La educación sobre la migraña mejora el tratamiento del dolor de cabeza en El Paso, TX
Dr. Alex Jimenez, Quiropráctico de El Paso
Espero que hayan disfrutado de nuestras publicaciones en varios temas relacionados con la salud, la nutrición y las lesiones. Por favor, no dude en llamarnos o llamarme si tiene preguntas cuando surja la necesidad de buscar atención. Llame a la oficina oa mí mismo. Oficina 915-850-0900 - Móvil 915-540-8444 Saludos. Dr. J

La educación sobre la migraña mejora el tratamiento del dolor de cabeza en El Paso, TX

Los síntomas de la migraña son dolorosos y debilitantes, que a menudo afectan la calidad de vida de muchas personas que padecen migraña en todo el mundo. Si bien el dolor de cabeza es uno de los motivos más frecuentes de visitas al consultorio médico cada año, las migrañas se consideran una de las enfermedades menos diagnosticadas y menos tratadas en el campo de la medicina. Además, la angustia emocional causada por los síntomas físicos no resueltos de las migrañas puede crear una serie de problemas de salud mental que pueden conducir a empeorar los síntomas. Como resultado, los esfuerzos de educación sobre la migraña se han implementado como parte de muchas opciones de tratamiento para el dolor de cabeza, incluida la atención quiropráctica. El objetivo del siguiente artículo es demostrar los beneficios de un programa de educación para la migraña de atención primaria, conocido como Mercy Migraine Management Program o MMMP, sobre el impacto en el dolor de cabeza y la calidad de vida.

Un Programa de Educación de Migraña de Atención Primaria se Beneficia en el Impacto del Dolor de Cabeza y en la Calidad de Vida: Resultados del Programa de Administración de Migraña de Misericordia

Resumen

  • Objetivo: El objetivo de este estudio fue evaluar la efectividad del Mercy Migraine Management Program (MMMP), un programa educativo para médicos y pacientes. El resultado primario fue el cambio en los días de cefalea desde el inicio en los meses 3, 6 y 12. Los resultados secundarios fueron los cambios en la discapacidad y la calidad de vida relacionados con la migraña, la preocupación por los dolores de cabeza, la autoeficacia para controlar las migrañas, las visitas a urgencias por dolor de cabeza y la satisfacción con el tratamiento del dolor de cabeza.
  • Fondo: A pesar del progreso en la comprensión de la fisiopatología de la migraña y el desarrollo de agentes terapéuticos efectivos, muchos médicos y pacientes continúan careciendo del conocimiento y las habilidades para manejar de manera efectiva la migraña. Los esfuerzos educativos han sido útiles para mejorar la calidad de la atención y la calidad de vida de las personas con migraña. Sin embargo, se ha trabajado poco para evaluar estos cambios durante un período de tiempo más largo. Además, existe una escasez de investigaciones publicadas que evalúen la influencia de la educación sobre el manejo de la migraña en factores cognitivos y emocionales (p. Ej., Autoeficacia para controlar dolores de cabeza, preocupación por dolores de cabeza).
  • métodos: En este estudio abierto y prospectivo, las personas 284 con migraña (92% mujeres, edad media = 41.6) participaron en el MMMP, un programa educativo y basado en habilidades. Del 284 que participó en el programa, 228 (80%) proporcionó datos sobre la frecuencia de dolor de cabeza, la discapacidad relacionada con el dolor de cabeza (medida por la prueba de impacto de cefalea-6 (HIT-6), calidad de vida específica para migraña (MSQ) , preocupación por los dolores de cabeza, autoeficacia para controlar los dolores de cabeza, visitas a urgencias por dolores de cabeza y satisfacción con la atención a cuatro puntos durante los meses 12 (línea de base, meses 3, meses 6, meses 12).
  • resultados: En general, 46% (106) de los sujetos informaron una reducción de 50% o mayor en la frecuencia de dolor de cabeza. Durante 12 meses, los pacientes informaron menos dolores de cabeza y mejoría en HIT-6 y MSQ (todos p <.001). La mejora en el impacto de la cefalea y la calidad de vida fue mayor entre los que tenían más preocupaciones sobre sus dolores de cabeza al inicio del estudio. También hubo mejoras significativas en "preocupación por los dolores de cabeza", "autoeficacia para controlar los dolores de cabeza" y "satisfacción con el cuidado de la cefalea".
  • Conclusión: Los hallazgos demuestran que los pacientes que participaron en el MMMP informaron mejoras en la frecuencia de su dolor de cabeza, así como en los aspectos cognitivos y emocionales del manejo del dolor de cabeza. Este programa fue especialmente útil entre aquellos con grandes preocupaciones sobre sus dolores de cabeza al comienzo del programa. Los hallazgos de este estudio son un impulso para futuras investigaciones que, más claramente, a través de la evaluación de los efectos de la educación y el desarrollo de habilidades no solo sobre el dolor de cabeza sino también sobre las influencias emocionales y cognitivas.

Dr Jimenez White Coat

Información del Dr. Alex Jiménez

El dolor de migraña se caracteriza como un síntoma incapacitante que puede afectar enormemente la calidad de vida de un individuo. Además, el estrés creado por la preocupación de una migraña inminente puede dar lugar a una variedad de problemas de salud mental. Muchos profesionales de la salud y enfermos de migraña carecen del conocimiento y las habilidades adecuadas sobre cómo manejar eficazmente los síntomas de la migraña. Afortunadamente, los programas de educación sobre la migraña, como el Mercy Migraine Management Program (MMMP), fueron diseñados para enseñar a los pacientes cómo mejorar su calidad de atención y calidad de vida. Se ha demostrado que los programas de educación sobre la migraña como estos benefician especialmente a los migrañosos con mayores niveles de estrés. Además de proporcionar ajustes espinales y manipulaciones manuales para corregir la alineación de la columna vertebral, la atención quiropráctica se centra en el tratamiento del cuerpo como un todo, asegurando que los pacientes reciban educación sobre sus síntomas de migraña.

Introducción

La migraña es una enfermedad altamente prevalente, dolorosa, incapacitante y costosa. Se ha estimado que la evaluación, el tratamiento y el tratamiento de la migraña involucran 5 a 9 millones de visitas al consultorio por año a médicos de atención primaria en los Estados Unidos. [1,2] La migraña es una de las razones más comunes para una consulta externa. [3] Numerosos estudios han informado que los pacientes con migrañas tienen una demanda farmacéutica y médica significativamente más alta que aquellos sin migraña. [4-7] La migraña también tiene altos costos indirectos; se ha estimado que le cuesta a los empleadores de EE. UU. entre 17 y 20 mil millones de dólares anuales en pérdida de productividad laboral. [8,9]

A pesar de su prevalencia y alto costo, la migraña sigue siendo una enfermedad infradiagnosticada y no tratada. [10-14] Dada la disponibilidad de agentes terapéuticos específicos para la migraña, es vital que los médicos puedan diagnosticar con precisión la migraña. Además, es importante que los médicos reconozcan los beneficios de tratar la migraña como una condición específica en lugar de simplemente "dolor de cabeza". Lamentablemente, los hallazgos recientes sobre el diagnóstico preciso y el tratamiento de la migraña sugieren que la mayoría de los pacientes con migraña no son diagnosticados ni tratados con precisión. [10-12,14]

La migraña actualmente se conceptualiza como una enfermedad neurológica crónica caracterizada por episodios intermitentes de dolor agudo. [15-17] Las pautas actuales para el manejo de enfermedades crónicas enfatizan la importancia de la autogestión. [18-22] En la autogestión, se hace hincapié en tanto el paciente como el proveedor tratan activamente la enfermedad, con el paciente manejando la enfermedad fuera del entorno clínico. La autogestión (o el autocuidado) requiere que el proveedor le brinde al paciente la oportunidad de tomar la dosis correcta del medicamento correcto en el momento adecuado, se le informa sobre la migraña y su tratamiento, y está equipado con herramientas para minimizar la frecuencia y efectos nocivos de los ataques de migraña.

La mayoría de las personas con migraña experimentan alguna discapacidad por dolor de cabeza y los síntomas asociados de migraña. A menudo, la discapacidad que emana de los ataques de migraña compromete la calidad de vida, lo que hace que la migraña sea un problema de dolor y de vida. Para muchos pacientes, la discapacidad recurrente combinada con la falta de herramientas de afrontamiento eficaces y medicamentos que no siempre son efectivos puede crear inquietud, preocupación y ansiedad entre los ataques, así como también cuando un ataque inminente parece inminente. Esta preocupación y ansiedad pueden estar relacionadas con una baja autoeficacia, una variable cognitiva que involucra la creencia de un individuo de que él o ella es capaz de manejar una situación con éxito. [23-26] La autoeficacia se ha teorizado como una influencia poderosa de cómo así uno maneja las migrañas. [27-29] El reciente desarrollo de nuevos agentes terapéuticos y el advenimiento de mejores esfuerzos educativos han sido útiles para validar la migraña y mejorar la calidad de la atención para las personas con migraña. Sin embargo, es difícil demostrar el valor general de un programa educativo basado en la atención primaria para la migraña. Artículos publicados anteriormente que evaluaban los beneficios de la educación para la migraña han reportado resultados exitosos. Sin embargo, estos programas involucraban la derivación de pacientes a una clínica especializada o instalación educativa para la instrucción de médicos especialistas o educadores y los resultados de seguimiento de los pacientes después de la inscripción. . Desafortunadamente, pocas comunidades tienen acceso a tales clínicas especializadas en cefaleas. En consecuencia, la mayoría de los pacientes confían en sus médicos de atención primaria para obtener contenido educativo y asesoramiento sobre el cuidado de la cefalea. Con estos conceptos en mente, se emprendió el Programa de administración de migraña de la misericordia (MMMP), un estudio de inscripción dirigido y multicéntrico para demostrar el valor general de un programa educativo sobre migraña a través de un entorno de grupo de proveedores. Dada la escasez de programas en los que los médicos y los participantes reciben un programa educativo de una sola vez, se tomó la decisión de evaluar si un programa de esta naturaleza era factible y sugestivo de eficacia. Si es así, entonces esto permitiría una mayor investigación con un diseño más elegante.

El estudio actual fue una prueba abierta que analiza los efectos del MMMP. Se evaluó el efecto de la participación en el programa educativo en la frecuencia de la cefalea, la calidad de vida relacionada con la cefalea, la preocupación relacionada con la cefalea, la autoeficacia, la satisfacción con el tratamiento y las visitas a la sala de emergencia para el dolor de cabeza.

Métodos

Participantes

La investigación se llevó a cabo dentro de una práctica de grupo de atención primaria de 120-clinical que cuida a más pacientes 200,000 (St. Johns Mercy Medical Group en St. Louis, Missouri). Un total de médicos de 31 y tres enfermeras practicantes de 14 de los sitios de práctica del grupo aceptaron participar. A partir de estos sitios, un total de pacientes 284 con migraña fueron identificados y reclutados por los médicos y aceptaron participar. Entre los participantes 92% (n = 260) fueron mujeres y la edad media fue 42 (SD = 12.45). Para ser elegibles, los pacientes debían tener uno o más de los siguientes: (a) código ICD-9-CM para el diagnóstico de migraña / cefalea en los seis meses previos; (b) una o más reclamaciones por medicamentos para la migraña / cefalea aguda en los últimos seis meses; o (c) pacientes con una o más visitas a salas de emergencia o centros de atención urgente en los últimos seis meses codificados para migraña / cefalea o dolor de cabeza NOS y al menos un medicamento para la migraña. Además, los pacientes que se presentaron a la oficina de atención primaria para la evaluación de dolor de cabeza eran elegibles para la inscripción en el programa si se les dio un código ICD-9-CM para el diagnóstico de migraña / dolor de cabeza en ese momento.

Procedimientos

Educación y capacitación de proveedores

Los médicos que expresaron interés en participar asistieron a un programa de educación médica continua de dos horas sobre la migraña. El programa cubrió cuatro conceptos clave: (1) diagnóstico de reconocimiento de impacto de dolor de cabeza (reconocimiento de la oficina de la migraña en base a las repercusiones del dolor de cabeza y discapacidad en lugar de las características del dolor solo), (2) los beneficios de la intervención abortiva temprana, especialmente con migraña específica medicamentos, (3) regímenes preventivos efectivos y (4) manejo no farmacológico. El objetivo general del programa era educar a los proveedores sobre cómo equipar al paciente con las herramientas que pueden usar para controlar sus migrañas diariamente. Los médicos participantes y su personal recibieron materiales educativos impresos. La mayoría de los materiales fueron desarrollados o seleccionados para ser utilizados por el primer autor. Estos se complementaron con materiales educativos estandarizados que incluyeron: (a) estrategias centradas en el paciente para el manejo eficaz de la migraña [40]; (b) La guía de la migraña para la migraña [41]; y (c) Hojas de consejos para el paciente y el proveedor del programa educativo Migraine Matrix® [41], un programa integral de gestión de la migraña para los proveedores.

Después de su participación en la sesión educativa, los médicos de los sitios de práctica enviaron avisos aprobados por el IRB a pacientes potencialmente elegibles, identificados a partir de los datos de reclamos, informándoles del estudio o hablándoles directamente durante las consultas de rutina para el tratamiento del dolor de cabeza. Las personas interesadas que respondieron a las invitaciones enviadas por correo llegaron al sitio de práctica donde se confirmaron sus diagnósticos de migraña y se proporcionó el consentimiento informado para la participación, según lo aprobado por el IRB local. Los sujetos completaron posteriormente cuestionarios relacionados con el estudio. Los sujetos reclutados en el momento de un encuentro en la oficina fueron invitados a participar en el momento de dicha visita, dieron su consentimiento informado de la misma manera que los descritos anteriormente y completaron el questonario de referencia.

Una vez que se completaron los cuestionarios, el médico proporcionó medicamentos u otras recomendaciones de tratamiento en función de su conocimiento obtenido del seminario educativo y de los materiales impresos que se le proporcionaron anteriormente. No se requirieron intervenciones obligatorias por parte del proveedor. Debían tomar medicamentos y tomar otras decisiones de gestión según lo consideraran apropiado para cada participante individual de acuerdo con su propio conocimiento, comprensión y preferencias. Sin embargo, se les solicitó que proporcionaran la información educativa del estudio a las personas individuales inscritas en el ensayo. El médico o un miembro del equipo de atención médica le proporcionó al paciente los materiales educativos y los instruyó sobre cómo usarlos. Se alentó a los pacientes a usar los materiales que mejor se ajustaran a su situación individual. Los materiales fueron diseñados para brindar al paciente herramientas para autogestionar sus migrañas junto con la atención continua de su equipo de atención médica. Estos materiales incluyen: (a) La guía de la migraña para la migraña [41]; (b) un diario de dolor de cabeza; (c) Hojas de consejos para el paciente del programa educativo Migraine Matrix® [42]; (d) materiales educativos sobre recomendaciones dietéticas de la National Headache Foundation; (e) instrucciones escritas y visuales sobre cómo hacer un rango de movimiento cervical y ejercicios de estiramiento del departamento de fisioterapia asociado con el Grupo médico St John's Mercy; (f) cintas de biofeedback desarrolladas por la Red de Atención Primaria; y (g) Administrando sus dolores de cabeza por migraña.

Los pacientes llevaron los materiales a casa con instrucciones para ser lo más consistentes posible con el cumplimiento de los conceptos prohibidos por el paquete educativo. Después de 3-meses, las evaluaciones se enviaron por correo a los participantes con un sobre sellado con su dirección para regresar. Las mismas evaluaciones se enviaron por correo a 6-meses y 12-meses después de la línea de base también.

Medidas

Las medidas siguientes se autoadministraron al inicio del estudio, 3 meses, 6 meses y 12 meses después del inicio del estudio.

Días de dolor de cabeza Las personas informaron la cantidad de días que experimentaron dolores de cabeza durante los días anteriores de 90. Este fue un resultado primario de interés.

Discapacidad / Calidad de vida

Prueba de impacto de cefalea-6 (HIT-6). El HIT-6 es una medida de seis ítems que es una medida confiable y válida que evalúa el impacto del dolor de cabeza en la vida de los pacientes. [43-44] Los puntajes del HIT-6 se obtienen al sumar las respuestas a todos los ítems. Los puntajes más altos reflejan niveles más altos de impacto en el dolor de cabeza (es decir, peor calidad de vida). Este fue un resultado primario de interés.

Calidad de vida específica de la migraña (MSQ). El MSQ es una medida de elemento 14 diseñada para evaluar los efectos de la migraña en la calidad de vida de un individuo. [45-46] Hay tres subescalas MSQ, emocional (MSQ-E), restrictiva (MSQ-R) y preventiva ( MSQ-P). Se ha demostrado que el MSQ es una medida válida y coherente internamente. El MSQ no se realizó en 3 meses. Este fue un resultado primario de interés.

Preocuparse por los dolores de cabeza. Las personas indicaron hasta qué punto les preocupaban los dolores de cabeza que alteraban sus vidas utilizando una escala de puntos 4 con opciones de "raramente", "a veces", "a menudo" y "casi siempre". Para los fines del presente estudio, se crearon grupos dicotómicos. Las personas que respondieron "raramente" o "a veces" fueron etiquetadas como "baja preocupación". Aquellos que respondieron "a menudo" o "casi siempre" fueron etiquetados como "Alta preocupación".

Autoeficacia para controlar los dolores de cabeza. Las personas indicaron hasta qué punto confiaban en su capacidad de hacer cosas para ayudar a controlar sus dolores de cabeza usando una escala de puntos 4 con opciones de "no seguro", "un poco seguro", "bastante seguro" y "muy seguro" . Las personas que respondieron "no confiado" o "un poco confiado" se denominaron Baja autoeficacia. Aquellos que respondieron "bastante seguros" o "muy seguros" fueron etiquetados como Alta autoeficacia.

Satisfacción con el cuidado de la cefalea Las personas indicaron (Sí / No) si estaban satisfechos con la atención de la cefalea que estaban recibiendo.

Visitas de emergencia Las personas indicaron la cantidad de veces que habían estado en la sala de emergencias por dolores de cabeza durante los meses anteriores de 3. A los efectos del presente estudio, se creó una variable dicotómica de sí / no para crear un porcentaje de individuos que habían visitado la sala de emergencias durante los días anteriores de 90.

Análisis estadístico

Todos los análisis se realizaron utilizando SPSS v. 15. [47] Antes del análisis, se verificaron los datos para determinar el ajuste entre la distribución de la escala y los supuestos de normalidad. La frecuencia del dolor de cabeza violaba las suposiciones de normalidad y se transformó (aunque las variables transformadas se usaron en el modelo, los datos originales se usan en las figuras para facilitar la comprensión del lector).

Se usó un modelo lineal aleatorio mixto (tratando a los sujetos como efectos aleatorios) para modelar el cambio en la frecuencia de cefalea en los cuatro puntos de tiempo durante los meses 12 (línea de base, meses 3, meses 6, meses 12). Lo mismo se hizo para HIT-6 (medido al inicio, 3-meses, 6-meses y 12-meses) y las subescalas MSQ (medidas al inicio, 6-meses y 12-meses). Para determinar si la preocupación y la confianza iniciales influyeron en los cambios en la cefalea y la calidad de vida, estas variables se incluyeron en los modelos. Aunque existía la posibilidad de investigar las interacciones de 3-way (tiempo × preocupación × confianza), al hacerlo se crearon células con n extremadamente baja y, por lo tanto, las interacciones de 2-way fueron las interacciones de orden superior analizadas. Para todas las comparaciones, se hicieron los ajustes de Bonferroni.

Para evaluar si hubo cambios significativos a lo largo del tiempo en cuanto a la preocupación, la eficacia, la satisfacción del paciente con el cuidado de su dolor de cabeza o las visitas a la sala de emergencias, se realizó la prueba de McNemar. Para tener en cuenta las comparaciones múltiples, el nivel de significación para cada conjunto de comparaciones se ajustó a p <.008.

El protocolo y los procedimientos para este estudio fueron aprobados por la Junta de Revisión Institucional local.

Resultados

Cambio de frecuencia del dolor de cabeza a lo largo del tiempo

Los resultados indicaron que, en general, en los meses 3, 34% (n = 77 / 228) informó al menos una reducción del% de 50 en la frecuencia de cefalea desde el inicio. Esto aumentó a 38% (N = 86) en 6 meses y 46% (N = 106) en 12 meses.

Los resultados indicaron que el efecto principal para la reducción en la frecuencia de la cefalea fue significativo (F [3, 691] = 27.89, p <.001). La figura 1 muestra la frecuencia de cefaleas por mes en cada punto de tiempo. La Tabla 1 muestra que hubo una reducción significativa en la frecuencia de cefalea desde el inicio hasta cada punto de tiempo posterior (p <.001). Además, la frecuencia de dolor de cabeza en el mes 12 fue significativamente menor que en el mes 3 y 6 (p <.001). El efecto principal para la preocupación también fue significativo (F [1, 308] = 12.03, p <.001). Aquellos que fueron etiquetados como teniendo alta preocupación tenían significativamente más dolores de cabeza (M = 8.00, SE = .63) a través de los marcos de tiempo que aquellos que fueron etiquetados como con baja preocupación (M = 5.89, SE = .46) (95% CID = .62-3.68). El efecto principal para la confianza, la interacción de tiempo de preocupación X y el tiempo de confianza X no fueron significativos.

Figura 1 Días de cefalea por mes al inicio, 3 meses, 6 meses y 12 meses
Figura 1: Días de dolor de cabeza al mes al inicio del estudio, meses 3, meses 6 y meses 12.

Tabla 1 Comparaciones de cambio en la frecuencia del dolor de cabeza

Calidad de vida Discapacidad

HIT-6. Los resultados indican que la interacción del tiempo X de preocupación fue significativa (F [2, 464] = 4.54, p <.01). La Figura 2 muestra puntajes HIT-6 para cada punto de tiempo por nivel de preocupación. El análisis de efectos simples mostró que el grado de reducción en el impacto del dolor de cabeza fue mayor en los meses 3 entre los que tenían Preocupación Alta que entre los que tenían Preocupación Baja. Además, las personas con baja preocupación mostraron una reducción significativa en el impacto de la cefalea al comparar el período basal con 3 meses y 6 meses, y desde 3 meses a 6 meses, mientras que aquellos con alta preocupación tuvieron una reducción significativa en el impacto de cefalea desde el inicio hasta 3 meses pero no desde 3 meses 6 meses. El principal efecto para la confianza fue significativo (F [1, 292] = 4.54, p <.001) de manera que aquellos con alta autoeficacia (M = 59.60, SE = .52) tuvieron menos impacto en el dolor de cabeza que aquellos con bajo autodominio. Eficacia (M = 61.72, SD = .70) (CID = .79-3.45). Ni la interacción de autoeficacia de tiempo X ni la de autoeficacia X de preocupación no fueron significativas.

Figura 2 HIT-6 en cada punto de tiempo por preocupación
Figura 2: HIT-6 en cada punto de tiempo por preocupación.

MSQ-E. Los resultados indican que la interacción del tiempo X de preocupación fue significativa (F [2, 468] = 5.18, p <.01). La Figura 3 muestra puntuaciones de MSQ-E para cada punto de tiempo por nivel de preocupación. El análisis de efectos simples mostró que el grado de mejora en el MSQ-E fue mayor en los meses 3 entre los que tenían Preocupación alta que entre los que tenían Preocupación baja. El principal efecto para la confianza fue significativo (F [1, 292] = 4.54, p <.001) de manera que aquellos con alta autoeficacia (M = 59.60, SD = 1.74) tuvieron una mejor calidad de vida que aquellos con bajo autodominio. Eficacia (M = 61.72, SD = 1.87) (CID = .79-3.45). El efecto principal para la autoeficacia, la interacción del tiempo de autoeficacia X y la interacción de autoeficacia de la preocupación X no fueron significativas.

Figura 3 MSQ-E en cada punto de tiempo por preocupación
Figura 3: MSQ-E en cada punto de tiempo por preocupación.

MSQ-R. Los resultados indican que el efecto principal para el tiempo fue significativo (F [2, 472] = 47.60, p <.001). La figura 4 muestra MSQ-R para cada punto de tiempo por nivel de preocupación. En relación con el valor inicial (M = 53.67, SD = 1.23), MSQ-R mejoró significativamente en los meses 6 (M = 66.02, SD = 1.35) (CID = 8.96-13.75) y en los meses 12 (M = 68.05, SD = 1.38 ) (CID = 10.34-18.42). No se encontraron diferencias comparando los puntajes de 6 month y 12 month MSQ-R. El efecto principal para la preocupación fue significativo (F [1, 281] = 34.86, p <.001) de manera que aquellos con Alta preocupación tenían una calidad de vida significativamente más baja (M = 56.75, SD = 1.17) que aquellos con Baja preocupación (M = 68.41, SD = 1.60) (CID = 7.78-15.57). El efecto principal para la autoeficacia fue significativo (F [1, 281] = 7.89, p <.01) de manera que aquellos con baja autoeficacia tuvieron una calidad de vida significativamente inferior (M = 59.81, SD = 1.35) que aquellos con baja autoeficacia. Baja preocupación (M = 65.36, SD = 1.45) (CID = 1.67-9.44). Ni el efecto principal para la autoeficacia ni la interacción del tiempo X de confianza fueron significativos.

Figura 4 MSQ-R en cada punto de tiempo de Worry
Figura 4: MSQ-R en cada punto de tiempo por preocupación.

MSQ-P. Los resultados indican que la interacción del tiempo X de preocupación fue significativa (F [2, 449] = 4.01, p <.05). La figura 5 muestra puntajes MSQ-P para cada punto de tiempo por nivel de preocupación. El análisis de efectos simples mostró que las personas con alta preocupación mostraron una mejora significativa al comparar el período basal con 6 meses y 12 meses, y desde 6 mes a 12 meses, mientras que aquellos con baja preocupación mostraron una mejora significativa comparando línea base a 6 meses y 12 meses, pero no mejoría significativa de 6 meses a 12 meses. El efecto principal para la confianza fue significativo (F [1, 272] = 4.11, p <.05) de manera que aquellos con baja autoeficacia (M = 75.08, SD = 1.48) tuvieron una calidad de vida inferior que aquellos con autoconocimiento alto. Eficacia (M = 79.47, SD = 1.58) (CID = .13-8.65). La interacción de autoeficacia de tiempo X y la interacción de autoeficacia de X de preocupación no fueron significativas.

Figura 5 MSQ-P en cada punto de tiempo
Figura 5: MSQ-P en cada punto de tiempo.

Preocuparse por los dolores de cabeza. La figura 6 muestra el porcentaje de individuos con alta preocupación al inicio, 3 meses, 6 meses y 12 meses. Los resultados indicaron que, en comparación con el valor inicial, el porcentaje de individuos con alta preocupación fue significativamente menor en los meses 3 (χ2 [223] = 20.42, p <.001), 6 meses (χ2 [223] = 29.98, p <.001) y 12 meses (χ2 [223] = 29.82, p <.001). No se encontraron otras diferencias significativas.

Figura 6 Porcentaje de individuos con alta preocupación y alta autoeficacia en cada punto de tiempo
Figura 6: Porcentaje de individuos con alta preocupación y alta autoeficacia en cada momento.

Autoeficacia para controlar los dolores de cabeza. La figura 6 muestra el porcentaje de individuos con alta autoeficacia al inicio del estudio, meses 3, meses 6 y meses 12. Los resultados indicaron que el porcentaje de individuos con alta autoeficacia en los meses 12 fue significativamente mayor que al inicio (χ2 [223] = 10.92, p <.001) y 3 meses (χ2 [223] = 8.02, p <.001) . No se encontraron otras diferencias significativas.

Satisfacción. La Figura 7 muestra el porcentaje de personas que estaban satisfechas con su atención de dolor de cabeza. Los resultados indicaron que, en comparación con el valor inicial, el porcentaje de individuos que estaban satisfechos con su atención de dolor de cabeza fue significativamente mayor en los meses 3 (χ2 [223] = 66.39, p <.001), 6 meses (χ2 [223] = 75.87, p <.001) y 12 meses (χ2 [223] = 100.99, p <.001). Además, el porcentaje de individuos que estaban satisfechos con su atención de dolor de cabeza en los meses 12 fue significativamente mayor que en los meses 3 (χ2 [223] = 16.25, p <.001) y 6 meses (χ2 [223] = 9.80, p <. 001). No se encontraron otras diferencias significativas.

Satisfacción de la figura 7 con cuidado del dolor de cabeza
Figura 7: Satisfacción con el cuidado de la cefalea

Visitas de emergencia Los resultados indicaron que al inicio del estudio, 8.33% (n = 19) ha ido a la sala de emergencias por dolor de cabeza en los meses 3 anteriores. Aunque hubo una disminución en las visitas a urgencias en los meses 3 (3.08%; n = 7), 6 meses (3.95%; n = 9) y 12 meses (5.26%; n = 12), estas reducciones no fueron significativas.

Discusión

El resultado primario fue el impacto que tendría el MMMP en la frecuencia de los dolores de cabeza. Casi la mitad (46%) de todos los participantes informaron una reducción de 50% o más en la frecuencia de cefalea en los meses 12. Es notable que el porcentaje de participantes que experimentaron una reducción> 50% en la frecuencia de cefaleas aumentó constantemente durante los meses 12, mostrando un efecto duradero de la intervención educativa. El grado de cambio no fue significativamente mayor en los grupos High Worry o Low Worry. Sin embargo, la reducción en los puntajes HIT-6 fue significativamente mayor para aquellos con alta preocupación en comparación con aquellos con baja preocupación en 3 meses después del inicio. En un hallazgo relacionado, los participantes con baja autoeficacia al inicio del estudio informaron una reducción significativamente mayor en el impacto de la cefalea que aquellos con alta autoeficacia. Es probable que esto se deba a que los participantes adquirieron una mayor confianza en su propia capacidad para manejar sus dolores de cabeza a través de las habilidades de educación y manejo del dolor de cabeza proporcionadas en el MMMP. Esta hipótesis está respaldada por el creciente porcentaje de participantes con puntajes altos de autoeficacia y el porcentaje decreciente de sujetos con alta preocupación durante el período de estudio del mes 12.

Los participantes informaron que la discapacidad relacionada con el dolor de cabeza disminuyó y que la calidad de vida mejoró durante el transcurso del estudio. Este es un hallazgo alentador dado que la mayoría de los pacientes buscan tratamiento para los dolores de cabeza debido a la discapacidad y la carga de la enfermedad. Es notable que esta mejora se logró a través de un programa educativo de bajo costo y fácil de administrar. Los resultados también mostraron que los pacientes se preocuparon menos por sus dolores de cabeza. Se ha establecido entre los pacientes con dolor crónico que la ansiedad y la preocupación por el dolor inminente pueden aumentar significativamente el dolor e inhibir la eficacia de las terapias analgésicas. [48-49] Hasta la fecha, sin embargo, poca investigación ha analizado estos fenómenos entre las personas con migraña. La investigación que se realizó ha encontrado que la preocupación y la ansiedad parecen ser un problema importante en la migraña. [50-54]

Es interesante observar las interacciones de la preocupación con la discapacidad y la calidad de vida. El foco de la intervención actual fue únicamente en la educación. No se ha publicado suficiente investigación para establecer completamente la importancia de la educación en el cambio de los resultados de la enfermedad, particularmente en lo que se refiere al dolor de cabeza. Tal vez la educación y las habilidades básicas de control de la cefalea proporcionadas en el programa educativo equiparon a los pacientes con el conocimiento suficiente y las habilidades básicas que redujeron la preocupación y la ansiedad por los dolores de cabeza. Esta idea es respaldada por el hallazgo de que aquellos con gran preocupación al comienzo del estudio informaron la mayor cantidad de mejoría en las calificaciones de discapacidad y calidad de vida.

El hallazgo de que la satisfacción fue mayor sirve como estímulo para que una intervención que sea de bajo costo y fácil de administrar pueda tener un impacto positivo en la percepción de la atención por parte de los pacientes. Hay varias posibilidades de por qué esto pudo haber ocurrido. Podría ser que, como resultado de su educación, los proveedores de atención médica pudieron responder mejor a las preguntas de los pacientes sobre la migraña y su tratamiento. Es posible que los materiales educativos distribuidos a los pacientes resultaron en que se volvieron más conocedores de la migraña y, a su vez, más satisfechos con su cuidado. También es posible que la mayor satisfacción provenga de tener menos dolores de cabeza y dolores de cabeza que sean menos incapacitantes. El presente estudio no fue diseñado para responder a estas preguntas mecanicistas, por lo que es difícil determinar la influencia de cada una de estas variables en la satisfacción del paciente. En lo que respecta a las visitas a urgencias; aunque hubo una disminución en las visitas a urgencias en cada punto temporal, el porcentaje de individuos que habían acudido a la sala de emergencias al inicio del estudio (8.33%) fue lo suficientemente bajo como para que hubiera pocas posibilidades de ver una disminución significativa.

Los resultados de este estudio implican que un mayor conocimiento sobre la migraña y las habilidades de manejo pueden disminuir la carga de la enfermedad. Esto es congruente con la investigación en otras áreas de enfermedades crónicas (p. Ej., Diabetes, asma, enfermedad cardiovascular) donde se ha demostrado que proporcionar a los pacientes educación sobre su estado de enfermedad reduce la carga de la enfermedad y reduce la preocupación y la ansiedad.

Aunque el estudio actual es alentador en sus hallazgos y plantea el fantasma de futuras investigaciones sobre los beneficios del tratamiento de la enfermedad de la educación para la migraña, existen limitaciones para el estudio actual. Probablemente la mayor limitación para el estudio fue la falta de una condición paralela. La no inclusión de tal condición no nos permitió evaluar la posibilidad de que los resultados emanaran de un sesgo positivo o incluso un resultado "autocumplido" en virtud del cual las disminuciones en el dolor de cabeza fueran una función de las expectativas de los participantes. Sin embargo, en el estudio actual, el problema del sesgo positivo pudo haber disminuido por el hecho de que los participantes no tuvieron una interacción directa y regular con los investigadores, y qué interacción ocurrió en 3 o más intervalos de un mes. Al mismo tiempo, con la falta de una condición de control, esta posibilidad no se puede descartar. Este estudio se realizó en un esfuerzo por ver si un enfoque que implicara un contacto de una sola vez tendría algún impacto en el dolor de cabeza y los resultados asociados. Como resultado, las conclusiones que pueden extraerse del estudio actual son limitadas.

No hubo una supervisión formal de los patrones de prescripción profiláctica, por lo que es posible que las mejoras observadas en los participantes se debieran al aumento de 15% en el número de personas prescritas para la profilaxis de la migraña. Sin embargo, se realizó un análisis de regresión para evaluar la posibilidad de que el inicio de la profilaxis de la migraña predijo una mejoría en los diferentes resultados (frecuencia de dolor de cabeza, discapacidad, calidad de vida, preocupación, satisfacción con la atención) en cada momento. El inicio de la profilaxis de la migraña predijo una disminución en la frecuencia de cefalea en los meses 3, pero no tuvo influencia significativa en ningún otro dominio en ningún momento. Otra limitación fue la falta de un grupo de comparación paralelo que no recibió la intervención educativa. Es posible que las mejoras reportadas en todos estos dominios sean el resultado de un sesgo de respuesta positiva. Otra área de preocupación es que las escalas y los cuestionarios se basaron en el recuerdo del paciente en lugar de los diarios, lo que permite un sesgo de recuerdo. También es posible que los médicos que participaron en el seminario educativo tengan un enfoque de comunicación más interactivo con sus pacientes, lo que puede tener una influencia positiva en el manejo del paciente. [50]

En resumen, el propósito del presente estudio fue evaluar la eficacia del MMMP que proporcionó educación sobre la migraña y su tratamiento a los proveedores de atención médica y las personas con migraña. En este ensayo abierto que utilizó un modelo lineal aleatorio mixto para evaluar el cambio durante un período de 12 meses, los pacientes que participaron informaron menos dolores de cabeza, menos discapacidad y mejor calidad de vida. Además, una proporción significativa de los pacientes informaron que tenían menos preocupaciones, una mayor autoeficacia y una mayor satisfacción con el tratamiento de la migraña. También vale la pena señalar que el aumento de la satisfacción, la disminución de la preocupación y la mejora en los puntajes de calidad de vida demostrados en este programa se lograron a través de un programa educativo fácil de administrar y de bajo costo.

Expresiones de gratitud

Los autores desean agradecer a la Sra. Mitzi Corzine y la Sra. Sally Kane en St. John's Mercy Health Research (por administrar el proyecto), los proveedores de atención médica y las prácticas en St. John's Mercy Medical Group que participaron, y el Dr. Timothy Houle (asistencia estadística). Este proyecto fue financiado por pequeñas subvenciones sin restricciones proporcionadas por la Red de Atención Primaria, GlaxoSmithKline Pharmaceuticals y Abbott Laboratories. El manuscrito fue preparado mientras el segundo autor fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud (NINDS #K23NS048288).

En conclusión, a pesar de que el dolor de cabeza es uno de los motivos más frecuentes de visitas al consultorio médico cada año, la migraña sigue siendo una de las enfermedades menos diagnosticadas y menos tratadas en el campo médico, afectando la salud general y el bienestar de las personas con migraña en todo el mundo. De acuerdo con los hallazgos del artículo anterior, los pacientes que participaron en el Programa de Administración de Migraña de la Misericordia (MMMP, por sus siglas en inglés) informaron mejoras en sus síntomas de migraña. Además, migrañosos demostraron mejoras adicionales en una variedad de otras opciones de tratamiento de dolor de cabeza. Información referenciada del Centro Nacional de Información Biotecnológica (NCBI). El alcance de nuestra información se limita a la quiropráctica, así como a las lesiones y afecciones de la columna vertebral. Para discutir el tema, no dude en preguntar al Dr. Jimenez o contáctenos en (915)-850-0900 .

Comisariada por el Dr. Alex Jiménez

1. Gibbs TS, Fleischer AB, Jr, Feldman SR, Sam MC, O'Donovan CA. Utilización de la asistencia sanitaria en pacientes con migraña: datos demográficos y patrones de atención en el entorno ambulatorio. Dolor de cabeza. 2003; 43: 330-335. [PubMed]
2. Smith R. Manejo de dolor de cabeza crónico. Can Fam Physician. 1989; 35: 1835-9. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
3. Young WB, Silberstein SD. Migraña y otros dolores de cabeza Nueva York, NY: Demos Medical; 2004.
4. Clouse JC, Osterhaus JT. Uso de los recursos de salud y costos asociados con la migraña en un entorno de atención médica administrada. Ann Pharmacother. 1994; 28: 659-664. [PubMed]
5. Elston Lafata J, Moon C, Leotta C, Kolodner K, Poisson L, Lipton RB. La utilización de la atención médica y los costos asociados con la migraña. J Gen Intern Med. 2004; 19: 1005-1012. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
6. Pesa J, Lage MJ. Los costos médicos de la migraña y la ansiedad y depresión comórbidas. Dolor de cabeza. 2004; 44: 562-570. [PubMed]
7. Edmeads J, Mackell JA. El impacto económico de la migraña: un análisis de los costos directos e indirectos. Dolor de cabeza. 2002; 42: 501-509. [PubMed]
8. Hu XH, Markson LE, Lipton RB, Stewart WF, Berger ML. Carga de migraña en los Estados Unidos: discapacidad y costos económicos. Arch Intern Med. 1999; 159: 813-818. [PubMed]
9. Stewart WF, Ricci JA, Chee E, Morganstein D, Lipton R. Perdieron el tiempo productivo y el costo debido a las condiciones comunes de dolor en la fuerza de trabajo de los EE. UU. JAMA. 2003; 290: 2443-2454. [PubMed]
10. Lipton RB, Stewart WF, Diamond S, Diamond ML, Reed M. Prevalencia y carga de la migraña en los Estados Unidos: datos del American Migraine Study II. Dolor de cabeza. 2001; 41: 646-657. [PubMed]
11. Lipton RB, Stewart WF, Simon D. Consulta médica para la migraña: resultados del estudio estadounidense sobre migraña. Dolor de cabeza. 1998; 38: 87-96. [PubMed]
12. Lipton RB, Diamond S, Reed M, Diamond ML, Stewart WF. Diagnóstico y tratamiento de migraña: resultados del American Migraine Study II. Dolor de cabeza. 2001; 41: 638-645. [PubMed]
13. Patel NV, Bigal ME, Kolodner KB, Leotta C, Lafata JE, Lipton RB. Prevalencia e impacto de migraña y migraña probable en un plan de salud. Neurología. 2004; 63: 1432-1438. [PubMed]
14. Diamond S, Bigal ME, Silberstein S, Loder E, Reed M, Lipton RB. Patrones de diagnóstico y tratamiento agudo y preventivo para la migraña en los Estados Unidos: resultados del Estudio de Prevalencia y Prevención de la Migraña Estadounidense. Dolor de cabeza. 2007; 47: 355-363. [PubMed]
15. Hazard E, Munakata J, Bigal ME, Rupnow MFT, Lipton RB. La carga de la migraña en los Estados Unidos: perspectivas actuales y emergentes sobre el manejo de la enfermedad y el análisis económico. Value Health [PubMed]
16. Lipton RB, Pan J. ¿La migraña es una enfermedad cerebral progresiva? JAMA. 2004; 291: 493-494. [PubMed]
17. Scher AI, Stewart WF, Ricci JA, Lipton RB. Factores asociados con el inicio y la remisión de la cefalea crónica diaria en un estudio basado en la población. Dolor. 2003; 106: 81-89. [PubMed]
18. Bodenheimer T, Lorig K, H Holman, Grumbach K. Autogestión del paciente de enfermedades crónicas en atención primaria. JAMA. 2002; 288: 2469-2475. [PubMed]
19. Chodosh J, Morton SC, Mojica W. Metaanálisis: programas de autocontrol de enfermedades crónicas para adultos mayores. Ann Intern Med. 2005; 143: 427-438. [PubMed]
20. Lorig KR, Holmon H. Educación para el autocontrol: historia, definición, resultados y mecanismos. Ann Behav Med. 2003 Aug; 26 (1): 1-7. [PubMed]
21. Lorig KR, Mazonson PD, Holman HR. Evidencia que sugiere que la educación de la salud para el autocontrol en pacientes con artritis crónica ha sostenido beneficios para la salud mientras se reducen los costos de la atención médica. Artritis Rheum. 1993; 36: 439-446. [PubMed]
22. Lorig KR, Sobel DS, Stewart AL, Brown BW, Jr, Bandura A, y col. Evidencia que sugiere que un programa de autocontrol de enfermedades crónicas puede mejorar el estado de salud mientras se reduce la hospitalización: un ensayo aleatorizado. Med Care. 1999; 37: 5-14. [PubMed]
23. Ferrari MD. La carga económica de la migraña para la sociedad. Farmacoeconomía. 1998; 13: 667-676. [PubMed]
24. Ford S, Calhoun A, Kahn K, Mann J, Finkel A. Predictores de discapacidad en migrañosos referidos a una clínica terciaria: dolor de cuello, características de dolor de cabeza y comportamientos de afrontamiento. Dolor de cabeza. 2008; 48: 523-528. [PubMed]
25. Jelinski SE, Becker WJ, Christie SN, Giammarco R, Mackie GF, Gawel MJ, Eloff AG, Magnusson JE. Datos demográficos y características clínicas de los pacientes derivados a especialistas en dolor de cabeza. Can J Neurol Sci. 2006; 33: 228-234. [PubMed]
26. Stewart WF, Lipton RB, Simon D. Discapacidad relacionada con el trabajo: resultados del estudio American Migraine. Cefalea. 1996; 16: 231-238. [PubMed]
27. Bandura A, O'Leary A, Taylor C, Gauthier J, Gossard D. Autoeficacia percibida y control del dolor: mecanismos opioides y no opioides. J Personal Social Psychol. 1987; 53: 563-571. [PubMed]
28. Bandura A. Autoeficacia: el ejercicio de control. Nueva York: WH Freeman and Company; 1997.
29. Nicholson RA, Houle TT, Rhudy JL, Norton PJ. Factores de riesgo psicológicos en el dolor de cabeza. Dolor de cabeza. 2007; 47: 413-426. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
30. Lago AI. Tratamientos conductuales y no farmacológicos de la cefalea Med Clin North Am. 2001; 85: 1055-1075. [PubMed]
31. Maizels M. ¿Por qué deberían los médicos preocuparse por la investigación del comportamiento? Dolor de cabeza. 2005; 45: 411-413. [PubMed]
32. Nicholson RA, Hursey KG, Nash J. Moderadores y mediadores del tratamiento del comportamiento para el dolor de cabeza. Dolor de cabeza. 2005; 45: 513-519. [PubMed]
33. Penzien D, Rains J, Lipchik G, Nicholson R, lago A, Hursey K. Direcciones futuras en la investigación del dolor de cabeza conductual: aplicaciones para un entorno de atención médica en evolución. Dolor de cabeza. 2005; 45: 526-534. [PubMed]
34. Blumenfeld A, Tischio M. Centro de excelencia para el cuidado de la cefalea: modelo grupal en Kaiser Permanente. Dolor de cabeza. 2003; 43: 431-440. [PubMed]
35. Cady R, Agricultor K, Beach ME, Tarrasch T. Educación basada en la enfermera: un modelo comparativo basado en la oficina para la educación de pacientes con migraña. Dolor de cabeza. 2008; 48: 564-569. [PubMed]
36. Kwong WJ, Landy SH, Braverman-Panza J, Rosen JH, Hutchinson S, Burch SP. Programa de control de la enfermedad de la migraña en el ámbito de la atención primaria: impacto en la calidad de vida del paciente y pérdida de productividad. J Clin Outcomes Manage. 2007 Jun; 14 (6): 332-338.
37. Maizels M, Saenz V, Wirjo J. Impacto de un modelo grupal de manejo de la enfermedad para el dolor de cabeza. Dolor de cabeza. 2003; 43: 621-627. [PubMed]
38. Rothrock JF, Parada VA, Sims C, Key K, Walters NS, Zweifler RM. El impacto de la educación intensiva del paciente sobre el resultado clínico en una población de migraña basada en la clínica. Dolor de cabeza. 2006; 46: 726-731. [PubMed]
39. Harpole L, Samsa G, Jurgelski A, et al. El programa de control de la cefalea mejora el resultado del dolor de cabeza crónico. Dolor de cabeza. 2003; 43: 715-724. [PubMed]
40. Red de atención primaria. Estrategias centradas en el paciente para el manejo efectivo de la migraña. 2000.
41. Red de atención primaria. La guía de la migraña para la migraña. 1998.
42. GlaxoSmithKline. Migraine Matrix®. 2001.
43. Kosinski M, Bayliss MS, Bjorner JB, et al. Una encuesta breve de seis elementos para medir el impacto del dolor de cabeza: el HIT-6. Qual Life Res. 2003; 12: 963-974. [PubMed]
44. Nachit-Ouinekh F, Dartigues JF, Henry P, y col. Uso de la prueba de impacto de la cefalea (HIT-6) en la práctica general: relación con la calidad de vida y la gravedad. Eur J Neurol. 2005; 12: 189-193. [PubMed]
45. Jhingran P, Osterhaus JT, Miller DW, y col. Desarrollo y validación del Cuestionario de calidad de vida específico para migraña. Dolor de cabeza. 1998; 38: 295-302. [PubMed]
46. Jhingran P, Davis SM, LaVange LM, y col. Cuestionario de calidad de vida específico para la migraña: investigación adicional de la estructura del factor. [PubMed]
47. Paquetes estadísticos para las ciencias sociales (SPSS) [programa de computadora]. Versión 14.0. Chicago: SPSS Inc; 2006.
48. Asmundson GJG, Norton PJ, Norton GR. Más allá del dolor: el papel del miedo y la evitación en la cronicidad. Clin Psych Rev. 1999; 19: 97-119. [PubMed]
49. McCracken LM, Gross RT. ¿La ansiedad afecta el afrontamiento del dolor crónico? Clin J Pain. 1993; 9: 253-259. [PubMed]
50. Obispo KL, Holm JA, Borowiak DM, Wilson BA. Percepciones de dolor en mujeres con dolor de cabeza: una investigación de laboratorio de la influencia de la ansiedad y el miedo relacionados con el dolor. Dolor de cabeza. 2001; 41: 494-9. [PubMed]
51. Lanteri-Minet M, Radat F, Chautard MH, Lucas C. Ansiedad y depresión asociadas a la migraña: Influencia en la discapacidad y calidad de vida de los sujetos con migraña, y manejo de la migraña aguda. Dolor. 2005; 118: 319-26. [PubMed]
52. Radat F, Mekies C, Geraud G, Valade D, Vives E, Lucas C. Ansiedad, estrés y comportamientos de afrontamiento en pacientes con migraña de atención primaria: resultados del estudio SMILE. Cephalagia. 2008; 28: 1115-25. [PubMed]
53. Smith T, Nicholson R. ¿Los cambios en los factores cognitivos y emocionales son importantes para mejorar el impacto de la cefalea y la calidad de vida? Dolor de cabeza. 2006; 46: 878.
54. White KD, Farrell AD. Ansiedad y estrés psicosocial como predictores de dolor de cabeza y dolor abdominal en adolescentes urbanos tempranos. J Ped Psych. 2006; 31: 582-96. [PubMed]
55. Hahn SR, Cady RK, Nelson MR. Mejora de la comunicación entre el profesional de la salud y el paciente para promover una evaluación más eficaz del deterioro de la migraña durante y entre los ataques: resultados de la fase II de la American Migraine Communication Study (AMCS). Presentado en: el enfoque 20th de la Clínica de Cefalea Diamante anual en el paciente con dolor de cabeza difícil; Febrero 12-15, 2007; California: Rancho Mirage;

Green-Call-Now-Button-24H-150x150-2-3.png

Temas adicionales: Dolor de espalda

Según las estadísticas, aproximadamente 80% de las personas experimentarán síntomas de dolor de espalda al menos una vez durante toda su vida. El dolor de espalda es una queja común que puede resultar debido a una variedad de lesiones y / o condiciones. Muchas veces, la degeneración natural de la columna vertebral con la edad puede causar dolor de espalda. Discos herniados ocurre cuando el centro blando y gelatinoso de un disco intervertebral empuja a través de una rasgadura en el anillo externo circundante del cartílago, comprimiendo e irritando las raíces nerviosas. Las hernias de disco ocurren con mayor frecuencia a lo largo de la parte baja de la espalda o la columna lumbar, pero también pueden ocurrir a lo largo de la columna cervical o el cuello. El choque de los nervios que se encuentran en la zona lumbar debido a una lesión y / o una condición agravada puede provocar síntomas de ciática.

blog de imágenes de Repartidor de dibujos animados gran noticia

TEMA EXTRA IMPORTANTE: tratamiento del dolor de la migraña

MÁS TEMAS: EXTRA EXTRA: El Paso, Tx | Atletas

Dr. Alexander Jimenez ♛
Quiropráctico y especialista en medicina funcional ⚕ Especialista en lesiones y ciática • Autor • Educador • 915-850-0900
Te damos la bienvenida
Propósito y Pasiones: Soy un Doctor en Quiropráctica especializado en terapias progresivas, de vanguardia y procedimientos de rehabilitación funcional enfocados en fisiología clínica, salud total, entrenamiento de fuerza práctico y acondicionamiento completo. Nos enfocamos en restaurar las funciones corporales normales después de lesiones en el cuello, la espalda, la columna vertebral y los tejidos blandos.

Utilizamos Protocolos Quiroprácticos Especializados, Programas de Bienestar, Nutrición Funcional e Integrativa, Capacitación de Agilidad y Movilidad y Sistemas de Rehabilitación para todas las edades.

Como una extensión de la rehabilitación efectiva, también ofrecemos a nuestros pacientes, veteranos discapacitados, atletas, jóvenes y ancianos una cartera diversa de equipos de fuerza, ejercicios de alto rendimiento y opciones avanzadas de tratamiento de agilidad. Nos hemos asociado con los principales médicos, terapeutas y entrenadores de las ciudades para brindarles a los atletas competitivos de alto nivel la posibilidad de esforzarse al máximo en nuestras instalaciones.

Hemos sido bendecidos al utilizar nuestros métodos con miles de habitantes de El Paso en las últimas tres décadas, lo que nos permite restaurar la salud y el estado físico de nuestros pacientes a la vez que implementamos métodos investigados no quirúrgicos y programas de bienestar funcionales.

Nuestros programas son naturales y usan la capacidad del cuerpo para alcanzar objetivos medidos específicos, en lugar de introducir productos químicos dañinos, reemplazo de hormonas controvertido, cirugías no deseadas o drogas adictivas. Queremos que viva una vida funcional que se cumpla con más energía, una actitud positiva, mejor sueño y menos dolor. Nuestro objetivo es, en última instancia, capacitar a nuestros pacientes para mantener la forma de vida más saludable.

Con un poco de trabajo, podemos alcanzar una salud óptima juntos, no importa la edad o discapacidad.

Únase a nosotros para mejorar su salud para usted y su familia.

Se trata de: ¡VIVIR, AMAR Y CUESTIONAR! 🍎

Bienvenido y Dios bendiga

UBICACIONES EL PASO

Central:
6440 Gateway East, Ste B
Teléfono: 915-850-0900

Lado este:
11860 Vista Del Sol, Ste 128
Teléfono: 915-412-6677