia convincente para apoyar una relación causal entre la manipulación quiropráctica y la CAD. La creencia en una relación causal puede tener consecuencias negativas significativas tales como numerosos episodios de litigio.

Categorías: Neurología, Neurocirugía, Salud Pública
Palabras clave: disección de la arteria cervical, disección de la arteria cervical, manipulación quiropráctica, manipulación cervical, disección de la arteria carótida interna, terapia manipuladora de la columna cervical

Introducción

Copyright © 2016
Church et al. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Licencia de Atribución de Creative Commons CC-BY 3.0., Que permite el uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que se acredite el autor original y la fuente.

Cómo citar este artículo

Church EW, Sieg EP, Zalatimo O, et al. (Febrero 16, 2016) Revisión sistemática y meta-análisis de la atención quiropráctica y la disección de la arteria cervical: no hay evidencia de la causa. Cureus 8 (2): e498. DOI 10.7759 / cureus.498

El dolor de cuello es una queja común en las oficinas de los médicos y quiroprácticos. Los datos de los Centros para el Control de Enfermedades y de las encuestas nacionales documentan 10.2 millones de visitas de atención ambulatoria por un problema de cuello en 2001 y 2002. En comparación, hubo 11 millones de visitas de oficina para la cardiopatía isquémica [1]. Muchos pacientes con dolor cervical buscan atención quiropráctica y se someten a manipulación cervical. Tanto como 12% de los norteamericanos reciben atención quiropráctica cada año, y la mayoría de estos son tratados con manipulación espinal [2].

En contraste con la frecuencia de dolor de cuello y tratamientos quiroprácticos, la disección espontánea de la arteria cervical (CAD) es rara. La incidencia anual de disección de la arteria carótida interna se ha estimado en 2.5-3 por 100,000 pacientes y la de la disección de la arteria vertebral en 1-1.5 por 100,000 [3]. El accidente cerebrovascular ocurre en una pequeña proporción de aquellos con CAD, y su verdadera incidencia es difícil de estimar. En general, la disección representa el dos por ciento de todos los accidentes cerebrovasculares isquémicos [4].

Se han publicado informes de casos y series de casos de disección cervical después de la manipulación. A pesar de su rareza, estos casos son frecuentemente publicitados por varias razones. Los pacientes son a menudo jóvenes y de otra manera en buena salud. Dissection cuentas de 10-25% de accidentes cerebrovasculares isquémicos en pacientes de edad media y jóvenes [4]. Si la disección es causada por la manipulación cervical es potencialmente una condición prevenible. Informes recientes, incluyendo los estudios de control de casos, han sugerido una asociación entre la manipulación del cuello quiropráctico y la disección cervical [5-10]. En particular, un estudio reciente de la Asociación Americana del Corazón evaluó la evidencia disponible y concluyó que existe tal asociación [11]. Este informe no incluyó un metanálisis, ni trató de clasificar los estudios y calificar el cuerpo de evidencia. Se trató de examinar la fuerza de la evidencia relacionada con esta cuestión mediante la realización de una revisión sistemática, metanálisis y evaluación del conjunto de pruebas en su conjunto.

Materiales y Métodos

Los términos de búsqueda "quiropráctica", "manipulación espinal", "disección de la arteria carótida", "disección de la arteria vertebral" y "accidente cerebrovascular" fueron incluidos en la búsqueda. Utilizamos las bases de datos Medline y Cochrane. Además revisamos las referencias de los artículos clave para ver si están completos. Se consultó a un bibliotecario con experiencia en revisión sistemática durante todo el proceso de búsqueda.

Dos autores del estudio revisaron independientemente todos los artículos (EC, ES). Ellos seleccionaron cualquier estudio aplicable para la evaluación basado en criterios de inclusión y exclusión preespecificados. Se incluyeron sólo ensayos en humanos que examinaron pacientes con disección de arteria carótida o vertebrobasilar y manipulación reciente de cuello quiropráctico. Se excluyeron los estudios de idioma no inglés. Los artículos se clasificaron independientemente utilizando el esquema de clasificación de evidencia adoptado por la Academia Americana de Neurología [12-14]. Un tercer autor (MG) arbitró cualquier discrepancia en las clasificaciones de la clase de evidencia para los estudios incluidos.

Los datos de todos los estudios de clase II y III se incluyeron en un metanálisis. También se realizó un segundo metaanálisis, excluyendo los estudios de clase III. Se empleó el método de la varianza inversa y un modelo de efectos fijos. Además, presentamos resultados utilizando un modelo de efectos variables. Los análisis se realizaron utilizando el software RevMan 5.3 del Departamento Cochrane de Informática y Gestión del Conocimiento. No hemos compuesto un protocolo para nuestra revisión, aunque PRISMA y MOOSE metodologías se utilizaron a lo largo de [15-16].

Evaluamos el conjunto total de pruebas de calidad utilizando el sistema GRADE [17-20]. Una designación final de GRADE se logró por consenso después de las discusiones que involucraron a todos los autores del estudio, tal como lo recomiendan las pautas de GRADE. Este sistema está diseñado para evaluar el cuerpo total de evidencia en lugar de estudios individuales. Los criterios incluyen el diseño del estudio, el riesgo de sesgo, la inconsistencia, el carácter indirecto, la imprecisión, el sesgo de publicación, el tamaño del efecto, la respuesta a la dosis y todos los factores de confusión residuales plausibles. Se especifican cuatro posibles designaciones finales: alta, moderada, Baja y muy baja calidad.

Resultados

Resultados de la revisión sistemática

Nuestra estrategia de búsqueda arrojó artículos 253. Setenta y siete fueron considerados por todos los revisores como no pertinentes. Cuatro artículos fueron considerados como estudios de clase III y dos clasificados como clase II. No hubo discrepancias entre las clasificaciones independientes (es decir, kappa = 1). Los estudios con clasificación de clase III o superior se enumeran en la Tabla 1. La figura 1 esboza nuestro proceso de selección de estudios para su inclusión en el metanálisis.

higo

Meta-Análisis

Los datos combinados de los estudios de clase II y III sugieren una asociación entre la disección y el cuidado quiropráctico, o 1.74, 95% CI 1.26-2.41 (Figura 2). El resultado fue similar utilizando un modelo de efectos aleatorios, OR 4.05, 95% CI 1.27-12.91. No incluimos el estudio de Rothwell et al. Porque describe un subconjunto de pacientes en el estudio de Cassidy et al. [5,8]. Hubo heterogeneidad considerable entre los estudios (I2 = 84%).

higo

Se repitió el metanálisis, excluyendo los estudios de clase III. El efecto combinado del tamaño fue una vez más indicativo de una pequeña asociación entre la disección y la atención quiropráctica, o 3.17, 95% CI 1.30-7.74). El resultado fue idéntico cuando se utilizó un modelo de efectos aleatorios.

Estudios Clase II

Smith et al. Utilizó un diseño retrospectivo de control de casos, combinando bases de datos de dos centros de accidentes cerebrovasculares para identificar casos de disección arterial [9]. Encontraron casos 51 y controles 100. La exposición a la terapia manipulativa espinal (SMT) se evaluó mediante encuesta postal. Los autores informaron una asociación entre SMT y VBA (P = .032). En el análisis multivariante, el cuidado del quiropráctico dentro de 30 días se asoció con VBA, incluso cuando se ajustaba para dolor de cuello o dolor de cabeza (OR 6.6, 95% CI 1.4-30). Si bien este estudio controlado por posibles factores de confusión, como el dolor de cuello, había varias limitaciones. El dolor de cabeza y cuello, así como la visita del quiropráctico se evaluaron de una manera retrospectiva por encuesta por correo, posiblemente introduciendo tanto el sesgo de recuerdo como el de sobreviviente. No se evaluó la razón de informar al quiropráctico (por ejemplo, trauma). Además, hubo variabilidad significativa entre los procedimientos de diagnóstico, lo que puede reflejar una mayor motivación por parte de los médicos para descartar la disección en pacientes con antecedentes de SMT. Tal motivación podría resultar en un sesgo del entrevistador.

Dittrich et al. Comparó los pacientes con 47 con CAD a un grupo de control con ictus debido a etiologías distintas de la disección [6]. Evaluaron los factores de riesgo mediante una entrevista cara a cara con el cegamiento. Estos autores no encontraron asociación entre ningún factor de riesgo individual y CAD, incluyendo la terapia manipuladora cervical. Culpan al pequeño tamaño de la muestra por el resultado negativo y señalan que el análisis acumulativo de todos los factores de riesgo mecánicos <24 horas antes del comienzo de los síntomas mostró una asociación (P = .01). Este estudio está sujeto a sesgo de memoria.

Estudios Clase III

Rothwell et al. Utilizó un diseño retrospectivo de control de casos para probar una asociación entre la manipulación quiropráctica y los accidentes vertebrobasilares (VBA) [8]. Revisaron los registros hospitalarios de Ontario para las admisiones de VBA de 1993-1998. Había casos 582 y controles de coincidencia 2328. Los autores informan de una asociación entre VBA y visita a un quiropráctico dentro de una semana (OR 5.03, 95% CI 1.32-43.87), pero esto sólo fue cierto para pacientes jóvenes (<45 años). Este estudio representó el primer intento de delinear la asociación entre la manipulación quiropráctica y VBA extremadamente rara con los controles. Las limitaciones incluyeron el uso necesario de los códigos ICD-9 para identificar los casos y el sesgo de clasificación asociado, así como posibles factores de confusión no medidos (por ejemplo, dolor de cuello).

En 2008, Cassidy et al. se propuso abordar el problema del dolor de cuello posiblemente confundiendo la asociación entre la atención quiropráctica y VBA [5]. Utilizando nuevamente un diseño de control de casos retrospectivo, incluyeron a todos los residentes de Ontario durante un período de 9 años (1993-2002, 109,020,875 años de observación por persona). Identificaron accidentes cerebrovasculares de 818 VBA que resultaron en hospitalización y controles de edad y sexo seleccionados al azar. A continuación, examinaron los encuentros ambulatorios con quiroprácticos y médicos de atención primaria (PCP) en el año anterior al accidente cerebrovascular, limitado a la manipulación cervical, dolor de cuello y dolor de cabeza. Se compararon las asociaciones entre la visita al quiropráctico y las visitas de VBA versus PCP y VBA. De hecho, hubo asociaciones entre la visita quiropráctica y VBA (<45yrs o 1.37, 95% CI 1.04-1.91) y PCP visita y VBA (<45 años o 1.34, 95% CI. 94-1.87;> 45 años y O 1.53, 95% CI 1.36-1.67). La asociación para la visita del quiropráctico no fue mayor que para la visita a la PCP. Estos datos se interpretaron como evidencia de que un factor de confusión, como el dolor de cuello, puede explicar la asociación entre la visita al quiropráctico y la VBA. Este estudio estuvo sujeto a muchas de las mismas limitaciones que los esfuerzos anteriores. Los registros de salud canadienses no revelaron si un paciente con quejas cervicales se sometió a manipulación cervical, y los investigadores no pudieron revisar cada tabla para obtener imágenes confirmando la disección. Además, la incidencia de comorbilidades (p. Ej., Hipertensión, enfermedad cardíaca, Diabetes) fue significativamente mayor entre los casos en comparación con los controles, y nos preocupa que estas diferencias no fueron aleatorias.

En otro caso, Thomas et al. Comparó los registros de los pacientes con 47 confirmado o sospecha de disección de la arteria carótida vertebral o interna con 43 controles [10]. Limitaron su análisis a pacientes jóvenes definidos como <55 años. Estos autores informan una asociación significativa entre la disección y traumatismo craneoencefálico reciente (OR 23.51, 95% CI 5.71-96.89), así como la terapia manual de cuello (OR 1.67, 95% CI 1.43-112.0). Un estándar inconsistente para la determinación de casos (un número significativo de pacientes carece de confirmación radiográfica de disección) y la falta de cegamiento debilitan este estudio.

Engelter et al. Evaluó los datos del consorcio de disección de arterias cervicales y pacientes con accidente cerebrovascular isquémico (CADISP), identificando a los pacientes 966 con CAD, 651 con un accidente cerebrovascular atribuible a otra causa y 280 controles sanos [7]. El estudio CADISP incluyó datos recopilados de forma prospectiva y retrospectiva en múltiples centros de varios países. Evaluaron el trauma cervical previo en un mes usando cuestionarios administrados durante las visitas clínicas. La terapia de manipulación cervical fue más común para el DAF versus el accidente cerebrovascular de otra causa (OR 12.1, CI 4.37-33.2). El informe señala que una asociación entre cualquier trauma y CAD estuvo presente incluso al restringir el análisis a pacientes reclutados prospectivamente. Sin embargo, en los pacientes a los que se administró el cuestionario después de la disección, el sesgo de recuerdo pudo haber estado en el trabajo, independientemente de si el paciente estaba matriculado prospectivamente. De hecho, la frecuencia de trauma cervical previo en este estudio fue sustancialmente mayor que los informes anteriores (40% versus 12-34%). Otras debilidades incluyen un estándar altamente heterogéneo para la definición de casos y sin procedimientos de enmascaramiento claros.

Cuerpo de la calidad de la evidencia (GRADO)

Después de haber realizado una revisión sistemática y clasificar los artículos de acuerdo a sus fortalezas y debilidades individuales, hemos calificado el conjunto de pruebas utilizando el sistema propuesto por Guyatt et al. [17-20]. El enfoque GRADE para calificar la calidad de la evidencia propone cuatro categorías que se aplican a un conjunto de pruebas: alto, moderado, bajo y muy bajo. En el marco de la revisión sistemática, una calificación particular refleja el grado de confianza de que las estimaciones de efecto son correctas. El enfoque GRADE comienza con el diseño del estudio y examina secuencialmente las características con el potencial de mejorar o disminuir la confianza en la estimación metaanáltica del tamaño del efecto.

Nuestra evaluación final de la calidad del cuerpo de pruebas utilizando estos criterios fue muy baja. La calificación inicial basada en el diseño del estudio fue baja (estudios observacionales). Dada la naturaleza polémica de este tema y las ramificaciones legales de los resultados, ciertamente hay posibilidades de sesgo (-1 grave). Sin embargo, el cegamiento en los estudios de Clase II mitigó este riesgo hasta cierto punto. La incoherencia y la imprecisión no disminuyeron nuestra calificación. Debido a que el cuerpo de evidencia se deriva de las medidas de asociación, la calificación se redujo por indirecta (-1 grave). El sesgo de publicación es menos probable debido al impacto de un resultado negativo en este caso. La gráfica en embudo de nuestro metaanálisis no fue concluyente con respecto al posible sesgo de publicación debido al pequeño número de estudios incluidos, pero sugirió un déficit en la publicación de pequeños ensayos negativos. No hubo un gran tamaño de efecto, y actualmente no hay evidencia de un gradiente de respuesta a la dosis. Además, el factor de confusión potencial más preocupante (dolor de cuello) aumentaría en lugar de reducir el efecto hipotético.

Discusión

Los resultados de nuestra revisión sistemática y metanálisis sugieren una pequeña asociación entre la atención quiropráctica y CAD. No hay estudios de clase I que aborden este tema, y ​​esta conclusión se basa en cinco estudios de clase II y III. Escrutinio de la calidad del cuerpo de datos Utilizando los criterios GRADE reveló que caía dentro de la categoría "muy baja". No encontramos evidencia de una relación causal entre la atención quiropráctica y la CAD. Este es un hallazgo significativo porque la creencia en un nexo causal no es infrecuente, y tal creencia puede tener efectos adversos significativos tales como numerosos episodios de litigio.

Los estudios incluidos en nuestro metanálisis comparten varias debilidades comunes. Dos de los cinco estudios utilizaron bases de datos administrativos de salud, y como las conclusiones dependen de una codificación precisa de ICD, esta técnica para la determinación de casos puede introducir un sesgo de clasificación errónea. No es posible explicar el tipo de manipulación espinal que puede haber sido utilizada. La recolección retrospectiva de datos es también una debilidad potencial y puede introducir sesgo de recuerdo cuando se utilizó una encuesta o entrevista. Por otra parte, los pacientes que llegan a un hospital que se quejan de dolor de cuello y que describen una visita reciente a un quiropráctico puede estar sujeto a una evaluación más rigurosa para CAD (sesgo entrevistador). Otra fuente potencial de sesgo del entrevistador fue la falta de cegamiento en los estudios de clase III. Además, se observó una variabilidad sustancial entre los procedimientos diagnósticos realizados. Todas estas debilidades afectan la fiabilidad de la evidencia disponible y no son "corregidas" mediante la realización de un meta-análisis.

Quizás la mayor amenaza para la confiabilidad de cualquier conclusión extraída de estos datos es que juntos describen una correlación pero no una relación causal, y cualquier variable no medida es un factor de confusión potencial. El factor de confusión potencial más probable en este caso es el dolor de cuello. Los pacientes con dolor cervical son más propensos a tener CAD (80% de los pacientes con DAC reportan dolor de cuello o cefalea) [21], y son más propensos a visitar a un quiropráctico que los pacientes sin dolor de cuello (Figura 3). Varios de los estudios identificados en nuestra revisión sistemática proporcionan pruebas sugestivas de que el dolor de cuello es un factor de confusión de la aparente asociación entre la manipulación del cuello quiropráctico y CAD. Por ejemplo, en Engelter et al. Los pacientes con CAD y trauma cervical previo (por ejemplo, la terapia de manipulación cervical) eran más propensos a presentar con dolor de cuello, pero con menos frecuencia con accidente cerebrovascular que aquellos con CAD y sin trauma cervical previo (58% vs. 43% para trauma y 61% vs. 69% para el trazo) [7]. Si los pacientes con CAD sin síntomas neurológicos llegaron a la atención médica, probablemente fue debido al dolor. Los pacientes con dolor de cuello también serían más propensos a visitar a un quiropráctico que aquellos sin dolor de cuello.

cofundador

Cassidy et al. La hipótesis de que, a pesar de una asociación entre las visitas de quiropráctico y la arteria vertebrobasilar accidente cerebrovascular está presente, puede ser plenamente explicado por dolor de cuello y dolor de cabeza [5]. Estos autores revisaron a pacientes 818 con accidentes cerebrovasculares de arteria vertebrobasilar hospitalizados en una población de 100 millones de personas-años. Compararon las visitas de quiropráctico y PCP en esta población y no reportaron diferencias significativas entre estas asociaciones. Para los pacientes bajo 45 años de edad, cada consulta de quiropráctico en el mes anterior aumentó el riesgo de accidente cerebrovascular (X X X X X X X X X X X X), pero cada visita PCP en el mes anterior aumentó el riesgo de manera casi idéntica (< 1.37 o 95, 1.04% CI .1.91-45;> 1.34 yrs y OR 95, 94% CI 1.87-45). Los autores concluyen que, dado que los pacientes con accidente cerebrovascular vertebrobasilar eran tan propensos a visitar a un PCP como a visitar a un quiropráctico, estas visitas eran probablemente debido al dolor de una disección existente.

La disección de la arteria cervical es un evento raro, creando un desafío significativo para aquellos que desean entenderlo. Un diseño de estudio prospectivo y aleatorizado es el más adecuado para controlar los factores de confusión, pero dada la poca frecuencia de la disección, realizar un estudio de este tipo sería logísticamente y éticamente desafiante. Sir Austin Bradford Hill se refirió al problema de asignar la causalidad a una asociación con la aplicación de nueve pruebas [22]. Estos criterios incluyen fuerza, consistencia, especificidad, temporalidad, gradiente biológico, plausibilidad, coherencia, evidencia experimental y analogía. Las pruebas específicas y nuestra evaluación para la asociación entre la manipulación cervical y CAD se resumen en la Tabla 2. En nuestra evaluación, esta asociación pasa claramente sólo una prueba, falla cuatro, y las cuatro restantes son equívocas debido a la ausencia de datos relevantes [23]. Además, una evaluación 2013 de la calidad de los informes de la disección arterial cervical después de la manipulación cervical de la columna vertebral similarmente encontró falta de datos para apoyar una relación causal [24].

mesa

A pesar de los datos muy débiles que apoyan una asociación entre la manipulación del cuello quiropráctico y la CAD, e incluso datos más modestos que apoyan una asociación causal, tal relación es asumida por muchos médicos. De hecho, esta idea parece disfrutar del estatus de dogma médico. Excelentes publicaciones revisadas por pares con frecuencia contienen declaraciones que afirman una relación causal entre la manipulación cervical y CAD [4,25,26]. Sugerimos que los médicos deben tener cuidado al atribuir la causalidad a las asociaciones en ausencia de datos adecuados y confiables. La historia clínica ofrece muchos ejemplos de relaciones que inicialmente se suponía erróneamente que eran causales [27], y la relación entre la CAD y la manipulación del cuello quiropráctico puede ser necesario agregar a esta lista.

Conclusiones

Nuestra revisión sistemática reveló que la calidad de la literatura publicada sobre la relación entre la manipulación quiropráctica y la CAD es muy baja. Un meta-análisis de los datos disponibles muestra una pequeña asociación entre la manipulación del cuello quiropráctico y CAD. Descubrimos evidencia de un riesgo considerable de sesgo y confusión en los estudios disponibles. En particular, la asociación conocida de dolor cervical tanto con la disección de la arteria cervical como con la manipulación quiropráctica puede explicar la relación entre la manipulación y la CAD. No hay evidencia convincente para apoyar una relación causal, y la creencia infundada en la causalidad puede tener consecuencias nefastas.

Información Adicional de la Propiedad

revelaciones

Conflictos de interés: Los autores han declarado que no existen conflictos de interés.

Agradecimientos

Los autores desean agradecer a Elaine Dean, MLS, de la Biblioteca de Ciencias de la Salud George T. Harrell de la Penn State Hershey Medical Center, por su ayuda con la revisión sistemática.

Referencias

1. Riddle DL, Schappert SM: Volumen y características de la atención médica hospitalaria y ambulatoria para el dolor de cuello en los Estados Unidos: datos de tres encuestas nacionales. Espina. 2007, 32: 132-140.
2. Hurwitz EL, Chiang LM: Un análisis comparativo de los pacientes quiroprácticos y médicos generalistas en América del Norte: hallazgos de la encuesta conjunta Canadá-Estados Unidos de salud, 2002-03. BMC Health Serv Res. 2006, 6: 49. 10.1186 / 1472-6963-6-49
3. Micheli S, Paciaroni M, Corea F, et al .: Disección de la arteria cervical: factores de riesgo emergentes. Abra Neurol J. 2010, 4: 50-55. 10.2174 / 1874205X01004010050
4. Schievink WI: Disección espontánea de las arterias carótida y vertebral. N Engl J Med. 2001, 344: 898-906. 10.1056 / NEJM200103223441206
5. Cassidy JD, Boyle E., Côté PDC, et al .: Riesgo de derrame vertebrobasilar y cuidado quiropráctico: resultados de un estudio de caso-control basado en la población y un estudio de caso cruzado. Espina. 2008, 33: 176-183.10.1097 / BRS.0b013e3181644600
6. Dittrich R, Rohsbach D, Heidbreder A, et al .: Los traumas mecánicos leves son posibles factores de riesgo para la disección de la arteria cervical. Cerebrovasc Dis. 2007, 23: 275-281. 10.1159 / 000098327
7. Engelter ST, Grond-Ginsbach C, Metso TM, et al .: Disección de arteria cervical: trauma y otros posibles eventos desencadenantes mecánicos. Neurología. 2013, 80: 1950-1957.10.1212 / WNL.0b013e318293e2eb
8. Rothwell DM, Bondy SJ, Williams JI: Manipulación quiropráctica y accidente cerebrovascular: un estudio de casos y controles basado en la población. Carrera. 2001, 32: 1054-1060.
9. Smith WS, Johnston SC, Skalabrin EJ, et al .: La terapia manipuladora espinal es un factor de riesgo independiente para la disección de la arteria vertebral. Neurología. 2003, 60: 1424-1428.10. Thomas LC, Rivett DA, Attia JR, et al .: Factores de riesgo y características clínicas de la disección arterial craneocervical. Hombre Ther. 2011, 16: 351-356. 10.1016 / j.math.2010.12.008
11. Biller J, Sacco RL, Albuquerque FC, et al .: Dissecciones arteriales cervicales y asociación con la terapia de manipulación cervical: una declaración para los profesionales de la salud de la American Heart Association / American Stroke Association. Carrera. 2014, 45: 3155-3174.10.1161 / STR.0000000000000016
12. AAN (Academia Americana de Neurología): Manual de Procedimientos de la Guía de Práctica Clínica. Gronseth GS, Woodroffe LM, Getchius TSD (ed.): AAN (Academia Americana de Neurología), St Paul, MN; 2011.
13. Francés J, Gronseth G: Perdido en una jungla de evidencia: necesitamos una brújula. Neurología. 2008, 71: 1634-1638. 10.1212 / 01.wnl.0000336533.19610.1b 2016 Church et al. Cureus 8 (2): e498. DOI 10.7759 / cureus.498 10 de 11
14. Gross RA, Johnston KC: Niveles de evidencia: tomar Neurology® al siguiente nivel. Neurología. 2009, 72: 8-10. 10.1212 / 01.wnl.0000342200.58823.6a
15. Moher D, Liberati A, Tetzlaff J, et al .: Artículos de reporte preferidos para revisiones sistemáticas y metaanálisis: la declaración PRISMA. PLoS Med. 2009, 6: e1000097. Consultado: Enero 23, 2016: http://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.1000097. 10.1371 / journal.pmed.1000097
16. Stroup DF, Berlin JA, Morton SC, et al .: Meta-análisis de estudios observacionales enepidemiología: una propuesta para la presentación de informes. Meta-análisis de estudios observacionales en epidemiología (MOOSE). JAMA. 2000, 283: 2008-2012.
17. Guyatt G, Oxman AD, Akl EA, et al .: Directrices GRADE: 1. Introducción-grados de los perfiles de evidencia y resumen de las tablas de hallazgos. J Clin Epidemiol. 2011, 64: 383-394. 10.1016 / j.jclinepi.2010.04.026
18. Guyatt GH, Oxman AD, Kunz R, y otros: GRADE directrices: 2. Enmarcar la pregunta y decidir sobre los resultados importantes. J Clin Epidemiol. 2011, 64: 395-400. 10.1016 / j.jclinepi.2010.09.012
19. Balshem H, Helfand M, Schünemann HJ, y otros: GRADE directrices: 3. Valoración de la calidad de la evidencia. J Clin Epidemiol. 2011, 64: 401-406. 10.1016 / j.jclinepi.2010.07.015
20. La Colaboración Cochrane: Manual Cochrane para Revisiones Sistemáticas de Intervenciones (Versión 5.1.0). Higgins JPT, Green S (ed): La Colaboración Cochrane, 2011.
21. Lee VH, Brown RD Jr, Mandrekar JN, et al .: Incidencia y resultado de la disección de la arteria cervical: un estudio poblacional. Neurología. 2006, 67: 1809-1812.
22. Hill AB: El medio ambiente y la enfermedad: asociación o causalidad ?. Proc R Soc Med. 1965, 58: 295-300.
23. Herzog W, Leonard TR, Symons B, et al .: cepas de la arteria vertebral durante la manipulación espinal cervical de alta velocidad y baja amplitud. J Electromyogr Kinesiol. 2012, 22: 740-746. 10.1016 / j.jelekin.2012.03.005
24. Wynd S, Estaway M, Vohra S, Kawchuk G: La calidad de los informes sobre la disección arterial cervical después de la manipulación de la columna cervical. MÁS UNO. 2013, 8: e59170. Consultado: Febrero 8, 2016: http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0059170. 10.1371 / journal.pone.0059170
25. Albuquerque FC, Hu YC, Dashti SR, et al .: Disecciones arteriales craneocervicales como secuelas de la manipulación quiropráctica: patrones de lesión y manejo. J Neurosurg. 2011, 115: 1197-1205. 10.3171 / 2011.8.JNS111212
26. Debette S, Leys D: disecciones de la arteria cervical: factores predisponentes, diagnóstico y resultado. Lancet Neurol. 2009, 8: 668-678. 10.1016 / S1474-4422 (09) 70084-5
27. Artenstein AW: El descubrimiento de los virus: avanzar la ciencia y la medicina desafiando el dogma. Int J Infect Dis. 2012, 16: e470-e473. 10.1016 / j.ijid.2012.03.005

Iglesia de Ephraim W. 1, Emily P. Sieg 1, Omar Zalatimo 1, Namath S. Hussain 1, Michael Glantz 1, Robert E. Harbaugh 1

1. Departamento de Neurocirugía, Penn State Hershey Medical Center
Autor Correspondiente: Ephraim W. Church, [email protected]