Datos de nutrición en la esclerosis múltiple | El Paso, TX Doctor De Quiropráctica
Dr. Alex Jimenez, Quiropráctico de El Paso
Espero que hayan disfrutado de nuestras publicaciones en varios temas relacionados con la salud, la nutrición y las lesiones. Por favor, no dude en llamarnos o llamarme si tiene preguntas cuando surja la necesidad de buscar atención. Llame a la oficina oa mí mismo. Oficina 915-850-0900 - Móvil 915-540-8444 Saludos. Dr. J

Datos de nutrición en la esclerosis múltiple

Muchos profesionales de la salud recomiendan que los pacientes con esclerosis múltiple, o esclerosis múltiple, evitar los productos lácteos. Varios estudios de investigación han demostrado una alta correlación entre la EM y los productos lácteos, especialmente la leche de vaca. A modo de ejemplo, algunos de las proteínas en la leche de vaca son el objetivo de las células inmunes de los pacientes con esclerosis múltiple. Estos incluyen butirofilina y albúmina de suero bovino, o BSA. Además, inyectar esas mismas proteínas de leche de vaca en animales de prueba causó que aparecieran lesiones en sus sistemas nerviosos centrales.

Algunas proteínas en la leche de vaca imitan parte de la glicoproteína oligodendrocítica de la mielina, o MOG, la sección de la mielina que se cree que inicia la reacción autoinmune asociada con la esclerosis múltiple. Además, esto puede engañar al sistema inmunológico para que inicie un ataque en el MOG y, posteriormente, cause desmielinización. Otro estudio de investigación que involucró a más de 135,000 hombres y mujeres en los Estados Unidos determinó una conexión entre la leche de vaca y el trastorno neurológico degenerativo, la enfermedad de Parkinson. Los investigadores han especulado que los productos lácteos, especialmente la leche de vaca, pueden tener un efecto generalmente tóxico en el tejido nervioso.

La intolerancia a la lactosa es común en toda la población, y es especialmente frecuente en las poblaciones mediterráneas, asiáticas y africanas. Las personas con intolerancia a la lactosa experimentan una variedad de síntomas, como hinchazón, calambres, diarrea y náuseas. Dados los altos riesgos potenciales para las personas con EM que consumen productos lácteos, a pesar de la falta de evidencia concluyente, los profesionales de la salud recomiendan evitar el consumo de productos lácteos, entre otros tipos de alimentos. El propósito del artículo a continuación es discutir la información nutricional en la esclerosis múltiple, incluidos los tipos de alimentos que deben evitar los pacientes con EM, como los lácteos.

Resumen

La cuestión de si los hábitos alimenticios y el estilo de vida tienen influir En el curso de la esclerosis múltiple (EM) sigue siendo un tema de debate, y en la actualidad, la terapia de EM no está asociada con ninguna información sobre la dieta y el estilo de vida. Aquí mostramos que los factores dietéticos y el estilo de vida pueden exacerbar o mejorar los síntomas de la EM al modular el estado inflamatorio de la enfermedad tanto en la EM recurrente-remitente como en la EM primaria-progresiva. Esto se logra controlando tanto las vías metabólicas como las inflamatorias en la célula humana y la composición de la microbiota intestinal comensal. Lo que aumenta la inflamación son las dietas hipercalóricas de estilo occidental, caracterizadas por alto contenido de sal, grasa animal, carnes rojas, bebidas azucaradas, alimentos fritos, bajo contenido de fibra y falta de ejercicio físico. La persistencia de este tipo de dieta regula el metabolismo de las células humanas hacia vías biosintéticas, incluidas las de las moléculas proinflamatorias, y también conduce a: un disbiotico microbiota intestinal, alteración de la inmunidad intestinal e inflamación sistémica de bajo grado. A la inversa, el ejercicio y las dietas bajas en calorías basadas en el supuesto de verduras, frutas, legumbres, pescado, prebióticos y probióticos actúan sobre los receptores nucleares y las enzimas que regulan el metabolismo oxidativo, regulan la síntesis de moléculas proinflamatorias y restauran o mantienen un simbiótico saludable. microbiota intestinal. Ahora que conocemos los mecanismos moleculares por los cuales los factores dietéticos y el ejercicio afectan el estado inflamatorio en la EM, podemos esperar que un nutricional La intervención con alimentos antiinflamatorios y suplementos dietéticos puede aliviar los posibles efectos secundarios de los medicamentos inmuno-moduladores y los síntomas del síndrome de fatiga crónica y, por lo tanto, favorecer el bienestar del paciente.

Palabras clave: Medicina alternativa complementaria, microbiota intestinal, inflamación, estilo de vida, esclerosis múltiple, nutrición.

Introducción

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad crónica, inflamatoria y autoinmune del sistema nervioso central (SNC), que conduce a una degradación focal generalizada de la vaina de mielina, lesiones axonales y neuronales variables y discapacidades en adultos jóvenes, en su mayoría mujeres. La enfermedad se caracteriza por procesos inflamatorios perivasculares diseminados y heterogéneos en la barrera hematoencefálica (BBB), con participación de células T autorreactivas, linfocitos B, macrófagos y células microgliales contra la materia blanca del cerebro y la médula espinal (McFarland and Martin, 2007; Constantinescu y Gran, 2010; Kutzelnigg y Lassmann, 2014).

Anticuerpos (Krumbholz et al., 2012), complemento activado (Ingram et al., 2014), citoquinas, disfunción mitocondrial (Su et al., 2009), especies reactivas de oxígeno (ROS; Gilgun-Sherki et al., 2004), y las metaloproteinasas de matriz (MMP; Liuzzi et al., 2002; Rossano et al., 2014) pueden cooperar para producir la patología.

Desde el punto de vista clínico, hay al menos dos formas principales de la enfermedad: la EM recurrente-remitente (RRMS; aproximadamente el 85% de casos clínicos) y la MS primaria-progresiva (PPMS; aproximadamente el 15% de los casos clínicos) (Dutta y Trapp, 2014; Lublin et al., 2014). En la EMRR, que suele evolucionar en la EM secundaria-progresiva (SPMS), las recaídas se asocian con un aumento de la inflamación sistémica y la formación de lesiones en el cerebro, seguidas de remisiones más o menos completas, mientras que la patogenia de la PPMS se caracteriza por daños neurológicos progresivos en lugar de Que las recaídas y las remisiones.

En la actualidad, hay al menos 10 terapias modificadoras de la enfermedad que se han encontrado para retardar la progresión de la enfermedad y prevenir algunos síntomas de discapacidad, pero solo en el caso de la EMRR. Sin embargo, como la enfermedad es de naturaleza compleja y única en el curso individual, ningún paciente responde a la terapia de la misma manera (Loleit et al., 2014). De manera similar, no hay biomarcadores realmente confiables que permitan a todos evaluar la efectividad del tratamiento y, por lo tanto, es importante descubrir nuevos marcadores de la enfermedad (Fernández y otros, 2014).

La falta de respuesta a las terapias inmunomoduladoras en el caso de la PPMS, por lo demás efectiva en el tratamiento de la EMRR, puede deberse a diferentes mecanismos patógenos que actúan en la EMRR y la EMPP. Sin embargo, esto no es cierto con respecto a la inflamación: se ha observado una asociación significativa entre la inflamación y la neurodegeneración en el cerebro no solo en la EM aguda y recurrente, sino también en la EM secundaria progresiva primaria y primaria (Frischer et al., 2009; Lassmann, 2013), y las lesiones activas de MS siempre se asocian con inflamación (Kutzelnigg y Lassmann, 2014). Por lo tanto, la inflamación debe ser el objetivo para el tratamiento de ambas formas de la enfermedad.

Vinculando la inflamación con los hábitos dietéticos y el estilo de vida

¿Qué causa los procesos inflamatorios en la EM? La EM es una enfermedad compleja, y los componentes genéticos e inmunológicos no son suficientes para explicar su origen. En realidad, la EM tiene una naturaleza multifactorial y diversos factores ambientales o condiciones metabólicas pueden tener un papel en su desarrollo (Ascherio, 2013): infecciones virales (Ascherio et al., 2012; Venkatesan and Johnson, 2014), envenenamiento por metales pesados ​​(Latronico et al. al., 2013; Zanella y Roberti di Sarsina, 2013), fumar (Jafari y Hintzen, 2011), obesidad infantil (Munger, 2013), bajo nivel de vitamina D (Ascherio et al., 2014), o estilo de vida incorrecto, incluido el estilo incorrecto hábitos dietéticos (Riccio, 2011; Riccio et al., 2011; Riccio y Rossano, 2013).

Ninguno de los factores ambientales mencionados anteriormente solo puede explicar la enfermedad; sin embargo, las siguientes consideraciones hacen más atractiva la participación en la EM de hábitos alimenticios y estilo de vida, en lugar de infecciones o fumar, como factores que pueden influir en el curso de la enfermedad:

  1. Distribución geográfica: La EM es más frecuente en los países occidentales con los ingresos más altos y más distantes del ecuador. Las características de estos países son un estilo de vida sedentario, una dieta rica en calorías rica en grasas saturadas de origen animal (dieta occidental) y una exposición a la luz solar baja (OMS y MSIF, 2008).
  2. Efecto de la migración: Con la migración de un área de alta incidencia de EM a otro lugar con baja incidencia antes de la edad de 15 años, se adquiere el bajo riesgo, mientras que la migración después de esta edad no cambia el nivel de riesgo. Este aspecto puede estar relacionado con factores nutricionales, en lugar de con factores ambientales infecciosos o toxicológicos (McLeod et al., 2011).
  3. Baja disponibilidad de vitamina D: Otro factor ambiental relacionado con la dieta y la distribución geográfica es la disponibilidad de vitamina D, que es más baja en latitudes con menor exposición a la luz solar. Los pacientes con EM tienen un bajo contenido de vitamina D (Ascherio et al., 2014), pero esto también es válido para otras enfermedades inflamatorias crónicas (Yin y Agrawal, 2014).
  4. Inflamación postprandial: Dieta alta en grasa animal / alta en azúcar y carbohidratos refinados is asociado con la inflamación posprandial (Erridge et al., 2007; Ghanim et al., 2009; Margioris, 2009).
  5. Alto índice de masa corporal: El índice de masa corporal (IMC) alto antes de la edad 20 se asocia con un aumento en el riesgo de 2 × (Hedström et al., 2012). Tenga en cuenta que el IMC está correlacionado con el estado de la microbiota intestinal.
  6. Similitud con otras enfermedades inflamatorias relacionadas con hábitos dietéticos incorrectos: La EM tiene algunas similitudes con la enfermedad inflamatoria intestinal (EII; Cantorna, 2012): ambas tienen un bajo contenido de vitamina D y están influenciadas por factores ambientales (Dam et al., 2013). Además, el acetato de glatiramer (GA, o Copolymer 1 / Copaxone) es beneficioso en ambas enfermedades (Aharoni, 2013) y hay una mayor incidencia de IBD entre los pacientes con EM.

Cómo los alimentos afectan el curso de las enfermedades inflamatorias: un enfoque básico

Las observaciones informadas anteriormente sugieren que el estado nutricional puede influir en el curso de la EM. Sin embargo, surge la pregunta de cómo las moléculas de la dieta podrían exacerbar o mejorar los síntomas de la EM y, en general, cómo podrían favorecer o regular la inflamación a la baja. molecular nivel. En particular, es importante aclarar cuáles son los objetivos de las moléculas dietéticas y los mecanismos moleculares involucrados, si los hay.

Fundamentalmente, podemos decir que los alimentos que consumimos tienen un amplio impacto en nuestro desarrollo, comportamiento, condición de salud y vida útil al actuar en dos objetivos principales: (A) las células de nuestro cuerpo y (B) la microbiota intestinal comensal (Figura 1).

  • Por un lado, diferentes tipos y cantidades de factores dietéticos pueden interactuar con enzimas, factores de transcripción y receptores nucleares de células humanas. Esto puede inducir modificaciones específicas del metabolismo celular hacia el catabolismo o el anabolismo y modular las respuestas inflamatorias y autoinmunes en nuestro cuerpo (Desvergne et al., 2006).
  • Por otro lado, tenemos que considerar el impacto de la dieta y el estilo de vida en nuestra microflora intestinal. De hecho, somos metaorganismos que viven con billones (1014) de células microbianas (aproximadamente 10 por las células de nuestro cuerpo) y miles de microorganismos diferentes conocidos como microbiota intestinal. Este complejo ecosistema es una parte esencial de nuestro organismo e influye tanto en nuestro sistema inmunológico como en nuestro metabolismo. Por lo tanto, tiene un fuerte impacto en nuestra salud.

En la salud, existe una estrecha relación mutualista y simbiótica entre la microbiota intestinal y los humanos, y la microbiota intestinal proporciona una serie de funciones metabólicas útiles, protege contra los enteropatógenos y contribuye a las funciones inmunitarias normales. Este es el estado normal de la microbiota intestinal humana, llamada eubiosis. La distorsión causada por la eubiosis, relacionada con una disminución de la biodiversidad intestinal y el aumento de bacterias patógenas, se denomina disbiosis. La consecuencia más común de una microbiota intestinal disbiótica es la alteración del sistema inmunitario de la mucosa y el aumento de enfermedades inflamatorias, inmunes, metabólicas o degenerativas (Chassaing y Gewirtz, 2014).

Diferentes tipos y cantidades de factores dietéticos provocan la selección de poblaciones microbianas intestinales específicas que cambian el tipo y número de especies microbianas hacia la eubiosis o disbiosis, simplemente actuando a través de la alimentación preferencial de una u otra población microbiana. Si nuestra dieta favorece el cambio a una microbiota intestinal disbiótica, esto puede llevar a inflamación intestinal, alteración de la inmunidad intestinal y, a continuación, a inflamación sistémica y enfermedades inflamatorias crónicas.

Cómo los factores dietéticos influyen en el metabolismo de las células humanas y modulan la inflamación

Para entender cómo las moléculas dietéticas pueden influir directamente en el metabolismo de las células humanas, es necesario describir primero cuáles son las enzimas y los factores de transcripción implicados en el catabolismo o el anabolismo en la célula.

Como se muestra a la izquierda en la Figura 2, el metabolismo oxidativo está regulado por dos enzimas y un receptor nuclear. Las enzimas son la proteína quinasa activada por AMP (AMPK; Steinberg y Kemp, 2009) y las Sirtuinas (SIRT), un grupo de enzimas desactivantes de histonas, que son activadas por NAD + (Zhang et al., 2011; Rice et al., 2012). El receptor nuclear está representado por los isotipos de los receptores activados por el proliferador de peroxisomas (PPAR, Desvergne y Wahli, 1999; Burns y VandenHeuvel, 2007).

Los isotipos de PPAR regulan la transcripción de los genes implicados en la beta-oxidación de los ácidos grasos en las mitocondrias y los peroxisomas y forman una red con las vías de AMPK y Sirtuins. La ruta AMPK-Sirtuins-PPAR se activa mediante un estilo de vida basado en la restricción de calorías y el ejercicio físico, así como por algunas moléculas bioactivas (polifenoles, que se encuentran en las frutas y verduras, y en los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 (n-3)). ácidos [PUFA], encontrados en peces). Los isotipos PPAR activados por ligandos forman complejos heterodiméricos con el receptor X retinoide (RXR), que, a su vez, se activa por el ácido 9-cis-retinoico (RA).

Por el contrario, como se muestra a la derecha en la Figura 2, como en el otro plato de un equilibrio imaginario, la ingesta elevada de nutrientes densos en energía conduce a la regulación positiva del anabolismo, incluida la lipogénesis y el crecimiento celular, a través de la activación del elemento regulador del esterol. proteínas de unión, SREBP-1c y SREBP-2 (Xu et al., 2013), y la proteína de unión al elemento sensible a carbohidratos, ChREBP (Xu et al., 2013). SREBP-1c y SREBP-2 están bajo el control de los receptores nucleares denominados receptores X del hígado (LXR; Mitro et al., 2007; Nelissen et al., 2012). Los isotipos de LXR, que son activados por los derivados del colesterol oxysterols y glucosa, tienen un papel relevante en la síntesis de lípidos mediante la activación de SREBP-1c y la síntesis de triacilgliceroles, a la vez que inhiben SREBP-2 y la síntesis de colesterol.

Los factores de transcripción implicados en la inflamación y la autoinmunidad son fundamentales para comprender el vínculo entre la dieta y la inflamación: el factor de transcripción nuclear kB (NF-kB) y la proteína activadora (AP-1; Yan y Greer, 2008). En la EM, tanto el NF-kB como el AP-1 se activan e inducen la expresión de varios genes proinflamatorios y la producción de moléculas proinflamatorias. La causa de su activación en la EM no se conoce pero, como se muestra en la Figura 2 para NF-kB, esto puede ser activado no solo por virus, citoquinas y estrés oxidativo sino también por algunos componentes dietéticos como los ácidos grasos saturados o trans insaturados. Los ácidos grasos, que por lo tanto pueden considerarse proinflamatorios.

La regulación descendente de la NF-kB proinflamatoria se puede lograr mediante la unión inhibitoria de las formas activadas por RA de los isotipos del receptor X de retinoides (RXR; Pérez et al., 2012; Zhao et al., 2012; Fragoso et al., 2014 ).

Como se muestra en el centro de la Figura 2 y más detalladamente en la Figura 3, las formas activas de los RA-RXR son heterodímeros resultantes de su asociación con receptores nucleares específicos activados por ligando, a saber, PPAR, LXR y el receptor de vitamina D (VDR).

Los tres receptores nucleares (PPAR, LXR y VDR) deben activarse mediante ligandos específicos. Como se indica en la Figura 2, los ligandos pueden ser factores dietéticos específicos y esto aclara cómo las células responden a los cambios en el estado nutricional y regulan la homeostasis energética, pero también representa la clave molecular para comprender cómo los nutrientes pueden influir en el curso de las enfermedades inflamatorias crónicas (Heneka et al ., 2007; Zhang-Gandhi y Drew, 2007; Krishnan y Feldman, 2010; Cui et al., 2011; Schnegg and Robbins, 2011; Gray et al., 2012).

Por lo tanto, cada uno de los tres receptores nucleares (PPAR, LXR y VDR) compite por la unión a RA-RXR y forma heterocomplejos que pueden inhibir la NF-kB y ejercer un control estricto sobre la expresión de los genes inflamatorios, integrando así la función metabólica. Y la señalización inflamatoria. Está claro que existe una competencia entre los tres receptores PPAR, LXR y VDR-D, para la unión con RA-RXR, pero esta competencia debería influir solo en el metabolismo y no en la inflamación, porque aún no se sabe cuál. de los tres heterodímeros es más eficaz en la inhibición de NF-kB.

Obviamente, la producción de moléculas proinflamatorias en el curso de las recaídas es un proceso biosintético: se sustenta en dietas hipercalóricas y se contrarresta con dietas bajas en calorías. En principio, lo que favorece al anabolismo promoverá los procesos inflamatorios, mientras que lo que favorece al catabolismo los contrastará (Figura 4).

Cómo los factores dietéticos influyen en la composición y la biodiversidad de la microbiota intestinal y alteran la relación huésped-microbiota

El vínculo entre el estilo de vida, los hábitos dietéticos y la composición microbiana intestinal

La composición de la microflora intestinal es altamente individual y está influenciada por muchos factores, como la dieta, la actividad física, el estrés, los medicamentos, la edad, etc. Cada uno de nosotros tiene un conjunto único de al menos 100 a 150 de bacterias.

Una manera fácil de discutir sobre el efecto de los alimentos y el estilo de vida en la microflora intestinal es restringir la visión general a solo dos divisiones bacterianas dominantes, los Bacteroidetes y los Firmicutes, que representan aproximadamente el 90% del total, ya que se ha demostrado que la proporción Bacteroidetes / Firmicutes (B / F) está influenciado por los hábitos alimentarios a largo plazo (Cani y Delzenne, 2009; Wu et al., 2011; Lozupone et al., 2012; Tremaroli y Bäckhed, 2012; Panda et al., 2014) .

Un estudio comparativo de De Filippo et al. (2010) en niños de Florencia y de Burkina Faso en África mostró que los hábitos alimentarios a largo plazo tienen efectos significativos en la microbiota intestinal humana.

En este estudio, la dieta de Burkina Faso se basó en el consumo de polisacáridos de plantas como el mijo y el sorgo (10 g fibras / día y 662 – 992 kcal / día), mientras que la dieta de los niños italianos era de estilo occidental, basada en proteínas, grasas animales, bebidas azucaradas y carbohidratos refinados (5.6 g fibras / día y 1,068 – 1,512 kcal / día). El análisis de las muestras fecales en niños de África mostró la prevalencia de Bacteroidetes (73%), principalmente Prevotella y Xylanibacter, y niveles bajos de Firmicutes (12%). Por el contrario, se observó una prevalencia de Firmicutes (51%) sobre los Bacteroidetes (27%) en niños italianos, pero los Bacteroidetes cambiaron de Prevotella y Xylanibacter a Bacteroides. Estos últimos generalmente se seleccionan entre los Bacteroidetes porque pueden usar también azúcares simples además de glicanos complejos, y los azúcares simples son componentes normales de las dietas occidentales.

En conclusión, la relación B / F aumenta en asociación con una dieta rica en hidratos de carbono complejos (no digeribles por nuestras enzimas) porque los Bacteroidetes simbióticos y generalmente no dañinos, como Prevotella y Xylani Bacteria, me encanta tener glucanos complejos para comer. Las bacterias que consumen glicanos complejos producen butirato, que regulan a la baja la activación de NF-kB proinflamatorio (Figura 3).

Por el contrario, las dietas occidentales densas en energía cambian el perfil de la microbiota intestinal y aumentan la población de Firmicutes (incluidos los Mollicutes), más adecuados para extraer y extraer energía, pero a menudo patogénicos (Moschen et al., 2012).

El vínculo entre la microbiota intestinal y la inflamación crónica

En una microbiota intestinal disbiótica, la proporción B / F es baja y los Firmicutes posiblemente patógenos prevalecen sobre los Bacteroidetes (Figura 5). El fracaso del equilibrio microbiano y la disminución de la biodiversidad que se produce en la disbiosis conducen a la interrupción de la compleja interacción entre la microbiota y su huésped y contribuyen a la endotossemia de bajo grado y la inflamación crónica sistémica e intestinal. Con el inicio de la inflamación sistémica, aumenta el riesgo de enfermedades inflamatorias crónicas y de enfermedades inmunitarias (Tilg et al., 2009; Brown et al., 2012; Maynard et al., 2012).

En realidad, en presencia de una microbiota disbiótica, la endotoxina intestinal / lipopolisacárido (LPS) aumenta, las células T reguladoras (Treg) son defectuosas, y los receptores de hidrocarburos arílicos y las células Th17 proinflamatorias están activadas (Cani et al., 2008; Veldhoen et al. al., 2008).

El LPS conduce a la disfunción de la barrera mucosa y afecta a otros tejidos cuando su nivel plasmático aumenta por encima de 200 pg / ml de suero. El aumento de la permeabilidad intestinal debido a la microbiota intestinal disbiótica puede ejemplificarse por el paso de anticuerpos IgA e IgG contra el gluten y la gliadina, también observados en pacientes con EM (Reichelt y Jensen, 2004).

El vínculo entre la microbiota intestinal disbiótica y la EM

En nuestro trabajo anterior, hemos propuesto que el modelo que vincula la alteración de la microbiota, debido a la dieta y el estilo de vida occidentales, y el fracaso de la comunicación correcta entre la microbiota y el intestino, que conduce a una endotoxemia de bajo grado y una inflamación autoinmune sistémica, podrían ser válidos. también para la patogenia de la EM (Fernández et al., 2012; Riccio, 2011). De hecho, la EM comparte con otros mecanismos comunes de enfermedades inflamatorias crónicas, todas probablemente basadas en la persistencia de endotoxemia de bajo grado relacionada con el estilo de vida incorrecto y los hábitos alimentarios, junto con una disbiosis latente. Por otra parte, la existencia de un eje microbiano microbiano cerebral, que ahora es más que un concepto emergente, sugiere que la intervención en microbiota intestinal puede ser una estrategia fructífera para el tratamiento futuro de trastornos complejos del SNC (Cryan y Dinan, 2012).

El posible vínculo directo entre la microbiota intestinal y la EM ha sido demostrado experimentalmente por Berer et al. (2011). Utilizando ratones transgénicos, Berer et al. han demostrado que las bacterias comensales del intestino pueden desencadenar una enfermedad autoinmune recurrente y recurrente provocada por las células T CD4 + específicas de la mielina y la desmielinización, dada la disponibilidad de MOG: el autoantígeno de la mielina oligodendrocito glicoproteína. En otro estudio, se demostró que el tratamiento con antibióticos dirigido a alterar la microflora intestinal suprime la encefalomielitis alérgica experimental (EAE; Yokote et al., 2008).

Estos hallazgos sugieren que la microbiota intestinal puede desempeñar un papel crucial en la fase inicial de la EM y también puede predisponer la susceptibilidad del huésped a otras enfermedades autoinmunes del SNC, así como a trastornos neuropsiquiátricos como el autismo, la depresión, la ansiedad y el estrés. Está surgiendo un nuevo concepto de eje microbiota-cerebro intestinal (Wang y Kasper, 2014).

Por estos motivos, comprender el papel de la microbiota intestinal en la salud y la enfermedad puede sentar las bases para tratar enfermedades crónicas modificando la composición de la microbiota intestinal mediante la elección de un estilo de vida correcto, incluidos los hábitos alimentarios. Además, la manipulación directa de la microbiota intestinal puede mejorar la respuesta inmune adaptativa y reducir las secreciones inflamatorias. Por ejemplo, debido a que se ha sugerido un papel específico de las células Th17 intestinales en la inmunopatología de la EM (Sie et al., 2014), promover la diferenciación de las células Treg y reducir las células Th17 patógenas podría prevenir la recurrencia de la autoinmunidad en los pacientes con EM (Issazadeh-Navikas et al. , 2012).

Por este motivo, el descubrimiento de que el defecto del equilibrio Treg / Th17 observado en los modelos con EM también está presente en los pacientes con EM, podría tener importantes implicaciones clínicas, ya que este defecto puede ser modulado por cambios en la composición de la microbiota, que a su vez se modula. por cambios en la dieta (David et al., 2014).

Factores dietéticos proinflamatorios

Los componentes de la dieta cuya ingesta debe controlarse para evitar el aumento de los procesos inflamatorios en la EM, así como en otras enfermedades inflamatorias crónicas, son los siguientes:

  • Ácidos grasos saturados de origen animal;
  • Ácidos grasos insaturados en la configuración trans (ácidos grasos hidrogenados);
  • Carne roja;
  • Bebidas azucaradas y, en general, dietas hipercalóricas ricas en carbohidratos refinados (bajos en fibra), además de grasa animal;
  • Aumento de la ingesta de sal en la dieta;
  • Proteínas de la leche de vaca de la membrana del glóbulo de grasa de la leche (proteínas MFGM).

Grasa de origen animal

Los ácidos grasos saturados de origen animal, que se encuentran en alimentos como la leche entera, la mantequilla, el queso, la carne y las salchichas, son los componentes de la dieta que se toman en cuenta con mayor frecuencia por su influencia nociva en el curso de la EM.

En 1950, Swank sugirió que el consumo de grasa animal saturada se correlaciona directamente con la frecuencia de EM, pero un vínculo entre la ingesta restringida de grasa animal y la remisión de la EM solo se informó en 2003 (Swank y Goodwin, 2003). Según Swank y Goodwin, las dietas ricas en grasas conducen a la síntesis de lípidos y colesterol de almacenamiento y causan una disminución de la fluidez de la membrana y una posible obstrucción de los capilares, así como la aparición o el aumento de la inflamación.

Otros estudios más recientes indican que la acción de la grasa saturada se controla a nivel transcripcional e influye en la expresión de los genes, el metabolismo celular, el desarrollo y la diferenciación de las células. Más en general, la suposición de grasa animal a menudo está vinculada a una ingesta alta en calorías, que es en sí misma un factor perjudicial para muchas enfermedades inflamatorias crónicas. Finalmente, como se describe más adelante en este artículo, un exceso de grasa animal saturada conduce a una microbiota intestinal disbiótica, una disfunción de la inmunidad intestinal y una inflamación sistémica de bajo grado y representa una posible causa de algunos trastornos crónicos humanos.

Ácidos grasos trans

Los ácidos grasos trans (TFA) son ácidos grasos insaturados que contienen al menos un doble enlace no conjugado en la configuración trans (Bhardwaj et al., 2011).

Como productos de hidrogenación parcial de aceites vegetales, se introdujeron en los 1960 para reemplazar la grasa animal, pero solo mucho más tarde se descubrió que tienen el mismo efecto perjudicial sobre el metabolismo y, como los ácidos grasos saturados, aumentan los niveles de colesterol. Y favorece la formación de grasa abdominal y aumento de peso. Se encontró que la ingesta de AGT estaba asociada positivamente con la inflamación intestinal y la regulación positiva de las citocinas proinflamatorias en la polarización de las células Th17 (Okada et al., 2013). Además, los AGT interfieren con el metabolismo de los ácidos grasos insaturados naturales, que tienen la configuración cis.

Los AGT se encuentran en la margarina y otras grasas vegetales tratadas (hidrogenadas), en la carne y en los productos dietéticos de rumiantes y en los aperitivos. Pueden estar presentes también en papas fritas y otros alimentos fritos, ya que también se forman en la fritura.

Carne roja

La carne roja contiene más hemo de hierro que la carne blanca. El hierro es fácilmente nitrosilado y esto facilita la formación de compuestos nitrosos endógenos (CONs; Joosen et al., 2010). La ingesta de carne roja muestra de dosis-respuesta relación con la formación de CON, mientras que no existe tal relación para la carne blanca. Los NOC son mutagénicos: inducen nitrosilación y daño al ADN. La carne roja procesada (conservada con nitrito) aumenta el riesgo. Las aminas heterocíclicas se forman durante la cocción de la carne a altas temperaturas, pero esto no es específico de la carne roja (Joosen et al., 2010).

Se han encontrado depósitos anormales de hierro en los sitios de inflamación en la EM (Williams et al., 2012) y el consumo de carne roja se asocia con niveles más altos de γ-GT y hs-CRP (Montonen et al., 2013).

Cabe destacar que no tenemos ácido N-glicolilneuramínico (Neu5Gc), un ácido siálico importante, porque una mutación inactivadora en el gen CMAH eliminó su expresión en humanos. La incorporación metabólica de Neu5Gc a partir de fuentes dietéticas, especialmente carnes rojas y productos lácteos, puede crear problemas, ya que los humanos tienen anticuerpos circulantes anti-Neu5Gc y esto implica la posible asociación con la inflamación crónica (Padler-Karavani et al., 2008).

Finalmente, la carne contiene ácido araquidónico (el PUFA omega-6 (n-6), que es el precursor de los eicosanoides proinflamatorios [prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos]) y activa la vía Th17 (Stenson, 2014).

Alta ingesta de azúcar y baja ingesta de fibra

El alto consumo de bebidas azucaradas y cereales refinados, con bajo contenido de fibra, aumenta rápidamente el número de calorías y el nivel de glucosa. El aumento posterior de la producción de insulina regula las vías biosintéticas y, entre otras cosas, la producción de ácido araquidónico y sus derivados proinflamatorios.

Aumento de la ingesta de sal en la dieta

El aumento de la ingesta de sal en la dieta podría ser un factor de riesgo ambiental para el desarrollo de enfermedades autoinmunes, ya que se ha encontrado que puede inducir células Th17 patógenas y citoquinas proinflamatorias relacionadas en EAE (Kleinewietfeld et al., 2013; Wu et al., 2013) . Las células Th17 han participado en el desarrollo de la EM.

Grasa de leche de vaca y las proteínas de la membrana globular de grasa de leche

La grasa de la leche se dispersa de manera homogénea y se protege de la oxidación, gracias a una membrana hecha de lípidos y proteínas particulares llamadas proteínas de la membrana del glóbulo de grasa de la leche (MFGM; Riccio, 2004). Estas proteínas, que representan solo el 1% de las proteínas de la leche, tienen una información más que un nutricional valor. En la lactancia humana, son necesarios para la correcta formación de los sistemas digestivo, nervioso e inmunológico en los bebés. Este flujo de información obviamente no es relevante, o no se requiere en absoluto, en la edad adulta y, también, en el caso de la leche de vaca tomada para la nutrición humana. En la edad adulta, las proteínas MFGM de la leche de vaca ya no tienen un papel informativo y pueden eliminarse de la dieta junto con la grasa de la leche.

La eliminación de las proteínas MFGM de la leche de vaca entera es particularmente relevante en el caso de la EM. De hecho, se sospecha que la proteína MFGM más representativa (40% del total de las proteínas MFGM), butirofilina (BTN), tiene un papel en la EM, ya que es muy similar a la MOG, uno de los autoantígenos candidatos en la EM. BTN y MOG comparten el mismo comportamiento en los modelos experimentales de MS, y se han encontrado anticuerpos de reacción cruzada MOG / BTN en MS, en autismo y en enfermedad coronaria (CHD; Riccio, 2004). Por este motivo, el paciente con EM debe evitar el consumo de leche entera de vaca y preferir la leche desnatada, que, además, no tiene grasa animal.

Otro punto de vista es el de Swanson et al. (2013). Han descubierto que las moléculas de tipo BTN o BTN pueden tener un papel regulador en la inmunidad y, por lo tanto, sugieren que las moléculas de tipo BTN o BTN podrían ser útiles para inducir el desarrollo de Treg.

Dietas hipercalóricas e inflamación posprandial

Después de cada comida, podemos experimentar un estrés oxidativo transitorio y moderado y una respuesta inflamatoria moderada dependiendo de tipo y cantidad de comida. Hábitos dietéticos basados ​​en una exposición frecuente y persistente a las comidas con alto consumo de sal / grasa animal y grasas trans / bebidas endulzadas con azúcar subraya Nuestro sistema inmune / metabólico y el posible fracaso posterior de la homeostasis pueden conducir a trastornos inmunes y metabólicos de diversa naturaleza.

En conjunto, el estrés dependiente de la dieta puede deberse a las siguientes razones: (a) ingesta de calorías: cuanto más altas son las calorías, mayor es el estrés oxidativo inducido; (b) carga glucémica de una comida: los picos glicémicos postprandiales agudos pueden inducir una liberación de insulina mucho más alta de lo necesario; (c) patrón lipídico: la grasa animal saturada, los ácidos grasos trans y los PUFA de cadena larga omega-6 (n-6) promueven la inflamación postprandial. Como se informa en las siguientes secciones, la inflamación postprandial se atenúa o se suprime por medio del PUFA n-3 y los polifenoles, la restricción de calorías y el ejercicio físico.

Compuestos bioactivos naturales antiinflamatorios: ¿útiles para combatir la EM y prevenir recaídas?

Las moléculas dietéticas bioactivas específicas pueden contrarrestar los efectos de los agentes microbianos patógenos y regular a la baja la expresión de moléculas inflamatorias. Entre ellos, los compuestos más importantes son los polifenoles y carotenoides de las verduras, los PUFA n-3 de los peces, las vitaminas D y A, los compuestos tiol como el ácido lipoico y oligoelementos Como el selenio y el magnesio.

La mayoría de los compuestos mencionados anteriormente, con excepción del PUFA, que no son antioxidantes, son conocidos por sus propiedades antioxidantes. La razón para el uso de antioxidantes en la EM se basa en la observación de que el estrés oxidativo es uno de los componentes más importantes del proceso inflamatorio que conduce a la degradación de la mielina y el daño axonal. Sin embargo, ahora se sabe que los antioxidantes dietéticos tienen propiedades biológicas adicionales que van mucho más allá de la simple actividad antioxidante. De hecho, son capaces de contrarrestar los efectos negativos de los agentes microbianos y los ácidos grasos saturados o trans, reduciendo la expresión de moléculas proinflamatorias, el estrés oxidativo y la angiogénesis.

Polifenoles

Todos los polifenoles, que están presentes en las verduras, cereales, legumbres, especias, hierbas, frutas, vino, jugos de fruta, té y café, tienen propiedades antiinflamatorias, inmunomoduladoras, antiangiogénicas y antivirales y estimulan las vías catabólicas. (Gupta et al., 2014; Wang et al., 2014). Se encuentran en plantas en forma de glucósidos, ésteres o polímeros, demasiado grandes para entrar en la membrana intestinal. Las agliconas liberadas de la microbiota intestinal se conjugan con glucurónidos y sulfatos en el intestino y el hígado. Su solubilidad y biodisponibilidad son muy pobres (µM; Visioli et al., 2011).

Desde un punto de vista estructural, los polifenoles incluyen flavonoides y moléculas no flavonoides (Bravo, 1998). Los flavonoides más importantes son la quercetina (cebollas, manzanas, cítricos y vino; Min et al., 2007; Sternberg et al., 2008), catequinas (té verde; Friedman, 2007), y daidzein y genistein (soja; Castro et al., 2013; Zhou et al., 2014). Los no flavonoides más importantes son el resveratrol (chocolate, maní, bayas, uvas negras y vino tinto; Das y Das, 2007; Cheng et al., 2009; Shakibaei et al., 2009), curcumina (cúrcuma especiada de la familia del jengibre, curry Prasad et al., 2014) e hidroxitirosol (aceite de oliva; Hu et al., 2014).

Se ha encontrado que el efecto antiinflamatorio de los polifenoles in vitro puede depender de su estructura química (Liuzzi et al., 2011). Por lo tanto, una mezcla de flavonoides y no flavonoides puede ser más efectiva que la suplementación con un solo polifenol.

Dos ejemplos de los polifenoles más estudiados son la quercetina y el resveratrol. La quercetina está presente principalmente como un glucósido. La mayoría de sus efectos son aditivos a los del interferón-β. La quercetina no es tóxica, pero su producto de oxidación, la quercetina quinona, es muy reactivo hacia los grupos SH de proteínas y glutatión y puede ser tóxico (Boots et al., 2008). La adición de ácido lipoico o N-acetilcisteína puede limitar los efectos tóxicos.

El resveratrol se glucurona en el hígado y se absorbe de esta forma principalmente en el duodeno, pero solo en cantidades muy limitadas. Dependiendo de su concentración, el resveratrol puede inducir la muerte de una amplia variedad de células por necrosis o apoptosis. En este sentido, es comúnmente aceptado que el resveratrol tiene efectos neuroprotectores; sin embargo, también se ha informado que puede exacerbar enfermedades experimentales similares a la EM (Sato et al., 2013). Estas discrepancias pueden atribuirse a las diferentes concentraciones utilizadas in vitro o biodisponibles in vivo, ya que el resveratrol tiene efectos opuestos a las concentraciones de 10 − 5 M (proliferación de células mesenquimales humanas) y 10 − 4 M (inhibición de la proliferación). En nuestra experiencia, el resveratrol tiene un efecto neurotrófico en las neuronas corticales en cultivo solo a una concentración muy baja, mientras que a una concentración más alta, puede tener un efecto tóxico. Pero en el caso del estrés oxidativo, el resveratrol tiene propiedades neuroprotectoras también en las concentraciones más altas.

Vitamina D, vitamina A, carotenoides, otras vitaminas y oligoelementos

Otros compuestos y elementos que pueden ser útiles como suplementos en la EM son las vitaminas D, A, E, C, B12 (Mastronardi et al., 2004) y niacina (Penberthy y Tsunoda, 2009), y oligoelementos como el selenio (Boosalis, 2008) y el magnesio (Galland, 2010).

La vitamina D tiene funciones inmunomoduladoras y representa la molécula dietética más prometedora para el tratamiento de enfermedades inflamatorias crónicas como la EM (Smolders y otros, 2008; Pierrot-Deseilligny, 2009; Cantorna, 2012; Ascherio y otros, 2014). Como ya se mencionó, en general se cree que la distribución geográfica especial de la EM en el mundo también puede atribuirse a la disponibilidad reducida de vitamina D3, debido a la exposición insuficiente a la luz solar en algunos países, y la falta de vitamina D activa puede ser otra. Posible causa de origen ambiental de la EM. Sin embargo, los niveles bajos de vitamina D activa pueden deberse también a su metabolismo alterado o no solo a la exposición a la luz solar. De hecho, el hecho de que la suplementación con vitamina D3 (colecalciferol) no muestre efectos beneficiosos sobre el peso corporal o sobre el curso de las enfermedades inflamatorias puede deberse a la persistencia de su deficiencia a pesar de su administración.

La vitamina D3 (colecalciferol), que se forma después de la exposición a la luz solar, se hidroxila en el hígado a 25- (OH) D3 (calcidiol) por las enzimas P450, por ejemplo, por los grupos de animales, por los que se activan los riñones, por ejemplo, por el genio de los animales de la naturaleza. ) 27 D1 (calcitriol). Este último, la forma activa de la vitamina D, se desactiva por CYP2A1 a 27α, 1- (OH) 1 D25 (ácido calcitroico). Esto significa que los niveles de vitamina D activa dependen de las velocidades relativas de su síntesis a través de CYP2B3 y sus modificaciones a través de CYP24A1 (Schuster, 1). La alta expresión de CYP24,25A3, inducida por compuestos endógenos y xenobióticos, puede conducir a niveles bajos de vitamina D y causar o mejorar las enfermedades inflamatorias crónicas y el cáncer. Por estos motivos, es importante hacer un seguimiento del nivel de vitamina D en el curso de la administración de vitamina D. Si los niveles de vitamina D permanecen bajos, se debe examinar la expresión del ARNm de CYP3A27 y se debe evaluar la determinación de las actividades de CYP1B24 y CYP1A2011 (Chiellini y otros, 24, Kósa y otros, 1).

Otro aspecto importante se refiere a la VDR. El metabolito activo de la vitamina D — 1α, 25-dihidroxivitamina D — se une a VDR, y el complejo VDR-D controla la expresión de varios genes involucrados en procesos de relevancia potencial para enfermedades crónicas. Como se representa en las Figuras 2 y 3,3, el complejo VDR-D compite con los PPAR o LXR activados por ligando para la unión a RA-RXR. Los complejos heterodiméricos se unen al factor de transcripción proinflamatorio NFkB y regulan a la baja la síntesis de moléculas proinflamatorias. En este contexto, cuando se evalúa la efectividad de la suplementación con vitamina D en el curso de la EM, se deben considerar los posibles polimorfismos que afectan al VDR, que se ha asociado recientemente con obesidad, inflamación y alteraciones de la permeabilidad intestinal (Al-Daghri et al. , 2014).

Además, el hallazgo de que VDR-D activa Sirtuin SIRT-1 (An et al., 2010; Polidoro et al., 2013) sugiere que la vitamina D tiene una influencia también en el metabolismo celular y, por lo tanto, puede tener propiedades similares a las de Muchos otros suplementos dietéticos naturales: regulan al alza el metabolismo oxidativo y disminuyen la inflamación.

Finalmente, debe considerarse que existen diferencias entre los datos en humanos y los modelos experimentales. En realidad, en humanos, a diferencia de los ratones, la obesidad se asocia con un estado deficiente de vitamina D (Bouillon et al., 2014).

Entre los carotenoides, el más importante es el licopeno (tomate, sandía y fruta de uva rosada; Rao y Rao, 2007). Además de ser un antioxidante muy fuerte, el licopeno puede dar beta-caroteno y ácido retinoico, y este último puede activar el receptor RXR (Figura 2). Aunque el consumo elevado de carotenoides en la dieta, la vitamina C y la vitamina E no redujeron el riesgo de EM en las mujeres (Zhang et al., 2001), no se puede descartar la importancia del licopeno y la vitamina A contra la inflamación.

Ácidos grasos esenciales omega-3 (n-3) y ácidos grasos poliinsaturados de verduras, mariscos y aceite de pescado

Los ácidos grasos esenciales n-3 (EFA) y PUFA representan una alternativa válida a los ácidos grasos saturados de origen animal.

Los aceites vegetales y vegetales contienen los ácidos grasos esenciales ácido linoleico (n-6) y ácido linolénico (n-3). Los ácidos grasos n-6 y n-3 tienen efectos opuestos y su presencia en la dieta debe ser equivalente (Schmitz y Ecker, 2008). Sin embargo, en las dietas occidentales, la proporción n-6 / n-3 aumenta de 6 a 15, y esto conduce a una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares e inflamatorias. De hecho, el ácido linoleico conduce a la formación de ácido araquidónico (20: 4), el precursor de los eicosanoides proinflamatorios prostaglandinas-2, leucotrienos-4 y tromboxanos-2. La síntesis de estos eicosanoides es favorecida por la insulina, e inhibida por la aspirina, así como por el PUFA EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico) de cadena larga n-3, que se derivan del ácido linolénico n-3.

Tanto el DHA como el EPA se encuentran en los mariscos y el aceite de pescado. Ambos muestran notables actividades antiinflamatorias, antitrombóticas e inmunomoduladoras, comparables con las de las estatinas (Calder, 2006; Farooqui et al., 2007). Los PUFA n-3 inhiben los procesos inflamatorios y la síntesis de ácidos grasos y colesterol, y en su lugar estimulan la oxidación de los ácidos grasos. Sobre esta base, en enfermedades inflamatorias crónicas como la esclerosis múltiple, los ácidos grasos esenciales n-3 (EPT) y los PUFA n-3 deben prevalecer en la dieta sobre los ácidos grasos n-6. Es interesante observar que el DHA está presente en altas concentraciones en el cerebro y sus niveles disminuyen en pacientes con EM.

En células microgliales activadas por LPS, el aceite de pescado es tan eficaz como el interferón-β para inhibir la expresión de MMP-9 (gelatinasa B), un mediador importante de la neuroinflamación (Liuzzi et al., 2004, 2007). Además, el PUFA n-3 disminuyó significativamente los niveles de MMP-9 en algunos ensayos clínicos, lo que indica que el PUFA n-3 puede representar un buen tratamiento complementario en el curso de la EM (Weinstock-Guttman y otros, 2005; Mehta y otros, 2009 Shinto et al., 2009). También se ha encontrado que el aceite de pescado mejora el rendimiento motor en crías de ratas sanas (Coluccia et al., 2009).

Los PUFA n-3 actúan en sinergia con la aspirina en las enzimas AMPK y COX pero con diferentes mecanismos. Cabe destacar que, en presencia de aspirina, el EPA y el DHA forman nuevas moléculas bioactivas antiinflamatorias llamadas resolvinas, protectinas y maresinas, que pueden reducir la inflamación celular y el dolor inflamatorio (Xu et al., 2010; Hong and Lu, 2013; Serhan y Chiang, 2013). Este puede ser un aspecto relevante relacionado con la intervención nutricional en la EM. De hecho, los procesos inflamatorios asociados a la EM también podrían deberse a la baja proporción de AGPI omega-3 (antiinflamatorio) / omega 6 (inflamatorio) y, por lo tanto, a la baja producción de cantidades adecuadas de moléculas inductoras de resolución, lipoxinas, resolvinas y Protecciones que suprimen la inflamación. Por lo tanto, la administración de PUFA omega-3 junto con aspirina o directamente de lipoxinas, resolvinas y protectinas puede formar un nuevo enfoque en la prevención y el tratamiento de la EM y otras enfermedades neuroinflamatorias. Además, otras enzimas P450 CYP de EPA y DHA (Yanai et al., 2014) también pueden producir otros eicosanoides antiinflamatorios y antiangiogénicos. En este contexto, se debe tener en cuenta que las estatinas pueden interferir negativamente con el metabolismo de n-3 y n-6, ya que pueden disminuir la relación n-3 / n-6. Por lo tanto, el tratamiento con estatinas debe asociarse con la suplementación con PUFA n-3 (Harris et al., 2004).

Los aceites de semillas, de girasol, maíz, soja y sésamo, contienen más ácidos grasos n-6 que ácidos grasos n-3 y, por lo tanto, su presunción debe limitarse en la EM, para limitar el nivel de producción de eicosanoides proinflamatorios. Por otro lado, el aceite de coco tiene un alto contenido de ácidos grasos saturados. Entre los aceites vegetales, se debería preferir el aceite de oliva por la buena relación entre los ácidos grasos saturados y los no saturados, y porque contiene el antioxidante hidroxitirosol.

Compuestos tiolicos como suplementos dieteticos

Los compuestos que contienen grupos tiol (–SH) como el ácido α-lipoico (ALA), el glutatión y la N-acetilcisteína (NAC) deben considerarse como posibles suplementos dietéticos para el tratamiento complementario de la EM.

Como polifenoles, ALA (Salinthone et al., 2008; plantas verdes y alimentos para animales) tiene propiedades inmunomoduladoras y antiinflamatorias. El ALA estabiliza la integridad de la BBB y estimula la producción de cAMP y la actividad de la proteína quinasa A. También la NAC podría ser útil en los trastornos neurológicos. Pasa a través de la BBB y protege de la inflamación (Bavarsad Shahripour et al., 2014).

La Dieta Mediterránea

Una reciente revisión sistemática y un metanálisis de los ensayos de intervención proporcionan evidencia de que los patrones de dieta mediterránea reducen la inflamación y el riesgo de mortalidad cardiovascular y mejora Funciones endoteliales (Schwingshackl y Hoffmann, 2014). Estos hallazgos son tanto alentador Como piensas, la verdadera dieta mediterránea es un poco diferente de la descrita actualmente.

En general, se acepta que la dieta mediterránea se basa en el consumo de aceite de oliva virgen extra, cereales sin refinar, legumbres, verduras diversas (en particular tomates) y frutas, productos lácteos (principalmente como queso de oveja, ricotta, mozzarella y yogur), Pescado y productos pesqueros, y bajo consumo de grasas animales y carne. Sin embargo, en la actualidad, la dieta mediterránea tiende a un alto consumo de pasta y pan, lo que significa un alto consumo de gluten.

Una vez, en una verdadera dieta mediterránea, en el sur de Italia, la carne se comía dos o como máximo tres veces a la semana, solo se usaba aceite de oliva para cocinar (calidad virgen extra y la mayor cantidad posible de carne cruda), pero en particular la ingesta de gluten era aproximadamente La mitad en comparación con la ingesta actual. La pasta se comía con la clásica salsa de tomate casera, pero como alternativa, la mayoría de las veces se mezclaba con otros alimentos sin gluten. Las recetas más comunes fueron la pasta y las papas; pasta con judías verdes o alcachofas, calabacines, berenjenas, nabos o coles; pasta con una mezcla de verduras y legumbres (minestrone: sopa de verduras); y pasta con garbanzos, frijoles o lentejas. Las bebidas azucaradas de hoy no se conocían. Una suposición alta de alimentos ricos en gluten puede llevar a una sensibilidad asintomática no celíaca al gluten, daño de la mucosa intestinal, cambios en la microbiota intestinal e inflamación intestinal de bajo grado. En conclusión, la dieta mediterránea es buena, pero la ingesta de gluten debe ser limitada y debe ser de granos integrales.

Estilo de vida inflamatorio y antiinflamatorio

Fumar (Proinflamatorio)

Solo unos pocos estudios se han llevado a cabo sobre el impacto del hábito de fumar en el curso de la EM y los resultados son contradictorios, tal vez porque sus efectos son difíciles de determinar y enuclear a partir de otros factores. Weiland et al. (2014) no han encontrado asociación entre el hábito de fumar y la tasa de recaída o la actividad de la enfermedad, pero no excluyen que los fumadores puedan tener una calidad de vida relacionada con la salud significativamente menor que los no fumadores, mientras que Manouchehrinia et al. (2013) encontró que fumar se asocia con una enfermedad más grave.

Sin embargo, como se muestra en la Figura 2, se puede esperar que el humo del cigarrillo empeore el curso de la EM, ya que puede inhibir la actividad antiinflamatoria de Sirtuins (Caito et al., 2010). El estrés oxidativo y carbonílico inducido por el humo del cigarrillo se puede revertir con resveratrol (Liu et al., 2014).

Consumo de alcohol (proinflamatorio)

Estudios recientes espectáculos que el consumo de alcohol (cerveza, vino o licor) no está asociado a Riesgo de EM (Massa et al., 2013; Hedström et al., 2014). Sin embargo, como también se muestra en la Figura 2, el alcohol puede inhibir Sirtuin SIRT1 y activar la actividad transcripcional de SREBP-1c (You et al., 2008), promoviendo así la biosíntesis de lípidos e inflamación a expensas del metabolismo oxidativo.

Hay otros dos aspectos del etanol que deben ser considerados. Primero, el metabolismo del etanol convierte una gran cantidad de moléculas de NAD + en NADH, lo que limita la disponibilidad de NAD + requerida para la actividad de las sirtuinas. En segundo lugar, como sustrato de las enzimas P450, el etanol puede interferir con el metabolismo de los fármacos, que se transforman por las mismas enzimas. El resultado puede ser la prolongación y el aumento de la acción de la droga. En conjunto, el alcohol debe considerarse como una molécula que interfiere con el metabolismo normal y facilita el proceso inflamatorio, lo que complica la posibilidad de mejorar el bienestar del paciente.

Restricción calórica (antiinflamatoria)

La ingesta alta en calorías y una comida rica en carbohidratos refinados y azúcar aumentan el nivel de insulina y favorecen la biosíntesis, incluida la producción de moléculas proinflamatorias y la producción de radicales libres. La restricción calórica, obtenida al disminuir la ingesta de alimentos o por el ayuno intermitente (un día y el otro no), aumenta el nivel de SIRT1 (Zhang et al., 2011), aumenta el nivel de AMP y aumenta la cantidad de AMPK, aumenta los niveles de adiponectina y aumenta la regulación o activa sus receptores (Lee y Kwak, 2014) y regula a la baja el daño oxidativo, la activación de los linfocitos y la progresión de los modelos experimentales de MS (Piccio et al., 2008, 2013). Los efectos de la restricción calórica pueden ser imitados por los agonistas (resveratrol y otros polifenoles), actuando sobre los mismos objetivos (SIRT1, AMPK).

Ejercicio físico (antiinflamatorio)

El ejercicio físico es ahora una práctica casi aceptada también para los pacientes con EM y se aplica comúnmente para disminuir los síntomas de fatiga crónica y prevenir o retrasar el inicio de la discapacidad. Sin embargo, la importancia del ejercicio físico va más allá de la simple actividad muscular y debe considerarse más bien en un contexto holístico en el que la dieta, el ejercicio, la terapia y el intercambio social desempeñan un papel para el bienestar de los pacientes con EM (Gacias y Casaccia, 2013).

La OMS (2010) ha propuesto el control de la dieta y la práctica de ejercicio para atenuar o prevenir las enfermedades crónicas humanas.

Desde un punto de vista molecular, el ejercicio físico ejerce su efecto beneficioso al actuar sobre el eje AMPK de la proteína quinasa y la red AMPK-Sirtuins-PPAR-,, regulando al alza el metabolismo oxidativo y regulando a la baja las vías biosintéticas y la inflamación (Narkar et al., XNUM). Como AMPK tiene un papel clave en el balance energético, es importante mencionar a sus agonistas. El resveratrol y los agonistas de AMPK, como la metformina, un medicamento utilizado en la diabetes tipo 2008, pueden imitar o aumentar el efecto de la actividad física y son efectivos en la encefalitis experimental (Nath et al., 2).

El ejercicio físico influye en la calidad de vida y puede estimular la producción de citoquinas antiinflamatorias (Florindo, 2014). Además, el ejercicio físico reduce los niveles plasmáticos de leptina y reduce la expresión génica de los receptores de leptina en el hígado (Yasari et al., 2009), al tiempo que aumenta los niveles de adiponectina y la actividad de los receptores de adiponectina (Lee y Kwak, 2014).

La asociación del ejercicio físico con la restricción de calorías conduce a una reducción significativa de los marcadores inflamatorios (Reed et al., 2010).

Recientes estudios realizados en ratones C57BL / 6 J adultos han demostrado que el ejercicio estimula la actividad mitocondrial cerebral, potencia la neuroplasticidad y se asocia a una mejoría del estado de ánimo, ya que disminuye las conductas similares a la ansiedad en campo abierto y ejerce efectos similares a los antidepresivos en la cola. Ensayo de suspensión (Aguiar et al., 2014). Otros estudios realizados en ratas mostraron que el ejercicio puede alterar la composición y diversidad de las bacterias intestinales (Petriz et al., 2014).

Sobre esta base, los pacientes con EM deben practicar ejercicio físico suave (caminar a paso ligero, nadar o incluso bailar), si es posible en el curso de un programa de rehabilitación.

Ensayos clínicos nutricionales en la EM hasta ahora

Desafortunadamente, los ensayos clínicos nutricionales en la EM son muy pocos. Algunos de ellos se basaban en dietas bajas en grasas saturadas, ya sea sin suplementos (Swank y Goodwin, 2003) o con suplementos de grasa omega-3 (Nordvik y otros, 2000; Weinstock-Guttman y otros, 2005). Otros ensayos clínicos se basaron en la administración de suplementos dietéticos únicos solo: vitamina D, aceite de pescado (PUFA n-3) o ácido lipoico. Los ensayos clínicos con polifenoles individuales se realizaron solo en el cáncer. Los suplementos dietéticos nunca se han usado juntos y nunca se han asociado con dietético prescripción.

En conjunto, los intentos clínicos para aclarar el papel de la nutrición en la EM solo se consideraron prometedores de mala calidad o sin resultados claros (Farinotti et al., 2007, 2012). En particular, según lo informado por Farinotti et al. en su revisión Cochrane (2012), los suplementos como el PUFA n-3 parecen no tener un efecto importante en el resultado clínico principal en la EM, pero pueden reducir la frecuencia de las recaídas en los años 2. Los datos disponibles se consideraron insuficientes o de calidad incierta para evaluar un efecto real de la suplementación con PUFA. En algunos estudios, se encontraron beneficios leves posibles en los resultados de recaída con los ácidos grasos omega-6, pero los datos se caracterizaron por la validez reducida de los puntos finales. En general, se encontró que la calidad de los ensayos era deficiente. Los estudios sobre la suplementación con vitaminas no se analizaron porque ninguno cumplía con los criterios de elegibilidad, principalmente debido a la falta de resultados clínicos. Por lo tanto, falta evidencia sobre los beneficios y riesgos de los suplementos de vitaminas y los suplementos antioxidantes en la EM.

Sugerencias para una intervención nutricional en la EM: la elección de la dieta y los suplementos dietéticos

At Al final, el objetivo de una intervención nutricional en la EM debe ser el control de la inflamación y esto, como se muestra en esta revisión, se puede lograr principalmente mediante el control de la inflamación posprandial, la composición de la microbiota intestinal y la inflamación intestinal y sistémica, y la inmunidad. Esto se puede lograr mediante una intervención dietética a largo plazo, con una dieta hipocalórica, prebióticos, probióticos y suplementos dietéticos.

Como se informó en este artículo, las moléculas dietéticas saludables, la restricción de calorías y el ejercicio pueden dirigir el metabolismo celular hacia el catabolismo y regular el anabolismo y la inflamación al interactuar a diferentes niveles con enzimas específicas, receptores nucleares y factores transcripcionales. Además, en asociación con la fibra, pueden cambiar la disbiosis intestinal a la eubiosis.

Como resultado, las comidas bajas en calorías (1,600 – 1,800 kcal) basadas en verduras, cereales integrales, legumbres, frutas y pescado pueden retardar la progresión de la enfermedad y mejorar el bienestar de los pacientes con EM, mientras que las dietas hipercalóricas con alto consumo de La sal, la grasa animal saturada, los alimentos fritos y las bebidas endulzadas con azúcar pueden provocar la aparición de una inflamación posprandial y una inflamación sistémica de bajo grado.

La dieta debe integrarse con prebióticos, probióticos, vitaminas específicas (D, A, B12 y ácido nicotínico), oligoelementos (magnesio y selenio) y suplementos dietéticos como polifenoles, PUFA n-3 y ácido lipoico.

Los prebióticos para la EM deben incluir inulina, salvado, lactosacarosa y oligofructosa, nutrientes preferenciales para los colonocitos y capaces de inactivar la NF-kB. Los probióticos, como lactococcus lactis, bifidobacterium lactis y clostridium butyricum, que pueden mejorar el equilibrio microbiano intestinal, pueden usarse para cambiar la composición de la microbiota colónica. La combinación de prebióticos y probióticos es altamente recomendable. Las funciones del intestino y el peso siempre deben estar bajo control.

Un enfoque terapéutico más drástico destinado a restaurar la eubiosis intestinal y la regulación por disminución de la inflamación puede representarse mediante el trasplante de microbiota fecal (FMT; Smits et al., 2013). El método parece ser muy efectivo, pero aún así primitivo, no completamente seguro y, en cierto modo, también repugnante. El campo debe ir más allá de los trasplantes fecales, identificar los organismos que pueden ser esenciales para una condición en particular y proporcionarlos de una manera mucho más sencilla que la FMT ("Vistas críticas en gastroenterología y hepatología", 2014).

Los suplementos dietéticos, con la única excepción de los AGPI omega-3, que son constituyentes normales de nuestro cuerpo, son útiles al comienzo de la intervención nutricional, o en el curso de las recaídas, para facilitar la recuperación de una condición saludable, pero su uso debe restringirse a un período limitado de tiempo (meses 3 – 4). Esto es particularmente válido para los polifenoles. Los polifenoles no son moléculas conocidas con respecto a su biodisponibilidad y sus efectos biológicos, por lo que se deben tomar precauciones especiales al complementar la dieta con ellos. Por un lado, pueden regular a la baja la síntesis de moléculas proinflamatorias en el curso de procesos inflamatorios; por otro lado, pueden estimular la actividad celular en las células en reposo, pero una estimulación persistente puede inducir la apoptosis de las células sanas. En conjunto, estas consideraciones sugieren que la administración de polifenoles purificados debe realizarse sobre la base de ensayos clínicos preliminares para probar su efectividad como suplementos dietéticos y determinar su seguridad a largo plazo y la dosis correcta.

En general, una intervención nutricional con alimentos y suplementos dietéticos antiinflamatorios disminuye la biosíntesis de los compuestos proinflamatorios y, con ello, hace más efectivo el uso de medicamentos inmunomoduladores y, en última instancia, podría limitar sus posibles efectos adversos, aliviar los síntomas del síndrome de fatiga crónica. y favorecer el bienestar del paciente. Sin embargo, la dieta y los suplementos dietéticos no deben tratarse como medicamentos y como un sustituto de la terapia. Del mismo modo, los alimentos proinflamatorios no son tóxicos y no es necesario excluirlos por completo. Puedes comer un buen filete o comida frita sin riesgo ni culpa, si estás en una condición básicamente saludable. Lo que duele son los malos hábitos alimenticios a largo plazo.

Dr Jimenez White Coat

La esclerosis múltiple, o EM, es una enfermedad crónica y progresiva que implica daño a las vainas de mielina de las células nerviosas. La epidemiología de la EM sugiere que varios factores están a menudo involucrados en la expresión clínica del problema de salud. Sin embargo, numerosos estudios de investigación han evaluado principalmente el papel de la dieta en el desarrollo de la esclerosis múltiple. Durante varios años, los profesionales de la salud creyeron que había una correlación entre el consumo de productos lácteos en pacientes con esclerosis múltiple. Según diversos estudios de investigación, se encontró una correlación significativa entre la leche de vaca y la prevalencia de esclerosis múltiple, lo que sugiere un posible papel de los productos lácteos en la etiología multifactorial de la EM.

Dr. Alex Jimenez DC, CCST

conclusiones

Entonces, a primera vista, la EM no parece tener ninguna de las características de las enfermedades inflamatorias crónicas, que podrían estar relacionadas con hábitos alimenticios y estilos de vida incorrectos, o incluso con un disbiotico microbiota intestinal. Aparentemente, no hay nada en una exacerbación de la enfermedad que pueda estar relacionada con los alimentos o el estado de la microbiota intestinal. De hecho, cuando comenzamos nuestros estudios sobre el impacto de la nutrición en la EM, no había ni la más mínima idea de que pudiera existir un vínculo real entre ellos, y la idea de la participación de la microbiota intestinal en la EM se consideró muy especulativa. Hasta la fecha, la idea de que los hábitos alimentarios podrían influir en el curso de la EM sigue luchando por establecerse. No es así en las enfermedades cardiovasculares y otras afecciones inflamatorias crónicas, en las que la influencia de los hábitos dietéticos es casi aceptada, y ni siquiera en el cáncer, que se considera cada vez más como un trastorno metabólico (Seyfried et al., 2014).

En la actualidad, la terapia de la EM no está asociada a ninguna dieta en particular, probablemente debido a la falta de información sobre los efectos de la nutrición en la enfermedad. Sin embargo, la mayoría de los pacientes con EM están buscando tratamientos complementarios y alternativos (CAM), y en particular están tratando de cambiar sus hábitos alimenticios, casi sin el consejo del médico (Schwarz et al., 2008; Leong et al., 2009 ). Un estudio reciente basado en datos proporcionados por pacientes con EM en respuesta a un cuestionario sobre sus hábitos alimenticios parece apoyar una asociación significativa de hábitos alimentarios saludables con una mejor calidad de vida relacionada con la salud física y mental y un menor nivel de discapacidad (Hadgkiss et al ., 2014). Estos datos refuerzan la idea de la necesidad de ensayos controlados aleatorios de intervención nutricional para personas con EM. Se debe enfatizar que los tratamientos nutricionales deben ser complementarios, pero no alternativos a la terapia, ser parte de un enfoque holístico y realizarse bajo control médico.

Como aún no hay datos disponibles de ensayos clínicos, nuestro trabajo tiene como objetivo racionalizar las opciones dietéticas sobre la base de los efectos conocidos y establecidos de los factores dietéticos y el estilo de vida a nivel molecular. Los datos reportados en la Figura 2 obviamente no están completos, pero pueden ser útiles para proporcionar pautas para las intervenciones nutricionales. En principio, los alimentos proinflamatorios aumentan las vías biosintéticas e inflamatorias, como se muestra a la derecha y en la parte inferior de la Figura 2, mientras que los alimentos antiinflamatorios regulan el metabolismo oxidativo y disminuyen el anabolismo y la inflamación.

Como se muestra en este artículo, el hallazgo de que la restricción calórica, el ejercicio y los factores dietéticos particulares pueden influir en el grado de respuestas inflamatorias al actuar tanto sobre el metabolismo celular (Figura 2) como sobre la composición de la microbiota intestinal (Figura 5), sugiere que la intervención puede mejorar el curso de la enfermedad y, por lo tanto, puede tomarse en consideración como un posible tratamiento complementario en la EM. Como la inflamación está presente tanto en la EMRR como en la EMPP, los consejos nutricionales están indicados para ambas formas de la enfermedad. Esto es particularmente importante en el caso de PPMS, para el cual actualmente no hay cura disponible. Por el contrario, como los hábitos dietéticos específicos pueden ser perjudiciales y pueden promover un estado crónico de inflamación de bajo grado, una dieta incorrecta puede considerarse una posible causa contribuyente de recaídas en la EM.

Tomados en conjunto, ahora tenemos un mejor conocimiento de la posible influencia de los factores dietéticos en el metabolismo celular y la microbiota intestinal, y sobre sus posibles efectos en la enfermedad, pero, claramente, apenas estamos empezando a entender el papel de la nutrición y la microbiota intestinal. en la esclerosis múltiple y mucho trabajo queda en términos de comprender la naturaleza de las interacciones de la microbiota intestinal con el sistema inmunitario del huésped, especialmente en sitios distales al intestino.

Sobre esta base, las perspectivas futuras en la investigación de la EM deberían considerar los siguientes puntos: (a) evaluar la composición de la microbiota intestinal; (b) evaluar defectos en el sistema inmunológico intestinal; (c) aclarar el papel de los polifenoles y el metabolismo de la vitamina D; (d) estudiar el impacto de los factores dietéticos, hierbas y medicamentos en AMPK, Sirtuins, PPAR o directamente en NF-kB. Cabe destacar que algunos medicamentos utilizados para tratar la diabetes tipo II, como los agonistas de PPAR-γ, las tiazolidinedionas (Bernardo et al., 2009), y la agonista de la AMPK metformina (Nath et al., 2009) tienen efectos antiinflamatorios comparables con los de factores dietéticos antiinflamatorios; (e) definir posibles interferencias entre los suplementos dietéticos y los medicamentos para la EM; (f) promover una campaña dirigida a educar sobre la importancia de seguir una dieta saludable durante la terapia, por ejemplo, alentar a los pacientes a incluir fibra o carbohidratos complejos en su dieta, complementar con probióticos, elegir las grasas n-3 sobre las grasas proinflamatorias n-6 , y limitando el consumo de carne y grasa animal. La elección de buenas recetas, como las que describe Mollie Katzen (2013), puede hacer que la dieta sea más aceptable.

En general, las terapias de EM convencionales inmunomoduladoras han sido casi exitosas; sin embargo, todavía faltan los medicamentos que pueden proteger y favorecer los mecanismos de reparación. Podemos decidir ayudar a las personas a mantenerse saludables brindándoles orientación nutricional y oportunidades de actividad física. Por el momento, solo hay buenas perspectivas para mejorar el bienestar de los pacientes con EM. Estamos solo al principio de la historia.

Resumen

Dado que tanto la EM recurrente-remitente como la EM primaria-progresiva son enfermedades inflamatorias, pueden verse influidas por hábitos alimenticios proinflamatorios o antiinflamatorios y por su estilo de vida a través de su acción sobre el metabolismo celular y la microbiota intestinal. El asesoramiento nutricional a los pacientes con EM puede favorecer su bienestar.

Declaración de intereses en conflicto

Los autores no declararon ningún conflicto de intereses potencial con respecto a la investigación, autoría y / o publicación de este artículo.

Financiamiento

Los autores informaron haber recibido el siguiente apoyo financiero para la investigación, la autoría y / o la publicación de este artículo: Este trabajo cuenta con el apoyo de la Fundación Italiana para la Esclerosis Múltiple (FISM) con subvenciones 2007 / R / 15 para el Proyecto "Saludable y Alimentos funcionales para pacientes con EM, "2010 / R / 35 para el proyecto" La base molecular para la intervención nutricional en la esclerosis múltiple ", y 2014 / S / 2 (2014-2015) para el proyecto" Hechos nutricionales en la esclerosis múltiple: ¿Por qué? Son importantes y cómo deben gestionarse "a RP

Muchos médicos recomiendan mucho que los pacientes con esclerosis múltiple, o EM, eviten los productos lácteos porque varios estudios de investigación han demostrado una alta correlación entre la EM y los productos lácteos, especialmente la leche de vaca. Esto se debe en gran parte al hecho de que las proteínas en la leche de vaca generalmente son atacadas por el sistema inmunológico de los pacientes con esclerosis múltiple. Además, algunas proteínas en la leche de vaca imitan parte de la glicoproteína oligodendrocítica de mielina, o MOG, la sección de mielina que desencadena la respuesta autoinmune en la esclerosis múltiple que puede engañar al sistema inmunitario para que ataque y destruya la MOG. Información referenciada por el Centro Nacional de Información de Biotecnología (NCBI). El alcance de nuestra información se limita a los problemas quiroprácticos y de salud de la columna vertebral. Para discutir el tema, no dude en preguntar al Dr. Jiménez o comuníquese con nosotros al 915-850-0900 .

Comisariada por el Dr. Alex Jiménez

Remitido desde: Ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4342365/

Green Call Now Button H .png

Discusión del tema adicional: dolor de espalda agudo

El dolor de espalda es una de las causas más frecuentes de discapacidad y días perdidos en el trabajo en todo el mundo. El dolor de espalda se atribuye a la segunda razón más común para las visitas al consultorio del médico, superada únicamente por las infecciones de las vías respiratorias superiores. Aproximadamente el 80 por ciento de la población experimentará dolor de espalda al menos una vez a lo largo de su vida. La columna vertebral es una estructura compleja formada por huesos, articulaciones, ligamentos y músculos, entre otros tejidos blandos. Lesiones y / o condiciones agravadas, tales como hernias discales, eventualmente puede conducir a síntomas de dolor de espalda. Las lesiones deportivas o las lesiones por accidentes automovilísticos suelen ser la causa más frecuente de dolor de espalda; sin embargo, a veces los movimientos más simples pueden tener resultados dolorosos. Afortunadamente, las opciones de tratamiento alternativo, como la atención quiropráctica, pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda mediante el uso de ajustes espinales y manipulaciones manuales, mejorando finalmente el alivio del dolor.

blog de imágenes de repartidor de periódicos de dibujos animados

EXTRA EXTRA | TEMA IMPORTANTE: El Paso, TX Quiropráctico

***

Dr. Alexander Jimenez ♛
Quiropráctico y especialista en medicina funcional ⚕ Especialista en lesiones y ciática • Autor • Educador • 915-850-0900
Te damos la bienvenida 👊🏻. Propósito y pasiones: soy un doctor en quiropráctica que se especializa en terapias progresivas de vanguardia y procedimientos de rehabilitación funcional centrados en la fisiología clínica, la salud total, el entrenamiento de fuerza práctico y el acondicionamiento completo. Nos enfocamos en restaurar las funciones normales del cuerpo después de lesiones en el cuello, la espalda, la columna vertebral y los tejidos blandos. Utilizamos Protocolos Quiroprácticos Especializados, Programas de Bienestar, Nutrición Funcional e Integrativa, Capacitación de Agilidad y Movilidad y Sistemas de Rehabilitación para todas las edades. Como una extensión de la rehabilitación efectiva, también ofrecemos a nuestros pacientes, veteranos discapacitados, atletas, jóvenes y mayores una cartera diversa de equipos de fuerza, ejercicios de alto rendimiento y opciones avanzadas de tratamiento de agilidad. Nos hemos asociado con los principales médicos, terapeutas y entrenadores de las ciudades para proporcionar a los atletas competitivos de alto nivel las posibilidades de esforzarse al máximo en sus instalaciones. Hemos tenido la suerte de utilizar nuestros métodos con miles de El Paso en las últimas tres décadas, lo que nos permite restaurar la salud y el estado físico de nuestros pacientes al implementar métodos no quirúrgicos y programas de bienestar funcional investigados. Nuestros programas son naturales y utilizan la capacidad del cuerpo para alcanzar objetivos medidos específicos, en lugar de introducir químicos dañinos, el reemplazo de hormonas controvertido, cirugías no deseadas o drogas adictivas. Queremos que viva una vida funcional que se cumpla con más energía, una actitud positiva, mejor sueño y menos dolor. Nuestro objetivo es, en última instancia, capacitar a nuestros pacientes para mantener la forma de vida más saludable. Con un poco de trabajo, podemos lograr una salud óptima juntos, sin importar la edad o la discapacidad. Únase a nosotros para mejorar su salud para usted y su familia. Se trata de: VIVIR, AMAR Y MATAR! 🍎 Bienvenido y Dios bendiga. UBICACIONES DE EL PASO Central: 6440 Gateway East, Ste B Teléfono: 915-850-0900 East Side: 11860 Vista Del Sol, Ste 128 Teléfono: 915-412-6677
en English
X