Dr. Alex Jimenez, Quiropráctico de El Paso
Espero que hayan disfrutado de nuestras publicaciones en varios temas relacionados con la salud, la nutrición y las lesiones. Por favor, no dude en llamarnos o llamarme si tiene preguntas cuando surja la necesidad de buscar atención. Llame a la oficina oa mí mismo. Oficina 915-850-0900 - Móvil 915-540-8444 Saludos. Dr. J

CUIDADO QUIROPRÁCTICO PARA EL DOLOR DE BAJA DORSIDAD: ORIENTACIÓN PARA LA PRÁCTICA CLÍNICA

Resumen

Objetivo

El propósito de este artículo es proporcionar una actualización de una guía de práctica basada en la evidencia previamente publicada sobre el manejo quiropráctico del dolor lumbar.

Métodos

Este proyecto actualizó y combinó las directrices anteriores de 3. Una revisión sistemática de los artículos publicados entre octubre 2009 a febrero 2014 se llevó a cabo para actualizar la literatura publicada desde el Consejo anterior de directrices de quiropráctica y Parámetros de Práctica (CCGPP) guía se desarrolló. Los artículos con nueva información pertinente se resumieron y se proporcionaron al panel Delphi como información de antecedentes junto con las directrices anteriores del CCGPP. Los panelistas de Delphi que sirvieron en anteriores proyectos de consenso y representaron una amplia muestra de jurisdicciones y experiencia práctica relacionada con el manejo del dolor de espalda fueron invitados a participar. Participaron 37 panelistas; 33 eran doctores de la quiropráctica (DCs). Además, se solicitó el comentario público publicando las declaraciones de consenso en el sitio web del CCGPP. La metodología RAND-UCLA se utilizó para llegar a un consenso formal.

Resultados

El consenso se alcanzó después de la ronda 1 de revisiones, y se llevó a cabo una ronda adicional para llegar a un consenso sobre los cambios resultantes del período de comentarios públicos. La mayoría de las recomendaciones hechas en las guías originales no cambiaron después de pasar por el proceso de consenso.

Los conclusiones

La evidencia apoya que los doctores de la quiropráctica son bien adaptados para diagnosticar, para tratar, para co-manejar, y para manejar el tratamiento de pacientes con desordenes bajos de la espalda.

Términos claves de la indización:

Quiropráctica, Dolor de espalda baja, Manipulación, Espinal, Directrices

El desarrollo temprano de la profesión quiropráctica en el 1900s representó la aplicación de la sabiduría acumulada y las prácticas tradicionales. 1, 2 Como era la práctica de la medicina, la filosofía y la práctica de la quiropráctica fueron informados en gran medida por un aprendizaje y modelo clínico experiencial en un tiempo Predominantemente ausente de ensayos clínicos y de investigación observacional.

El enfoque quiropráctico tradicional, en el que un ensayo de métodos naturales y menos invasivos precede a las terapias agresivas, ha ganado credibilidad. Sin embargo, la profesión quiropráctica puede obtener una aceptación más amplia en el papel como el primer punto de contacto del proveedor de atención de la salud a los pacientes con trastornos de la espalda baja, en particular dentro de los sistemas integrados de atención de salud, adoptando el enfoque científico integral para la atención médica basada en evidencia. 3, 4, 5,6, 7, 8, 9, 10, 11, 12 y XNUMX.

Según los estándares actuales, es responsabilidad de una profesión de la salud utilizar métodos científicos para realizar investigaciones y evaluar críticamente la base de evidencia para los métodos clínicos utilizados.13, 14 Este enfoque científico ayuda a garantizar que se enfatizan las mejores prácticas.15 Con respeto Para los trastornos lumbares, la experiencia clínica sugiere que algunos pacientes responden a diferentes tratamientos. La disponibilidad de otros métodos clínicos para afecciones que no responden a enfoques más informados por la evidencia (no respondedores primarios) presenta la oportunidad para que los pacientes logren mejores resultados mediante enfoques alternativos y personalizados que pueden estar más en sintonía con las diferencias individuales que no pueden ser informadas por la clínica típica. Ensayos 16, 17, 18 En gran medida, la variabilidad en la selección de métodos de tratamiento entre los médicos quiroprácticos (CD) continúa existiendo, a pesar de que la gran cantidad de investigación sobre el dolor lumbar (LBP) se ha centrado en los más comunes utilizó métodos de manipulación17, 19, 20.

Aunque el peso de la evidencia puede favorecer la evidencia referenciada en una guía para métodos clínicos particulares, un paciente individual puede ser mejor servido en ensayos posteriores de atención por tratamiento altamente personalizado a su propio trastorno mecánico, experiencia de dolor e incapacidad, como Así como la preferencia por un enfoque de tratamiento específico. Esto es consistente con los componentes 3 de la práctica basada en la evidencia: la experiencia y el juicio clínico, las preferencias y los valores del paciente, y la mejor evidencia científica disponible. 3, 13

Los médicos quiroprácticos utilizan métodos que ayudan a los pacientes en el autocuidado, como el ejercicio, la dieta y la modificación del estilo de vida, para mejorar los resultados y su estabilización para evitar la dependencia de los recursos del sistema de atención de la salud19, 21. un papel fundamental en el proceso de tratamiento y recuperación de los pacientes en diversas etapas, y que los CD deben consultar, derivar a los pacientes y co-manejar a los pacientes con ellos cuando sea lo mejor para el paciente19.

Para facilitar las mejores prácticas específicas para el manejo quiropráctico de pacientes con trastornos comunes, principalmente musculoesqueléticos, la profesión estableció el Consejo de Pautas y Parámetros de Práctica Quiropráctica (CCGPP) en 1995.6 La organización patrocinó y / o participó en el desarrollo de varios de los mejores prácticas recomendaciones sobre diversas afecciones21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32 Con respecto al manejo quiropráctico del dolor lumbar, un equipo del CCGPP produjo una síntesis de la literatura8 que formó la base de la primera versión de esta guía en 2008.9 En 2010, se publicó una nueva guía centrada en el dolor crónico relacionado con la columna, 12 con una publicación complementaria a las guías de 2008 y 2010 publicadas en 2012, que proporciona algoritmos para el tratamiento quiropráctico de enfermedades agudas y crónicas Las guías deben actualizarse periódicamente10, 33.Por lo tanto, este artículo proporciona la guía de práctica clínica (GPC) basada en una revisión sistemática de la literatura actualizada. isión y proceso de consenso extenso y robusto34, 9, 10, 11

Métodos

Este proyecto fue una actualización de la guía basada en la evidencia actual y el consenso de un panel multidisciplinario de expertos en el tratamiento conservador del dolor lumbar. Se ha recomendado que, aunque son necesarias actualizaciones periódicas de las directrices, `` la actualización parcial a menudo tiene más sentido que la actualización de toda la GPC porque los temas y las recomendaciones difieren en términos de la necesidad de actualización ''. 33 La Junta de Revisión Institucional de la Universidad Logan determinó que el proyecto estaba exento. Usamos Appraisal of Guidelines for Research & Evaluation (AGREE) en el desarrollo de la metodología de la guía.

Revisión sistemática

Entre marzo de 2014 y julio de 2014, realizamos una revisión sistemática para actualizar la literatura publicada desde que se desarrolló la guía CCGPP anterior. La búsqueda incluyó artículos que se publicaron entre octubre de 2009 y febrero de 2014. Nuestra pregunta fue: `` ¿Cuál es la efectividad de la atención quiropráctica, incluida la manipulación espinal para el dolor lumbar inespecífico? '' La tabla 1 resume los criterios de elegibilidad para la búsqueda.

Tabla 1

Criterios de Elegibilidad para la Búsqueda de Literatura

Inclusión Exclusión
Publicado entre Octubre 2009-Febrero 2014 Informes de casos y series de casos
Idioma Inglés Comentarios
Participantes humanos Actas de congresos
Edad> 17 años Pacientes hospitalizados
Manipulación Letras
LBP Revisiones narrativas y cualitativas
Duración crónica (> 3 meses) Publicaciones no revisadas por pares
Resultados de los pacientes informados Estudios piloto
Grupo de comparación sin manipulación LBP relacionado con el embarazo
ECA, estudios de cohortes, revisiones sistemáticas y metaanálisis Análisis secundarios y estudios descriptivos

 

LBP, dolor de espalda baja; ECA, ensayo controlado aleatorio.

Estrategia de búsqueda

Las siguientes bases de datos se incluyeron en la búsqueda: PubMed, Index to Chiropractic Literature, CINAHL y MANTIS. Los detalles de la estrategia para cada base de datos se proporcionan en la Figura 1. Dos revisores examinaron de forma independiente los artículos y resúmenes. No se extrajeron más datos.

higo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Figura 1

Estrategias de búsqueda utilizadas en la búsqueda bibliográfica.

Evaluación de Artículos

Evaluamos artículos utilizando las listas de verificación de Scottish Intercollegiate Guideline Network (http://www.sign.ac.uk/methodology/checklists.html) para ensayos controlados aleatorios (ECA) y revisiones sistemáticas / metanálisis. Para las guías se utilizó el instrumento AGREE 2013. Al menos 35 de los 2 investigadores que realizaron la revisión (CH, SW, MK) revisaron cada artículo. Si ambos revisores calificaron el estudio como de alta calidad o aceptable, se incluyó para su consideración; si ambos revisores lo calificaron como inaceptable, se eliminó. Para ACUERDO, consideramos `` inaceptable '' una suma de <3. Si hubo desacuerdo entre los revisores, un tercero también revisó el artículo y se utilizó la calificación de la mayoría.

Resultados de la revisión de la literatura

Esta búsqueda arrojó 270 artículos. La selección de los artículos para determinar su elegibilidad resultó en 18 artículos incluidos para evaluación, como se detalla en la Figura 2, utilizando el diagrama de flujo de elementos de informe preferidos para revisiones sistemáticas y metaanálisis36.

higo

 

Figura 2

Diagrama de flujo para la búsqueda bibliográfica. LBP, dolor de espalda baja; ECA, ensayo controlado aleatorio; SR, revisiones sistemáticas.

De los 18 artículos incluidos después del cribado, 16 se mantuvieron como aceptables / de alta calidad12, 17, 37, 38, 39, 40, 41, 42,43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50 y 251, 52 (ambas revisiones sistemáticas) fueron excluidas por ser de calidad inaceptable según la lista de verificación de Scottish Intercollegiate Guideline Network. Aquellos con nueva información relevante se resumieron y se proporcionaron al panel de Delphi como información de antecedentes. La Tabla 2 enumera los artículos por autor principal y fecha, y el tema abordado, si hubo nuevos hallazgos.

Tabla 2

Artículos Evaluados

Autor principal Año Nuevos hallazgos relevantes
Directrices y revisiones sistemáticas
Clar17 2014 Ninguno
Dagenais38 2010 Normas para la evaluación de la LBP
Dagenais37 2010 Normas para la evaluación de la LBP
Farabaugh12 2010 Bases para la actualización actual
Furlan39 2010 Ninguno
Goertz40 2012 Ninguno
Hidalgo41 2014 Ninguno
Koes42 2010 Ninguno
McIntosh43 2011 Ninguno
Posadzki44 2011 Ninguno
Rubinstein45 2013 Ninguno
Rubinstein46 2011
Excluido como calidad inaceptable
Ernst51 2012
Menke52 2014
ECA
Haas47 2013 Información de dosificación
Senna48 2011 Información de dosificación
Von Heymann49 2013 Ninguno
Walker50 2013 Ninguno

LBP, dolor de espalda baja; ECA, ensayo controlado aleatorio.

Documentos semilla y declaraciones semilla

Junto con el resumen de la literatura, los documentos de la semilla se abarcaron de las guías de 3 anteriores del CCGPP9, 10, 12; Se proporcionaron enlaces a versiones de texto completo. Las directrices originales se habían desarrollado sobre la base de las pruebas, incluidas las directrices y la investigación disponibles en el momento. El comité de dirección, compuesto de autores En estas directrices anteriores, desarrolló las declaraciones de semillas de 16 basadas en los documentos de antecedentes, revisando las declaraciones anteriores si parecía aconsejable basándose en la literatura. El comité directivo no llevó a cabo un proceso de consenso formal; Sin embargo, el desarrollo de la declaración de semillas fue un esfuerzo de equipo, con cambios sólo si todos los miembros del comité directivo estaban de acuerdo. Antes de llevar a cabo este proyecto, estas declaraciones de semillas habían pasado por un proceso local de Delphi entre la facultad clínica y académica de la Universidad Logan como parte de su desarrollo de vías de atención para su facultad clínica. Esto se hizo para evaluar la legibilidad de las declaraciones de semillas a un grupo de clínicos practicantes. En el proceso de Delphi, 53 declaraciones fueron ligeramente modificado de la original, y ninguno de esos cambios fueron sustantivos, sino más bien con fines de aclaración. Se llegó a un consenso para el documento de semillas, que luego fue adoptado por esa institución para su uso en sus clínicas de enseñanza. Ese documento constituyó el documento inicial para el proyecto actual. Para las rondas de Delphi, las declaraciones de 54 fueron divididas en secciones de 55 para ser menos onerosas para que los panelistas tasen en una manera oportuna.

Delphi Panel

Se invitó a participar a los panelistas que participaron en los 3 proyectos de consenso previos10, 11, 12 relacionados con el manejo del dolor lumbar. Los miembros del comité directivo hicieron recomendaciones adicionales para los expertos en el manejo del dolor lumbar que no eran países en desarrollo para aumentar la contribución multidisciplinaria. Hubo 37 panelistas; 33 eran DC, uno de los cuales tenía doble licencia: DC y masajista. Los 4 panelistas no pertenecientes a DC consistieron en un acupunturista que también es médico, un médico (cirujano ortopédico), un masajista y un fisioterapeuta. Treinta y tres de los 37 panelistas estaban en práctica (89%); el número medio de años en la práctica fue 27. Diecisiete también estaban afiliados a una institución quiropráctica (46%), con 2 de estos asociados con la Universidad Logan; 3 estaban afiliados a otra institución profesional de la salud (8%); y yo trabajaba en una agencia gubernamental. Debido a que esta guía se enfoca principalmente en la práctica quiropráctica en los Estados Unidos, geográficamente, todos los panelistas eran de los Estados Unidos, con 1 estados representados. Estos fueron Arizona (19), California (1), Florida (4), Georgia (3), Hawái (3), Iowa (2), Illinois (2), Kansas (3), Michigan (1), Minnesota (1 ), Missouri (1), Carolina del Norte (3), Nueva Jersey (1), Nueva York (2), Carolina del Sur (5), Dakota del Sur (1), Texas (1), Virginia (1) y Vermont ( 1). De los 1 países en desarrollo, 33 (21%) eran miembros de la Asociación Americana de Quiropráctica, 64 (2%) eran miembros de la Asociación Internacional de Quiroprácticos y 6 (10%) no pertenecían a ninguna organización profesional quiropráctica nacional.

Rondas Delphi y sistema de clasificación

El proceso de consenso se realizó por correo electrónico. A los efectos de analizar las calificaciones y los comentarios, los panelistas fueron identificados únicamente por un número de identificación. Los panelistas de Delphi no conocían la identidad de otros panelistas durante la duración del estudio. Como en nuestros proyectos anteriores, utilizamos la metodología RAND-UCLA para lograr un consenso formal.64

Esta metodología utiliza una escala ordinal de 1-9 (altamente inapropiada para muy apropiada) para calificar cada declaración de semilla. RAND / UCLA define la conveniencia de significar que los beneficios esperados para la salud del paciente son mayores que los efectos negativos esperados por un margen suficientemente grande que la acción vale la pena, sin considerar los costos.64

Después de anotar cada ronda de Delphi, el coordinador del proyecto proporcionó las medianas, porcentajes y comentarios (como una tabla de Word) al comité directivo. Revisaron todos los comentarios y revisaron cualquier declaración que no alcanzara el consenso según estos comentarios. El coordinador del proyecto distribuyó las declaraciones revisadas, acompañadas de los comentarios des-identificados, al panel de Delphi para la siguiente ronda.

Consideramos que se había alcanzado un consenso sobre la idoneidad de una declaración si tanto la calificación media era 7 o más alta y al menos el 80% de las calificaciones de los panelistas para esa declaración eran 7 o más. Se proporcionó a los panelistas espacio para hacer comentarios ilimitados sobre cada declaración. Si no se podía llegar a un consenso, se planificó que se incluirían los informes de las minorías.

Comentarios del público

De acuerdo con las recomendaciones para el desarrollo de directrices como AGREE, invitamos a los comentarios del público sobre el proyecto de CPG. Esto se logró publicando la declaración de consenso en el sitio web del CCGPP. Comunicados de prensa y contactos directos de correo electrónico anunciaron un período de comentarios públicos de 2 durante la semana, con comentarios recogidos a través de una aplicación de encuesta en línea. Las organizaciones e instituciones que fueron contactadas incluyeron lo siguiente: todos los colegios de quiropráctica de los Estados Unidos; Miembros de todas las organizaciones estatales quiroprácticas; Tableros estatales de examinadores quiroprácticos; Consultores de práctica quiropráctica; Abogados de quiropráctica; Medios de quiropráctica (incluyendo la publicación 1 enviada a todos los DCs con licencia estadounidense); Y vendedores de la quiropráctica, cuyos contactos también incluyeron a laicos interesados. El comité directivo elaboró ​​entonces declaraciones adicionales o revisadas de acuerdo con los comentarios recogidos a través de este método, y estas declaraciones fueron luego recirculadas a través del panel Delphi hasta que se alcanzó un consenso.

Análisis de Datos

Para fines de puntuación, las calificaciones de 1 a 3 se colapsaron como `` inapropiadas '', de 4 a 6 como `` inciertas '' y de 7 a 9 como `` apropiadas ''. Si un panelista calificó una declaración como `` inapropiada '', se le indicó que articular una razón específica y proporcionar una cita de la literatura revisada por pares para apoyarla, si es posible. El coordinador del proyecto ingresó las calificaciones en una base de datos (SPSS v. 22.0, Armonk, NY: IBM Corp, 2013).

Resultados

A continuación se presentan las declaraciones de semillas basadas en el consenso, basadas en el consenso y aprobadas por el panel Delphi. El consenso se alcanzó después de la ronda 1 de revisiones, y se llevó a cabo una ronda adicional para llegar a un consenso sobre los cambios resultantes del período de comentarios públicos. No se incluyen los informes de minorías porque se llegó a un consenso sobre todas las declaraciones. Hubo comentarios de 7 recibidos, 6 de DCs y 1 de un laico. Tres no requerían una respuesta; Declaraciones fueron agregadas o modificadas en respuesta a los otros comentarios de 4.

Consideraciones Generales

La mayor parte del dolor agudo, por lo general el resultado de una lesión (micro o macrotrauma), responde a un ciclo corto de tratamiento conservador (Tabla 3). Si se trata de manera eficaz en esta etapa, los pacientes a menudo se recuperan con una resolución completa del dolor y la función, aunque las recurrencias son comunes. El tratamiento clínico temprano retrasado o inadecuado puede resultar en un mayor riesgo de cronicidad y discapacidad. Además, los que responden mal en la etapa aguda y los que tienen mayores factores de riesgo de cronicidad también deben identificarse lo antes posible.

Tabla 3

Frecuencia y duración de los ensayos del tratamiento quiropráctico

Escenario Pruebas de Cuidado Reevaluación
Agudoa Y subagudoa 2-3 semanales, 2-4 semanas 2-4 wk (por ensayo)
Recurrente 1-3 semanales, 1-2 semanas 1-2 wk
Crónicob 1-3 semanales, 2-4 semanas 2-4 wk
? Exacerbación (leve) de enfermedades crónicasb 1-6 visitas por episodio Al comienzo de cada episodio de atención
? Exacerbación (moderada o grave) de enfermedades crónicasb 2-3 semanales durante 2-4 semanas Cada 2-4 wk, siguiendo las pautas de cuidados agudos
? Atención continua programada para el tratamiento del dolor crónicob 1-4 visitas por mes Como mínimo cada 6 visita, o como sea necesario para documentar cambios de condición.
aPara estadios agudos y subagudos; Hasta visitas 12 por prueba de atención. Si se indican ensayos adicionales de atención, la documentación de apoyo debería estar disponible para su revisión, incluyendo, aunque no necesariamente, la documentación de factores complicados y / o comorbilidades, junto con evidencia de ganancias funcionales de ensayos anteriores. Se deben documentar los esfuerzos hacia las recomendaciones de autocuidado.
bPara las presentaciones crónicas, las exacerbaciones, y la atención programada en curso para el tratamiento del dolor crónico, la atención adicional debe ser apoyada con evidencia de mejora funcional o optimización funcional. Tales presentaciones pueden incluir, pero no se limitan a, las siguientes: (1) recurrencias sustanciales de los síntomas después del retiro del tratamiento, minimización / control 2 del dolor, mantenimiento de la función 3 y capacidad para realizar ADLs comunes, minimización 4 De la dependencia de las intervenciones terapéuticas con mayor riesgo de eventos adversos y de la atención (5) que mantiene o mejora la capacidad para realizar el trabajo. Se deben documentar los esfuerzos hacia las recomendaciones de autocuidado.

Los médicos deben estar siempre atentos a la aparición de banderas rojas clínicas que puedan surgir en cualquier momento durante la atención del paciente. Además, los factores biopsicosociales (también conocidos como indicadores clínicos amarillos) deben identificarse y abordarse lo antes posible como parte de un enfoque integral de la gestión clínica.

Los médicos quiroprácticos son expertos en múltiples enfoques de evaluación funcional y tratamiento. Dependiendo de la complejidad clínica, los DC pueden trabajar de forma independiente o como parte de un equipo multidisciplinario para la restauración funcional de pacientes con LBP aguda y crónica.

Es el objetivo último de la atención quiropráctica para mejorar la capacidad funcional de los pacientes y educarlos a aceptar de forma independiente la responsabilidad de su propia salud.

Consentimiento Informado

El consentimiento informado es el proceso de comunicación proactiva entre un paciente y un médico que da como resultado la autorización o el acuerdo del paciente para someterse a una intervención médica específica. Se debe obtener el consentimiento informado del paciente y realizarlo dentro de los estándares de práctica locales y / o regionales. El DC debe explicar el diagnóstico, el examen y los procedimientos propuestos de manera clara y sencilla y responder a las preguntas de los pacientes para asegurarse de que puedan tomar una decisión informada sobre sus opciones de atención médica. Él o ella debe explicar los riesgos materiales * de la atención junto con otras opciones de tratamiento razonables, incluidos los riesgos de no recibir tratamiento. (* Nota: la definición legal de riesgo material puede variar de un estado a otro).

Procedimientos de Examen

Una historia completa y procedimientos de examen informados con evidencia son componentes críticos del manejo clínico quiropráctico. Estos procedimientos proporcionan la justificación clínica para el diagnóstico apropiado y la planificación posterior del tratamiento.

La evaluación debe incluir pero no se limita a la siguiente 38:

  • Historial de salud (por ejemplo, características del dolor, banderas rojas, revisión de sistemas, factores de riesgo para la cronicidad)
  • Las causas específicas de LBP (por ejemplo, aneurisma aórtico, trastornos inflamatorios)
  • Examen (por ejemplo, reflejos, dermátomos, miótomos, pruebas ortopédicas)
  • Pruebas diagnósticas (indicaciones) para banderas rojas (por ejemplo, imágenes y pruebas de laboratorio)

Las imágenes de rutina u otras pruebas diagnósticas no se recomiendan para pacientes con LBP inespecífico. 55

Las pruebas de diagnóstico por imágenes y otras pruebas de diagnóstico se indican en presencia de déficit neurológicos graves y / o progresivos o si la historia y el examen físico causan sospecha de patología subyacente grave.55

Los pacientes con LBP persistente acompañados de signos o síntomas de radiculopatía o estenosis espinal deben evaluarse, preferentemente, con resonancia magnética o tomografía computarizada. 55

Los estudios de imagen deben ser considerados cuando los pacientes no mejoran siguiendo un curso razonable de cuidado conservador o cuando hay sospecha de una anomalía anatómica subyacente, como espondilolistesis, espondilosis moderada a severa, postrauma con empeoramiento de la sintomatología (considere imaginería, Manejo) con evidencia de compromiso neurológico persistente o creciente (es decir, reflejo, motor y / o sensorial) u otros factores que pudieran alterar el enfoque del tratamiento. Los estudios de flexión / extensión de la vista lateral pueden justificarse para evaluar la inestabilidad mecánica debida a la excesiva traslación intervertebral y / o el aplastamiento. Los estudios de imagenología deben considerarse sólo después de una cuidadosa revisión y correlación de la historia y el examen. 65

Severidad y duración de las condiciones

Las condiciones de enfermedad y lesión suelen clasificarse por gravedad y / o duración. Las descripciones comunes de las etapas de la enfermedad y las lesiones son agudas, subagudas, crónicas y recurrentes, y se subdividen más en leve, moderada y grave.

  • Síntomas agudos que persisten durante menos de 6 semanas.
  • Síntomas subagudos que persisten entre 6 y 12 semanas.
  • Síntomas crónicos que persisten durante al menos 12 semanas.
  • Recurrencia / brote: retorno de los síntomas percibidos como similares a los de la lesión original a intervalos esporádicos o como resultado de factores agravantes.

Frecuencia y duración del tratamiento

Aunque la mayoría de los pacientes responden dentro de los plazos previstos, la frecuencia y la duración del tratamiento pueden verse influidas por factores o características individuales del paciente que se presentan como barreras para la recuperación (p. Ej., Comorbilidades, banderas amarillas clínicas). Dependiendo de estos factores individualizados, es posible que se requiera tiempo y tratamiento adicionales para observar una respuesta terapéutica. Los efectos terapéuticos de la atención / tratamiento quiropráctico deben evaluarse mediante evaluaciones subjetivas y / u objetivas después de cada ciclo de tratamiento (consulte `` Medición de resultados '').

Los rangos de ensayos terapéuticos recomendados son representativos de los parámetros de atención típicos. Un ensayo terapéutico inicial típico de atención quiropráctica consta de 6 a 12 visitas durante un período de 2 a 4 semanas, con el médico monitoreando el progreso del paciente en cada visita para asegurarse de que se obtengan ganancias clínicas aceptables (Tabla 3).

Para condiciones agudas, pueden ser necesarios menos tratamientos para observar un efecto terapéutico y para obtener una recuperación completa. El manejo quiropráctico también se recomienda para varias condiciones crónicas de espalda baja donde se experimentan episodios repetidos (o exacerbaciones agudas), particularmente cuando un curso previo ha demostrado eficacia clínica y reducido el uso a largo plazo de medicamentos.

Curso inicial de tratamientos para los trastornos de la espalda baja

Para ser coherente con un enfoque basado en la evidencia, los países en desarrollo deben utilizar métodos clínicos que generalmente reflejan la mejor evidencia disponible, combinada con juicio clínico, experiencia y preferencia del paciente. Por ejemplo, actualmente, la literatura más sólida sobre la terapia manual para LBP se basa principalmente en técnicas de alta velocidad, baja amplitud (HVLA) y movilización (como la flexión-distracción). 17, 20, 66 Por lo tanto, en ausencia De las contraindicaciones, estos métodos son generalmente recomendados. Sin embargo, las mejores prácticas para el cuidado individualizado del paciente, basadas en el juicio clínico y la preferencia del paciente, pueden requerir estrategias clínicas alternativas para las cuales la evidencia de efectividad puede ser menos robusta.

Las recomendaciones de tratamiento que siguen, basadas en la experiencia clínica combinada con la mejor evidencia disponible, se postulan para el paciente `` típico '' y no incluyen la estratificación del riesgo por factores de complicación. Los factores de complicación se analizan en otra parte de este documento.

Un curso inicial de tratamiento quiropráctico generalmente incluye 1 o más procedimientos terapéuticos manuales `` pasivos '' (es decir, sin ejercicio) (es decir, manipulación o movilización espinal) y modalidades fisioterapéuticas para la reducción del dolor, además de la educación del paciente diseñada para tranquilizar e inculcar estrategias óptimas para gestión independiente.

Aunque la evidencia revisada en general no apoya el uso de modalidades terapéuticas (por ejemplo, ultrasonografía, estimulación eléctrica, etc) de forma aislada, 67 su uso como parte de un enfoque pasivo-a-activo cuidado multimodal para el manejo de LBP puede justificarse sobre la base de clínico Juicio y preferencias del paciente. Debido a la escasez de pruebas definitivas, los soportes lumbares 68 (ortodoncia) no se recomiendan para el uso rutinario, pero puede haber alguna utilidad en condiciones agudas y crónicas basadas en el juicio clínico, la presentación del paciente y las preferencias. Se debe tener cuidado ya que estos aparatos ortopédicos pueden interferir con el acondicionamiento y regresar a las actividades regulares de la vida diaria (AVD).

Las visitas iniciales permiten al médico explicar que el médico y el paciente deben trabajar como un equipo proactivo y delinear las responsabilidades del paciente. Aunque inicialmente se puede enfatizar los métodos de atención pasiva para el dolor o la incomodidad, la atención `` activa '' (es decir, el ejercicio) debe integrarse cada vez más para aumentar la función y devolver al paciente a sus actividades habituales. La Tabla 3 enumera los rangos de frecuencia y duración apropiados para los ensayos de tratamiento quiropráctico para diferentes etapas del dolor lumbar.

Reevaluación y reexamen

Una vez concluido el tratamiento inicial, se debe realizar una reevaluación detallada o enfocada. El propósito de esta reevaluación es determinar si el paciente ha hecho una mejoría clínicamente significativa. La determinación de la necesidad de un tratamiento adicional debe basarse en la respuesta al ensayo inicial de la atención y en la probabilidad de que se puedan lograr ganancias adicionales.

A medida que los pacientes comienzan a estabilizar en su respuesta al tratamiento, la atención adicional debe ser disminuida o descontinuada dependiendo de la presentación. Se recomienda una reevaluación para confirmar que la condición ha alcanzado una meseta clínica o se ha resuelto. Cuando un paciente alcanza la resolución completa o parcial de su condición y todos los tratamientos y estudios diagnósticos razonables se han proporcionado, entonces esto debe considerarse una meseta final (beneficio terapéutico máximo, MTB). El DC debe realizar un examen final, típicamente después de un ensayo de retiro terapéutico, para verificar que el MTB ha sido logrado y proporcionar cualquier educación e instrucciones necesarias para el paciente en la autogestión futura efectiva y / o la posible necesidad de futuros cuidados quiroprácticos para retener el Beneficios obtenidos.

Curso continuo de tratamiento

Si se han logrado los criterios para respaldar la atención quiropráctica continua (ganancias funcionales sustanciales y medibles con déficits funcionales restantes), puede estar indicado un tratamiento de seguimiento. Sin embargo, uno de los objetivos de cualquier plan de tratamiento debe ser reducir la frecuencia de los tratamientos hasta el punto en que se continúe logrando la MTB mientras se fomenta una autoterapia más activa, como ejercicios de fortalecimiento y rango de movimiento independientes y ejercicios de rehabilitación. También es necesario alentar a los pacientes a que vuelvan a los niveles de actividad habituales, así como a evitar la catástrofe y la dependencia excesiva de los médicos, incluidos los países en desarrollo. La frecuencia del tratamiento continuado generalmente depende de la gravedad y la duración de la afección. Los pacientes que estén interesados ​​en la atención de bienestar (anteriormente denominada atención de mantenimiento11) también deben recibir esas opciones. (El cuidado de bienestar o mantenimiento fue definido por Dehen et al11 como `` cuidado para reducir la incidencia o prevalencia de enfermedades, deficiencias y factores de riesgo y para promover un funcionamiento óptimo '').

Cuando la condición del paciente alcanza una meseta o ya no muestra una mejora continua de la terapia, debe tomarse una decisión sobre si el paciente necesitará continuar el tratamiento. Generalmente, los ensayos progresivamente más largos de retirada terapéutica pueden ser útiles para determinar si las ganancias terapéuticas se pueden mantener sin tratamiento.

En un caso en que un paciente alcanza una meseta clínica en su recuperación (MTB) y se le han proporcionado ensayos razonables de tratamientos interdisciplinarios, la atención quiropráctica adicional puede estar indicada en casos de exacerbación / brote o cuando la retirada de los resultados de la atención en substancial, Disminución del estado funcional o laboral. El cuidado quiropráctico adicional puede estar indicado en casos de exacerbación / brote en pacientes que han alcanzado previamente MTB si se han establecido criterios para apoyar tal cuidado (ganancias funcionales previas sustanciales y medibles con recurrencia de déficits funcionales).

Medición de resultados

Para que un ensayo de atención se considere beneficioso, debe ser sustantivo, lo que significa que se ha producido una mejora definitiva en la capacidad funcional del paciente. Ejemplos de resultados y actividades medibles de la vida diaria y el empleo son los siguientes:

  • 1.Pain escalas tales como la escala visual analógica y la escala numérica de calificación.
  • 2.Pain diagramas que permiten al paciente para demostrar la ubicación y el carácter de sus síntomas.
  • 3.Medidas de ADL analizadas, tales como el Índice de Discapacidad de Oswestry Revisado, el Índice de Discapacidad de Roland Morris, RAND 36 y el Cuestionario de Discapacidad de Bournemouth.
  • 4.Incrementos en el hogar y actividades de ocio, además de aumentos en la capacidad de ejercicio.
  • 5.Incrementos en la capacidad de trabajo o disminuciones en las restricciones de trabajo previo.
  • 6.Mejor en pruebas validadas de capacidad funcional, como la capacidad de elevación, la fuerza, la flexibilidad y la resistencia.

Evaluación de rango espinal de movimiento

La gama de pruebas de movimiento se puede utilizar como parte del examen físico para evaluar la movilidad regional, aunque la evidencia no apoya su fiabilidad en la determinación del estado funcional.69

Beneficio Vs Riesgo

Se ha documentado que la atención brindada por los países en desarrollo es bastante segura y efectiva en comparación con otros tratamientos y procedimientos médicos comunes. Una revisión sistemática de 2010 concluyó que los eventos adversos graves no fueron más de 1 por millón de visitas de pacientes por manipulación de la columna lumbar.20 Otra revisión sistemática encontró que el riesgo de eventos adversos mayores con la terapia manual es bajo, pero muchos pacientes experimentan episodios cortos leves a moderados. vivió (<48 horas) los eventos adversos después del tratamiento.

Por lo general, estos son episodios breves de rigidez o dolor muscular.20 El riesgo relativo (RR) de eventos adversos parece mayor con la terapia con medicamentos pero menor con la atención médica habitual.70 En comparación, un estudio anterior de 1995 relacionado con la manipulación cervical encontró que el RR para La manipulación a alta velocidad que causa eventos adversos leves / moderados fue significativamente menor que el RR de la medicación de comparación (generalmente medicamentos antiinflamatorios no esteroideos [AINE]). 71 Se estimó que el riesgo de muerte por AINE para la osteoartritis era de 100 a 400 veces el riesgo de muerte por manipulación cervical.71 Dado que la manipulación de la columna lumbar se considera de menor riesgo que la manipulación cervical, es razonable extrapolar que los AINE presentan al menos el mismo riesgo comparativo cuando se prescriben para el tratamiento del dolor lumbar. Se debe prestar especial atención a la historia y presentación individual de cada paciente. En ese contexto, debe tenerse en cuenta que para los pacientes que no son buenos candidatos para la manipulación de HVLA, los países en desarrollo deben modificar su enfoque manual en consecuencia.

Precauciones y contraindicaciones

La atención dirigida por quiropráctica, incluida la educación del paciente y la terapia de atención pasiva y activa, es una forma segura y eficaz de atención médica para los trastornos lumbares. Como se indicó en la sección anterior, existen ciertas situaciones clínicas en las que la manipulación de HVLA u otras terapias manuales pueden estar contraindicadas. Corresponde al DC tratante evaluar la necesidad de atención y los riesgos asociados con cualquier tratamiento que se aplique. Muchas contraindicaciones se consideran en relación con la ubicación y el estadio de gravedad de la morbilidad, si existe un tratamiento conjunto con uno o más especialistas y los métodos terapéuticos que utiliza el médico quiropráctico. La figura 3 enumera las contraindicaciones para la manipulación a alta velocidad de la columna lumbar (banderas rojas); sin embargo, estos no necesariamente prohíben los procedimientos y la movilización de tejidos blandos, de baja velocidad y baja amplitud.

higo

 

Figura 3

Contraindicaciones para la manipulación de alta velocidad a la columna lumbar (banderas rojas). AEn algunos casos, los procedimientos de movilización de tejidos blandos, de baja velocidad y baja amplitud pueden seguir siendo clínicamente razonables y seguros.

Condiciones que contraindican ciertos tratamientos dirigidos por quiroprácticos, como manipulación espinal y terapia pasiva

En algunos casos complejos en los que la estructura o la integridad biomecánica, neurológica o vascular está comprometida, el médico puede necesitar modificar u omitir la aplicación de procedimientos de manipulación. El co-manejo quiropráctico aún puede ser apropiado usando una variedad de tratamientos y terapias comúnmente utilizados por los países en desarrollo. Es prudente documentar las medidas tomadas para minimizar el riesgo adicional que pueden presentar estas condiciones. La Figura 4 enumera las afecciones que presentan contraindicaciones para la manipulación espinal y la terapia pasiva, junto con las afecciones que requieren un manejo conjunto y / o derivación.

higo

 

Figura 4

Condiciones que contraindican ciertos tratamientos quiroprácticos como la manipulación espinal y la terapia pasiva.

Durante el curso del manejo continuo del dolor crónico de las afecciones relacionadas con la columna, el proveedor debe permanecer alerta a la aparición de `` banderas rojas '' bien conocidas y establecidas que podrían indicar la presencia de una patología grave. Los pacientes que presentan signos y / o síntomas de `` bandera roja '' requieren un diagnóstico rápido que puede incluir imágenes, estudios de laboratorio y / o derivación a otro proveedor. Ignorar estos indicadores de `` bandera roja '' aumenta la probabilidad de daños al paciente. La Figura 5 resume las señales de alerta que presentan contraindicaciones para la manipulación espinal de HVLA en curso.

higo

 

Figura 5

Factores complicadores que pueden documentar la necesidad del cuidado continuo para las condiciones crónicas.

Manejo de la LBP crónica

Definición de pacientes con dolor crónico. Nota: MTB se define como el punto en el cual la condición del paciente se ha estancado y es improbable que mejore más. Los pacientes con dolor crónico son aquellos para quienes el tratamiento / cuidado supervisado en curso ha demostrado una mejoría clínicamente significativa con un curso de manejo y que han alcanzado el MTB, pero en quienes persisten déficits residuales sustanciales en el rendimiento de la actividad o se repiten al retirarse el tratamiento. El tratamiento de los pacientes con dolor crónico abarca desde el autocuidado domiciliario hasta el cuidado episódico hasta el cuidado continuo programado. Los pacientes que requieren atención continua asistida por el proveedor son aquellos para quienes las medidas de autocuidado, aunque necesarias, no son suficientes para sostener las ganancias terapéuticas previamente alcanzadas; Se puede esperar que estos pacientes se deterioren progresivamente, como lo demuestran las retiradas de tratamiento previo.

Objetivos de cuidado crónico

  • Minimizar el tiempo perdido en el trabajo
  • Apoyar el nivel actual del paciente de la función / ADL
  • Control del dolor / alivio a la tolerancia
  • Minimizar la discapacidad adicional
  • Minimizar la frecuencia y gravedad de la exacerbación
  • Maximizar la satisfacción del paciente
  • Reducir y / o minimizar la dependencia de medicamentos

Aplicación de la gestión del dolor crónico

El tratamiento del dolor crónico ocurre después de la aplicación apropiada de cuidado activo y pasivo incluyendo modificaciones del estilo de vida. Puede ser apropiado cuando se han considerado y / o tratado intentos de rehabilitación y / o restauración funcional y otras opciones de atención, tales como problemas psicosociales, autocuidado en el hogar y modificaciones del estilo de vida, pero el tratamiento no puede sostener ganancias terapéuticas y retiro previos / Reducción de los resultados en la exacerbación de la condición del paciente y / o afecta negativamente a sus ADL.

El cuidado continuo puede ser inapropiado cuando interfiere con otra atención apropiada o cuando el riesgo de cuidados de apoyo supera sus beneficios, es decir, la dependencia del médico, la somatización, el comportamiento de la enfermedad o la ganancia secundaria. Sin embargo, cuando los beneficios superan los riesgos, la atención continua puede ser médicamente necesaria y apropiada.

El manejo apropiado del dolor crónico de las afecciones relacionadas con la columna incluye abordar los problemas de dependencia del médico, somatización, comportamiento de enfermedad y beneficios secundarios. Aquellas condiciones que requieren un tratamiento supervisado continuo después de haber alcanzado la MTB por primera vez deben tener la documentación adecuada que las describa claramente como condiciones persistentes o recurrentes. Una vez documentadas como persistentes o recurrentes, estas presentaciones crónicas no deben clasificarse como `` agudas '' o sencillas.

Factores que afectan la necesidad de tratamiento del dolor crónico de LBP

Los factores pronósticos que pueden proporcionar una base parcial para la necesidad de manejo del dolor crónico de la LBP después del MTB se han logrado incluyen los siguientes:

  • Edad avanzada (dolor e incapacidad)
  • Historia de episodios anteriores (dolor, limitación de actividad, discapacidad)
  • Duración del episodio actual> 1 mes (limitación de actividad, discapacidad)
  • Dolor en las piernas (para pacientes con LBP) (dolor, limitación de actividad, discapacidad)
  • Factores psicosociales (depresión [dolor], creencias de evitar el miedo, habilidades de afrontamiento [limitación de la actividad], expectativas de recuperación)
  • Alta intensidad del dolor (limitación de la actividad, discapacidad)
  • Factores ocupacionales (mayores exigencias físicas o psicológicas del trabajo [discapacidad])

La lista anterior no es exhaustiva y se proporciona para representar los factores pronósticos más comúnmente vistos en la literatura. Otros factores o comorbilidades no mencionados arriba pueden afectar adversamente el pronóstico y el manejo de un paciente dado. Éstos deben ser documentados en el expediente clínico y considerados caso por caso.

Cada uno de los siguientes factores puede complicar la condición del paciente, extender el tiempo de recuperación y dar lugar a la necesidad de cuidados continuos:

  • La naturaleza y los aspectos psicosociales del empleo de un paciente deben ser considerados al evaluar la necesidad de cuidado continuo (por ejemplo, postura de pie prolongada, cargas altas y actividad muscular extendida)
  • Deterioro / discapacidad: El paciente que ha alcanzado el MTB pero no ha alcanzado el estado preinjerto tiene un impedimento / discapacidad incluso si el paciente herido aún no ha recibido un premio por incapacidad / incapacidad permanente.
  • Antecedentes médicos: Las afecciones concurrentes y / o el uso de ciertos medicamentos pueden afectar los resultados.
  • Antecedentes del tratamiento previo: La atención inicial y subsiguiente (tipo y duración), así como el cumplimiento y la respuesta del paciente a la atención, pueden ayudar al médico a desarrollar una planificación de tratamiento adecuada. Los retrasos en el inicio de la atención adecuada pueden complicar el estado del paciente y prolongar el tiempo de recuperación.
  • Hábitos de estilo de vida: Los hábitos de estilo de vida pueden afectar la magnitud de la respuesta al tratamiento, incluidos los resultados en el MTB.
  • Factores psicológicos: Una historia de depresión, ansiedad, trastorno somatoforme u otra psicopatología puede complicar el tratamiento y / o la recuperación.

El retiro del tratamiento no sostiene el MTB

Los brotes documentados / exacerbaciones (es decir, el aumento del dolor y / o síntomas asociados, que pueden o no estar relacionados con incidentes específicos), superpuestos a un curso recurrente o crónico, pueden ser un indicio de cronicidad y / o necesidad de cuidados continuos .

Complicating / Factores de Riesgo para No Sostener MTB

La Figura 5 enumera los factores de complicación que pueden documentar la necesidad de atención continua para las afecciones crónicas relacionadas con la columna. Estas listas de factores de riesgo / complicación no son exhaustivas. Los factores individuales de esta lista pueden explicar adecuadamente la cronicidad, complejidad e inestabilidad de la condición en algunos casos. Sin embargo, la mayoría de los casos crónicos que requieren atención continua se caracterizan por múltiples factores de complicación. Estos factores deben identificarse y documentarse cuidadosamente en el expediente del paciente para respaldar la caracterización de una condición como crónica.

Factores de riesgo para la transición de aguda / subaguda relacionados con la columna vertebral condiciones a la cronicidad (banderas amarillas)

Se ha identificado una serie de variables pronósticas como el aumento del riesgo de transición de dolor agudo / subagudo a crónico no específico relacionado con la columna vertebral. Sin embargo, su valor pronóstico independiente es bajo. Se ha recomendado un modelo multidimensional, es decir, una serie de factores clínicos, demográficos, psicológicos y sociales que se consideran simultáneamente. Este modelo enfatiza la interacción entre estos factores, así como la posible superposición entre variables tales como creencias de dolor y comportamientos de dolor.

La cronicidad puede describirse en términos de dolor y / o limitación de la actividad (función) y / o discapacidad laboral. Los factores de riesgo para la cronicidad se han clasificado por dominios similares:

  • Los síntomas
  • Factores psicosociales
  • Función
  • Factores ocupacionales

Los factores directamente asociados con el encuentro clínico / paciente pueden influir en la transición a la cronicidad:

  • Expectativas de tratamiento: Los pacientes con altas expectativas de un tratamiento específico pueden contribuir a mejores resultados funcionales si reciben ese tratamiento.
  • Apoyo de otras personas significativas: el riesgo de cronicidad de los pacientes puede reducirse cuando los miembros de la familia fomentan su participación en actividades sociales y recreativas.

Diagnóstico de la LBP crónica

El diagnóstico nunca debe ser utilizado exclusivamente para determinar la necesidad de cuidado (o falta de cuidado). El diagnóstico debe ser considerado con el resto de la documentación del caso para ayudar al médico o revisor en el desarrollo de un cuadro clínico completo de la condición / paciente bajo tratamiento.

Información de Reevaluación Clínica

La información clínica obtenida durante la reevaluación que puede usarse para documentar la necesidad de manejo del dolor crónico para las afecciones persistentes o recurrentes de la columna vertebral incluye, pero no se limita a lo siguiente:

  • Respuesta a la fecha del manejo de la atención para los episodios actuales y anteriores.
  • Respuesta al retiro terapéutico (retraimiento gradual o completo) o ausencia de atención.
  • MTB ha sido alcanzado y documentado.
  • Instrumentos de evaluación de resultados centrados en el paciente.
  • Patrones de uso de analgésicos.
  • Otros servicios de atención de salud utilizados.

Información de reevaluación clínica para documentar la necesidad de atención continua de LBP crónica

Además de los elementos de documentación estándar (es decir, la fecha, la historia, la evaluación física, el diagnóstico y el plan de tratamiento), la información clínica típicamente utilizada para documentar la necesidad de un manejo continuo del dolor crónico incluye lo siguiente:

  • Documentación de haber logrado una respuesta favorable desde el punto de vista clínico al tratamiento inicial o documentación de que el plan de atención debe ser modificado.
  • Documentación de que el paciente ha llegado a MTB.
  • Los déficits residuales sustanciales en las limitaciones de actividad están presentes en el MTB.
  • Procesos documentados de transición al autocuidado primario.
  • Intento documentado y / o consideración de enfoques de tratamiento alternativos.
  • Documentación de los factores que influyen en la probabilidad de que el autocuidado por sí solo sea insuficiente para sostener o restaurar el MTB.

Una vez que se ha documentado la necesidad de atención adicional, los resultados de los procedimientos de diagnóstico / evaluación que pueden influir en la selección del tratamiento son los siguientes:

  • Pruebas neurológicas / provocativas (pruebas neurológicas estándar, pruebas ortopédicas, pruebas musculares manuales);
  • Diagnóstico por imágenes (radiografía, tomografía computarizada, resonancia magnética);
  • Electrodiagnóstico;
  • Movimiento funcional / evaluación (por ejemplo, evaluación ambulatoria / cojera);
  • Procedimientos de análisis quiropráctico;
  • Análisis biomecánico (dolor, asimetría, amplitud de movimiento, cambios en el tono del tejido);
  • Palpación (estática, movimiento);
  • Evaluación nutricional / dietética con respecto a factores relacionados con el manejo del dolor (como la ingesta de vitamina D).

Esta lista se proporciona para la dirección solamente y no es todo incluido. No se requieren todos los artículos para justificar la necesidad de cuidado continuo. Cada ítem de información clínica debe ser documentado en el expediente para describir el estado clínico del paciente, presente y pasado.

En ausencia de brotes documentados / exacerbación, no se espera que el tratamiento continuo de los trastornos relacionados con la columna vertebral persistentes o recurrentes produzca ningún cambio clínicamente significativo. En caso de un brote o exacerbación, un paciente puede requerir tratamiento supervisado adicional para facilitar el regreso al estado de MTB. Las circunstancias individuales, incluidas las preferencias del paciente y la respuesta previa a intervenciones específicas, guían los servicios apropiados que se utilizarán en cada caso.

Componentes de manejo del dolor crónico en el manejo de casos dirigidos por el médico

El manejo de casos de pacientes con LBP crónica debe basarse en un abordaje individualizado que combine la mejor evidencia con el juicio clínico y las preferencias del paciente. Además de la manipulación y / o movilización de la columna vertebral, un plan de atención activa para el manejo del dolor crónico puede incluir, pero no está restringido a lo siguiente:

Procedimientos

    • Terapia de masaje
    • Otros métodos terapéuticos manuales
    • Modalidades físicas
    • Acupuntura
    • Ortesis / ortesis

Recomendaciones sobre el comportamiento y el ejercicio

  • Ejercicio rehabilitador / terapéutico supervisado
  • Programas de ejercicios generales y / o específicos
  • Programas de mente / cuerpo (por ejemplo, yoga, Tai Chi)
  • Rehabilitación multidisciplinaria
  • Programas de comportamiento cognitivo

Recomendaciones de consejería

  • Recomendaciones ADL
  • Co-gestión / coordinación de la atención con otros médicos / proveedores de atención médica
  • Recomendaciones ergonómicas
  • Recomendaciones e instrucciones de ejercicio
  • Recomendaciones de cuidado en el hogar
  • Modificaciones del estilo de vida / asesoramiento
  • Recomendaciones para el manejo del dolor
  • Asesoramiento psicosocial / modificación de la conducta / asesoramiento para evitar riesgos
  • Control del cumplimiento por parte del paciente de las recomendaciones de autocuidado

Tratamiento del dolor crónico Planificación del tratamiento

Una variedad de cambios funcionales y fisiológicos pueden ocurrir en condiciones crónicas. Por lo tanto, una variedad de procedimientos de tratamiento, modalidades y recomendaciones se pueden aplicar para beneficiar al paciente. La necesidad de un manejo crónico del dolor crónico de las afecciones relacionadas con la columna vertebral para pacientes individuales se establece cuando hay un retorno de dolor y / o otros síntomas y / o dificultades relacionadas con el dolor que realizan tareas y acciones equivalentes al valor de cambio clínicamente importante mínimo apropiado para Más de 24 horas, por ejemplo, el cambio en la escala de calificación numérica de más de 2 puntos de LBP crónica.

Aunque la frecuencia de visitas y la duración del tratamiento supervisado varían y están influenciadas por la tasa de recuperación hacia los valores de MTB y la capacidad del individuo para autogenerar la recurrencia de las quejas, un estudio terapéutico razonable para el manejo de pacientes que requieren atención continua es hasta las visitas 4 después Una retirada terapéutica. Si la reevaluación indica más atención, esto puede ser entregado hasta un máximo de 4 visitas por mes. (Precaución: La mayoría de los pacientes con dolor crónico pueden administrarse a sí mismos / a domicilio, administrarse en ráfagas cortas de episodios de atención o requerir atención continua en las visitas de 1-2 al mes, para ser reevaluados como mínimo cada visita a 12. Raro que un paciente requiera visitas de 4 por mes para manejar incluso el dolor crónico avanzado o complicado.) Los clínicos deben monitorear rutinariamente el cambio en el dolor / función de un paciente para determinar la conveniencia de la atención continua. Una reevaluación apropiada debe ser completada como mínimo cada visita de 12. La reevaluación puede indicarse más frecuentemente en caso de que un paciente reporte un cambio sustancial o inesperado en los síntomas y / o haya una base para determinar la necesidad de cambio en el plan / objetivos de tratamiento.

Planificación del tratamiento del dolor crónico programado en curso

Cuando el dolor y / o la disfunción de ADL excede la capacidad del paciente de autogenerarse, la necesidad médica de la atención debe ser documentada y el plan de tratamiento de atención crónica alterado adecuadamente.

Los patrones de recuperación del paciente varían dependiendo de los grados de exacerbaciones. Los episodios de exacerbación leve pueden ser manejables con las visitas a la oficina de 1-6 dentro de un plan de tratamiento de atención crónica. No hay un efecto lineal entre la intensidad de la exacerbación y el tiempo hasta la recuperación.

Los episodios de exacerbación moderada y severa dentro de un plan de tratamiento de cuidados crónicos requieren recomendaciones de cuidados agudos y manejo de casos.12

Algoritmos

La Figura 6 resume las vías para el manejo quiropráctico del dolor lumbar.

fig d

Figura 6

Algoritmos para el manejo quiropráctico de LBP.

Discusión

Con el establecimiento por parte de la profesión quiropráctica del CCGPP para facilitar el desarrollo de las mejores prácticas, finalmente se publicaron 3 pautas que abordan el manejo de los trastornos lumbares.9, 10, 12 Esto puso en marcha un esfuerzo para mejorar los métodos clínicos al reducir la variación en patrones de tratamiento quiropráctico que durante mucho tiempo no han sido abordados por ninguna otra guía oficial basada en la evidencia y basada en el consenso.16, 54, 55, 62, 63,72 El enfoque para el desarrollo de estas recomendaciones ha sido evolutivo para guiar a la profesión hacia la utilización de métodos clínicos más basados ​​en la evidencia destinados a mejorar los resultados de los pacientes. Históricamente, esto también explica por qué la guía inicial para la espalda baja, publicada en 2008, requirió 2 guías adicionales posteriores para ampliar las condiciones agudas y crónicas. Esto fue práctico para introducir orientación adicional de manera escalonada.

El enfoque de estas recomendaciones se ha centrado en el paciente y no en el médico. Las prácticas y técnicas que no han demostrado una eficacia superior en estudios publicados pueden utilizarse como enfoques alternativos a aquellos métodos que tienen evidencia más sólida. Ninguna otra guía ha sido específica para este propósito dentro de la profesión quiropráctica y ha sido respaldada de manera tan amplia, lo que hace que esta guía sea única. También es importante considerar que las pautas específicas para otras profesiones pueden incluir o no enfoques clínicos que no informan mejor el manejo quiropráctico de los trastornos lumbares. Aunque es importante considerar la evidencia producida bajo los auspicios de otras profesiones, también es importante considerar si esta evidencia informa un enfoque de atención conservador. Por ejemplo, desde un punto de vista quiropráctico, los enfoques de tratamiento quirúrgico y farmacológico generalmente se consideran más invasivos y deben considerarse enfoques de segunda y tercera línea para el tratamiento de los trastornos lumbares. Por eso creemos que son importantes las pautas profesionales específicas del alcance y el enfoque de una profesión para intervenir en el curso natural de la enfermedad.

Es responsabilidad de una profesión actualizar periódicamente las pautas para garantizar la coherencia con los nuevos hallazgos de la investigación y la experiencia clínica posterior. Como tal, se llevó a cabo una revisión de la literatura actualizada y se revisaron las guías de mejores prácticas anteriores. La evidencia revisada ha informado varias recomendaciones nuevas importantes para esta guía actualizada. Por ejemplo, la evidencia nos informa que el uso rutinario de estudios de imágenes radiográficas no es lo mejor para la mayoría de los pacientes con dolor lumbar inespecífico53, 55.Sin embargo, puede haber excepciones a esto basadas en la historia y las características de la exploración clínica. Se advierte a los médicos quiroprácticos que con frecuencia lo mejor para los pacientes es seleccionar enfoques de métodos manuales que no se basen en radiografías para determinar el método de manipulación o ajuste.69 Además, no es lo mejor para el paciente que el DC para utilizar las técnicas quiroprácticas menos fundamentadas en la evidencia como su enfoque de primera línea sobre aquellas en las que la evidencia es más sólida.

Al agregar nuevas recomendaciones importantes, es útil observar que la síntesis actualizada de la literatura no requirió en última instancia muchos otros cambios de las recomendaciones de la guía original. Los cambios reflejados en esta actualización actual fueron los siguientes: (1) una breve descripción de los elementos clave que deberían incluirse de manera estándar durante una discusión sobre el consentimiento informado; (2) la recomendación de que radiografías de rutina, otras imágenes y otras pruebas diagnósticas no se recomiendan para pacientes con LBP inespecífica (junto con recomendaciones para cuando estos estudios deben ser considerados); (3) recomendación de que la jerarquía de los métodos clínicos utilizados en la atención de los pacientes en general debe corresponder al nivel de apoyo de la evidencia existente, (4) aclaraciones adicionales sobre el uso limitado de modalidades terapéuticas y apoyos lumbares que refleja las preferencias del paciente con la intención de facilitar mejor el cambio de cuidado pasivo a activo y no dependencia de modalidades pasivas con evidencia limitada de eficacia; (5) de que aunque la gama de pruebas de movimiento puede ser clínicamente útil como parte del examen físico para evaluar la movilidad regional, la evidencia no apoya su fiabilidad en la determinación del estado funcional; Y (6) la inclusión de un breve resumen de la evidencia que informa el riesgo de manipulación versus la evaluación del beneficio.

Aunque esta revisión contempla nuevas orientaciones sobre áreas de práctica clave, no se espera que estas nuevas recomendaciones se apliquen necesariamente a cada paciente visto por un DC.

De manera similar, con respecto a las recomendaciones de dosis (es decir, la frecuencia y duración del tratamiento) dentro de esta guía, la dosis debe modificarse para adaptarse a las necesidades individuales del paciente. Por ejemplo, la mayoría de los pacientes con dolor crónico pueden autocontrolarse, pueden manejarse en breves ráfagas episódicas de atención o requieren atención continua en 1-2 visitas por mes, para ser reevaluados como mínimo cada 12 visitas. Es raro que un paciente requiera 4 visitas por mes para controlar el dolor crónico avanzado o complicado. Por lo tanto, es importante considerar las recomendaciones de esta guía para la frecuencia de las visitas como rangos en lugar de números específicos. Además, con respecto a las evaluaciones continuas para evaluar la efectividad del tratamiento, después de la ronda inicial de hasta 6 visitas, se debe realizar una breve evaluación para evaluar el progreso de la atención. Tales reevaluaciones, como mínimo, deben incluir la evaluación de factores subjetivos y / u objetivos. Estos pueden incluir el uso de escalas de dolor como la escala analógica visual, la escala de calificación numérica, diagramas de dolor y / o medidas de AVD validadas, como el índice revisado de discapacidad de espalda de Oswestry, el índice de discapacidad de espalda de Roland Morris, RAND 36 o la discapacidad de Bournemouth Cuestionario. Se pueden considerar pruebas ortopédicas / neurológicas adicionales según el caso.

Nada en esta guía debe ser interpretado como diciendo que los pacientes nunca deben tener una imagen ordenada basada en el examen y el juicio clínico. Del mismo modo, la conclusión no debe ser que cada paciente sólo debe recibir métodos de tratamiento con el más alto nivel de evidencia. Es la recomendación de esta guía que la imagen y los métodos clínicos tienen evidencia para informar su uso. Además, los pacientes deben ser informados cuando su atención parece requerir un ensayo de una estrategia alternativa, menos informada por la evidencia.

En cuanto a la evidencia utilizada para apoyar estas pautas, la mayoría de los ensayos clínicos tienen una duración limitada y por lo general reflejan una población objetivo de pacientes que no es necesariamente representativa de todos los pacientes encontrados en la práctica estándar. Los pacientes poseen características que incluyen factores de riesgo (es decir, edad, antecedentes de episodios previos de LBP, etc) y otras características clínicas que no fueron específicamente evaluados en ensayos clínicos. Por lo tanto, es importante ver las guías de práctica en este contexto y que un enfoque 1-size-fits-all no se ajuste a todos los pacientes. Es el juicio colectivo de CCGPP, los panelistas de Delphi, y los autores que la variación inexplicable e innecesaria en los patrones de tratamiento para presentaciones estándar de LBP inespecífico, sin considerar o utilizar la mejor evidencia, no necesariamente conducirá a mejoras en los métodos clínicos y mejora del paciente Los resultados.

Estudios futuros

El trabajo de desarrollar y mejorar las directrices es una tarea interminable y que requiere mucho tiempo. Por lo tanto, los autores han sugerido áreas de manejo de pacientes que deben considerarse en futuras revisiones. Tres áreas sugeridas durante el proceso de revisión del manuscrito fueron (1) orientación sobre la evidencia del valor de descanso limitado en diversas fases de recuperación en toda la gama de trastornos de la espalda baja, (2) orientación más detallada sobre lo que los hallazgos de la historia A la obtención de imágenes, y (3) revisión de la literatura que describe los esfuerzos para desarrollar métodos de evaluación y herramientas para caracterizar los predictores de los resultados e informar a la selección y una mayor normalización de los métodos clínicos.73, 74 Dos áreas de enfoque para futuras actualizaciones también son fuertemente recomendados por Los coautores también. El primero se refiere a tratar de lograr una comprensión más detallada de la jerarquía de las técnicas de quiropráctica que se debe utilizar sobre la base de diversas presentaciones de pacientes arquetípicos a través de la gama de trastornos de la espalda baja. Esto requeriría revisar la investigación comparativa de cabeza a cabeza para determinar la eficacia relativa de los métodos clínicos usando técnicas de quiropráctica específicas.

Los autores reconocen que algunas medidas de resultado heredadas utilizadas en la práctica clínica y en los ensayos clínicos no se desarrollaron específicamente con pacientes que pueden estar interesados ​​en priorizar los enfoques de atención conservadora primero. Además, debido a que la capacidad de una medida para detectar cambios y una diferencia clínicamente mínima importante (CMID) está relacionada directamente con la población objetivo y las características contextuales, es poco probable que exista un valor de CMID monolítico para una herramienta de evaluación de resultados clínicos (incluida la clasificación del paciente medidas de resultado) en todos los contextos de uso y cohortes de pacientes. Es más probable que haya un rango en las estimaciones de CMID que difiera entre las distintas cohortes de pacientes y contextos de ensayos clínicos.75 La profesión quiropráctica se ha basado en instrumentos que son menos sensibles a los cambios en los tipos de riesgos, efectos adversos, síntomas e impactos que los pacientes quiroprácticos podrían considerar más importante. Esto incluye los beneficios de evitar los riesgos y eventos adversos asociados con el uso de medicamentos y las intervenciones quirúrgicas. Como tal, se recomienda una revisión integral para determinar la evidencia para el uso de estos instrumentos heredados en la práctica, así como, más críticamente, los ensayos clínicos que incluyen la evaluación de los resultados del tratamiento de los trastornos lumbares que incluyen sujetos quiroprácticos. Este tipo de revisión debe incluir miembros que tengan experiencia en la medición de resultados y el desarrollo de instrumentos de resultados de novo informados por los pacientes. Por último, es necesario explorar constantemente un horizonte cada vez más amplio de áreas nuevas y en curso de investigación relacionada en busca de aprendizajes actualizados y aplicables, como una mejor comprensión de la interacción entre la anatomía funcional (por ejemplo, muscular y fascial) y la generación de dolor lumbar.76 , 77

Limitaciones

Esta directriz no abordó varias cuestiones importantes en las que deberían centrarse los esfuerzos futuros, entre ellas las siguientes: las cuestiones importantes de las recomendaciones apropiadas sobre el descanso limitado; Orientación sobre cómo los DC deben evaluar los hallazgos de la historia que podrían requerir imágenes; Revisión ampliada y evaluación de la eficacia comparativa de las técnicas de manipulación de la quiropráctica; Y una revisión a gran escala de las medidas de resultado utilizadas por los quiroprácticos y los investigadores de quiropráctica para evaluar la idoneidad de las medidas de legado, así como la solidez de su CMID informado en el contexto de las poblaciones tratadas con frecuencia por los quiroprácticos.78, 79, 80

Nuestro panel de Delphi puede no haber representado el espectro más amplio de DCs en términos de filosofía y enfoque a la práctica. Además, esta guía es más aplicable a la práctica quiropráctica en los Estados Unidos. Los aportes de otras profesiones estuvieron presentes, pero también se limitaron a los miembros de 4 de otras profesiones (acupuntura, masoterapia, medicina y fisioterapia). Sin embargo, el panel tenía diversidad geográfica y estaba claramente basado en la experiencia práctica con 33 de los panelistas de 37 en la práctica un promedio de 27 años.

Otra limitación se refiere a la bibliografía incluida en la revisión sistemática, que se extendió hasta febrero 2014 para proporcionar tiempo para la implementación del proyecto. Es posible que los artículos hayan sido inadvertidamente excluidos. Una cuestión importante relacionada con la literatura es que las cuestiones de gran importancia práctica, como la determinación de procedimientos y protocolos óptimos para pacientes específicos, aún no tienen suficiente evidencia de alta calidad para hacer recomendaciones detalladas. Un ejemplo de esto es el uso de una amplia variedad de técnicas de manipulación por los DCs, 19even aunque la mayoría de los ensayos aleatorios utilizan sólo HVLA manipulación, debido a los requisitos del diseño del estudio para la uniformidad de la intervención. A medida que la base de evidencia para las técnicas de manipulación crece y amplía su alcance, es esencial que las GPC continúen actualizándose en respuesta a nuevas pruebas. Aunque los autores no se encargaron de la responsabilidad de desarrollar un plan de difusión formal, el CCGPP está desarrollando uno para coordinar con el momento de la publicación de esta guía.

Finalmente, cualquier recomendación de la guía está limitada por aquellos que usarían declaraciones parciales, fuera de contexto, para justificar una decisión de tratamiento, utilización y / o reembolso. Es fundamental para el uso apropiado de este CPG que las recomendaciones no se malinterpreten al ser sacadas de contexto por el uso de declaraciones parciales. Para evitar esta práctica, recomendamos encarecidamente que cuando se use una cita de esta guía, se incluya un párrafo entero para contextualizar la recomendación que se cita.

Conclusión

Esta publicación es una actualización de las recomendaciones de mejores prácticas para el manejo quiropráctico del dolor lumbar.9, 10, 12 Esta guía resume las recomendaciones a lo largo de la atención continua desde aguda hasta crónica y ofrece a la profesión quiropráctica y a otras partes interesadas clave una evidencia actualizada: y experiencia en la práctica clínica: recurso informado que describe los enfoques de las mejores prácticas para el tratamiento de pacientes con dolor lumbar.

Fuentes de financiación y conflictos de intereses

Todos los autores y panelistas participaron sin compensación de ninguna organización. La Universidad Logan hizo una contribución en especie al proyecto al permitir que los Dres. Hawk y Kaeser y la Sra. Anderson y Walters para dedicar una parte de su tiempo de trabajo a este proyecto. La Universidad de Western States también brindó apoyo en especie durante una parte del tiempo del Dr. Hawk. El Dr. Farabaugh ocupa actualmente el cargo de Director Nacional de Medicina Física del Grupo de Integración Médica Avanzada, LP. El Dr. Morris es un miembro de la facultad de posgrado de la Universidad Nacional de Ciencias de la Salud y tiene acceso a los recursos de la biblioteca. No se informaron conflictos de intereses para este estudio.

Información de contribución

  • Desarrollo del concepto (idea proporcionada para la investigación): CH, GG, CM, WW, GB
  • Diseño (planificado los métodos para generar los resultados): CH, GG
  • Supervisión (desde supervisión, responsable de organización e implementación, redacción del manuscrito): CH, GG, CM
  • Recolección / procesamiento de datos (responsable de experimentos, manejo de pacientes, organización o datos de reporte): CH
  • Análisis / interpretación (responsable del análisis estadístico, evaluación y presentación de los resultados): CH, GG, CM, GB
  • Búsqueda de literatura (realizada la búsqueda bibliográfica): CH, MK, SW, RF, GG, CM
  • Escritura (responsable de escribir una parte sustantiva del manuscrito): CH, RF, GG, CM, WW, GB
  • Revisión crítica (manuscrito revisado para contenido intelectual, esto no se relaciona con la ortografía y la comprobación gramatical): CH, MK, SW, RF, MD, GG, CM, WW, MD, GB, TA

Acknowledgment

Los autores agradecen a Michelle Anderson, coordinadora del proyecto, que se aseguró de que todas las comunicaciones se completaran de manera fluida y oportuna. Los expertos, que se enumeran a continuación, que sirvieron en el panel de Delphi hicieron este proyecto posible donando generosamente su experiencia y juicio clínico.

Panelistas de la Universidad de Logan que desarrollaron el documento de semillas que sirvió de base para el proceso de consenso: Robin McCauley Bozark, DC; Karen Dishauzi, DC, MEd; Krista Gerau, DC; Edward Johnnie, DC; Aimee Jokerst, DC; Jeffrey Kamper, DC; Norman Kettner, DC; Janine Ludwinski, DC; Donna Mannello, DC; Anthony Miller, DC; Patrick Montgomery, DC; Michael J. Wittmer, DC. Muriel Perillat, DC, MS, Logan Decano de Clínicas, también proporcionó una revisión independiente del documento.

Delphi panelistas para el proceso de consenso: Charles Blum, DC; Bryan Bond, DC; Jeff Bonsell, DC; Jerrilyn Cambron, LMT, DC, MPH, PhD; Joseph Cipriano, DC; Mark Cotney, DC; Edward Cremata, DC; Don Cross, DC; Donald Dishman, DC; Gregory Doerr, DC; Paul Dougherty, DC; Joseph Ferstl, DC; Anthony Q. Hall, DC; Michael W. Hall, DC; Robert Hayden, DC, PhD; Kathryn Hoiriis, DC; Lawrence Humberstone, DC; Norman Kettner, DC; Robert Klein, DC; Kurt Kuhn, DC, PhD; Guillermo Lauretti, DC; Gene Lewis, DC, MPH; John Lockenour, DC; James McDaniel, DC; Martha Menard, PhD, LMT; Angela Nicholas, DC; Mariangela Penna, DC; Dan Spencer, DC; Albert Stabile, DC; John Stites, DC; Kasey Sudkamp, ​​DPT; Leonard Suiter, DC; John Ventura, DC; Sivarama Vinjamury, MD, MAOM, MPH, LAc; Jeffrey Weber, MA, DC; Gregory Yoshida, MD.

Referencias

  1. Meeker, S HW. Quiropráctica: una profesión en la encrucijada de la medicina convencional y alternativa. Ann Intern Med. 2002; 136: 216 227
  2. Coulter, I. Los papeles de la filosofía y los sistemas de creencias en la atención de la salud complementaria y alternativa.in: Ponencia presentada en: Conferencia sobre la Filosofía de la Educación Quiropráctica 2000; Toronto. ; 2000
  3. LeFebvre, R, Peterson, D, y Haas, M. Práctica basada en la evidencia y atención quiropráctica. JEBCAM. 2013; 18: 75 79
  4. Triano, J y Raley, B. La quiropráctica en la práctica del equipo interdisciplinario. Arriba Clin Chiropr. 1994; 1: 58 66
  5. Triano, JJ. Síntesis de literatura para el Council on Chiropractic Guidelines and Practice Parameters: metodología. J Manipulative Physiol Ther. 2008; 31: 645 650
  6. Triano, JJ. ¿Qué constituye evidencia de las mejores prácticas? J Manipulative Physiol Ther. 2008; 31: 637 643
  7. Triano, JJ, Goertz, C, Weeks, J et al. Quiropráctica en América del Norte: hacia un plan estratégico para la renovación profesional, resultados de la Conferencia de Planificación Estratégica Quiropráctica de 2006. J Manipulative Physiol Ther. 2010; 33: 395 405
  8. Lawrence, DJ, Meeker, W, Branson, R et al. Manejo quiropráctico del dolor lumbar y las quejas de las piernas relacionadas con la espalda baja: una síntesis de la literatura. J Manipulative Physiol Ther. 2008; 31: 659 674
  9. Globe, GA, Morris, CE, Whalen, WM, Farabaugh, RJ y Hawk, C. Manejo quiropráctico de los trastornos lumbares: informe de un proceso de consenso. J Manipulative Physiol Ther. 2008; 31: 651 658
  10. B, G, Farabaugh, RJ, Augat, TJ y Hawk, C. Algoritmos para el manejo quiropráctico del dolor agudo y crónico relacionado con la columna vertebral. Top Integr Health Care. 2012; 3
  11. Dehen, MD, Whalen, WM, Farabaugh, RJ y Hawk, C. Terminología de consenso para las etapas de la atención: aguda, crónica, recurrente y de bienestar. J Manipulative Physiol Ther. 2010; 33: 458 463
  12. Farabaugh, RJ, Dehen, MD y Hawk, C. Manejo de afecciones crónicas relacionadas con la columna vertebral: recomendaciones de consenso de un panel multidisciplinario. J Manipulative Physiol Ther. 2010; 33: 484 492
  13. Sackett, DL, Rosenberg, WM, Gray, JA, Haynes, RB y Richardson, WS. Medicina basada en evidencias: qué es y qué no es. BMJ. 1996; 312: 71 72
  14. Sackett, DL, Straus, SE, Richardson, WS y col. Medicina basada en evidencias: cómo practicar y enseñar MBE. 2a ed. Iglesia Livingston, Edimburgo; 2000
  15. Slaughter, AL, Frith, K, O'Keefe, L, Alexander, S y Stoll, R. Promoción de las mejores prácticas para el manejo del dolor lumbar agudo en un entorno ocupacional. Seguridad en la salud en el lugar de trabajo. 2015; 63: 408 414
  16. Haldeman, S y Dagenais, S. ¿Qué hemos aprendido sobre el tratamiento del dolor lumbar crónico basado en pruebas? Spine J. 2008; 8: 266 277
  17. Clar, C, Tsertsvadze, A, Court, R, Hundt, GL, Clarke, A y Sutcliffe, P. Eficacia clínica de la terapia manual para el manejo de las afecciones musculoesqueléticas y no musculoesqueléticas. Hombre de Chiropr. 2014; 22: 12
  18. Consejo de Educación Quiropráctica. Estándares, principios, procesos y requisitos de acreditación para la acreditación. (Scottsdale, AZ); 2013
  19. Christensen, M, Kollasch, M, y Hyland, JK. Análisis de la práctica de la quiropráctica. NBCE, Greeley, CO; 2010
  20. Bronfort, G, Haas, M, Evans, R, Leiniger, B, y Triano, J. Eficacia de las terapias manuales: el informe de evidencia del Reino Unido. Chiropr Osteópata. 2010; 18: 3
  21. Hawk, C, Schneider, M, Evans, MW y Redwood, D. Proceso de consenso para desarrollar un documento de mejores prácticas sobre el papel de la atención quiropráctica en la promoción de la salud, la prevención de enfermedades y el bienestar. J Manipulative Physiol Ther. 2012; 35: 556 567
  22. Hawk, C, Khorsan, R, Lisi, AJ, Ferrance, RJ y Evans, MW. Atención quiropráctica para afecciones no musculoesqueléticas: una revisión sistemática con implicaciones para la investigación de sistemas completos. J Altern Complement Med. 2007; 13: 491 512
  23. Hawk, C, Schneider, M, Dougherty, P, Gleberzon, BJ y Killinger, LZ. Recomendaciones de mejores prácticas para la atención quiropráctica para adultos mayores: resultados de un proceso de consenso. J Manipulative Physiol Ther. 2010; 33: 464 473
  24. Hawk, C, Schneider, M, Ferrance, RJ, Hewitt, E, Van Loon, M y Tanis, L. Recomendaciones de mejores prácticas para la atención quiropráctica de bebés, niños y adolescentes: resultados de un proceso de consenso. J Manipulative Physiol Ther. 2009; 32: 639 647
  25. Schneider, M, Vernon, H, Ko, G, Lawson, G y Perera, J. Manejo quiropráctico del síndrome de fibromialgia: una revisión sistemática de la literatura. J Manipulative Physiol Ther. 2009; 32: 25 40
  26. Vernon, H y Schneider, M. Manejo quiropráctico de los puntos gatillo miofasciales y el síndrome de dolor miofascial: una revisión sistemática de la literatura. J Manipulative Physiol Ther. 2009; 32: 14 24
  27. Pfefer, MT, Cooper, SR y Uhl, NL. Manejo quiropráctico de la tendinopatía: una síntesis de la literatura. J Manipulative Physiol Ther. 2009; 32: 41 52
  28. Brantingham, JW, Bonnefin, D, Perle, SM y col. Terapia de manipulación para afecciones de las extremidades inferiores: actualización de una revisión de la literatura. J Manipulative Physiol Ther. 2012; 35: 127 166
  29. Brantingham, JW, Cassa, TK, Bonnefin, D et al. Terapia manipuladora para el dolor y los trastornos del hombro: expansión de una revisión sistemática. J Manipulative Physiol Ther. 2011; 34: 314 346
  30. Brantingham, JW, Cassa, TK, Bonnefin, D et al. Terapia manipuladora y multimodal para los trastornos temporomandibulares y de las extremidades superiores: una revisión sistemática. J Manipulative Physiol Ther. 2013; 36: 143 201
  31. Brantingham, JW, Globe, G, Pollard, H, Hicks, M, Korporaal, C, y Hoskins, W. Terapia manipulativa para afecciones de las extremidades inferiores: expansión de la revisión de la literatura. J Manipulative Physiol Ther. 2009; 32: 53 71
  32. Brantingham, JW, Parkin-Smith, G, Cassa, TK y col. Terapia manual y manipulativa de cadena cinética completa más ejercicio en comparación con terapia manual y manipulativa dirigida más ejercicio para la osteoartritis sintomática de la cadera: un ensayo controlado aleatorio. Arch Phys Med Rehabil. 2012; 93: 259 267
  33. Becker, M, Neugebauer, EA y Eikermann, M. La actualización parcial de las guías de práctica clínica a menudo tiene más sentido que la actualización completa: una revisión sistemática de los métodos y el desarrollo de un procedimiento de actualización. J Clin Epidemiol. 2014; 67: 33 45
  34. Shekelle, P, Woolf, S, Grimshaw, JM, Schunemann, HJ, y Eccles, MP. Desarrollar pautas de práctica clínica: revisar, informar y publicar directrices; Actualizar directrices; Y los problemas emergentes de mejorar la aplicabilidad de las directrices y de dar cuenta de las enfermedades comórbidas en el desarrollo de las directrices. Implementar Sci. 2012; 7: 62
  35. El Consenso AGREE Next Steps. Evaluación de las directrices para la investigación y la evaluación II. ([Ontario, Canadá]); 2013
  36. Moher, D, Liberati, A, Tetzlaff, J, Altman, DG y Grupo, P. Elementos de reporte preferidos para revisiones sistemáticas y metanálisis: la declaración PRISMA. BMJ. 2009; 339: b2535
  37. Dagenais, S, Gay, RE, Tricco, AC, Freeman, MD y Mayer, JM. Conceptos contemporáneos de NASS en el cuidado de la columna vertebral: terapia de manipulación espinal para el dolor lumbar agudo. Spine J. 2010; 10: 918 940
  38. Dagenais, S, Tricco, AC y Haldeman, S. Síntesis de recomendaciones para la evaluación y el tratamiento del dolor lumbar de las guías de práctica clínica recientes. Spine J. 2010; 10: 514 529
  39. Furlan, AD, Yazdi, F, Tsertsvadze, A et al. Terapias complementarias y alternativas para el dolor de espalda II.Evid Rep Technol Assess (Full Rep). 2010; : 1 764
  40. Goertz, CM, Pohlman, KA, Vining, RD, Brantingham, JW y Long, CR. Resultados centrados en el paciente de la manipulación espinal de alta velocidad y baja amplitud para el dolor lumbar: una revisión sistemática. J Electromyogr Kinesiol. 2012; 22: 670 691
  41. Hidalgo, B, Detrembleur, C, Hall, T, Mahaudens, P y Nielens, H. La eficacia de la terapia manual y el ejercicio para las diferentes etapas del dolor lumbar inespecífico: una actualización de revisiones sistemáticas. J Man Manip Ther. 2014; 22: 59 74
  42. Koes, BW, van Tulder, M, Lin, CW, Macedo, LG, McAuley, J y Maher, C. Una descripción general actualizada de las pautas clínicas para el tratamiento del dolor lumbar inespecífico en la atención primaria. Eur Spine J. 2010; 19: 2075 2094
  43. McIntosh, G y Hall, H. Dolor de espalda (agudo). BMJ Clin Evid. 2011; 2011
  44. Posadzki, P y Ernst, E. Manipulaciones espinales para dolores de cabeza cervicogénicos: una revisión sistemática de ensayos clínicos aleatorios. Dolor de cabeza. 2011; 51: 1132 1139
  45. Rubinstein, SM, Terwee, CB, Assendelft, WJ, de Boer, MR y van Tulder, MW. Terapia de manipulación espinal para el dolor lumbar agudo: una actualización de la revisión Cochrane. Columna vertebral (Phila Pa 1976). 2013; 38: E158 E177
  46. Rubinstein, SM, van Middelkoop, M, Assendelft, WJ, de Boer, MR y van Tulder, MW. Terapia de manipulación espinal para el dolor lumbar crónico: una actualización de una revisión Cochrane. Columna vertebral (Phila Pa 1976). 2011; 36: E825 E846
  47. Haas, M, Vavrek, D, Peterson, D, Polissar, N y Neradilek, MB. Dosis-respuesta y eficacia de la manipulación espinal para la atención del dolor lumbar crónico: un ensayo controlado aleatorio. Spine J. 2014; 14: 1106 1116
  48. Senna, MK y Machaly, SA. ¿La terapia de manipulación espinal mantenida para el dolor lumbar inespecífico crónico da como resultado un mejor resultado a largo plazo? Columna vertebral (Phila Pa 1976). 2011; 36: 1427 1437
  49. von Heymann, WJ, Schloemer, P, Timm, J y Muehlbauer, B. Manipulación espinal de alta velocidad y baja amplitud en el dolor lumbar agudo inespecífico: un ensayo controlado aleatorio doble ciego en comparación con diclofenaco y placebo. Columna vertebral (Phila Pa 1976). 2013; 38: 540 548
  50. Walker, BF, Hebert, JJ, Stomski, NJ, Losco, B y French, SD. Atención quiropráctica habitual a corto plazo para el dolor de columna: un ensayo controlado aleatorio. Columna vertebral (Phila Pa 1976). 2013; 38: 2071 207
  51. Ernst, E. Manipulación espinal quiropráctica: ¿qué muestra la "mejor" evidencia ?. Enfoque Alternativo Complemento Ther. 2012; 17: E463 E472
  52. Menke, JM. ¿Las terapias manuales ayudan con el dolor lumbar? Un metanálisis de efectividad comparativa.Spine (Phila Pa 1976). 2014; 39: E463 E472
  53. Chou, R, Fu, R, Carrino, JA y Deyo, RA. Estrategias de imagenología para el dolor lumbar: revisión sistemática y metanálisis. Lanceta. 2009; 373: 463 472
  54. Chou, R y Huffman, LH. Terapias no farmacológicas para el dolor lumbar agudo y crónico: una revisión de la evidencia de una guía de práctica clínica de la American Pain Society / American College of Physicians. Ann Intern Med. 2007; 147: 492 504
  55. Chou, R, Qaseem, A, Snow, V y col. Diagnóstico y tratamiento del dolor lumbar: una guía de práctica clínica conjunta del American College of Physicians y la American Pain Society. Ann Intern Med. 2007; 147: 478 491
  56. Chou, WC, Tinetti, ME, King, MB, Irwin, K y Fortinsky, RH. Percepciones de los médicos sobre las barreras y los facilitadores para integrar la evaluación y el manejo del riesgo de caídas en la práctica. J Gen Intern Med. 2006; 21: 117 122
  57. Guzman, J, Haldeman, S, Carroll, LJ et al. Implicaciones en la práctica clínica del grupo de trabajo de los huesos y las articulaciones de la década 2000-2010 sobre el dolor de cuello y sus trastornos asociados: desde conceptos y hallazgos hasta recomendaciones. Columna vertebral. 2008; 33: S199 S213
  58. Haas, M, Bronfort, G y Evans, RL. Investigación clínica quiropráctica: avances y recomendaciones. J Manipulative Physiol Ther. 2006; 29: 695 706
  59. Haas, M, Jacobs, GE, Raphael, R y Petzing, K. Evaluación de la medición del resultado del dolor lumbar en clínicas de enseñanza quiropráctica: capacidad de respuesta y aplicabilidad de dos cuestionarios de discapacidad funcional. J Manipulative Physiol Ther. 1995; 18: 79 87
  60. Haas, M, Sharma, R y Stano, M. Rentabilidad de la atención médica y quiropráctica para el dolor lumbar agudo y crónico. J Manipulative Physiol Ther. 2005; 28: 555 563
  61. Haldeman, S, Carroll, L, Cassidy, JD, Schubert, J y Nygren, A. El grupo de trabajo de la década de los huesos y las articulaciones 2000-2010 sobre el dolor de cuello y sus trastornos asociados: resumen ejecutivo. Columna vertebral (Phila Pa 1976). 2008; 33: S5 S7
  62. En: S Haldeman, D Chapman-Smith, DJ Petersen (Eds.) Directrices para la garantía de calidad quiropráctica y los parámetros de la práctica. Aspen Publishers, Gaithersburg, MD; 1993
  63. Haldeman, S y Dagenais, S. Un enfoque de supermercado para el tratamiento del dolor lumbar crónico basado en pruebas. Spine J. 2008; 8: 1 7
  64. Fitch, K, Bernstein, SJ, Aquilar, MS et al. El manual del usuario de RAND UCLA Appropriateness Method.RAND Corp., Santa Monica, CA; 2003
  65. Asociación Médica de Estados Unidos. Guía para la evaluación de la discapacidad permanente. 6.a edición de la Asociación Médica Estadounidense, Chicago; 2008
  66. Schneider, M, Haas, M, Glick, R, Stevans, J y Landsittel, D. Comparación de los métodos de manipulación espinal y la atención médica habitual para el dolor lumbar agudo y subagudo: un ensayo clínico aleatorizado Spina (Phila Pa 1976). 2015; 40: 209 217
  67. Instituto Nacional de Excelencia en Salud y Atención. Tratamiento precoz del dolor lumbar persistente no específico. NICE, Reino Unido; 2009
  68. Van Duijvenbode, I, Jellema, P, van Poppel, MN, y van Tulder, MW. Soportes lumbares para la prevención y tratamiento del dolor lumbar. Cochrane Database Sistema Rev. 2011; : CD001823
  69. Triano, J, Budgell, B, Bagnulo, A et al. Revisión de los métodos utilizados por los quiroprácticos para determinar el sitio de aplicación de la manipulación. Hombre de Chiropr. 2013; 21: 36
  70. Carnes, D, Mars, TS, Mullinger, B, Froud, R y Underwood, M. Eventos adversos y terapia manual: una revisión sistemática. Hombre Ther. 2010; 15: 355 363
  71. Dabbs, V y Lauretti, WJ. Una evaluación del riesgo de la manipulación cervical frente a los AINE para el tratamiento del dolor de cuello. J Manipulative Physiol Ther. 1995; 18: 530 536
  72. Boswell, MV, Trescot, AM, Datta, S et al. Técnicas intervencionistas: guías de práctica basadas en la evidencia en el manejo del dolor espinal crónico. Médico del dolor. 2007; 10: 7 111
  73. Deyo, RA, Dworkin, SF, Amtmann, D et al. Informe del grupo de trabajo de los NIH sobre estándares de investigación para el dolor lumbar crónico. Columna vertebral (Phila Pa 1976). 2014; 39: 1128 1143
  74. Russell, R. La justificación para el cuidado primario de la columna vertebral empleando caminos biopsicosociales, estratificados y basados ​​en diagnósticos en una clínica pública de la quiropráctica: una revisión de la literatura. ([Acceso en línea sólo 11 p.]) Chiropr Man Ther. 2013; 21
  75. Revicki, D, Hays, RD, Cella, D y Sloan, J. Métodos recomendados para determinar la capacidad de respuesta y las diferencias mínimamente importantes para los resultados informados por el paciente. J Clin Epidemiol. 2008; 61: 102 109
  76. Bush, HM, Pagorek, S, Kuperstein, J, Guo, J, Ballert, KN y Crofford, LJ. La asociación de dolor de espalda crónico e incontinencia urinaria de esfuerzo: un estudio transversal. J Womens Health Phys Ther. 2013; 37: 11 18
  77. Bi, X, Zhao, J, Zhao, L y col. Ejercicio de los músculos del suelo pélvico para el dolor lumbar crónico. J Int Med Res. 2013; 41: 146 152
  78. Parkin-Smith, GF, Norman, IJ, Briggs, E, Angier, E, Wood, TG y Brantingham, JW. Un protocolo estructurado de atención conservadora basada en la evidencia en comparación con la atención habitual para el dolor lumbar agudo inespecífico: un ensayo clínico aleatorizado. Arch Phys Med Rehabil. 2012; 93: 11 20
  79. Peterson, CK, Bolton, J, y Humphreys, BK. Predictores del resultado en pacientes con dolor de cuello sometidos a tratamiento quiropráctico: comparación de pacientes agudos y crónicos. Chiropr Hombre Therap. 2012; 20: 27
  80. Peterson, CK, Bolton, J y Humphreys, BK. Predictores de mejoría en pacientes con dolor lumbar agudo y crónico sometidos a tratamiento quiropráctico. J Manipulative Physiol Ther. 2012; 35: 525 533