Tratamiento del dolor de cabeza por migraña: Realineación de las vértebras del Atlas | El Paso, TX Doctor Of Chiropractic
Dr. Alex Jimenez, Quiropráctico de El Paso
Espero que hayan disfrutado de nuestras publicaciones en varios temas relacionados con la salud, la nutrición y las lesiones. Por favor, no dude en llamarnos o llamarme si tiene preguntas cuando surja la necesidad de buscar atención. Llame a la oficina oa mí mismo. Oficina 915-850-0900 - Móvil 915-540-8444 Saludos. Dr. J

Tratamiento de la migraña del dolor de cabeza: realineación de las vértebras Atlas

Varios tipos de dolores de cabeza pueden afectar al individuo promedio y cada uno puede resultar debido a una variedad de lesiones y / o afecciones, sin embargo, los dolores de cabeza por migraña a menudo pueden tener una razón mucho más compleja detrás de ellos. Muchos profesionales de la salud y numerosos estudios de investigación basados ​​en la evidencia han concluido que una subluxación en el cuello, o una desalineación de las vértebras en la columna cervical, es la razón más común para los dolores de cabeza por migraña. La migraña se caracteriza por dolor de cabeza severo que afecta típicamente a un lado de la cabeza, acompañado de náuseas y visión alterada. Las migrañas pueden ser debilitantes. La siguiente información describe un estudio de caso sobre el efecto de la realineación de las vértebras del atlas en pacientes con migraña.

Efecto de la realineación de las vértebras Atlas en sujetos con migraña: un estudio piloto de observación

Abstract

Introducción. En un estudio de caso de migraña, los síntomas de dolor de cabeza disminuyeron significativamente con un aumento en el índice de cumplimiento intracraneal después de la realineación de las vértebras atlas. Este estudio piloto de observación siguió a once sujetos con migraña diagnosticada neurológicamente para determinar si los hallazgos de casos eran repetibles al inicio, la semana cuatro y la semana ocho, luego de una intervención de la Asociación Nacional de Quiropráctica del Cuello Superior. Los resultados secundarios consistieron en medidas de calidad de vida específicas para la migraña. Métodos. Después del examen por parte de un neurólogo, los voluntarios firmaron formularios de consentimiento y completaron los resultados específicos de migraña iniciales. La presencia de desalineación del atlas permitió la inclusión en el estudio, permitiendo la recolección de datos de MRI basal. La atención quiropráctica continuó durante ocho semanas. La reinimación posterior a la intervención se produjo en la semana cuatro y la octava semana concomitante con la medición de los resultados específicos de la migraña. Resultados. Cinco de once sujetos mostraron un aumento en el resultado primario, el cumplimiento intracraneal; sin embargo, el cambio general medio no mostró significación estadística. Los cambios medios al final del estudio en las evaluaciones de resultados específicos para la migraña, el resultado secundario, revelaron una mejoría clínicamente significativa en los síntomas con una disminución en los días de dolor de cabeza. Discusión. La falta de un aumento sólido en el cumplimiento puede entenderse por la naturaleza logarítmica y dinámica del flujo hemodinámico e hidrodinámico intracraneal, permitiendo que los componentes individuales que comprenden el cumplimiento cambien, mientras que en general no lo hizo. Los resultados del estudio sugieren que la intervención de realineamiento del atlas puede asociarse con una reducción en la frecuencia de la migraña y una marcada mejoría en la calidad de vida que produce una reducción significativa en la discapacidad relacionada con el dolor de cabeza como se observa en esta cohorte. Sin embargo, es necesario un estudio futuro con controles para confirmar estos hallazgos. El número de registro de Clinicaltrials.gov es NCT01980927.

Introducción

Se ha propuesto que una vértebra del atlas desalineada crea una distorsión de la médula espinal que interrumpe el tráfico neuronal de los núcleos del tronco encefálico en la médula oblongata, impidiendo la fisiología normal [1-4].

El objetivo de la Asociación Nacional de Quiropráctica Cervical Superior (NUCCA, por sus siglas en inglés) es desarrollar un procedimiento de corrección de atlas para restaurar las estructuras espinales desalineadas al eje vertical o la línea de gravedad. Descrito como el "principio de restauración", la realineación tiene como objetivo restablecer la relación biomecánica normal de un paciente de la columna cervical superior al eje vertical (línea de gravedad). La restauración se caracteriza por ser arquitectónicamente equilibrada, ser capaz de un rango de movimiento sin restricción y permitir una disminución significativa del estrés gravitatorio [3]. La corrección elimina teóricamente la distorsión del cable, creada por un desalineamiento del atlas o un complejo de subluxación del atlas (ASC), como se define específicamente por NUCCA. Se restablece la función neurológica, específicamente en los núcleos autónomos del tronco encefálico, que afectan el sistema vascular craneal que incluye líquido cefalorraquídeo (LCR) [3, 4].

El índice de cumplimiento intracraneal (ICCI) parece ser una evaluación más sensible de los cambios realizados en las propiedades biomecánicas craneoespinales en pacientes sintomáticos que los parámetros hidrodinámicos locales de las velocidades de flujo del LCR y las mediciones de desplazamiento del cordón [5]. Sobre la base de esa información, las relaciones previamente observadas de aumento del cumplimiento intracraneal a la reducción marcada de los síntomas de la migraña después del realineamiento del atlas proporcionaron un incentivo para utilizar el ICCI como el resultado primario objetivo del estudio.

La ICCI afecta la capacidad del Sistema Nervioso Central (SNC) para acomodar las fluctuaciones fisiológicas del volumen que se producen, evitando así la isquemia de las estructuras neurológicas subyacentes [5, 6]. Un estado de alto cumplimiento intracraneal permite que cualquier aumento de volumen ocurra en el espacio intratecal del SNC sin causar un aumento de la presión intracraneal que ocurre principalmente con el flujo arterial durante la sístole [5, 6]. El flujo de salida se produce en posición supina a través de las venas yugulares internas o en posición vertical, a través del drenaje venoso paraespinal o secundario. Este extenso plexo venoso no tiene válvulas y es anastomótico, lo que permite que la sangre fluya en dirección retrógrada, al SNC a través de cambios posturales [7, 8]. El drenaje venoso juega un papel importante en la regulación del sistema de fluido intracraneal [9]. El cumplimiento parece ser funcional y depende de la salida libre de sangre a través de estas vías de drenaje venoso extracraneal [10].

Las lesiones de cabeza y cuello podrían crear una función anormal del plexo venoso espinal que puede afectar el drenaje venoso espinal, posiblemente debido a la disfunción autonómica secundaria a la isquemia de la médula espinal [11]. Esto disminuye la acomodación de las fluctuaciones de volumen dentro del cráneo, creando un estado de disminución del cumplimiento intracraneal.

Damadian y Chu describen el retorno de un flujo de salida de CSF normal medido a mediados de C-2, que muestra una reducción del porcentaje de 28.6 del gradiente de presión de CSF medido en el paciente donde el atlas se ha realineado de forma óptima [12]. El paciente informó que estaba libre de síntomas (vértigo y vómitos cuando estaba recostado) de acuerdo con el atlas restante en la alineación.

Un estudio de hipertensión con la intervención NUCCA sugiere que un posible mecanismo subyacente a la disminución de la presión arterial podría ser el resultado de cambios en la circulación cerebral en relación con la posición de las vértebras atlas [13]. Kumada et al. investigó un mecanismo trigeminal-vascular en el control de la presión arterial del tallo cerebral [14, 15]. Goadsby et al. han presentado evidencia convincente de que la migraña se origina a través de un sistema trigeminal-vascular mediado a través del tronco encefálico y la espina cervical superior [16-19]. La observación empírica revela una reducción significativa de la discapacidad del dolor de cabeza de los pacientes con migraña después de la aplicación de la corrección del atlas. El uso de sujetos diagnosticados con migraña parecía ideal para investigar los cambios propuestos en la circulación cerebral después del realineamiento del atlas, tal como se teorizó originalmente en las conclusiones del estudio de hipertensión y aparentemente respaldado por una posible conexión trigeminal vascular del tronco encefálico. Esto avanzaría aún más en el desarrollo de una hipótesis fisiopatológica funcional de la desalineación del atlas.

Los resultados de un estudio de caso inicial demostraron un aumento sustancial de la ICCI con disminución de los síntomas de la migraña después de la corrección del atlas NUCCA. Un varón de 62 con neurólogo diagnosticado con migraña crónica fue voluntario para un estudio de caso de intervención antes-después. Usando la Fase de contraste-MRI (PC-MRI), se midieron los cambios en los parámetros de flujo hemodinámico y hidrodinámico cerebral al inicio, las horas 72 y luego cuatro semanas después de la intervención atlas. Se siguió el mismo procedimiento de corrección de atlas utilizado en el estudio de hipertensión [13]. 72 horas después del estudio reveló un cambio notable en el índice de cumplimiento intracraneal (ICCI), de 9.4 a 11.5, a 17.5 en la cuarta semana, después de la intervención. Los cambios observados en la pulsatilidad del flujo venoso y el drenaje venoso secundario predominante en posición supina justificaron una investigación adicional que inspiró un estudio de sujetos con migraña en esta serie de casos.

Se desconocen los posibles efectos de la desalineación del atlas o ASC en el drenaje venoso. El examen cuidadoso del cumplimiento intracraneal en relación con los efectos de una intervención de desalineación del atlas puede proporcionar una idea de cómo la corrección podría influir en la migraña.

Usando PC-MRI, el objetivo primario de este estudio actual y el resultado primario midieron el cambio de ICCI desde el inicio hasta cuatro y ocho semanas después de una intervención NUCCA en una cohorte de sujetos con migraña seleccionados por neurólogos. Como se observó en el estudio de caso, la hipótesis suponía que la ICCI de un sujeto aumentaría después de la intervención NUCCA con una disminución correspondiente en los síntomas de migraña. Si está presente, cualquier cambio observado en la pulsatilidad venosa y la vía de drenaje se documentará para una mayor comparación. Para controlar la respuesta a los síntomas de la migraña, los resultados secundarios incluyeron los resultados informados por los pacientes para medir cualquier cambio relacionado en la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS), similarmente utilizada en la investigación de la migraña. A lo largo del estudio, los sujetos mantuvieron diarios de dolor de cabeza que documentan la disminución (o aumento) en el número de días de dolor de cabeza, la intensidad y la medicación utilizada.

La realización de esta serie de casos observacionales, estudio piloto, permitió la investigación adicional de los efectos fisiológicos antes mencionados en el desarrollo posterior de una hipótesis de trabajo en la fisiopatología de una desalineación del atlas. Los datos requeridos para la estimación de tamaños de muestra de sujetos estadísticamente significativos y la resolución de desafíos de procedimientos proporcionarán la información necesaria para desarrollar un protocolo refinado para llevar a cabo un ensayo de migraña ciego y controlado con placebo utilizando la intervención de corrección NUCCA.

Métodos

Esta investigación mantuvo el cumplimiento con la Declaración de Helsinki para la investigación en sujetos humanos. La Junta de Ética de Investigación Conjunta de la Salud de la Universidad de Calgary y Alberta Health Services aprobó el protocolo de estudio y el formulario de consentimiento informado del sujeto, Ethics ID: E-24116. ClinicalTrials.gov asignó el número NCT01980927 después del registro de este estudio (https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT01980927).

El reclutamiento de sujetos y el cribado se realizaron en el Programa de Evaluación y Manejo del Dolor de Cabeza de Calgary (CHAMP), una clínica especialista en neurología de referencia (ver Figura 1, Tabla 1). CHAMP evalúa a los pacientes resistentes a la farmacoterapia estándar y al tratamiento médico para la migraña que ya no brinda alivio de los síntomas de la migraña. Los médicos de familia y de atención primaria remitieron a los posibles sujetos del estudio a CHAMP, haciendo que la publicidad fuera innecesaria.

Figura 1 Disposición del sujeto y flujo de estudio
Figura 1: Disposición del sujeto y flujo de estudio (n = 11). GSA: Gravity Stress Analyzer. HIT-6: Prueba de impacto de cefalea-6. CVRS: calidad de vida relacionada con la salud. MIDAS: Escala de Evaluación de Discapacidad Migraña. MSQL: Medida de calidad de vida específica para la migraña. NUCCA: Asociación Nacional de Quiropráctica Cervical Superior. PC-MRI: Resonancia magnética de contraste de fase. VAS: Visual Analog Scale.

Tabla 1 Criterios de inclusión y exclusión de materias
Tabla 1: Criterios de inclusión / exclusión del sujeto. Las personas potenciales, que no habían recibido tratamiento quiropráctico en la parte superior del cuello uterino, demostraron entre diez y veintiséis días de cefalea por mes autoinformados durante los cuatro meses previos. Requisito fue al menos ocho días de dolor de cabeza por mes, donde la intensidad alcanzó al menos cuatro, en una escala de dolor de Escala Analógica Visual (EVA) de cero a diez.

La inclusión del estudio requirió voluntarios, entre las edades de 21 y 65 años, que satisfacen los criterios de diagnóstico específicos para la migraña. Un neurólogo con varias décadas de experiencia en migraña evaluó a los solicitantes que utilizan la Clasificación Internacional de Trastornos de Cefalea (ICHD-2) para la inclusión del estudio [20]. Las personas potenciales, que no han recibido tratamiento quiropráctico en la parte superior del cuello uterino, deben haber demostrado mediante autoinforme entre diez y veintiséis días de cefalea por mes durante los cuatro meses previos. Al menos ocho días de dolor de cabeza por mes tenían que alcanzar una intensidad de al menos cuatro en una escala de dolor VAS de cero a diez, a menos que se tratara con éxito con un medicamento específico para la migraña. Se requieren al menos cuatro episodios de dolor de cabeza separados por mes separados por al menos un intervalo libre de dolor de 24 horas.

Los traumatismos significativos en la cabeza o el cuello que ocurrieron dentro del año anterior al ingreso al estudio excluyeron a los candidatos. Otros criterios de exclusión incluyen el uso excesivo de medicación aguda, antecedentes de claustrofobia, enfermedad cardiovascular o cerebrovascular o cualquier otro trastorno del SNC distinto de la migraña. La Tabla 1 describe los criterios completos de inclusión y exclusión considerados. Usando un neurólogo certificado con experiencia para seleccionar sujetos potenciales mientras se adhiere al ICHD-2 y guiado por los criterios de inclusión / exclusión, la exclusión de sujetos con otras fuentes de dolor de cabeza como la tensión muscular y la sobrecarga de medicamento aumentaría la probabilidad de éxito contratación de sujetos.

Aquellos que cumplen con los criterios iniciales firmaron el consentimiento informado y luego completaron una Escala de Evaluación de Incapacidad Migraña (MIDAS). El MIDAS requiere doce semanas para demostrar un cambio clínicamente significativo [21]. Esto permitió que pasara el tiempo adecuado para discernir cualquier posible cambio. Durante los siguientes días de 28, los candidatos grabaron un diario de dolor de cabeza que proporcionaba datos de referencia al tiempo que confirmaba el número de días de cefalea y la intensidad requerida para la inclusión. Después de las cuatro semanas, la verificación diagnóstica del control del diario permitió la administración de las medidas remanentes de HRQoL basales:

  1. Medida de calidad de vida específica para migraña (MSQL) [22],
  2. Prueba de impacto de cefalea-6 (HIT-6) [23],
  3. Sujeto la evaluación global actual del dolor de cabeza (EAV).

La remisión al profesional NUCCA, para determinar la presencia de desalineación del atlas, confirmó la necesidad de intervención para finalizar la inclusión study del estudio. La ausencia de indicadores de desalineación del atlas excluyó a los candidatos. Después de programar las citas para la intervención y la atención de la NUCCA, los sujetos calificados obtuvieron medidas iniciales de PC-MRI. La figura 1 resume la disposición del sujeto a lo largo del estudio.

La intervención inicial de NUCCA requirió tres visitas consecutivas: (1) Día uno, evaluación de desalineación del atlas, radiografías antes de la corrección; (2) Día dos, corrección NUCCA con evaluación posterior a la corrección con radiografías; y (3) Día tres, reevaluación posterior a la corrección. La atención de seguimiento se realizó semanalmente durante cuatro semanas, luego cada dos semanas durante el resto del período de estudio. En cada visita NUCCA, los sujetos completaron una evaluación actual del dolor de cabeza (califique su dolor de cabeza en promedio durante la última semana) usando una regla y un lápiz para marcar una línea 100 mm (EVA). Una semana después de la intervención inicial, los sujetos completaron un cuestionario de "Reacción posible a la atención". Esta evaluación ya se utilizó para controlar con éxito los eventos adversos relacionados con varios procedimientos de corrección cervical superior [24].

En la semana cuatro, se obtuvieron datos de PC-MRI y los sujetos completaron un MSQL y HIT-6. Los datos de PC-MRI al final del estudio se recogieron en la semana ocho, seguida de una entrevista de salida del neurólogo. Aquí, los sujetos completaron los resultados finales de MSQOL, HIT-6, MIDAS y VAS y se recopilaron diarios de dolor de cabeza.

En la visita de neurólogo 8 de la semana, a dos sujetos voluntarios se les ofreció una oportunidad de seguimiento a largo plazo durante un período de estudio total de 24 semanas. Esto implicó una nueva evaluación NUCCA mensual durante 16 semanas después de la finalización del estudio inicial 8-week. El propósito de este seguimiento fue ayudar a determinar si la mejoría del dolor de cabeza continuaba dependiendo del mantenimiento de la alineación del atlas mientras se observaba cualquier efecto a largo plazo de la atención de NUCCA en el ICCI. Los sujetos que desean participar firmaron un segundo consentimiento informado para esta fase de estudio y continuaron la atención mensual de NUCCA. Al final de las semanas 24 de la intervención atlas original, se produjo el cuarto estudio de imágenes de PC-MRI. En la entrevista de salida del neurólogo, se recogieron los resultados finales de MSQOL, HIT-6, MIDAS y EVA y los diarios de cefaleas.

El mismo procedimiento NUCCA que se informó anteriormente se siguió utilizando el protocolo establecido y las normas de atención desarrolladas a través de la certificación NUCCA para la evaluación y la realineación o corrección del atlas del ASC (ver Figuras 22-5) [2, 13, 25]. La evaluación del ASC incluye la detección de la desigualdad funcional de la longitud de la pierna con el Supine Leg Check (SLC) y el examen de la simetría postural con el Gravity Stress Analyzer (Upper Cervical Store, Inc., 1641 17 Avenue, Campbell River, BC, Canadá V9W 4L5 ) (vea las Figuras de las Figuras 22 y 3 (a) -3 (c)) [26-28]. Si se detectan SLC y desequilibrios posturales, se indica un examen radiográfico de tres vistas para determinar la orientación multidimensional y el grado de desalineación craneocervical [29, 30]. Un análisis radiográfico completo proporciona información para determinar una estrategia de corrección del atlas óptima para cada sujeto. El médico localiza los puntos de referencia anatómicos de la serie de tres vistas, midiendo los ángulos estructurales y funcionales que se han desviado de los estándares ortogonales establecidos. El grado de desalineación y la orientación del atlas se revelan luego en tres dimensiones (consulte las Figuras 4 (a) -4 (c)) [2, 29, 30]. La alineación del equipo radiográfico, la reducción del tamaño del puerto del colimador, las combinaciones de pantallas de cine de alta velocidad, los filtros especiales, las rejillas especializadas y el blindaje de plomo minimizan la exposición a la radiación del sujeto. Para este estudio, el promedio total medido de la exposición a la piel de entrada a sujetos de la serie radiográfica antes de la corrección fue 352 milirads (3.52 millisieverts).

Figura 2 Examen de detección de pierna supina Prueba SLC
Figura 2: Examen de detección de la pierna supina (SLC). La observación de una aparente "pierna corta" indica una posible desalineación del atlas. Estos aparecen parejos.

Figura 3 Gravity Stress Analyzer GSA
Figura 3: Gravity Stress Analyzer (GSA). (a) El dispositivo determina la asimetría postural como un indicador adicional de la desalineación del atlas. Los hallazgos positivos en el SLC y GSA indican la necesidad de series radiográficas NUCCA. (b) Paciente equilibrado sin asimetría postural. (c) Calibradores de cadera utilizados para medir la asimetría de la pelvis.

Figura 4 NUCCA Radiograph Series
Figura 4: Serie de radiografías NUCCA. Estas películas se utilizan para determinar la desalineación del atlas y desarrollar una estrategia de corrección. Las radiografías o postfilmes posteriores a la corrección aseguran que se haya realizado la mejor corrección para ese sujeto.

Figura 5 haciendo una corrección de NUCCA
Figura 5: Haciendo una corrección NUCCA. El practicante NUCCA ofrece un ajuste de tracción tríceps. El cuerpo y las manos del practicante están alineados para ofrecer una corrección de atlas a lo largo de un vector de fuerza óptimo utilizando la información obtenida de las radiografías.

La intervención NUCCA implica una corrección manual de la desalineación medida radiográficamente en la estructura anatómica entre el cráneo, la vértebra atlas y la columna cervical. Utilizando principios biomecánicos basados ​​en un sistema de palanca, el médico desarrolla una estrategia para

  1. posicionamiento del sujeto,
  2. postura del practicante,
  3. vector de fuerza para corregir la desalineación del atlas.

Los sujetos se colocan en una mesa de postura lateral con la cabeza específicamente reforzada usando un sistema de soporte mastoideo. La aplicación del vector de fuerza controlada predeterminado para la corrección realinea el cráneo al atlas y al cuello al eje vertical o centro de gravedad de la columna vertebral. Estas fuerzas correctivas se controlan en profundidad, dirección, velocidad y amplitud, produciendo una reducción precisa y precisa del ASC.

Usando el hueso pisiforme de la mano de contacto, el practicante de NUCCA se contacta con el proceso transversal del atlas. La otra mano rodea la muñeca de la mano de contacto, para controlar el vector mientras se mantiene la profundidad de la fuerza generada en la aplicación del procedimiento de "extracción de tríceps" (vea la Figura 5) [3]. Al comprender la biomecánica espinal, el cuerpo y las manos del profesional se alinean para producir una corrección atlas a lo largo del vector de fuerza óptima. La fuerza controlada, no agresiva se aplica a lo largo de la ruta de reducción predeterminada. Es específico en su dirección y profundidad para optimizar la reducción de ASC asegurando que no haya activación en las fuerzas reactivas de los músculos del cuello en respuesta al cambio biomecánico. Se entiende que una reducción óptima de la desalineación promueve el mantenimiento a largo plazo y la estabilidad de la alineación espinal.

Después de un breve período de descanso, se lleva a cabo un procedimiento de evaluación posterior, idéntico a la evaluación inicial. Una exploración radiográfica postcorrección utiliza dos vistas para verificar el retorno de la cabeza y la columna cervical al equilibrio ortogonal óptimo. Los sujetos son educados en formas de preservar su corrección, evitando así otra desalineación.

Las visitas subsiguientes a NUCCA incluyeron chequeos diarios de cefalea y una evaluación actual del dolor de cabeza (EAV). La desigualdad en la longitud de las piernas y la asimetría postural excesiva se usaron para determinar la necesidad de otra intervención atlas. El objetivo para la mejora óptima es que el sujeto mantenga la realineación durante el mayor tiempo posible, con el menor número de intervenciones de atlas.

En una secuencia PC-MRI, los medios de contraste no se utilizan. Los métodos de PC-MRI recogieron dos conjuntos de datos con diferentes cantidades de sensibilidad de flujo adquiridas relacionando pares de gradientes, que secuencialmente dephase y rephase giros durante la secuencia. Los datos brutos de los dos conjuntos se restan para calcular un índice de flujo.

Una visita in situ del Físico de MRI brindó capacitación para el Tecnólogo de MRI y se estableció un procedimiento de transferencia de datos. Se realizaron varios escaneos de práctica y transferencias de datos para garantizar que la recopilación de datos tuviera éxito sin desafíos. Se usó un escáner 1.5-tesla GE 360 Optima MR (Milwaukee, WI) en el centro de imágenes del estudio (EFW Radiology, Calgary, Alberta, Canadá) en imágenes y recolección de datos. En los escaneos de anatomía se usó una bobina de cabezal de matriz en fase de elemento 12, secuencia de eco de gradiente de adquisición rápida preparada por magnetización 3D (MP-RAGE). Los datos sensibles al flujo se adquirieron utilizando una técnica de adquisición paralela (iPAT), factor de aceleración 2.

Para medir el flujo de sangre hacia y desde la base del cráneo, se realizaron dos exploraciones de contraste de fase de cine codificadas por velocidad, retrospectivamente, determinadas por la frecuencia cardíaca individual, recogiendo treinta y dos imágenes durante un ciclo cardíaco. Una codificación de alta velocidad (70 cm / s) de flujo sanguíneo de alta velocidad perpendicular a los vasos en el nivel de la vértebra C-2 incluye las arterias carótidas internas (ICA), arterias vertebrales (VA) y venas yugulares internas (IJV) . Los datos del flujo venoso secundario de venas vertebrales (VV), venas epidurales (EV) y venas cervicales profundas (DCV) se adquirieron a la misma altura usando una secuencia de codificación de baja velocidad (7-9 cm / s).

Los datos del sujeto se identificaron mediante la ID del estudio de la materia y la fecha del estudio de imágenes. El neurorradiólogo del estudio revisó las secuencias de MR-RAGE para descartar afecciones patológicas excluyentes. Luego se eliminaron los identificadores del sujeto y se le asignó una identificación codificada que permitía la transferencia a través de un protocolo de IP de túnel asegurado al físico para su análisis. Usando sangre volumétrica de software patentada, se determinaron las formas de onda de flujo del líquido cefalorraquídeo (CSF) y los parámetros derivados (MRICP versión 1.4.35 Alperin Noninvasive Diagnostics, Miami, FL).

Utilizando la segmentación de lúmenes basada en la pulsatilidad, se calcularon los flujos volumétricos dependientes del tiempo integrando las velocidades de flujo dentro de las áreas de la sección transversal luminal sobre las treinta y dos imágenes. Las tasas medias de flujo se obtuvieron para las arterias cervicales, el drenaje venoso primario y las vías de drenaje venoso secundario. El flujo sanguíneo cerebral total se obtuvo mediante la suma de estas tasas medias de flujo.

Una definición simple de cumplimiento es una relación de cambios de volumen y presión. El cumplimiento intracraneal se calcula a partir de la relación entre el cambio de volumen intracraneal máximo (sistólico) (ICVC) y las fluctuaciones de presión durante el ciclo cardíaco (PTP-PG). El cambio en ICVC se obtiene a partir de las diferencias momentáneas entre los volúmenes de sangre y CSF que entran y salen del cráneo [5, 31]. El cambio de presión durante el ciclo cardíaco se deriva del cambio en el gradiente de presión del LCR, que se calcula a partir de las imágenes de RM codificadas por velocidad del flujo de LCR, usando la relación de Navier-Stokes entre las derivadas de las velocidades y el gradiente de presión [5, 32 ] Se calcula un índice de cumplimiento intracraneal (ICCI) a partir de la relación de ICVC y los cambios de presión [5, 31-33].

El análisis estadístico consideró varios elementos. El análisis de datos de ICCI incluyó una prueba de Kolmogorov-Smirnov de una muestra que reveló una falta de distribución normal en los datos de ICCI, que por lo tanto se describieron utilizando la mediana y el rango intercuartílico (IQR). Las diferencias entre la línea de base y el seguimiento se examinarán mediante una prueba t pareada.

Los datos de las evaluaciones NUCCA se describieron utilizando la media, la mediana y el rango intercuartílico (IQR). Las diferencias entre la línea de base y el seguimiento se examinaron utilizando una prueba t pareada.

Dependiendo de la medida de resultado, los valores de seguimiento basales, semana cuatro, semana ocho y semana doce (solo MIDAS) se describieron utilizando la media y la desviación estándar. Los datos de MIDAS recopilados en el cribado neurológico inicial tuvieron un puntaje de seguimiento al final de las doce semanas.

Las diferencias desde el inicio hasta cada visita de seguimiento se analizaron mediante una prueba t pareada. Esto dio lugar a numerosos valores p de dos visitas de seguimiento para cada resultado, excepto el MIDAS. Dado que uno de los propósitos de este piloto es proporcionar estimaciones para futuras investigaciones, era importante describir dónde ocurrieron las diferencias, en lugar de utilizar un ANOVA de una vía para llegar a un valor p único para cada medida. La preocupación con tales comparaciones múltiples es el aumento en la tasa de error Tipo I.

Para analizar los datos de VAS, cada puntaje de las asignaturas se examinó individualmente y luego con una línea de regresión lineal que se ajusta adecuadamente a los datos. El uso de un modelo de regresión multinivel con intersecciones aleatorias y pendiente aleatoria proporcionó una línea de regresión individual ajustada para cada paciente. Esto se probó frente a un modelo aleatorio de solo interceptación, que se ajusta a una línea de regresión lineal con una pendiente común para todos los sujetos, mientras que los términos de intercepción pueden variar. Se adoptó el modelo de coeficiente aleatorio, ya que no hubo evidencia de que las pendientes aleatorias mejoraran significativamente el ajuste a los datos (utilizando una estadística de razón de verosimilitud). Para ilustrar la variación en las intersecciones pero no en la pendiente, se graficaron las líneas de regresión individuales para cada paciente con una línea de regresión promedio impuesta en la parte superior.

Resultados

Desde la evaluación inicial del neurólogo, dieciocho voluntarios fueron elegibles para la inclusión. Después de completar los diarios de cefalea iniciales, cinco candidatos no cumplieron los criterios de inclusión. Tres carecían de los días requeridos para el dolor de cabeza en los diarios basales que se incluirían, uno tenía síntomas neurológicos inusuales con entumecimiento unilateral persistente y otro estaba tomando un bloqueador del canal de calcio. El practicante NUCCA encontró dos candidatos inelegibles: uno sin desalineación del atlas y el segundo con una condición Wolff-Parkinson-White y distorsión postural severa (39 °) con reciente participación en un accidente severo de alto impacto con un vehículo con latigazo (ver Figura 1) .

Once sujetos, ocho mujeres y tres hombres, con una edad promedio de cuarenta y un años (rango 21-61 años), calificaron para la inclusión. Seis sujetos presentaron migraña crónica, informaron quince o más días de dolor de cabeza por mes, con una media total de once sujetos de días de cefalea 14.5 al mes. La duración de los síntomas de la migraña varió de dos a treinta y cinco años (media de veintitrés años). Todos los medicamentos se mantuvieron sin cambios durante la duración del estudio para incluir sus regímenes de profilaxis para la migraña según lo prescrito.

Según los criterios de exclusión, ningún sujeto incluido recibió un diagnóstico de cefalea atribuible a una lesión traumática de cabeza y cuello, conmoción cerebral o cefalea persistente atribuida al latigazo cervical. Nueve sujetos informaron una historia pasada muy remota, más de cinco años o más (promedio de nueve años) antes de la revisión del neurólogo. Esto incluyó lesiones en la cabeza relacionadas con los deportes, conmoción cerebral y / o latigazo cervical. Dos sujetos indicaron que no habían sufrido una lesión previa en la cabeza o el cuello (ver Tabla 2).

Tabla 2 Sujeto Índice de cumplimiento intracraneal ICCI Data
Tabla 2: Datos del índice de cumplimiento intracraneal del sujeto (ICCI) (n = 11). PC-MRI6 adquirió datos de ICCI1 informados al inicio, la semana cuatro y la semana ocho después de la intervención NUCCA5. Las hileras en negrita indican el sujeto con una ruta de drenaje venoso secundario. La MVA o la mTBI ocurrieron por lo menos 5 años antes de la inclusión en el estudio, promedio de años 10.

Individualmente, cinco sujetos demostraron un aumento en ICCI, los valores de tres sujetos permanecieron esencialmente iguales, y tres mostraron una disminución desde el inicio hasta las mediciones del final del estudio. Los cambios globales en el cumplimiento intracraneal se observan en la Tabla 2 y la Figura 8. Los valores de mediana (IQR) de ICCI fueron 5.6 (4.8, 5.9) al inicio, 5.6 (4.9, 8.2) en la semana cuatro y 5.6 (4.6, 10.0) en la semana ocho. Las diferencias no fueron estadísticamente diferentes. La diferencia media entre el inicio y la semana cuatro fue -0.14 (95% CI -1.56, 1.28), p = 0.834, y entre el inicio y la semana ocho fue 0.93 (95% CI -0.99, 2.84), p = 0.307. Los resultados del estudio ICCI de semana 24 de estos dos sujetos se muestran en la Tabla 6. El sujeto 01 mostró una tendencia creciente en ICCI desde 5.02 al inicio hasta 6.69 en la semana 24, mientras que en la semana 8, los resultados se interpretaron como consistentes o permanecen igual. El sujeto 02 demostró una tendencia decreciente en ICCI desde el inicio de 15.17 hasta 9.47 en la semana 24.

La figura 8 estudia los datos de ICCI en comparación con los datos publicados anteriormente en la literatura
Figura 8: Estudie los datos de ICCI en comparación con los datos publicados anteriormente en la literatura. Los valores de tiempo de MRI se fijan al inicio del estudio, la semana 4 y la semana 8 después de la intervención. Los valores iniciales de este estudio son similares a los datos informados por Pomschar en sujetos que solo presentan mTBI.

Tabla 6 24 Índice de cumplimiento intracraneal semanal ICCI Data
Tabla 6: 24-week ICCI hallazgos que muestran una tendencia creciente en el sujeto 01, mientras que al final del estudio (semana 8), los resultados se interpretaron como consistentes o permanecen igual. El sujeto 02 continuó mostrando una tendencia decreciente en ICCI.

La Tabla 3 informa los cambios en las evaluaciones NUCCA. La diferencia media de antes a después de la intervención es la siguiente: (1) SLC: 0.73 pulgadas, 95% CI (0.61, 0.84) (p <0.001); (2) GSA: puntos de escala 28.36, 95% CI (26.01, 30.72) (p <0.001); (3) Atlas Laterality: grados 2.36, 95% CI (1.68, 3.05) (p <0.001); y (4) Atlas Rotation: 2.00 grados, 95% CI (1.12, 2.88) (p <0.001). Esto indicaría que se produjo un cambio probable después de la intervención del atlas en función de la evaluación del sujeto.

Tabla 3 Estadísticas descriptivas de evaluaciones NUCCA
Tabla 3: Estadística descriptiva [media, desviación estándar, mediana e intervalo intercuartílico (IQR2)] de las evaluaciones NUCCA1 antes y después de la intervención inicial (n = 11).

Los resultados del diario de cefalea se informan en Tabla 4 y la figura 6. Al inicio del estudio, los sujetos tenían 14.5 (SD = 5.7) días de cefalea por día 28 por mes. Durante el primer mes posterior a la corrección NUCCA, los días medios de cefalea por mes disminuyeron en 3.1 días desde el inicio, 95% CI (0.19, 6.0), p = 0.039, hasta 11.4. Durante el segundo mes, los días de cefalea disminuyeron en 5.7 días desde el inicio, 95% CI (2.0, 9.4), p = 0.006, hasta 8.7 días. En la semana ocho, seis de los once sujetos tuvieron una reducción de> 30% en los días de dolor de cabeza por mes. Durante las semanas 24, el sujeto 01 informó esencialmente que no hubo cambios en los días de cefalea mientras que el sujeto 02 tuvo una reducción de un día de dolor de cabeza al mes desde el inicio del estudio de siete hasta informes de final de estudio de seis días.

Figura 6 Días de dolor de cabeza y dolor de cabeza Intensidad del dolor del diario
Figura 6: Días de dolor de cabeza e intensidad de dolor de dolor de cabeza del diario (n = 11). (a) Número de días de dolor de cabeza por mes. (b) intensidad promedio de dolor de cabeza (en días de dolor de cabeza). El círculo indica la media y la barra indica el 95% CI. Los círculos son puntajes de materias individuales. Se observó una disminución significativa en los días de dolor de cabeza por mes a las cuatro semanas, casi el doble a las ocho semanas. Cuatro sujetos (#4, 5, 7 y 8) exhibieron una disminución mayor que 20% en la intensidad del dolor de cabeza. El uso simultáneo de medicamentos puede explicar la pequeña disminución en la intensidad del dolor de cabeza.

Al inicio del estudio, la intensidad media de dolor de cabeza en días con dolor de cabeza, en una escala de cero a diez, fue 2.8 (SD = 0.96). La intensidad media de la cefalea no mostró cambios estadísticamente significativos a las cuatro (p = 0.604) y ocho (p = 0.158) semanas. Cuatro sujetos (#4, 5, 7 y 8) exhibieron una disminución mayor que 20% en la intensidad del dolor de cabeza.

Las medidas de calidad de vida y discapacidad de cefalea se muestran en la Tabla 4. La puntuación media de HIT-6 al inicio del estudio fue 64.2 (SD = 3.8). En la semana cuatro después de la corrección NUCCA, la disminución media en las puntuaciones fue 8.9, 95% CI (4.7, 13.1), p = 0.001. Los puntajes de la semana ocho, en comparación con el valor inicial, revelaron una disminución media de 10.4, 95% CI (6.8, 13.9), p = 0.001. En el grupo 24-week, el sujeto 01 mostró una disminución de puntos 10 de 58 en la semana 8 a 48 en la semana 24 mientras que el sujeto 02 disminuyó los puntos 7 de 55 en la semana 8 a 48 en la semana 24 (consulte la Figura 9).

Figura 9 24 Week HIT 6 Puntuaciones en temas de seguimiento a largo plazo
Figura 9: Puntuaciones HIT-24 de la semana 6 en sujetos de seguimiento a largo plazo. Los puntajes mensuales continuaron disminuyendo después de la semana 8, final del primer estudio. Basado en Smelt et al. criterios, se puede interpretar que ocurrió un cambio mínimamente importante dentro de la persona entre la semana 8 y la semana 24. HIT-6: Prueba de impacto de cefalea-6.

La puntuación inicial media de MSQL fue 38.4 (SD = 17.4). En la semana cuatro después de la corrección, los puntajes promedio para los once sujetos aumentaron (mejoraron) con 30.7, 95% CI (22.1, 39.2), p <0.001. En la semana ocho, al final del estudio, las puntuaciones medias de MSQL habían aumentado desde el inicio por 35.1, 95% CI (23.1, 50.0), p <0.001, hasta 73.5. Los sujetos de seguimiento continuaron mostrando una mejora con el aumento de los puntajes; sin embargo, muchos puntajes se mantuvieron estables desde la semana 8 (vea las Figuras 10 (a) -10 (c)).

Figura 10 24 Semana MSQL puntajes en largo plazo Seguimiento p Sujetos
Figura 10: ((a) - (c)) Puntuaciones de MSQL de 24-week en sujetos de seguimiento a largo plazo. (a) El sujeto 01 se ha estabilizado esencialmente después de la semana 8 hasta el final del segundo estudio. El sujeto 02 muestra puntajes que aumentan con el tiempo, demostrando diferencias mínimamente importantes basadas en Cole et al. criterios por semana 24. (b) Las puntuaciones de los sujetos parecen alcanzar un máximo en la semana 8, y ambos sujetos muestran puntajes similares informados en la semana 24. (c) Los puntajes del sujeto 2 permanecen constantes a lo largo del estudio, mientras que el sujeto 01 muestra una mejora constante desde el inicio hasta el final de la semana 24. MSQL: Medida de calidad de vida específica para la migraña.

La puntuación media de MIDAS al inicio del estudio fue 46.7 (SD = 27.7). Dos meses después de la corrección NUCCA (tres meses después de la línea base), la disminución media en las puntuaciones MIDAS del sujeto fue 32.1, 95% CI (13.2, 51.0), p = 0.004. Los sujetos de seguimiento continuaron mostrando mejoría con puntuaciones decrecientes y la intensidad mostró una mejoría mínima (véanse las figuras 11 (a) -11 (c)).

Figura 11 24 Puntuaciones MIDAS semana en sujetos de seguimiento a largo plazo
Figura 11: Puntuaciones MIDAS de 24-week en sujetos de seguimiento a largo plazo. (a) Los puntajes MIDAS totales continuaron con una tendencia decreciente durante el período de estudio de la semana 24. (b) Puntajes de intensidad mejora continua. (c) Mientras que la frecuencia de la semana 24 fue más alta que en la semana 8, se observó mejoría en comparación con la línea base. MIDAS: Escala de Evaluación de Discapacidad Migraña.

La evaluación del dolor de cefalea actual a partir de los datos de la escala VAS se observa en la Figura 7. El modelo de regresión lineal multinivel mostró evidencia de un efecto aleatorio para la intersección (p <0.001) pero no para la pendiente (p = 0.916). Por lo tanto, el modelo de intercepción aleatoria adoptado estimó una intercepción diferente para cada paciente, pero una pendiente común. La pendiente estimada de esta línea fue -0.044, 95% CI (-0.055, -0.0326), p <0.001, lo que indica que hubo una disminución significativa en la puntuación de VAS de 0.44 por 10 días después del inicio (p <0.001). La puntuación media inicial fue 5.34, 95% CI (4.47, 6.22). El análisis de efectos aleatorios mostró una variación sustancial en la puntuación inicial (SD = 1.09). Como las intersecciones aleatorias se distribuyen normalmente, esto indica que 95% de dichas intercepciones se encuentran entre 3.16 y 7.52, proporcionando evidencia de una variación sustancial en los valores de referencia entre los pacientes. Los puntajes del VAS continuaron mostrando una mejoría en el grupo de seguimiento de dos sujetos 24-semana (vea la Figura 12).

Figura 7 Subject Evaluación global del dolor de cabeza VAS
Figura 7: Sujeto evaluación global de cefalea (EAV) (n = 11). Hubo una variación sustancial en las puntuaciones basales en estos pacientes. Las líneas muestran un ajuste lineal individual para cada uno de los once pacientes. La línea negra punteada gruesa representa el ajuste lineal promedio en los once pacientes. VAS: Visual Analog Scale.

Figura 12 24 Semana Seguimiento Grupo Evaluación global de cefalea VAS
Figura 12: 24-week group group assessment of global headache (VAS). Cuando se preguntó a los sujetos, "califique el dolor de su dolor de cabeza en promedio durante la última semana". Los puntajes del VAS continuaron mostrando una mejoría en el grupo de seguimiento de dos sujetos de 24-week.

La reacción más obvia a la intervención y atención de la NUCCA informada por diez sujetos fue la incomodidad leve en el cuello, calificada como promedio de tres de cada diez en la evaluación del dolor. En seis sujetos, el dolor comenzó más de veinticuatro horas después de la corrección del atlas, y duró más de veinticuatro horas. Ningún sujeto informó ningún efecto significativo en sus actividades diarias. Todos los sujetos informaron satisfacción con la atención NUCCA después de una semana, puntaje mediano, diez, en una escala de calificación de cero a diez.

Dr Jimenez White Coat

Información del Dr. Alex Jiménez

"He estado experimentando migrañas desde hace varios años. ¿Hay alguna razón para mi dolor de cabeza? ¿Qué puedo hacer para disminuir o deshacerme de mis síntomas? Se cree que las migrañas son una forma compleja de dolor de cabeza, sin embargo, la razón de ellas es muy similar a cualquier otro tipo de dolor de cabeza. Una lesión traumática en la columna cervical, como un latigazo cervical por un accidente automovilístico o una lesión deportiva, puede causar una desalineación en el cuello y la parte superior de la espalda, lo que puede provocar migraña. Una postura incorrecta también puede causar problemas en el cuello que pueden causar dolor en la cabeza y el cuello. Un profesional de la salud que se especializa en problemas de salud espinal puede diagnosticar la fuente de sus migrañas. Además, un especialista calificado y experimentado puede realizar ajustes espinales así como también manipulaciones manuales para ayudar a corregir cualquier desalineación de la columna vertebral que pueda estar causando los síntomas. El siguiente artículo resume un estudio de caso basado en la mejora de los síntomas después de la realineación de vértebras atlas en participantes con migraña.

Discusión

En esta cohorte limitada de once pacientes con migraña, no hubo un cambio estadísticamente significativo en la ICCI (resultado primario) después de la intervención NUCCA. Sin embargo, se produjo un cambio significativo en los resultados secundarios de CVRS como se resume en la Tabla 5. La consistencia en la magnitud y la dirección de la mejoría entre estas medidas de CVRS indica confianza en la mejora de la salud del dolor de cabeza en el estudio de dos meses después del período de referencia del día 28.

Tabla 5 Resumen Comparación de los resultados medidos
Tabla 5: Comparación de resumen de los resultados medidos

Con base en los resultados del estudio de caso, esta investigación hipotetizó un aumento significativo de ICCI después de la intervención atlas que no fue observado El uso de PC-MRI permite la cuantificación de la relación dinámica entre el flujo arterial, el flujo venoso y el flujo de LCR entre el cráneo y el canal espinal [33]. Índice de cumplimiento intracraneal (ICCI) mide la capacidad del cerebro para responder a la sangre arterial entrante durante la sístole. La interpretación de este flujo dinámico está representada por una relación monoexponencial existente entre el volumen de CSF y la presión de CSF. Con el cumplimiento intracraneal aumentado o superior, también definido como una buena reserva compensatoria, la sangre arterial entrante puede ser acomodada por el contenido intracraneal con un cambio menor en la presión intracraneal. Si bien podría ocurrir un cambio en el volumen o presión intracraneal, según la naturaleza exponencial de la relación volumen-presión, un cambio en la ICCI después de la intervención puede no realizarse. Se requiere un análisis avanzado de los datos de MRI y un estudio adicional para identificar los parámetros prácticos cuantificables para usar como un resultado objetivo sensible para documentar un cambio fisiológico después de la corrección del atlas.

Koerte et al. los informes de pacientes con migraña crónica muestran un drenaje venoso secundario relativo significativamente mayor (plexo paraespinal) en posición supina cuando se compara con controles pareados por edad y sexo [34]. Cuatro sujetos de estudio mostraron un drenaje venoso secundario con tres de esos sujetos que demostraron un aumento notable en el cumplimiento después de la intervención. La importancia es desconocida sin más estudios. Del mismo modo, Pomschar et al. informaron que los sujetos con lesión cerebral traumática leve (mTBI) demuestran un mayor drenaje a través de la ruta paraespinal venosa secundaria [35]. El índice de cumplimiento intracraneal medio parece significativamente más bajo en la cohorte de mTBI en comparación con los controles.

Se puede obtener cierta perspectiva en comparación con los datos ICCI de este estudio con los sujetos normales previamente informados y aquellos con mTBI observados en la Figura 8 [5, 35]. Limitado por el pequeño número de sujetos estudiados, la importancia que los hallazgos de este estudio pueden tener en relación con Pomschar et al. sigue siendo desconocido, ofreciendo solo especulaciones de posibilidades para futuras exploraciones. Esto se complica aún más por el cambio inconsistente del ICCI observado en los dos sujetos seguidos durante las semanas 24. El sujeto dos con un patrón de drenaje secundario exhibió una disminución en ICCI después de la intervención. Un ensayo controlado con placebo más grande con un tamaño de muestra estadísticamente significativo podría posiblemente demostrar un cambio fisiológico definitivo medido objetivamente después de la aplicación del procedimiento de corrección NUCCA.

Las medidas de CVRS se usan clínicamente para evaluar la efectividad de una estrategia de tratamiento para disminuir el dolor y la discapacidad relacionados con la migraña. Se espera que un tratamiento efectivo mejore el dolor percibido por el paciente y la discapacidad medida por estos instrumentos. Todas las medidas de CVRS en este estudio demostraron una mejora significativa y sustancial en la semana cuatro después de la intervención NUCCA. Desde la semana cuatro hasta la semana ocho, solo se notaron pequeñas mejoras. De nuevo, solo se observaron pequeñas mejoras en los dos temas seguidos durante las semanas 24. Si bien este estudio no tuvo la intención de demostrar la causalidad de la intervención NUCCA, los resultados de la CVRS crean un interés apremiante para su posterior estudio.

Del diario de dolor de cabeza, se observó una disminución significativa de los días de dolor de cabeza por mes a las cuatro semanas, casi el doble a las ocho semanas. Sin embargo, las diferencias significativas en la intensidad de la cefalea a lo largo del tiempo no se pudieron discernir a partir de estos datos diarios (ver Figura 5). Si bien disminuyó el número de dolores de cabeza, los sujetos aún usaban medicamentos para mantener la intensidad del dolor de cabeza a niveles tolerables; por lo tanto, se supone que no se pudo determinar una diferencia estadísticamente significativa en la intensidad de la cefalea. La consistencia en el número de días de dolor de cabeza que ocurre en la semana 8 en los sujetos de seguimiento podría orientar el futuro enfoque del estudio para determinar cuándo se produce la mejoría máxima para ayudar a establecer un estándar NUCCA de atención de la migraña.

El cambio clínicamente relevante en HIT-6 es importante para comprender completamente los resultados observados. La guía de usuario de HIT-6 ha definido un cambio clínicamente significativo para un paciente individual como ≥5 [36]. Coeytaux et al., Utilizando cuatro métodos de análisis diferentes, sugieren que una diferencia entre grupos en las puntuaciones HIT-6 de unidades 2.3 a lo largo del tiempo puede considerarse clínicamente significativa [37]. Smelt et al. estudiaron las poblaciones de pacientes con migraña de atención primaria en el desarrollo de recomendaciones sugeridas utilizando los cambios de puntuación de HIT-6 para la atención clínica y la investigación [38]. Dependiendo de las consecuencias resultantes de falsos positivos o negativos, se estimó que el cambio mínimamente importante (MIC) dentro de la persona con un "enfoque de cambio medio" era puntos 2.5. Cuando se utiliza el "análisis de la curva característica de funcionamiento del receptor (ROC)", se necesita un cambio de punto 6. La diferencia mínimamente importante recomendada (MID) entre grupos es 1.5 [38].

Utilizando el "enfoque de cambio medio", todas las asignaturas menos una informaron un cambio (disminución) mayor que -2.5. Los "análisis ROC" también demostraron mejoría en todas las asignaturas excepto en una. Este "un sujeto" era una persona diferente en cada análisis de comparación. Basado en Smelt et al. criterios, los sujetos de seguimiento continuaron demostrando una mejora mínimamente importante dentro de la persona como se ve en la Figura 10.

Todos los sujetos, excepto dos, mostraron una mejoría en el puntaje MIDAS entre los resultados iniciales y los resultados a los tres meses. La magnitud del cambio fue proporcional al puntaje MIDAS de referencia, con todas las asignaturas, pero tres informaron un cambio general del cincuenta por ciento o mayor. Los sujetos de seguimiento continuaron mostrando mejoría como se ve en la disminución continua de los puntajes en la semana 24; vea las Figuras 11 (a) -11 (c).

El uso de HIT-6 y MIDAS juntos como resultado clínico puede proporcionar una evaluación más completa de los factores de discapacidad relacionados con el dolor de cabeza [39]. Las diferencias entre las dos escalas pueden predecir la discapacidad a partir de la intensidad del dolor de cabeza y la frecuencia de la cefalea, proporcionando más información sobre los factores relacionados con los cambios informados que cualquiera de los resultados solo. Mientras que el MIDAS parece cambiar más por la frecuencia de dolor de cabeza, la intensidad del dolor de cabeza parece afectar la puntuación HIT-6 más que el MIDAS [39].

La forma en que la migraña afecta y limita el funcionamiento diario percibido del paciente se informa en MSQL v. 2.1, en tres dominios 3: rol restrictivo (MSQL-R), rol preventivo (MSQL-P) y funcionamiento emocional (MSQL-E). Un aumento en los puntajes indica una mejora en estas áreas con valores que van desde 0 (pobre) a 100 (mejor).

MSQL escala la evaluación de confiabilidad por Bagley et al. informe los resultados que se correlacionen moderadamente a altamente con HIT-6 (r = -0.60 a -0.71) [40]. Estudio de Cole et al. informa cambios clínicos de diferencias mínimamente importantes (MID) para cada dominio: MSQL-R = 3.2, MSQL-P = 4.6 y MSQL-E = 7.5 [41]. Los resultados del estudio de topiramato informan cambios clínicos mínimos (MIC) individuales: MSQL-R = 10.9, MSQL-P = 8.3 y MSQL-E = 12.2 [42].

Todos los sujetos, excepto uno, experimentaron un cambio clínico individual mínimamente importante para MSQL-R de más de 10.9 en el seguimiento de la semana ocho en MSQL-R. Todos menos dos sujetos informaron cambios de más de puntos 12.2 en MSQL-E. La mejora en los puntajes de MSQL-P aumentó en diez puntos o más en todas las materias.

El análisis de regresión de las calificaciones de VAS a lo largo del tiempo mostró una mejora lineal significativa durante el período 3. Hubo una variación sustancial en las puntuaciones basales en estos pacientes. Se observó poca o ninguna variación en la tasa de mejora. Esta tendencia parece ser la misma en los sujetos estudiados para las semanas 24 como se ve en la Figura 12.

El Dr. Jiménez trabaja en el cuello del luchador

Muchos estudios que utilizan la intervención farmacéutica han demostrado un efecto placebo sustancial en pacientes de poblaciones migrañosas [43]. Determinar la posible mejoría de la migraña durante seis meses, utilizando otra intervención y sin intervención, es importante para cualquier comparación de resultados. La investigación sobre los efectos del placebo generalmente acepta que las intervenciones con placebo proporcionan alivio sintomático pero no modifican los procesos fisiopatológicos subyacentes a la afección [44]. Las medidas objetivas de resonancia magnética pueden ayudar a revelar tal efecto placebo al demostrar un cambio en las mediciones fisiológicas de los parámetros de flujo que ocurren después de una intervención con placebo.

El uso de un imán de tres teslas para la recolección de datos de MRI aumentaría la confiabilidad de las mediciones al aumentar la cantidad de datos utilizados para hacer el flujo y los cálculos de ICCI. Esta es una de las primeras investigaciones que usa el cambio en ICCI como un resultado en la evaluación de una intervención. Esto crea desafíos en la interpretación de los datos adquiridos por MRI para basar conclusiones o desarrollar más hipótesis. Se ha informado de la variabilidad en las relaciones entre el flujo sanguíneo hacia y desde el cerebro, el flujo de LCR y la frecuencia cardíaca de estos parámetros específicos del sujeto [45]. Las variaciones observadas en un pequeño estudio de medidas repetidas de tres sujetos han llevado a conclusiones que la información recopilada de casos individuales debe interpretarse con precaución [46].

La literatura informa además en estudios más grandes la fiabilidad significativa en la recopilación de estos datos de flujo volumétrico adquiridos por IRM. Wentland et al. informaron que las mediciones de las velocidades del LCR en voluntarios humanos y de las velocidades fantasma fluctuantes sinusoidalmente no difirieron significativamente entre las dos técnicas de IRM utilizadas [47]. Koerte et al. estudió dos cohortes de sujetos fotografiados en dos instalaciones separadas con diferentes equipos. Reportaron que los coeficientes de correlación intraclase (ICC) demostraron una alta confiabilidad intra e interrater de las mediciones de la tasa de flujo volumétrico PC-MRI que permanecen independientes del equipo utilizado y del nivel de habilidad del operador [48]. Si bien existe una variación anatómica entre los sujetos, no ha impedido los estudios de poblaciones de pacientes más grandes al describir posibles parámetros de flujo de salida "normal" [49, 50].

Al basarse únicamente en las percepciones subjetivas del paciente, existen limitaciones en el uso de los resultados informados por los pacientes [51]. Cualquier aspecto que afecte la percepción de un sujeto en su calidad de vida puede influir en el resultado de cualquier evaluación utilizada. La falta de especificidad de resultados al informar los síntomas, las emociones y la discapacidad también limita la interpretación de los resultados [51].

Los costos de análisis de imágenes y MRI imposibilitaron el uso de un grupo de control, lo que limita cualquier generalización de estos resultados. Un tamaño de muestra más grande permitiría conclusiones basadas en la potencia estadística y el error Tipo I reducido. La interpretación de cualquier significado en estos resultados, al tiempo que revela tendencias posibles, sigue siendo especulación en el mejor de los casos. La gran incógnita persiste en la probabilidad de que estos cambios estén relacionados con la intervención o con algún otro efecto desconocido para los investigadores. Estos resultados se suman al cuerpo de conocimiento de los posibles cambios hemodinámicos e hidrodinámicos no informados previamente después de una intervención NUCCA, así como los cambios en los resultados de la paciente con CVRS con migraña, como se observó en esta cohorte.

Los valores de los datos y análisis recopilados proporcionan información requerida para la estimación de tamaños de muestras de sujetos estadísticamente significativos en posteriores estudios. Los desafíos de procedimiento resueltos de conducir el piloto permiten un protocolo altamente refinado para lograr con éxito esta tarea.

En este estudio, la falta de un aumento sólido en el cumplimiento puede entenderse por la naturaleza logarítmica y dinámica del flujo hemodinámico e hidrodinámico intracraneal, permitiendo que los componentes individuales que comprenden el cumplimiento cambien, mientras que en general no lo hizo. Una intervención efectiva debería mejorar el dolor percibido por el sujeto y la discapacidad relacionada con el dolor de cabeza por migraña medido por estos instrumentos de CVRS utilizados. Los resultados de este estudio sugieren que la intervención de realineamiento del atlas puede asociarse con una reducción en la frecuencia de la migraña, una marcada mejoría en la calidad de vida que produce una reducción significativa en la discapacidad relacionada con el dolor de cabeza como se observa en esta cohorte. La mejora en los resultados de la CVRS crea un interés apremiante para estudios posteriores, para confirmar estos hallazgos, especialmente con un grupo de sujetos más amplio y un grupo placebo.

Expresiones de gratitud

Los autores reconocen al Dr. Noam Alperin, Alperin Diagnostics, Inc., Miami, FL; Kathy Waters, Coordinadora del estudio, y el Dr. Jordan Ausmus, Coordinador de radiografía, Britannia Clinic, Calgary, AB; Sue Curtis, Tecnóloga de MRI, Elliot Fong Wallace Radiology, Calgary, AB; y Brenda Kelly-Besler, RN, Coordinadora de Investigación, Calgary Headache Assessment and Management Program (CHAMP), Calgary, AB. El apoyo financiero es provisto por (1) Fundación Hecht, Vancouver, BC; (2) Fundación Tao, Calgary, AB; (3) Ralph R. Gregory Memorial Foundation (Canadá), Calgary, AB; y (4) Fundación de Investigación Cervical Superior (UCRF), Minneapolis, MN.

Abreviaturas

  • ASC: complejo de subluxación de Atlas
  • CHAMP: Calgary Headache Assessment and Management Program
  • CSF: líquido cefalorraquídeo
  • GSA: Gravity Stress Analyzer
  • HIT-6: prueba de impacto de cefalea-6
  • CVRS: calidad de vida relacionada con la salud
  • ICCI: Índice de cumplimiento intracraneal
  • ICVC: cambio de volumen intracraneal
  • IQR: rango intercuartílico
  • MIDAS: Escala de Evaluación de Discapacidad Migraña
  • MSQL: Medida de calidad de vida específica para la migraña
  • MSQL-E: medida de la calidad de vida específica de la migraña: emocional
  • MSQL-P: Medida de la calidad de vida específica de la migraña
  • MSQL-R: Calidad de vida específica para la migraña Medida-Restrictiva
  • NUCCA: Asociación Nacional de Quiropráctica Cervical Superior
  • PC-MRI: Imágenes por Resonancia Magnética con Contraste de Fase
  • SLC: Supine Leg Check
  • VAS: Visual Analog Scale.

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no existen intereses financieros o de otro tipo que compitan con la publicación de este documento.

Contribución de los autores

H. Charles Woodfield III concibió el estudio, fue instrumental en su diseño, ayudó en la coordinación y ayudó a redactar el documento: introducción, métodos de estudio, resultados, discusión y conclusión. D. Gordon Hasick realizó una selección de sujetos para la inclusión / exclusión del estudio, proporcionó intervenciones NUCCA y supervisó a todas las personas en el seguimiento. Participó en el diseño del estudio y la coordinación de temas, ayudando a redactar la Introducción, Métodos NUCCA y Discusión del documento. Werner J. Becker examinó temas de inclusión / exclusión de estudios, participó en el diseño y coordinación del estudio y ayudó a redactar el documento: métodos de estudio, resultados y discusión, y conclusión. Marianne S. Rose realizó un análisis estadístico de los datos del estudio y ayudó a redactar el documento: métodos estadísticos, resultados y discusión. James N. Scott participó en el diseño del estudio, se desempeñó como consultor de imágenes revisando escaneos de patología y ayudó a redactar el documento: métodos de PC-MRI, resultados y discusión. Todos los autores leen y aprueban el trabajo final.

En conclusión, el estudio de caso con respecto a la mejora de los síntomas de la migraña después de la realineación de las vértebras atlas demostró un aumento en el resultado primario, sin embargo, los resultados promedio del estudio de investigación tampoco demostraron significación estadística. En total, el estudio de caso concluyó que los pacientes que recibieron tratamiento de realineamiento de vértebras atlas experimentaron una mejora considerable en los síntomas con días de dolor de cabeza disminuidos. Información referenciada del Centro Nacional de Información Biotecnológica (NCBI). El alcance de nuestra información se limita a la quiropráctica, así como a las lesiones y afecciones de la columna vertebral. Para discutir el tema, no dude en preguntar al Dr. Jimenez o contáctenos en 915-850-0900 .

Comisariada por el Dr. Alex Jiménez

1. Magoun HW Influencias caudales y cefálicas de la formación reticular del tallo encefálico. Revisiones Fisiológicas. 1950; 30 (4): 459-474. [PubMed]
2. Gregory R. Manual de análisis cervical superior. Monroe, Mich, USA: Asociación Nacional de Quiropráctica Cervical Superior; 1971.
3. Thomas M., editor. Protocolos y perspectivas de NUCCA. 1st. Monroe, Mich, USA: Asociación Nacional de Quiropráctica Cervical Superior; 2002.
4. Grostic JD Dentate hipótesis de distorsión del cordón ligamentoso. Revista de investigación quiropráctica. 1988; 1 (1): 47-55.
5. Alperin N., Sivaramakrishnan A., Lichtor T. Mediciones del líquido cefalorraquídeo basadas en imágenes de resonancia magnética y flujo sanguíneo como indicadores del cumplimiento intracraneal en pacientes con malformación de Chiari. Revista de Neurocirugía. 2005; 103 (1): 46-52. doi: 10.3171 / jns.2005.103.1.0046. [PubMed] [Referencia cruzada]
6. Czosnyka M., Pickard JD Monitoreo e interpretación de la presión intracraneal. Revista de Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría. 2004; 75 (6): 813-821. doi: 10.1136 / jnnp.2003.033126. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
7. Tobinick E., Vega CP El sistema venoso cerebroespinal: anatomía, fisiología e implicaciones clínicas. MedGenMed: Medscape General Medicine. 2006; 8 (1, artículo 153) [PubMed]
8. Eckenhoff JE El significado fisiológico del plexo venoso vertebral. Cirugía Ginecología y Obstetricia. 1970; 131 (1): 72-78. [PubMed]
9. Beggs CB Hemodinámica venosa en trastornos neurológicos: una revisión analítica con análisis hidrodinámico. BMC Medicine. 2013; 11, artículo 142 doi: 10.1186 / 1741-7015-11-142. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
10. Beggs CB Flujo venoso cerebral y dinámica del líquido cefalorraquídeo. Venas y linfáticos. 2014; 3 (3): 81-88. doi: 10.4081 / vl.2014.1867. [Referencia cruzada]
11. Cassar-Pullicino VN, Colhoun E., McLelland M., McCall IW, El Masry W. Alteraciones hemodinámicas en el plexo venoso paravertebral después de una lesión espinal. Radiología. 1995; 197 (3): 659-663. doi: 10.1148 / radiology.197.3.7480735. [PubMed] [Referencia cruzada]
12. Damadian RV, Chu D. El posible papel del trauma cráneo-cervical y la hidrodinámica anormal del LCR en la génesis de la esclerosis múltiple. Fisiología Química y Física y Medical NMR. 2011; 41 (1): 1-17. [PubMed]
13. Bakris G., Dickholtz M., Meyer PM, y col. Realineamiento de la vértebra atlas y logro del objetivo de presión arterial en pacientes hipertensos: un estudio piloto. Revista de Hipertensión Humana. 2007; 21 (5): 347-352. doi: 10.1038 / sj.jhh.1002133. [PubMed] [Referencia cruzada]
14. Kumada M., Dampney RAL, Reis DJ. La respuesta del depresor trigeminal: un reflejo cardiovascular que se origina en el sistema trigeminal. Brain Research. 1975; 92 (3): 485-489. doi: 10.1016 / 0006-8993 (75) 90335-2. [PubMed] [Referencia cruzada]
15. Kumada M., Dampney RAL, Whitnall MH, Reis DJ. Similitudes hemodinámicas entre las respuestas del vasodepresor trigeminal y aórtico. El American Journal of Physiology-Heart and Circulatory Physiology. 1978; 234 (1): H67-H73. [PubMed]
16. Goadsby PJ, Edvinsson L. El sistema trigeminovascular y la migraña: estudios que caracterizan cambios cerebrovasculares y neuropéptidos vistos en humanos y gatos. Anales de Neurología. 1993; 33 (1): 48-56. doi: 10.1002 / ana.410330109. [PubMed] [Referencia cruzada]
17. Goadsby PJ, Fields HL En la anatomía funcional de la migraña. Anales de Neurología. 1998; 43 (2, artículo 272) doi: 10.1002 / ana.410430221. [PubMed] [Referencia cruzada]
18. May A., Goadsby PJ El sistema trigeminovascular en humanos: implicaciones fisiopatológicas para los síndromes de cefalea primaria de las influencias neuronales en la circulación cerebral. Revista de flujo sanguíneo cerebral y metabolismo. 1999; 19 (2): 115-127. [PubMed]
19. Goadsby PJ, Hargreaves R. Migraña refractaria y migraña crónica: mecanismos fisiopatológicos. Dolor de cabeza. 2008; 48 (6): 799-804. doi: 10.1111 / j.1526-4610.2008.01157.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
20. Olesen J., Bousser M.-G., Diener H.-C., et al. La clasificación internacional de los trastornos de cefalea, edición 2nd (ICHD-II) -revisión de los criterios para la cefalea por abuso de medicamentos 8.2. Cefalea. 2005; 25 (6): 460-465. doi: 10.1111 / j.1468-2982.2005.00878.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
21. Stewart WF, Lipton RB, Whyte J., y col. Un estudio internacional para evaluar la fiabilidad de la puntuación de la Evaluación de Discapacidad Migraña (MIDAS). Neurología. 1999; 53 (5): 988-994. doi: 10.1212 / wnl.53.5.988. [PubMed] [Referencia cruzada]
22. Wagner TH, Patrick DL, Galer BS, Berzon RA Un nuevo instrumento para evaluar los efectos de la calidad de vida a largo plazo de la migraña: desarrollo y pruebas psicométricas de MSQOL. Dolor de cabeza. 1996; 36 (8): 484-492. doi: 10.1046 / j.1526-4610.1996.3608484.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
23. Kosinski M., Bayliss MS, Bjorner JB, et al. Una encuesta breve de seis elementos para medir el impacto de la cefalea: el HIT-6. Investigación de calidad de vida. 2003; 12 (8): 963-974. doi: 10.1023 / a: 1026119331193. [PubMed] [Referencia cruzada]
24. Eriksen K., Rochester RP, Hurwitz EL Reacciones sintomáticas, resultados clínicos y satisfacción del paciente asociados con la atención quiropráctica del cuello uterino superior: un estudio de cohorte prospectivo, multicéntrico. BMC Trastornos musculoesqueléticos. 2011; 12, artículo 219 doi: 10.1186 / 1471-2474-12-219. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
25. Asociación Nacional de Quiropráctica Cervical Superior. Estándares de práctica y cuidado del paciente de NUCCA. 1st. Monroe, Mich, USA: Asociación Nacional de Quiropráctica Cervical Superior; 1994.
26. Gregory R. Un modelo para el control de la pierna supina. Monografía Cervical Superior. 1979; 2 (6): 1-5.
27. Woodfield HC, Gerstman BB, Olaisen RH, Johnson DF Interexaminer confiabilidad de los controles de la pierna supina para discriminar la desigualdad de la longitud de la pierna. Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics. 2011; 34 (4): 239-246. doi: 10.1016 / j.jmpt.2011.04.009. [PubMed] [Referencia cruzada]
28. Andersen RT, Winkler M. El analizador de tensión por gravedad para medir la postura espinal. Revista de la Asociación Canadiense de Quiropráctica. 1983; 2 (27): 55-58.
29. Eriksen K. Análisis de rayos X de subluxación. En: Eriksen K., editor. Complejo de subluxación cervical superior: una revisión de la literatura médica y quiropráctica. 1st. Philadelphia, Pa, EE. UU .: Lippincott Williams & Wilkins; 2004. pp. 163-203.
30. Zabelin M. Análisis de rayos X. En: Thomas M., editor. NUCCA: Protocolos y Perspectivas. 1st. Monroe: Asociación Nacional de Quiropráctica Cervical Superior; 2002. pp 10-1-48.
31. Miyati T., Mase M., Kasai H., y col. Evaluación de resonancia magnética no invasiva del cumplimiento intracraneal en la hidrocefalia idiopática de presión normal. Journal of Magnetic Resonance Imaging. 2007; 26 (2): 274-278. doi: 10.1002 / jmri.20999. [PubMed] [Referencia cruzada]
32. Alperin N., Lee SH, Loth F., Raksin PB, Lichtor T. MR-presión intracraneal (ICP). Un método para medir la elastancia intracraneal y la presión de manera no invasiva por medio de imágenes de RM: babuino y estudio en humanos. Radiología. 2000; 217 (3): 877-885. doi: 10.1148 / radiology.217.3.r00dc42877. [PubMed] [Referencia cruzada]
33. Raksin PB, Alperin N., Sivaramakrishnan A., Surapaneni S., Lichtor T. Compromiso intracraneal no invasivo y presión basada en la resonancia magnética dinámica del flujo sanguíneo y el flujo de líquido cefalorraquídeo: revisión de principios, implementación y otros enfoques no invasivos. Enfoque neuroquirúrgico. 2003; 14 (4, artículo E4) [PubMed]
34. Koerte IK, Schankin CJ, Immler S., y col. Drenaje cerebrovenoso alterado en pacientes con migraña evaluada mediante resonancia magnética de contraste de fase. Radiología Investigativa. 2011; 46 (7): 434-440. doi: 10.1097 / rli.0b013e318210ecf5. [PubMed] [Referencia cruzada]
35. Pomschar A., ​​Koerte I., Lee S., y col. Pruebas de resonancia magnética para el drenaje venoso alterado y el cumplimiento intracraneal en la lesión cerebral traumática leve. Más uno. 2013; 8 (2) doi: 10.1371 / journal.pone.0055447.e55447 [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
36. Bayliss MS, Batenhorst AS La guía de usuario de HIT-6 A. Lincoln, Rhode Island, EE. UU .: QualityMetric Incorporated; 2002.
37. Coeytaux RR, Kaufman JS, Chao R., Mann JD, DeVellis RF Se compararon cuatro métodos para estimar los puntajes mínimos de diferencias importantes para establecer un cambio clínicamente significativo en la prueba de impacto del dolor de cabeza. Revista de Epidemiología Clínica. 2006; 59 (4): 374-380. doi: 10.1016 / j.jclinepi.2005.05.010. [PubMed] [Referencia cruzada]
38. Smelt AFH, Assendelft WJJ, Terwee CB, Ferrari MD, Blom JW ¿Qué es un cambio clínicamente relevante en el cuestionario HIT-6? Una estimación en una población de atención primaria de pacientes con migraña. Cefalea. 2014; 34 (1): 29-36. doi: 10.1177 / 0333102413497599. [PubMed] [Referencia cruzada]
39. Sauro KM, Rose MS, Becker WJ, y col. HIT-6 y MIDAS como medidas de discapacidad de dolor de cabeza en una población de referencia de dolor de cabeza. Dolor de cabeza. 2010; 50 (3): 383-395. doi: 10.1111 / j.1526-4610.2009.01544.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
40. Bagley CL, Rendas-Baum R., Maglinte GA, et al. Validación del cuestionario de calidad de vida específico para migraña v2.1 en migraña episódica y crónica. Dolor de cabeza. 2012; 52 (3): 409-421. doi: 10.1111 / j.1526-4610.2011.01997.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
41. Cole JC, Lin P., Rupnow MFT Diferencias mínimas importantes en el Cuestionario de calidad de vida específico para la migraña (MSQ) versión 2.1. Cefalea. 2009; 29 (11): 1180-1187. doi: 10.1111 / j.1468-2982.2009.01852.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
42. Dodick DW, Silberstein S., Saper J., y col. El impacto del topiramato en los indicadores de calidad de vida relacionados con la salud en la migraña crónica. Dolor de cabeza. 2007; 47 (10): 1398-1408. doi: 10.1111 / j.1526-4610.2007.00950.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
43. Hróbjartsson A., Gøtzsche PC Placebo intervenciones para todas las condiciones clínicas. Base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas. 2010; (1) CD003974 [PubMed]
44. Meissner K. El efecto placebo y el sistema nervioso autónomo: evidencia de una relación íntima. Transacciones filosóficas de la Royal Society B: Ciencias Biológicas. 2011; 366 (1572): 1808-1817. doi: 10.1098 / rstb.2010.0403. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
45. Marshall I., MacCormick I., Sellar R., Whittle I. Evaluación de los factores que afectan la medición de IRM de los cambios de volumen intracraneal y el índice de elastancias. British Journal of Neurosurgery. 2008; 22 (3): 389-397. doi: 10.1080 / 02688690801911598. [PubMed] [Referencia cruzada]
46. Raboel PH, Bartek J., Andresen M., Bellander BM, Romner B. Control de la presión intracraneal: métodos invasivos versus no invasivos: una revisión. Investigación y práctica de cuidados intensivos. 2012; 2012: 14. doi: 10.1155 / 2012 / 950393.950393 [artículo libre de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
47. Wentland AL, Wieben O., Korosec FR, Haughton VM Precisión y reproducibilidad de las mediciones de imágenes de RM de contraste de fase para el flujo de LCR. American Journal of Neuroradiology. 2010; 31 (7): 1331-1336. doi: 10.3174 / ajnr.A2039. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
48. Koerte I., Haberl C., Schmidt M., y col. La fiabilidad inter e intravaluadores de la cuantificación del flujo de sangre y del líquido cefalorraquídeo mediante MRI de contraste de fase. Journal of Magnetic Resonance Imaging. 2013; 38 (3): 655-662. doi: 10.1002 / jmri.24013. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
49. Stoquart-Elsankari S., Lehmann P., Villette A., y col. Un estudio de resonancia magnética de contraste de fase del flujo venoso cerebral fisiológico. Revista de flujo sanguíneo cerebral y metabolismo. 2009; 29 (6): 1208-1215. doi: 10.1038 / jcbfm.2009.29. [PubMed] [Referencia cruzada]
50. Atsumi H., Matsumae M., Hirayama A., Kuroda K. Mediciones de la presión intracraneal y el índice de cumplimiento con la máquina de RM clínica 1.5-T. Tokai Journal of Experimental and Clinical Medicine. 2014; 39 (1): 34-43. [PubMed]
51. Becker WJ Evaluación de la calidad de vida relacionada con la salud en pacientes con migraña. Revista Canadiense de Ciencias Neurológicas. 2002; 29 (suplemento 2): S16-S22. doi: 10.1017 / s031716710000189x. [PubMed] [Referencia cruzada]

Green-Call-Now-Button-24H-150x150-2-3.png

Temas adicionales: dolor de cuello

El dolor de cuello es una queja común que puede resultar debido a una variedad de lesiones y / o condiciones. Según las estadísticas, las lesiones por accidentes de automóvil y lesiones por latigazo son algunas de las causas más frecuentes de dolor de cuello entre la población general. Durante un accidente automovilístico, el impacto repentino del incidente puede causar que la cabeza y el cuello se muevan bruscamente de un lado a otro en cualquier dirección, dañando las estructuras complejas que rodean la columna cervical. Los traumatismos de los tendones y ligamentos, así como los de otros tejidos del cuello, pueden causar dolor de cuello e irradiar síntomas por todo el cuerpo humano.

blog de imágenes de Repartidor de dibujos animados gran noticia

TEMA IMPORTANTE: EXTRA EXTRA: ¡Un más saludable!

OTROS TEMAS IMPORTANTES: EXTRA: ¿Lesiones en los deportes? | Vincent Garcia | Paciente | El Quiropráctico El Paso, TX