El ejercicio más un microbioma saludable equivale a un menor riesgo cardiometabólico

Compartir

Se considera que una microbiota saludable tiene una rica biodiversidad y funciona simbióticamente con su anfitrión para promover el bienestar. Sin embargo, la disbiosis se asocia ampliamente a una multitud de enfermedades gastrointestinales, así como a condiciones cardiometabólicas. Un desequilibrio o ruptura de la homeostasis microbiana puede desencadenar alteraciones metabólicas que reflejan una enfermedad crónica. En consecuencia, los factores ambientales juegan un papel principal en la modulación de la interacción microbiota-huésped. Recientemente, el ejercicio se considera una poderosa influencia en la promoción de un microbioma saludable, lo que resulta en un menor riesgo cardiometabólico.

Todas las enfermedades comienzan en el intestino.

Se ha dicho anteriormente que el microbioma está compuesto por bacterias, virus, protozoos, hongos y arqueas; es un ecosistema que funciona simbióticamente con el anfitrión. Además de esto, el perfil del microbioma de un individuo se establece temprano en la vida y está fuertemente influenciado por la lactancia materna, el parto, la ingesta dietética, el destete y la exposición a diferentes bacterias ambientales. Eventualmente, el microbioma afectará el desarrollo del sistema inmunológico y la fisiopatología de diferentes condiciones.

En consecuencia, la disbiosis comprende una biodiversidad reducida, y la pérdida de bacterias beneficiosas que resulta en el crecimiento excesivo de patógenos oportunistas promueve una disfunción del equilibrio. Además, la permeabilidad intestinal y la sobreproducción de metabolitos tóxicos inducidos por bacterias dan como resultado la translocación de la circulación del huésped. Además, estos patógenos dañinos en la circulación del huésped promueven la inflamación subclínica, induciendo un entorno adecuado para las condiciones gastrointestinales y metabólicas.

Cómo el ejercicio influye en la microbiota

A lo largo de los años, se propuso la hipótesis de que el ejercicio podría ser un poderoso modulador de la microbiota. Sin embargo, solo recientemente los estudios han podido confirmar su interacción. Los estudios en humanos han demostrado que la diversidad de la microbiota aumenta en los atletas en comparación con los controles de edad, sexo y tamaño corporal que no participan en actividades deportivas. En esta misma muestra, los atletas mostraron una mayor representación microbiana de genes involucrados en carbohidratos, aminoácidos y ácidos grasos de cadena corta (AGCC).

A pesar de este y de los emocionantes hallazgos de otros estudios, la inducción de la biodiversidad de la microbiota a través del ejercicio no se entendió completamente. Por lo tanto, es crucial considerar que estos grupos de personas consumían diferentes regímenes dietéticos.

Recientemente, se ha dilucidado que la biodiversidad de la microbiota se correlaciona con la aptitud cardiorrespiratoria en pacientes adultos. Por otro lado, otros estudios han encontrado que la composición corporal, los hábitos dietéticos y la ingesta nutricional son factores de confusión importantes que deben tenerse en cuenta al evaluar la diversidad de la microbiota intestinal.

· Microbiota, ejercicio y composición corporal

Los estudios realizados en humanos sugieren que el ejercicio modifica la microbiota, la producción metabólica y la capacidad funcional. Sin embargo, la composición corporal juega un papel determinante en estas alteraciones.

Un estudio de investigación para demostrar los efectos del ejercicio y la composición corporal en la microbiota intestinal encontró resultados interesantes. Además, este estudio incluyó a 18 participantes delgados y 14 obesos y participó en un entrenamiento de ejercicios supervisado de 6 semanas. Posteriormente, los participantes volvieron a un estilo de vida sedentario. Para observar los resultados, se recolectaron muestras fecales de cada participante antes y después del período de intervención de 6 semanas y después del período de lavado sedentario.

Sujetos delgados frente a sujetos con sobrepeso

En este estudio en particular, las sesiones de entrenamiento fueron supervisadas y consistieron en ejercicios de resistencia. Después de esto, la línea de base comenzó a los 30 minutos y progresó a 60 minutos, de intensidad moderada a vigorosa. En consecuencia, esta intervención resultó en el reconocimiento de que la microbiota intestinal depende del estado de obesidad. Por otro lado, las muestras fecales aumentaron la concentración de ácidos grasos de cadena corta en los participantes delgados, pero no hubo ningún efecto beneficioso en los sujetos obesos. Otro resultado interesante fue que el ejercicio podría modular la producción metabólica de la microbiota y esto aumentó los genes bacterianos que producían niveles elevados de ácidos grasos de cadena corta. Este estudio también encontró que todos los efectos beneficiosos y los cambios inducidos por el ejercicio se invirtieron en el período de descanso sedentario. Para saber más sobre la composición de su cuerpo, visítenos en El Paso Functional Medicine, donde podemos medir su composición corporal.

Hoja de resultados InBody

Ejercicio, microbiota y salud de la mujer

Las enfermedades gastrointestinales como el síndrome del intestino irritable, la colitis ulcerosa y la enfermedad inflamatoria del intestino se encuentran comúnmente en las mujeres. En consecuencia, el tratamiento de estas afecciones tiende a depender de la prescripción de probióticos y prebióticos que resultan en mejoras. Esto aclara que manipular la microbiota intestinal para recuperar el equilibrio microbiano mediante la reducción de la disbiosis es una estrategia terapéutica viable.

Además, un estudio español observó el efecto del ejercicio sobre la microbiota en las mujeres. El escenario particular de este estudio fue que utilizaron las recomendaciones de ejercicio de la Organización Mundial de la Salud y las compararon con la microbiota de las mujeres sedentarias. Para medir los resultados, utilizaron secuenciación del gen rRNA 16s y PCR. Por el contrario, estos autores observaron que esos sujetos activos tenían una mayor abundancia de especies bacterianas promotoras de la salud, incluyendo Faecalibacterium prausnitzii, Roseburia hominis, y Akkermansia muciniphila.

Otra contribución importante de este estudio fue que el porcentaje de grasa corporal de esos sujetos activos fue menor en comparación con sus contrapartes sedentarias. Si bien esto no fue parte de los factores considerados inicialmente, contribuyó a manipular las observaciones finales.

Cuando decimos que eres lo que comes, queremos decir que somos la interacción entre nuestro microbioma, lo que comemos, cómo lo procesa y lo que hacemos. Por tanto, somos el resultado de nuestra simbiosis con nuestro entorno. Sin embargo, la influencia que tiene el microbioma en nuestra salud depende de nuestro gasto cardíaco. En consecuencia, el microbioma puede protegernos del desarrollo de enfermedades cardiometabólicas al reducir la permeabilidad intestinal y mantener un perfil equilibrado. La conclusión general de estos y muchos más estudios es que el microbioma se puede modificar fácilmente, revirtiendo su estado original. Por tanto, depende y refleja nuestros hábitos nutricionales y de estilo de vida.

La simbiosis entre el microbioma intestinal, la salud, la nutrición y el ejercicio refleja en un nivel más profundo la cantidad de conocimientos recopilados a lo largo de los años. Ahora sabemos que el ejercicio no funciona como un diagrama de “energía en energía que sale”, pero ejerce efectos beneficiosos para la salud de manera dinámica. Sin embargo, sus efectos relacionados con el microbioma son más beneficiosos en sujetos delgados que en pacientes obesos. Además, esto no es una excusa para mantener un estilo de vida poco saludable, si tiene sobrepeso. Por otro lado, es un indicador que nos permite saber que su intervención podría necesitar un poco más de ayuda en esta área en particular. ¡Tus objetivos de salud son únicos! - Ana Paola Rodríguez Arciniega, MS

Referencias:

Allen, Jacob M. y col. "El ejercicio altera la composición y función de la microbiota intestinal en humanos delgados y obesos". Med Sci Sports Exerc 50.4 (2018): 747-57.

Bressa, C. y col. "Diferencias en el perfil de la microbiota intestinal entre mujeres con un estilo de vida activo y mujeres sedentarias". PLoS ONE 12.2 (2017): e0171352.

Enlaces y recursos adicionales en línea (disponibles 24 horas al día, 7 días a la semana)

Citas o consultas en línea: https://bit.ly/Book-Online-Appointment

Formulario de admisión de accidentes / lesiones físicas en línea: https://bit.ly/Fill-Out-Your-Online-History

Evaluación de medicina funcional en línea: https://bit.ly/functionmed

Aviso legal

La información contenida en este documento no pretende reemplazar una relación personal con un profesional de la salud calificado, un médico licenciado y no un consejo médico. Lo alentamos a que tome sus propias decisiones de atención médica en función de su investigación y asociación con un profesional de atención médica calificado. Nuestro alcance de información se limita a quiropráctica, musculoesquelético, medicamentos físicos, bienestar, problemas de salud sensibles, artículos, temas y discusiones de medicina funcional. Ofrecemos y presentamos colaboración clínica con especialistas de una amplia gama de disciplinas. Cada especialista se rige por su ámbito de práctica profesional y su jurisdicción de licencia. Usamos protocolos funcionales de salud y bienestar para tratar y apoyar la atención de lesiones o trastornos del sistema musculoesquelético. Nuestros videos, publicaciones, temas, temas e ideas cubren asuntos clínicos, problemas y temas que se relacionan y respaldan, directa o indirectamente, nuestro alcance clínico de práctica. * Nuestra oficina ha hecho un intento razonable de proporcionar citas de apoyo y ha identificado el estudio de investigación relevante o los estudios que respaldan nuestras publicaciones. Proporcionamos copias de los estudios de investigación de respaldo disponibles para las juntas reguladoras y el público a pedido. Entendemos que cubrimos asuntos que requieren una explicación adicional de cómo puede ayudar en un plan de atención o protocolo de tratamiento en particular; por lo tanto, para discutir más a fondo el tema anterior, no dude en preguntar al Dr. Alex Jimenez o contáctenos 915-850-0900 Lee mas…

Dr. Alex Jimenez DC, MSACP, CCST, IFMCP *, CIFM *, CTG *

email: coach@elpasofunctionalmedicine.com
teléfono: 915-850 0900-
Licenciado en Texas y Nuevo México

Publicaciones Recientes

Hiperostosis esquelética idiopática difusa

La hiperostosis esquelética idiopática difusa, también conocida como DISH, es una fuente mal entendida y a menudo mal diagnosticada ... Lea más

Marzo

Causas de accidentes de motocicleta, lesiones y tratamiento quiropráctico

Los accidentes de motocicleta son muy diferentes a los accidentes automovilísticos. Específicamente es cuánto los ciclistas ... Lea más

Marzo

Ángulo de fase y marcadores inflamatorios

Evaluación antropométrica La medición antropométrica juega un papel principal en la evaluación de la salud del paciente. Medidas antropométricas ... Lea más

Marzo

Por qué la tendinitis no debe dejarse sin tratamiento desde una perspectiva quiropráctica

La tendinitis puede ocurrir en cualquier área del cuerpo donde un tendón está siendo usado en exceso.… Lea más

Marzo

Masaje deportivo quiropráctico para lesiones, esguinces y distensiones

Un masaje deportivo quiropráctico reducirá el riesgo de lesiones, mejorará la flexibilidad y la circulación ... Lea más

Marzo

La importancia de BIA y TMAO

El mundo de la medicina avanza y crece continuamente. La investigación se publica todos los días ... Lea más

Marzo

Especialista en lesiones, traumatismos y rehabilitación espinal

Registro e historial en línea 🔘
Llámenos hoy 🔘