La prueba de quiropráctica realmente funciona crece en el informe de Reino Unido

Compartir

Prueba y comprensión de evidencia clínica y experimental, Las terapias manuales, o terapias manipulativas, son tratamientos físicos que utilizan técnicas prácticas y expertas, como la manipulación y / o movilización, utilizadas por un fisioterapeuta, entre otros profesionales de la salud, para diagnosticar y tratar una variedad de trastornos musculoesqueléticos y no musculoesqueléticos. lesiones y condiciones Se ha determinado que la manipulación / movilización espinal es efectiva para el dolor de espalda, el dolor de cuello, el dolor de cabeza y la migraña, así como para varios tipos de dolor en las articulaciones, que incluye varios otros trastornos en adultos.

Para aviso adicional, El siguiente estudio de investigación es un resumen completo de la evidencia científica con respecto a la efectividad de las terapias manuales para la manejo de una variedad de lesiones y afecciones musculoesqueléticas y no musculoesqueléticas. Las conclusiones se basan en los resultados de ensayos clínicos aleatorizados, ampliamente aceptados y principalmente en las guías basadas en la evidencia del Reino Unido y los Estados Unidos, y los resultados de otros ensayos clínicos aleatorizados aún no incluidos.

Antecedentes

El impulso para este informe proviene del debate mediático en el Reino Unido (Reino Unido) sobre el alcance de la atención quiropráctica y las afirmaciones sobre su eficacia, en particular para las afecciones no musculoesqueléticas.

El dominio de la síntesis de la evidencia siempre está integrado en la estructura de los valores sociales. Lo que constituye evidencia para reclamos específicos se enmarca en la experiencia, conocimiento y estándares de las comunidades. Esto varía sustancialmente dependiendo de las restricciones jurisdiccionales por país y región. Sin embargo, en las últimas décadas se ha realizado un fuerte esfuerzo internacional para facilitar la incorporación sistemática de evidencia de investigación clínica sintetizada estandarizada en la toma de decisiones de atención médica.

Atención médica basada en la evidencia (EBH)

EBH se trata de hacer las cosas correctas para las personas adecuadas en el momento adecuado. Lo hace al promover el examen de la mejor evidencia de investigación clínica disponible como el proceso preferido de toma de decisiones donde hay evidencia de mayor calidad disponible. Esto reduce el énfasis en la experiencia clínica no sistemática y la justificación fisiopatológica sola, al tiempo que aumenta la probabilidad de mejorar los resultados clínicos. El hecho de que los ensayos clínicos aleatorizados (ECA) obtuvieron evidencia de intervenciones potencialmente efectivas en estudios poblacionales que no se traducen de manera directa al manejo de casos individuales es ampliamente reconocido. Sin embargo, los ECA comprenden el cuerpo de información que mejor puede cumplir los estándares existentes para reclamos de beneficios de la prestación de atención. La evidencia proporcionada por los ECA constituye la primera línea de acción recomendada para los pacientes y contribuye, junto con la preferencia informada del paciente, a guiar la atención. La práctica, a diferencia de los reclamos, es intrínsecamente interpretativa dentro del contexto de los valores del paciente y la defensa ética de las recomendaciones. De hecho, la necesidad de comunicar la evidencia de la investigación, o su ausencia, a los pacientes para una toma de decisiones verdaderamente informada se ha convertido en un área importante de la investigación y la práctica clínica de la asistencia sanitaria.

Mientras que algunos pueden argumentar que EBH es más ciencia que arte, la habilidad requerida de los médicos para integrar la evidencia de la investigación, las observaciones clínicas y las circunstancias y preferencias del paciente es de hecho ingeniosa. Requiere una improvisación y experiencia creativa, pero informada, para equilibrar los diferentes tipos de información y evidencia, y cada una de las piezas juega un rol mayor o menor dependiendo del paciente y la situación individual.

En general, se ha aceptado que proporcionar atención médica basada en la evidencia dará como resultado mejores resultados para el paciente que la atención médica no basada en evidencia. El debate sobre si los médicos deberían adoptar un enfoque basado en la evidencia se ha silenciado. Dicho simplemente por un autor: "... cualquier persona en la medicina que no cree en él (EBH) está en el negocio equivocado". Muchas de las críticas a EBH estaban enraizadas en la confusión sobre lo que debería hacerse cuando hay buena evidencia disponible y cuándo la evidencia es débil o inexistente. A partir de esto, surgieron malentendidos y percepciones erróneas, incluidas las preocupaciones de que EBH ignora los valores y las preferencias de los pacientes y promueve un enfoque de libro de cocina. Cuando se aplica de forma adecuada, EBH busca capacitar a los médicos para que puedan desarrollar puntos de vista independientes basados ​​en hechos con respecto a reclamos y controversias de atención médica. Es importante destacar que reconoce las limitaciones de utilizar la evidencia científica solo para tomar decisiones y enfatiza la importancia de los valores y las preferencias de los pacientes en la toma de decisiones clínicas.

La pregunta ya no es "debería" abrazar EBH sino "cómo"? Con EBH surge la necesidad de nuevas habilidades que incluyen: estrategias eficientes de búsqueda de literatura y la aplicación de reglas formales de evidencia para evaluar la literatura clínica. Es importante discernir el papel del proveedor de atención médica como un asesor que potencia las decisiones informadas de los pacientes. Esto requiere un respeto saludable por la literatura científica que utilizar y cómo usarla. "Escoger" solo aquellos estudios que respaldan los puntos de vista o que se basan en diseños de estudio que no son apropiados para la pregunta formulada no promueven hacer lo correcto para las personas correctas en el momento correcto.

Quizás lo más crítico es la voluntad del clínico de cambiar la forma en que lo hace cuando se dispone de evidencia científica de alta calidad. Requiere flexibilidad nacida de la honestidad intelectual que reconoce que las prácticas clínicas actuales pueden no de verdad estar en el mejor interés del paciente. En algunos casos, esto requerirá el abandono de los enfoques de tratamiento y diagnóstico que una vez se creyeron útiles. En otros casos, requerirá la aceptación y capacitación en nuevos métodos. La base de conocimiento científico en constante evolución exige que los médicos acepten la posibilidad de que lo que es "correcto" hoy podría no ser "correcto" mañana. EBH requiere que las acciones de los médicos estén influenciadas por la evidencia. Es importante destacar que la voluntad de cambio debe acompañar la capacidad de mantenerse al día con el aluvión constante de evidencia científica emergente.

Propósito

El propósito de este informe es proporcionar un resumen breve y sucinto de la evidencia científica sobre la efectividad del tratamiento manual como una opción terapéutica para el tratamiento de una variedad de afecciones musculoesqueléticas y no musculoesqueléticas en función del volumen y la calidad de la evidencia. Se presenta una guía para traducir esta evidencia a la aplicación dentro de los entornos de práctica clínica.

Métodos

A los fines de este informe, el tratamiento manual incluye la manipulación o movilización de la articulación de la columna vertebral y de las extremidades, masajes y varias técnicas de tejidos blandos. La manipulación / movilización bajo anestesia no se incluyó en el informe debido a la naturaleza invasiva del procedimiento. Las conclusiones del informe se basan en los resultados de las revisiones sistemáticas más recientes y actualizadas (abarcan los últimos cinco a diez años) de ECA, guías clínicas ampliamente aceptadas y / o informes de evaluación de tecnología (principalmente del Reino Unido y EE. UU. Si está disponible) y todos los ECA que aún no se han incluido en las tres primeras categorías. Si bien la evaluación crítica de las revisiones y directrices incluidas sería ideal, está fuera del alcance del presente informe. Se explora y describe la presencia de discordancia entre las conclusiones de las revisiones sistemáticas. Las conclusiones con respecto a la efectividad se basan en comparaciones con controles de placebo (eficacia) o tratamientos comúnmente usados ​​que pueden o no haber demostrado ser efectivos (efectividad relativa), así como también comparación con ningún tratamiento. La fuerza / calidad de la evidencia relacionada con la eficacia / efectividad del tratamiento manual se clasifica de acuerdo con una versión adaptada del último sistema de clasificación desarrollado por la Fuerza de Tarea de Servicios Preventivos de los EE. UU. (Ver http://www.ahrq.gov/clinic/uspstf/grades.htm) El sistema de clasificación de pruebas utilizado para este informe es una ligera modificación del sistema utilizado en la Guía de práctica clínica conjunta 2007 sobre dolor lumbar del American College of Physicians y la American Pain Society.

A través de una estrategia de búsqueda utilizando las bases de datos MEDLINE (PubMed), Ovid, Mantis, Index to Chiropractic Literature, CINAHL, las bases de datos especializadas Registro de ensayos Cochrane Airways Group, Cochrane Complementary Medicine Field y Cochrane Rehabilitation Field, revisiones sistemáticas y ECA, así como pruebas Se identificaron las guías clínicas basadas en Las restricciones de búsqueda fueron sujetos humanos, idioma inglés, revistas revisadas por pares e indexadas, y publicaciones antes del 2009 de octubre. Además, revisamos y buscamos citas de referencia localizadas en las publicaciones revisadas. La descripción de la estrategia de búsqueda se proporciona en el archivo adicional 1 (Estrategia de búsqueda de Medline).

Aunque los hallazgos de los estudios que usan un diseño no aleatorizado (por ejemplo, estudios observacionales, estudios de cohortes, series clínicas prospectivas e informes de casos) pueden proporcionar evidencia preliminar importante, el propósito principal de este informe es resumir los resultados de los estudios diseñados para abordar la eficacia y la eficacia relativa o efectividad relativa y, por lo tanto, la base de evidencia se limitó a ECA. Los ECA piloto no están diseñados o potenciados para evaluar la efectividad, y los ECA diseñados para evaluar el efecto inmediato de las sesiones de tratamiento individual no formaron parte de la base de evidencia en este informe.

Dos revisores evaluaron la calidad de los ECA, que no se evaluaron formalmente en calidad en el contexto de revisiones sistemáticas o guías basadas en la evidencia, con una escala que evalúa el riesgo de sesgo recomendado para su uso en las revisiones sistemáticas Cochrane de ECA. Aunque el manual de la Colaboración Cochrane http://www.cochrane.org/resources/handbook/ desalienta que la puntuación se aplique a la herramienta de riesgo de sesgo, sí proporciona una sugerencia sobre cómo se pueden resumir los ensayos. Nos guiamos por esa sugerencia y el sistema de clasificación de pruebas adaptado utilizado en este informe requiere que evaluemos la validez y el impacto de la última evidencia de prueba. Estos ensayos adicionales se clasifican como de mayor, moderada o baja calidad según lo determinado por su riesgo de sesgo atribuido. Para más detalles, ver archivo adicional 2 (La herramienta de Colaboración Cochrane para evaluar el riesgo de sesgo y la calificación del sesgo para el propósito de este informe).

El sistema general de calificación de la evidencia permite que la fuerza de la evidencia se categorice en una de tres categorías: evidencia de alta calidad, evidencia de calidad moderada y evidencia no concluyente (baja calidad). Las definiciones operacionales de estas tres categorías se detallan a continuación:

Evidencia de alta calidad

La evidencia disponible generalmente incluye resultados consistentes de estudios bien diseñados y bien realizados en poblaciones representativas que evalúan los efectos sobre los resultados de salud.

La evidencia se basa en al menos dos de mayor calidad consistente (bajo riesgo de sesgo) ensayos aleatorizados. Por lo tanto, es poco probable que esta conclusión se vea fuertemente afectada por los resultados de estudios futuros.

Evidencia de calidad moderada

La evidencia disponible es suficiente para determinar la efectividad relativa a los resultados de salud, pero la confianza en la estimación está limitada por factores tales como:

• El número, tamaño o calidad de los estudios individuales.

• Inconsistencia de los hallazgos en los estudios individuales.

• Generalización limitada de los hallazgos a la práctica de rutina.

• Falta de coherencia en la cadena de evidencia.

La evidencia se basa en al menos un ensayo aleatorizado de mayor calidad (bajo riesgo de sesgo) con suficiente poder estadístico, dos o más de mayor calidad (bajo riesgo de sesgoensayos aleatorizados con alguna inconsistencia; al menos dos ensayos aleatorizados de calidad inferior y consistentes (riesgo moderado de sesgo) A medida que haya más información disponible, la magnitud o dirección del efecto observado podría cambiar, y este cambio puede ser lo suficientemente grande como para alterar la conclusión.

Evidencia no concluyente (baja calidad)

La evidencia disponible es insuficiente para determinar la efectividad relativa a los resultados de salud. La evidencia es insuficiente debido a:

• El número limitado o el poder de los estudios.

• Fallas importantes en el diseño o los métodos del estudio (solo estudios de alto riesgo de sesgo disponibles).

• Incompatibilidad inexplicable entre los ensayos de mayor calidad.

• Brechas en la cadena de evidencia.

• Hallazgos no generalizables para la práctica de rutina.

• Falta de información sobre importantes resultados de salud

A los fines de este informe, se realizó una determinación sobre si la evidencia no concluyente parece favorable o no favorable, o si se podría establecer una dirección (evidencia poco clara).

Además, se hacen breves declaraciones de evidencia con respecto a otros tratamientos físicos no farmacológicos y no invasivos (por ejemplo, ejercicio) e intervenciones educativas para pacientes, que demuestran ser efectivas y que pueden incorporarse al manejo terapéutico basado en la evidencia o estrategias de cogestión en quiropráctica prácticas. Estas declaraciones se basan en las conclusiones de las revisiones sistemáticas más recientes y actualizadas (en los últimos cinco a diez años) de ensayos clínicos aleatorizados y guías clínicas basadas en evidencia ampliamente aceptadas (principalmente del Reino Unido y EE. UU. Si están disponibles) identificadas mediante nuestra estrategia de búsqueda .

Traducir evidencia a la acción

La traducción de pruebas requiere la comunicación de mensajes salientes para llevar a casa en el contexto de las aplicaciones del usuario. Hay dos aplicaciones de mensajes para información derivada de este trabajo. Primero, los criterios de suficiencia de la evidencia difieren según el contexto de las acciones consideradas. En el contexto sociopolítico de la ética y la regulación, se define evidencia suficiente para ofrecer afirmaciones de efectividad. Separar es la segunda aplicación de evidencia para informar la toma de decisiones para pacientes individuales. Donde existe evidencia de evidencia y el riesgo de sesgo es pequeño, las opciones preferidas requieren poco juicio clínico. Alternativamente, cuando la evidencia es incierta y / o hay un mayor riesgo de sesgo, entonces se pone mayor énfasis en el paciente como participante activo. Esto requiere que el clínico comunique efectivamente la evidencia de la investigación a los pacientes mientras asisten a la toma de decisiones informada.

En resumen, la información derivada dentro de este informe se dirige a dos aplicaciones 1) la determinación de afirmaciones públicas respaldadas de la eficacia del tratamiento para la atención quiropráctica en el contexto de los valores sociales; y 2) el uso de información de evidencia como base para recomendaciones de atención médica individualizadas usando la jerarquía de evidencia (Figura 1).

Información del Dr. Alex Jiménez

El propósito del estudio de investigación fue proporcionar evidencia clínica y experimental sustancial sobre la efectividad de las terapias manuales o manipulativas. Las revisiones sistemáticas de ensayos clínicos aleatorizados, o ECA, ayudaron a demostrar la fuerza y ​​la calidad de la evidencia con respecto a la efectividad de estos, como la manipulación y / o la movilización. Los resultados del estudio de investigación brindan dos propósitos adicionales: determinar afirmaciones públicas respaldadas sobre la efectividad del tratamiento para atención quiropráctica dentro del contexto de los valores sociales; y utilizar la información de la evidencia como base para recomendaciones de atención médica individualizadas usando la jerarquía de evidencia. Los resultados detallados de cada método de estudio de investigación y resultados concluyentes se registran a continuación con respecto a la efectividad de las terapias manuales, incluida la manipulación espinal y / o la movilización, entre otras.

Resultados

Para septiembre, las categorías 2009, 26 de condiciones se localizaron con evidencia de ECA para el uso de terapia manual: afecciones musculoesqueléticas 13, cuatro tipos de cefalea crónica y nueve afecciones no musculoesqueléticas (Figura 2). Identificamos las revisiones sistemáticas relevantes recientes de 49 y las guías clínicas basadas en la evidencia 16 más un ECA 46 adicional que aún no se incluye dentro de las revisiones y guías sistemáticas identificadas. Se identificaron varios otros tratamientos físicos no invasivos y educación del paciente con evidencia de efectividad que incluyen ejercicio, yoga, ortesis, aparatos ortopédicos, acupuntura, calor, terapia de campo electromagnético, TENS, terapia con láser, terapia cognitiva conductual y relajación. El informe presenta la evidencia de la efectividad o ineficacia de la terapia manual como declaraciones resumidas de evidencia al final de la sección para cada condición y en forma de resumen más breve en las figuras 3, 4, 5, 6 y 7. Además, se proporcionan definiciones y criterios breves de diagnóstico para las condiciones revisadas. Las imágenes de diagnóstico para muchas afecciones están indicadas por la presencia de "señales rojas" que sugieren una patología grave. Las señales de alerta pueden variar según la afección que se considere, pero típicamente incluyen fracturas, traumatismos, trastornos metabólicos, infección, enfermedad metastásica y otros procesos patológicos patológicos contraindicativos a la terapia manual.

Figura 2 Categorías de condiciones incluidas en este informe.

Figura 3 Resumen de evidencia de condiciones espinales en adultos.

Figura 4 Resumen de evidencia de las condiciones de las extremidades en adultos.

Figura 5 Resumen de evidencia de dolor de cabeza y otras afecciones en adultos.

Figura 6 Resumen de evidencia de afecciones no musculoesqueléticas en adultos.

Figura 7 Resumen de evidencia de afecciones no musculoesqueléticas en pediatría.

Dolor de espalda no específico (dolor lumbar)

Definición

El dolor lumbar inespecífico se define como dolor, tensión y / o rigidez en la región lumbar, por lo que no es posible identificar una causa específica de dolor.

Diagnóstico

El diagnóstico de dolor lumbar inespecífico se deriva de la historia del paciente con un examen neurológico sin complicaciones y sin indicadores de patología potencialmente grave. Las imágenes solo están indicadas en pacientes con un examen neurológico positivo o la presencia de una "bandera roja".

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Desde 2004, cinco revisiones sistemáticas realizaron una evaluación exhaustiva del beneficio de la manipulación espinal para LBP no específica. Se resumieron aproximadamente los ECA de 70. Las revisiones encontraron que la manipulación de la columna vertebral fue superior a la intervención simulada y tuvo un efecto similar al de otras terapias eficaces de uso común, como la atención habitual, el ejercicio o la escuela secundaria. Para el dolor de ciática / pierna radiante, tres revisiones encontraron que la manipulación tenía evidencia limitada. Furlan et al concluyeron que el masaje es beneficioso para pacientes con dolor lumbar inespecífico subagudo y crónico basado en una revisión de los ECA de 13.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Desde 2006, cuatro pautas hacen recomendaciones sobre los beneficios de las terapias manuales para el cuidado de LBP: NICE, el Colegio Estadounidense de Médicos / Sociedad Americana del Dolor, las directrices europeas para el dolor lumbar crónico y las directrices europeas para el dolor lumbar agudo. El número de ECA incluidos en las diversas guías varió considerablemente en función de su alcance, con las pautas NICE que incluyen ocho ensayos y las directrices del Colegio Estadounidense de Médicos / Sociedad Americana del Dolor, que incluyen aproximadamente ensayos 70. Estas pautas en conjunto recomiendan la manipulación / movilización espinal como un tratamiento efectivo para el dolor lumbar agudo, subagudo y crónico. El masaje también se recomienda para el tratamiento del dolor lumbar subagudo y crónico.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Hallegraeff et al compararon un régimen de manipulación espinal más terapia física estándar con terapia física estándar para la LBP aguda. En general, no hubo diferencias entre los grupos para el dolor y la discapacidad después del tratamiento. Las reglas de predicción pueden haber afectado los resultados. Este estudio tuvo un alto riesgo de sesgo.

Rasmussen y col. Encontraron que los pacientes que recibían ejercicios de extensión o que recibían ejercicios de extensión más la manipulación espinal experimentaron una disminución en el dolor lumbar crónico, pero no se observaron diferencias entre los grupos. Este estudio tenía un alto riesgo de sesgo.

Little et al encontraron que la técnica de Alexander, el ejercicio y el masaje eran todos superiores al control (atención normal) a los tres meses para la LBP crónica y la discapacidad. Este estudio tuvo un riesgo moderado de sesgo.

Wilkey y col. Encontraron que el tratamiento quiropráctico era superior al manejo de la clínica del dolor del NHS para el dolor lumbar crónico a las ocho semanas para los resultados de dolor y discapacidad. Este estudio tenía un alto riesgo de sesgo.

Bogefeldt y cols. Encontraron que la terapia manual y el asesoramiento para mantenerse activos eran más efectivos que los consejos para mantenerse activos solos para reducir la licencia por enfermedad y mejorar el regreso al trabajo a las semanas 10 para el dolor lumbar agudo. No se observaron diferencias entre los grupos a los dos años. Este estudio tuvo un bajo riesgo de sesgo.

Hancock et al descubrieron que la movilización espinal, además de la atención médica, no era más efectiva que la atención médica sola para reducir el número de días hasta la recuperación total del dolor lumbar agudo. Este estudio tuvo un bajo riesgo de sesgo.

Ferreira et al encontraron que la manipulación espinal era superior al ejercicio general para la función y el efecto percibido a las ocho semanas en pacientes con dolor lumbar crónico, pero no se observaron diferencias entre los grupos a los seis y 12 meses. Este estudio tuvo un riesgo moderado de sesgo.

Eisenberg et al. Encontraron que la elección de terapias complementarias (incluida la atención quiropráctica) además de la atención habitual no era diferente de la atención habitual en la molestia y la discapacidad para el cuidado del dolor lumbar agudo. El ensayo no informó los hallazgos de ninguna terapia manual individual. Este estudio tuvo un bajo riesgo de sesgo.

Hondras y cols. Descubrieron que la flexión-distracción lumbar era superior a la atención médica mínima en 3,6,9,12 y las semanas 24 por discapacidad relacionada con el dolor lumbar subagudo o crónico, pero la manipulación espinal fue superior a la atención médica mínima solo a las tres semanas. No se observaron diferencias entre la manipulación espinal y la flexión-distracción para los resultados informados. La mejora percibida global fue superior en las semanas 12 y 24 para ambas terapias manuales en comparación con la atención médica mínima. Este estudio tuvo un bajo riesgo de sesgo.

Mohseni-Bandpei et al demostraron que los pacientes que reciben manipulación / ejercicio para el dolor lumbar crónico informaron una mejoría mayor en comparación con los que recibieron ultrasonido / ejercicio tanto al final del período de tratamiento como a 6-mes de seguimiento. El estudio tenía un alto riesgo de sesgo.

Beyerman et al evaluaron la eficacia de la manipulación espinal quiropráctica, la flexión / distracción manual y la aplicación de paquete caliente para el tratamiento del dolor lumbar de duración mixta de la osteoartritis (OA) en comparación con el calor húmedo solo. El grupo de manipulación espinal informó una mejoría más rápida y más rápida en el dolor y el rango de movimiento. El estudio tenía un alto riesgo de sesgo.

Poole et al demostraron que agregar reflexología podal o entrenamiento de relajación a la atención médica habitual en pacientes con dolor lumbar crónico no es más efectivo que la atención médica habitual sola a corto o largo plazo. El estudio tuvo un riesgo moderado de sesgo.

Zaproudina et al no encontraron diferencias entre los grupos (ajuste de huesos versus ejercicio más masaje) a un mes o un año para el dolor o la discapacidad. El puntaje de mejora de la evaluación global fue superior para el grupo de fijación de huesos en un mes. Este estudio tenía un alto riesgo de sesgo.

Resumen de Evidencia (Ver Figura 3)

◦ Evidencia de alta calidad de que la manipulación / movilización espinal es una opción de tratamiento efectiva para el dolor lumbar subagudo y crónico en adultos.

◦ Evidencia de calidad moderada de que la manipulación / movilización espinal es una opción de tratamiento efectiva para el dolor lumbar subagudo y crónico en adultos mayores.

◦ Evidencia de calidad moderada de que la manipulación / movilización espinal es una opción de tratamiento efectiva para el dolor lumbar agudo en adultos.

◦ Evidencia moderada de que agregar la movilización espinal a la atención médica no mejora los resultados del dolor lumbar agudo en adultos.

◦ Evidencia de calidad moderada de que el masaje es un tratamiento efectivo para el dolor lumbar subagudo y crónico en adultos.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable con respecto al uso de la manipulación para el dolor de ciática / pierna radiante.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección no favorable con respecto a la adición de reflexología podal a la atención médica habitual para el dolor lumbar crónico.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Asesoramiento para mantenerse activo, rehabilitación interdisciplinaria, terapia con ejercicios, acupuntura, yoga, terapia cognitivo-conductual o relajación progresiva para el dolor lumbar crónico y el calor superficial para el dolor lumbar agudo.

Dolor no específico en la parte media de la espalda

Definición

El dolor inespecífico de la columna torácica se define como dolor, tensión y / o rigidez en la región de la columna torácica para la cual no es posible identificar una causa específica de dolor.

Diagnóstico

El diagnóstico del dolor inespecífico de la columna torácica se deriva de la historia del paciente con un examen neurológico sin importancia y sin indicadores de una patología potencialmente grave. Las imágenes solo están indicadas en pacientes con un examen neurológico positivo o la presencia de una "bandera roja".

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

No se localizaron revisiones sistemáticas que abordaran el papel de la terapia manual en el dolor de la columna torácica que incluía ensayos clínicos aleatorizados.

Pautas clínicas basadas en evidencia

El grupo australiano de guías de dolor musculoesquelético agudo concluye que hay evidencia de un pequeño estudio piloto de que la manipulación espinal es efectiva en comparación con el placebo para el dolor de la columna torácica.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Múltiples ensayos clínicos aleatorizados que investigan el uso de la manipulación espinal torácica se localizaron; sin embargo, la mayoría de los ensayos evaluaron la efectividad de la manipulación torácica para el dolor de cuello u hombro.

Resumen de Evidencia (Ver Figura 3)

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable con respecto al uso de la manipulación espinal para el dolor de la parte media de la espalda.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Ninguno

Dolor mecánico en el cuello

Definición

El dolor mecánico del cuello se define como el dolor en la región anatómica del cuello para el cual no es posible identificar una causa patológica específica del dolor. Por lo general, incluye dolor de cuello, con o sin dolor en las extremidades superiores que pueden interferir o no con las actividades de la vida diaria (Grados I y II). No se incluyen los signos y síntomas que indiquen compromiso neurológico significativo (Grado III) o patología estructural mayor (Grado IV que incluye fractura, dislocación vertebral, neoplasia, etc.).

Diagnóstico

El diagnóstico del dolor mecánico del cuello se deriva de la historia del paciente. Las imágenes solo están indicadas en pacientes con un examen neurológico positivo o la presencia de una "bandera roja".

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

La síntesis de mejores pruebas publicada recientemente por el grupo de trabajo 2000-2010 sobre el dolor de cuello y sus trastornos asociados, recientemente publicado, representa la revisión sistemática más reciente e integral de la literatura para intervenciones no invasivas, incluido el tratamiento manual, para el dolor de cuello. Para los trastornos asociados al latigazo cervical, concluyeron que la movilización y los ejercicios parecen ser más beneficiosos que la atención habitual o las modalidades físicas. Para el dolor de cuello Grados I y II, concluyeron que la evidencia sugiere que el tratamiento manual (incluida la manipulación y la movilización) y las intervenciones de ejercicio, la terapia con láser de bajo nivel y tal vez la acupuntura son más efectivas que ningún tratamiento, simulacro o intervenciones alternativas. No se encontró que ningún tipo de tratamiento fuera claramente superior a ningún otro. También observan que la manipulación y la movilización producen resultados comparables. Las conclusiones con respecto al masaje no se pudieron hacer debido a la falta de evidencia.

Desde 2003, hubo otras cinco revisiones sistemáticas. Uno encontró que la manipulación espinal fue efectiva para el dolor de cuello no específico solo y en combinación con el ejercicio, mientras que dos encontraron efectividad solo para la combinación de manipulación espinal y ejercicio. Se esperan diferencias entre las conclusiones de la revisión. Es probable que se puedan atribuir a estudios primarios adicionales y diversidad en las estrategias de revisión, incluidos los criterios de inclusión, la calificación de la calidad metodológica y la determinación de la evidencia.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Las pautas de la Asociación Americana de Terapia Física sobre el dolor de cuello recomiendan utilizar la manipulación cervical y los procedimientos de movilización para reducir el dolor de cuello con base en pruebas sólidas. Descubrieron que la manipulación cervical y la movilización con el ejercicio son más efectivas para reducir el dolor de cuello y la discapacidad que la manipulación y la movilización solas. La manipulación de la columna torácica también se recomienda para reducir el dolor y la discapacidad en pacientes con dolor en el brazo relacionado con el cuello y cuello debido a una evidencia débil.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Häkkinen et al utilizaron un diseño cruzado para comparar la terapia manual y el estiramiento para el dolor crónico de cuello. La terapia manual fue más efectiva que el estiramiento a las cuatro semanas, pero no se observó diferencia entre las dos terapias en las semanas 12. Este estudio tenía un alto riesgo de sesgo.

González-Iglesias y colaboradores examinaron la efectividad de agregar la manipulación general de la columna torácica a la electroterapia / terapia térmica para el dolor agudo de cuello. En dos ensayos separados encontraron una ventaja para el grupo de manipulación en términos de dolor y discapacidad. Los ensayos tuvieron un riesgo de sesgo moderado a bajo.

Walker et al. Compararon la terapia manual con el ejercicio con el consejo de mantenerse activos y el ultrasonido con placebo. El grupo de terapia manual informó menos dolor (a corto plazo) y más mejoría y menos discapacidad (a largo plazo) que el grupo placebo. Este estudio tuvo un bajo riesgo de sesgo.

Cleland et al demostraron que la movilización / manipulación del empuje de la columna torácica produce una reducción significativamente mayor en el dolor y la discapacidad a corto plazo que la movilización / manipulación torácica sin empuje en personas con dolor de cuello mayormente subagudo. El estudio tuvo un bajo riesgo de sesgo.

Fernández y cols. Encontraron que agregar la manipulación torácica a un programa de terapia física fue eficaz para tratar el dolor de cuello debido a una lesión por latigazo. El estudio tuvo un alto riesgo de sesgo.

Savolainen et al compararon la efectividad de las manipulaciones torácicas con las instrucciones para los ejercicios fisioterapéuticos para el tratamiento del dolor de cuello en la atención de salud ocupacional. El efecto de las manipulaciones fue más favorable que el programa de ejercicio personal para tratar la fase más intensa del dolor. El estudio tuvo un riesgo moderado de sesgo.

Zaproudina et al evaluaron la efectividad del establecimiento óseo tradicional (movilización) de las articulaciones de las extremidades y la columna vertebral para el dolor crónico de cuello en comparación con la fisioterapia convencional o el masaje. La fijación ósea tradicional fue superior a los otros dos tratamientos tanto a corto como a largo plazo. El estudio tuvo un riesgo moderado de sesgo.

Sherman et al compararon la terapia de masaje con el autocuidado para el dolor crónico de cuello. El masaje fue superior al autocuidado en 4 semanas tanto para la discapacidad del cuello como para el dolor. Una mayor proporción de pacientes de masaje informó una mejoría clínicamente significativa en la discapacidad que los pacientes de autocuidado a las cuatro semanas, y más pacientes de masaje informaron una mejoría clínicamente significativa en el dolor a las cuatro y 10 semanas. No se observaron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos en las semanas 26. Este estudio tuvo un bajo riesgo de sesgo.

Resumen de Evidencia (Ver Figura 3)

◦ Evidencia de calidad moderada de que la movilización combinada con el ejercicio es efectiva para los trastornos asociados al latigazo agudo.

◦ Evidencia de calidad moderada de que la manipulación / movilización espinal combinada con el ejercicio es efectiva para el dolor crónico inespecífico del cuello.

◦ Evidencia de calidad moderada de que la manipulación / movilización espinal torácica es efectiva para el dolor cervical no específico agudo / subagudo.

◦ Evidencia de calidad moderada de que la manipulación espinal es similar a la movilización para el dolor crónico inespecífico del cuello.

◦ Evidencia de calidad moderada de que la terapia de masaje es efectiva para el dolor de cuello crónico no específico.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable para la manipulación / movilización de la columna cervical sola para el dolor de cuello de cualquier duración.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Ejercicio, terapia con láser de baja intensidad, acupuntura

Coccydynia

Definición

Coccydynia se define como síntomas de dolor en la región del cóccix.

Diagnóstico

El diagnóstico de la coccigodinia se deriva de la historia y el examen del paciente sin indicadores de una patología potencialmente grave. Las imágenes solo están indicadas en pacientes con la presencia de una "bandera roja".

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Ninguno localizado

Pautas clínicas basadas en evidencia

Ninguno localizado

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Maigne et al encontraron que la manipulación fue más efectiva que el placebo para el alivio del dolor y la discapacidad en el tratamiento de la coccigodinia en un mes. Este estudio tuvo un riesgo moderado de sesgo.

Resumen de Evidencia (Ver Figura 3)

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable para el uso de la manipulación espinal en el tratamiento de la coccigodinia.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Ninguno

Dolor de hombro

Definición

El dolor en el hombro se define como dolor, tensión y / o rigidez en la región anatómica del hombro y puede ser secundario a múltiples afecciones que incluyen, entre otras, la enfermedad del manguito rotador y la capsulitis adhesiva.

Diagnóstico

El diagnóstico de dolor de hombro se deriva principalmente de la historia del paciente y el examen físico sin indicadores de patología potencialmente grave. Los estudios de imagen son confirmatorios para el diagnóstico de trastornos del manguito de los rotadores, la osteoartritis, la inestabilidad glenohumeral y otras causas patológicas de dolor en el hombro.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Dos revisiones sistemáticas evaluaron el beneficio de la terapia manual para el dolor de hombro. Se incluyeron seis ECA que evaluaron la efectividad de la terapia manual para el tratamiento del dolor de hombro. Cinco de los ensayos evaluaron la movilización, mientras que un ensayo evaluó el uso de la manipulación y la movilización para el dolor de hombro. La revisión concluyó que existe evidencia débil de que la movilización agregó beneficios al ejercicio para la enfermedad del manguito rotador.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Las guías de práctica clínica basadas en la evidencia del Panel de Filadelfia sobre intervenciones de rehabilitación seleccionadas para el dolor de hombro concluyeron que no hay pruebas suficientes sobre el uso del masaje terapéutico para el dolor de hombro.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Vermeulen et al encontraron que las técnicas de movilización de alto grado fueron más efectivas que las técnicas de movilización de bajo grado para el rango de movimiento activo (ROM), ROM pasiva y discapacidad del hombro para la capsulitis adhesiva entre los tres y los 12 meses. No se observaron diferencias para el dolor o la salud mental y física en general. Ambos grupos mostraron una mejoría en todas las medidas de resultado. Este estudio tuvo bajo riesgo de sesgo.

Van den Dolder y Roberts encontraron que el masaje fue más efectivo que ningún tratamiento para el dolor, la función y la ROM durante un período de dos semanas en pacientes con dolor de hombro. Este estudio tuvo riesgo moderado de sesgo.

Bergman et al no encontraron diferencias entre los grupos durante el período de tratamiento (6 wks). Más pacientes informaron que se “recuperaron” en la atención habitual más el grupo de manipulación / movilización en las semanas 12 y 52 en comparación con la atención habitual sola. Este estudio tuvo bajo riesgo de sesgo.

Johnson et al no encontraron diferencias en el dolor o la discapacidad entre la movilización anterior y posterior para el cuidado de la capsulitis adhesiva. Este estudio tuvo un alto riesgo de sesgo.

Guler-Uysal et al concluyeron que el masaje de fricción profunda y los ejercicios de movilización fueron superiores en el corto plazo a la terapia física, incluida la diatermia para la capsulitis adhesiva. El estudio tuvo un alto riesgo de sesgo.

Resumen de Evidencia (Vea la Figura 4)

◦ Evidencia de calidad moderada de que la movilización de alto grado es superior a la movilización de bajo grado para la reducción de la discapacidad, pero no para el dolor, en la capsulitis adhesiva.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección poco clara para una comparación de la movilización anterior y posterior para la capsulitis adhesiva.

◦ La evidencia moderada favorece la adición de manipulación / movilización a la atención médica para el dolor y la disfunción de la cintura escapular.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable para el masaje en el tratamiento del dolor de hombro.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable para la movilización / manipulación en el tratamiento del dolor del manguito rotador.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

El tratamiento con ejercicios

Epicondilitis lateral

Definición

La epicondilitis lateral se define como el dolor en la región del epicóndilo lateral que se ve agravado por los movimientos activos y resistivos de los músculos extensores del antebrazo.

Diagnóstico

El diagnóstico se hace únicamente de la historia del paciente y el examen clínico.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Se han identificado tres revisiones sistemáticas que evalúan el beneficio de la terapia manual para la epicondilitis lateral. Se incluyeron ocho ECA en las revisiones sistemáticas que examinaron el efecto de varias terapias manuales, incluida la manipulación del codo y la muñeca, la movilización de la columna cervical y el codo y el masaje de fricción cruzada. Bisset et al concluyeron que existe evidencia de efectos iniciales positivos de las técnicas manuales (masaje / movilización) para la epicondilitis lateral, pero no hay evidencia a largo plazo. Smidt et al concluyeron que no hay pruebas suficientes para sacar conclusiones sobre la efectividad de las técnicas de movilización para la epicondilitis lateral.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Ninguno localizado

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Verhaar et al demostraron que la inyección de corticosteroides era superior a la fisioterapia de Cyriax para el número de sujetos sin dolor a las seis semanas. No se observaron diferencias entre los grupos al año. Este estudio tenía un alto riesgo de sesgo.

Bisset et al encontraron que las inyecciones de corticosteroides fueron superiores a la movilización del codo con el ejercicio, que fue superior a la espera y ver enfoques para la fuerza de agarre sin dolor, la intensidad del dolor, la función y la mejoría global a las seis semanas. Sin embargo, la movilización del codo con el ejercicio y el enfoque de esperar y ver fueron superiores a las inyecciones de corticosteroides a los seis meses y al año para todos los resultados informados anteriormente. Este estudio tuvo un bajo riesgo de sesgo.

Nourbakhsh y Fearon encontraron que la terapia manual de energía oscilante (masaje de puntos sensibles) era superior a la terapia manual con placebo para la intensidad y la función del dolor. Este estudio tuvo un alto riesgo de sesgo debido al tamaño de la muestra (bajo riesgo de sesgo de lo contrario).

Resumen de Evidencia (Ver Figura 4)

◦ Evidencia de calidad moderada de que la movilización del codo con el ejercicio es inferior a las inyecciones de corticosteroides a corto plazo y superior a largo plazo para la epicondilitis lateral.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable con respecto al uso de la terapia de punta blanda oscilante manual del codo para la epicondilitis lateral.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Terapia con láser, acupuntura

Síndrome del túnel carpiano

Definición

El síndrome del túnel carpiano se define como la compresión del nervio mediano a medida que pasa a través del túnel carpiano en la muñeca.

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome del túnel carpiano se realiza a partir de la historia del paciente, el examen físico y las pruebas confirmatorias de electrodiagnóstico.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Desde 2003, cuatro revisiones sistemáticas evaluaron el beneficio de la terapia manual para el síndrome del túnel carpiano. Se incluyeron dos ECA que evaluaron la efectividad de la terapia manual. Uno de los ensayos examinó el uso de la manipulación espinal y de la extremidad superior, mientras que el otro ensayo examinó el uso de la manipulación de la muñeca para el síndrome del túnel carpiano. Las revisiones concluyeron evidencia incierta o limitada para manipulación / movilización.

Pautas clínicas basadas en evidencia

La guía de práctica clínica de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos sobre el tratamiento del síndrome del túnel carpiano no formuló recomendaciones a favor o en contra del uso de la terapia de masaje o la terapia de masaje debido a pruebas insuficientes.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Ninguno

Resumen de Evidencia (Ver Figura 4)

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable para la manipulación / movilización en el tratamiento del síndrome del túnel carpiano.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Ferulización

Dolor de cadera

Definición

El dolor de cadera se define como dolor, tensión y / o rigidez en la región anatómica de la cadera y puede ser secundario a múltiples afecciones, incluida la osteoartritis de cadera.

Diagnóstico

El diagnóstico del dolor de cadera se deriva de la historia y el examen físico del paciente con un examen neurológico sin importancia y sin indicadores de una patología potencialmente grave. Los estudios de imagen son confirmatorios para el diagnóstico de osteoartritis moderada o grave.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Se publicó una revisión sistemática que evalúa la terapia manual para el dolor de cadera. Un ECA que evaluó la efectividad de la manipulación de cadera para el tratamiento de la osteoartritis de cadera se incluyó en la revisión sistemática publicada. La revisión concluyó que hay evidencia limitada de terapia manipuladora combinada con terapia multimodal o de ejercicio para la osteoartritis de cadera.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Las guías clínicas nacionales de NICE para la atención y el tratamiento de adultos con osteoartritis recomiendan la manipulación y el estiramiento debe considerarse como un complemento del tratamiento central, en particular para la osteoartritis de la cadera. Esta recomendación se basa en los resultados de un ECA.

La sección de ortopedia de las directrices de la Asociación Estadounidense de Terapia Física sobre el dolor de cadera y los déficits de movilidad recomienda que los médicos clínicos consideren el uso de procedimientos de terapia manual para proporcionar alivio del dolor a corto plazo y mejorar la movilidad y la función de la cadera en pacientes con osteoartritis de cadera leve según pruebas moderadas.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Licciardone y col. Encontraron una disminución de la eficacia de la rehabilitación con la terapia de manipulación osteopática (TMO) en comparación con la OMT simulada posterior a la artroplastia de cadera. No se encontraron otras diferencias significativas entre los dos grupos. Este estudio tenía un alto riesgo de sesgo.

Resumen de Evidencia (Ver Figura 4)

◦ Evidencia de calidad moderada de que la manipulación de la cadera es superior al ejercicio para el tratamiento de los síntomas de la osteoartritis de la cadera.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección no favorable con respecto a la terapia manipulativa osteopática para la rehabilitación después de una artroplastia total de cadera.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Terapia de ejercicios, consejos sobre pérdida de peso y calzado apropiado

El dolor de rodilla puede ser el resultado de una lesión, como la ruptura del ligamento o el cartílago desgarrado. Otra causa es el uso excesivo de la rodilla en alguna actividad, como correr. También caídas o flexiones repetidas. Arrodillarse puede irritar la bolsa en la parte superior de la rótula. Adicionalmente la Osteoartritis: Este es el tipo de "desgaste"  por artritis, la cuál es una de las principales causas después de los XNUMX años de edad. La Osteoartritis causa dolor o inflamación en la articulación de la rodilla cuando usted está activo.

Definición

El dolor de rodilla se define como dolor, tensión y / o rigidez en la región anatómica de la rodilla y puede ser secundario a múltiples afecciones, incluida la osteoartritis de rodilla o el síndrome de dolor patelofemoral.

Diagnóstico

El diagnóstico del dolor de rodilla se deriva de la historia y el examen físico del paciente con un examen neurológico sin importancia y sin indicadores de una patología potencialmente grave. Los estudios de imagen son confirmatorios para el diagnóstico de osteoartritis moderada o grave.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

A partir de septiembre de 2009, se identificó una revisión sistemática que evalúa el beneficio de la terapia manual para el dolor de rodilla. Diez ECA que evaluaron la efectividad de la terapia manual para el tratamiento del dolor de rodilla se incluyeron en la revisión sistemática publicada. Tanto el dolor de rodilla como la artrosis y el síndrome de dolor patelofemoral se incluyeron en las afecciones revisadas. Se examinaron varias técnicas de terapia manual que incluían movilización espinal, manipulación espinal, movilización de rodilla y manipulación de rodilla dentro de la revisión. La revisión concluye que existe evidencia justa de que la terapia manipulativa de la rodilla y / o la cadena cinética completa (sacroilíaca al pie), combinada con la terapia multimodal o de ejercicio para la osteoartritis de rodilla y el síndrome de dolor patelofemoral.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Las guías clínicas nacionales de NICE para la atención y el tratamiento de adultos con osteoartritis recomiendan la manipulación y el estiramiento debe considerarse como un complemento del tratamiento central.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Pollard et al evaluaron un protocolo de terapia manual en comparación con el contacto manual no forzado (control). Llegaron a la conclusión de que una terapia manual a corto plazo reducía significativamente el dolor en comparación con el grupo de control. Este estudio tuvo un alto riesgo de sesgo.

Perlman et al descubrieron que la terapia de masaje era más efectiva que el control de lista de espera para el dolor, la rigidez y la función de la rodilla relacionados con la osteoartritis. Este estudio tuvo un alto riesgo de sesgo.

Licciardone et al evaluaron el tratamiento de manipulación osteopático después de la artroplastia de rodilla. Este estudio encontró una disminución en la eficiencia de la rehabilitación con OMT en comparación con Sham OMT; de lo contrario, no se encontraron diferencias significativas entre los dos grupos. Este estudio tuvo un alto riesgo de sesgo.

Resumen de Evidencia (Vea la Figura 4)

◦ Evidencia de calidad moderada de que la terapia manual de la rodilla y / o la cadena cinética completa (SI a pie) combinada con terapia multimodal o de ejercicio es efectiva para los síntomas de la osteoartritis de rodilla.

◦ Evidencia de calidad moderada de que la terapia manual de la rodilla y / o la cadena cinética completa (SI a pie) combinada con terapia multimodal o de ejercicio es efectiva para el síndrome de dolor femororrotuliano.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable de que la terapia de masaje es efectiva para los síntomas de la osteoartritis de rodilla.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección no favorable para la efectividad de la terapia de manipulación osteopática para rehabilitación después de la artroplastia total de cadera o rodilla.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Terapia de ejercicios, consejos sobre pérdida de peso, calzado apropiado, terapia de campo electromagnético pulsado, acupuntura y TENS

Condiciones de tobillo y pie

Definición

Una variedad de condiciones se incluyen bajo condiciones de tobillo y pie, incluyendo esguinces de tobillo, fascitis plantar, neuroma de morton, hallux limitus / rigidus y hallux abducto valgus.

Diagnóstico

El diagnóstico de las afecciones de tobillo / pie se basa principalmente en la historia y el examen físico del paciente. Los estudios de imagen están indicados para el neuroma de Morton o en presencia de patología potencial.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

A partir de septiembre 2009, se han publicado dos revisiones sistemáticas que evalúan el beneficio de la terapia manual para las afecciones de tobillo y pie. Las afecciones de tobillo y pie revisadas incluyeron esguince de tobillo, fascitis plantar, neuroma de Morton, hallux limitus y hallux abducto valgus. Trece ECA que evaluaron la efectividad de la terapia manual para el tratamiento de diversas afecciones de tobillo y pie se incluyeron en las revisiones sistemáticas publicadas. De los trece ensayos, seis examinaron el uso de manipulación de tobillo / pie, seis examinaron el uso de la movilización de tobillo / pie y un ensayo examinó el uso combinado de manipulación y movilización.

La revisión de Brantingham y col. Concluyó que hay pruebas justas para la terapia manipuladora del tobillo y / o el pie combinada con la terapia multimodal o de ejercicio para el esguince de la inversión del tobillo. Los mismos autores encontraron evidencia limitada de terapia manipulativa combinada con terapia multimodal o de ejercicio para la fascitis plantar, metatarsalgia y hallux limitus y evidencia insuficiente para el uso de terapia manual para hallux abducto valgus.

La revisión de van der Wees et al concluyó que es probable que la movilización manual tenga un efecto inicial en el rango de movimiento de la dorsiflexión después de los esguinces de tobillo.

Pautas clínicas basadas en evidencia

No se localizaron recomendaciones basadas en ECA.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Wynne et al encontraron que un grupo de terapia manipulativa osteopática tuvo una mejoría mayor en los síntomas de la fascitis plantar versus el control con placebo. Este estudio tenía un alto riesgo de sesgo.

Cleland et al compararon la terapia manual con ejercicio con la electroterapia con ejercicio para pacientes con dolor en el talón plantar. Encontraron que la terapia manual más ejercicio era superior. Este estudio tuvo un bajo riesgo de sesgo.

Lin et al encontraron que la adición de la terapia manual (movilización) a un programa de fisioterapia estándar no proporcionaba ningún beneficio adicional en comparación con el programa de fisioterapia estándar solo para la rehabilitación después de una fractura de tobillo. Este estudio tuvo un bajo riesgo de sesgo.

Resumen de Evidencia (Ver Figura 4)

◦ Evidencia de calidad moderada de que la movilización no tiene ningún beneficio adicional para el ejercicio en la rehabilitación después de fracturas de tobillo.

◦ Evidencia de calidad moderada de que la terapia manual del pie y / o la cadena cinética completa (SI a pie) combinada con la terapia con ejercicios es efectiva para la fascitis plantar.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable para la efectividad de la terapia manual con terapia multimodal o de ejercicio para esguinces de tobillo.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable con respecto a la efectividad de la terapia manual para el neuroma de morton, hallux limitus y hallux abducto valgus.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Estiramiento y ortesis de pie para fascitis plantar, tobilleras para esguinces de tobillo

Trastornos temporomandibulares

Definición

Los trastornos temporomandibulares consisten en un grupo de patologías que afectan los músculos masticatorios, la articulación temporomandibular y las estructuras relacionadas.

Diagnóstico

El diagnóstico de trastornos temporomandibulares se deriva de la historia y el examen físico del paciente sin indicadores de patología potencialmente grave.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

A partir de septiembre de 2009, se han publicado dos revisiones sistemáticas que evalúan el beneficio de la terapia manual para la disfunción temporomandibular. Se incluyeron tres ECA que evaluaron la efectividad de la terapia manual en las revisiones sistemáticas publicadas. Dos de los ensayos examinaron la efectividad de la movilización y un ensayo evaluó el masaje. Las revisiones concluyen que existe evidencia limitada para el uso de la terapia manual en el tratamiento de la disfunción temporomandibular.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Ninguno localizado

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Mónaco y otros examinaron los efectos del tratamiento osteopático de manipulación en la cinética mandibular en comparación con un grupo de control sin tratamiento; sin embargo, no se realizó análisis entre grupos. Este estudio tuvo un alto riesgo de sesgo.

Ismail et al encontraron que la terapia física, incluida la movilización, además de la férula, fue superior a la férula sola después de tres meses de tratamiento para la apertura activa de la boca. No se encontraron diferencias entre los grupos para el dolor. Este estudio tuvo un riesgo moderado de sesgo.

Resumen de Evidencia (Vea la Figura 5)

◦ Evidencia no concluyente en dirección favorable con respecto a la movilización y el masaje para la disfunción temporomandibular.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Ninguno

La Fibromialgia

Definición

El síndrome de fibromialgia (FMS) es una afección reumatológica común caracterizada por dolor crónico generalizado y umbral de dolor reducido, con hiperalgesia y alodinia.

Diagnóstico

El diagnóstico de la fibromialgia se realiza principalmente a partir de la historia y el examen físico del paciente. El American College of Rheumatology ha producido criterios de clasificación para la fibromialgia que incluyen dolor generalizado que afecta a ambos lados del cuerpo, arriba y debajo de la cintura durante al menos tres meses y la presencia de 11 fuera de 18 posibles puntos sensibles preespecificados.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Desde 2004, se han publicado tres revisiones sistemáticas que evalúan el beneficio de la terapia manual para la fibromialgia. Seis ECA que evaluaron la efectividad de la terapia manual para el tratamiento de la fibromialgia se incluyeron en las revisiones sistemáticas publicadas. Cinco de los estudios evaluaron la efectividad de la manipulación espinal para la fibromialgia, mientras que uno evaluó la efectividad del masaje.

Schneider et al concluyen que hay evidencia de nivel moderado de varios ECA y una revisión sistemática de que el masaje es útil para mejorar el sueño y reducir la ansiedad en el dolor crónico; sin embargo, pocos de los estudios incluidos en la revisión sistemática investigaron específicamente la fibromialgia.

En serio afirma que la evidencia actual del ensayo es insuficiente para concluir que la quiropráctica es un tratamiento efectivo de la fibromialgia.

Goldenberg et al concluyen que existe una evidencia débil de eficacia para la quiropráctica, la terapia manual y la terapia de masaje en el tratamiento de la fibromialgia.

Pautas clínicas basadas en evidencia

El 2007, un grupo de trabajo multidisciplinario con miembros de los países europeos de 11, publicó una recomendación basada en la evidencia para FMS. El equipo de trabajo observa que la evidencia del ensayo clínico para la terapia manual es deficiente.

Ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en los párrafos anteriores

Ekici et al encontraron una mejoría en el grupo de drenaje linfático manual en comparación con el masaje de tejido conectivo en el cuestionario de impacto de fibromialgia, pero no se observaron diferencias entre los grupos para el dolor, umbral de presión del dolor o calidad de vida relacionada con la salud. Este estudio tuvo un riesgo moderado de sesgo.

Resumen de Evidencia (Ver Figura 5)

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable con respecto a la efectividad del masaje y el drenaje linfático manual para el tratamiento de la fibromialgia.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección poco clara con respecto a la efectividad de la manipulación espinal para el tratamiento de la fibromialgia.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Tratamiento de piscina climatizada con o sin ejercicio, ejercicio aeróbico supervisado

Síndrome de dolor miofascial

Definición

El síndrome de dolor miofascial es una condición poco definida que requiere la presencia de puntos desencadenantes miofasciales.

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome de dolor miofascial se realiza exclusivamente a partir de la historia y el examen físico del paciente.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

A partir de septiembre 2009, se identificó una revisión sistemática que evalúa el beneficio de la terapia manual para el síndrome de dolor miofascial, que concluye que hay pruebas limitadas para apoyar el uso de algunas terapias manuales para proporcionar alivio a largo plazo del dolor en los puntos gatillo miofasciales. Quince ECA que evalúan la efectividad de la terapia manual para el tratamiento del síndrome de dolor miofascial se incluyeron en la revisión sistemática publicada. Solo dos de los ensayos verdaderamente aleatorizados evaluaron la efectividad de la terapia manual más allá del período de postratamiento inmediato. Un ensayo evaluó la efectividad del masaje combinado con otras terapias, mientras que el otro ensayo evaluó la efectividad del auto-tratamiento con compresión isquémica.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Ninguno

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Ninguno

Resumen de Evidencia (Ver Figura 5)

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable con respecto a la efectividad del masaje para el tratamiento del síndrome de dolor miofascial.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Láser, acupuntura

Migraña

Definición

La migraña se define como dolores de cabeza moderados o severos recurrentes / episódicos que generalmente son unilaterales, pulsátiles, agravados por la actividad física de rutina, y se asocian con náuseas, vómitos, fotofobia o fonofobia.

Diagnóstico

El diagnóstico de las migrañas se realiza principalmente a partir de la historia del paciente y un examen neurológico negativo. La neuroimagen solo está indicada en pacientes con un examen neurológico positivo o la presencia de una "bandera roja".

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Desde 2004, dos revisiones sistemáticas evaluaron el beneficio de la terapia manual para la migraña. Las revisiones evaluaron tres ECA sobre la manipulación espinal. Astin y Ernst concluyeron que, debido a las limitaciones metodológicas de los ECA, no está claro si la manipulación espinal es o no un tratamiento eficaz para los trastornos de cefalea. En contraste, la conclusión de una revisión Cochrane fue que la manipulación espinal es una opción efectiva para el tratamiento de la migraña. Las conclusiones de las dos revisiones difirieron en la metodología para determinar la calidad de los ECA y la solidez de la evidencia. Astin y Ernst evaluaron la calidad del estudio mediante una escala que ya no se recomienda en la Colaboración Cochrane y no aplicaron reglas de evidencia para sus conclusiones. La revisión Cochrane utilizó un protocolo detallado previamente especificado para sintetizar la evidencia de la calidad, la cantidad y los resultados de los ECA.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Las pautas de SIGN para el diagnóstico y el tratamiento del dolor de cabeza en adultos concluyen que la evidencia de la efectividad de la terapia manual es demasiado limitada para llevar a una recomendación.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Lawler y Cameron descubrieron que la terapia de masaje redujo significativamente la frecuencia de la migraña a corto plazo en comparación con completar un diario sin otro tratamiento. Este estudio tuvo un alto riesgo de sesgo.

Resumen de Evidencia (Vea la Figura 5)

◦ Evidencia de calidad moderada de que la manipulación espinal tiene una efectividad similar a una medicación de prescripción profiláctica de primera línea (amitriptilina) para el tratamiento profiláctico de la migraña.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable que compara la manipulación espinal con el simulador interferencial.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable con respecto al uso de la terapia de masaje solo.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Evitación de disparos, manejo del estrés, acupuntura, biofeedback

Dolor de cabeza tipo tensión

Definición

La cefalea tensional se define como una cefalea que es apretada / tensa en calidad, leve / moderada en intensidad, bilateral en su ubicación, y no empeora con la actividad física de rutina.

Diagnóstico

El diagnóstico de las cefaleas tensionales se realiza principalmente a partir de la historia del paciente y un examen neurológico negativo. La neuroimagen solo está indicada en pacientes con un examen neurológico positivo o la presencia de una "bandera roja".

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Desde 2002, cinco revisiones sistemáticas evaluaron el beneficio de la terapia manual para el dolor de cabeza de tipo tensional. Se incluyeron once ECA en las revisiones sistemáticas publicadas. Tres de los ECA evaluaron la efectividad de la manipulación espinal, seis de los ensayos evaluaron el uso de terapias combinadas que incluyen una forma de terapia manual, un ensayo evaluó una técnica craneosacral y el ensayo restante comparó la manipulación del tejido conectivo con la movilización. Las revisiones en general concluyen que no hay pruebas suficientes para hacer una inferencia sobre la efectividad de la terapia manual en el tratamiento del dolor de cabeza de tipo tensional. Una excepción es la revisión Cochrane que encontró que se podría hacer alguna inferencia con respecto a la manipulación espinal a partir de dos ensayos con bajo riesgo de sesgo. Un ensayo mostró que para el tratamiento profiláctico de la cefalea crónica de tipo tensional, la amitriptilina (un fármaco eficaz) es más efectiva que la manipulación de la columna durante el tratamiento. Sin embargo, la manipulación espinal es superior a corto plazo después del cese de ambos tratamientos, pero esto podría deberse a un efecto rebote de la retirada de la medicación. El otro ensayo mostró que la manipulación de la columna vertebral además del masaje no es más efectiva que el masaje solo para el tratamiento de la cefalea episódica de tipo tensional.

Pautas clínicas basadas en evidencia

La guía SIGN para el diagnóstico y tratamiento del dolor de cabeza en adultos no llega a ninguna conclusión.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Anderson y Seniscal encontraron que los participantes que recibieron manipulación osteopática además de la terapia de relajación tuvieron una mejoría significativa en la frecuencia del dolor de cabeza en comparación con la terapia de relajación sola. Este estudio tuvo un riesgo moderado de sesgo.

Resumen de Evidencia (Ver Figura 5)

◦ Evidencia de calidad moderada de que la manipulación espinal además del masaje no es más efectiva que el masaje solo para el tratamiento de la cefalea tensional episódica.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección poco clara con respecto al uso de la manipulación espinal solo o en combinación con terapias que no sean masajes para la mayoría de las formas de cefalea tensional.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Acupuntura, biofeedback

Dolor de cabeza cervicogénico

Definición

La cefalea cervicogénica se define como el dolor unilateral o bilateral localizado en el cuello y la región occipital que puede proyectarse a las regiones de la cabeza y / o la cara. El dolor de cabeza se precipita por el movimiento del cuello, la posición de la cabeza incómoda sostenida o la presión externa sobre la región cervical superior o occipital en el lado sintomático.

Diagnóstico

El diagnóstico de cefaleas cervicogénicas se realiza principalmente a partir de la historia del paciente y un examen neurológico negativo. La neuroimagen solo está indicada en pacientes con un examen neurológico positivo o la presencia de una "bandera roja".

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Desde 2002, se han publicado cuatro revisiones sistemáticas sobre la terapia manual para la cefalea cervicogénica. Las revisiones hicieron inferencia basada en seis ECA que evaluaron una gama de tratamientos de terapia manual que incluyen manipulación espinal, movilización y masaje por fricción. Astin y Ernst concluyeron que, debido a las limitaciones metodológicas de los ECA, no está claro si la manipulación espinal es o no un tratamiento eficaz para los trastornos de cefalea. En contraste, una revisión Cochrane concluyó que la manipulación espinal es una opción eficaz para el tratamiento del dolor de cabeza cervicogénico. Las conclusiones de las dos revisiones difirieron en la metodología para determinar la calidad de los ECA y la solidez de la evidencia. Ernst evaluó la calidad del estudio utilizando una escala que ya no es recomendada por la Colaboración Cochrane y no aplicó reglas de evidencia para sus conclusiones. La revisión Cochrane utilizó un protocolo detallado previamente especificado para sintetizar la evidencia de la calidad, la cantidad y los resultados de los ECA.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Las pautas de SIGN para el diagnóstico y el tratamiento del dolor de cabeza en adultos concluyeron que la manipulación espinal debe considerarse en pacientes con dolor de cabeza cervicogénico.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Hall et al evaluaron la eficacia del deslizamiento apofisario de la región cervical superior en comparación con un control simulado. Encontraron una gran ventaja clínicamente importante y estadísticamente significativa de la intervención sobre la simulación para la intensidad del dolor. El estudio tuvo un bajo riesgo de sesgo.

Resumen de Evidencia (Vea la Figura 5)

◦ Evidencia de calidad moderada de que la manipulación espinal es más efectiva que la manipulación con placebo, el masaje de fricción y ningún tratamiento.

◦ Evidencia de calidad moderada de que la manipulación espinal es similar en efectividad al ejercicio.

◦ Evidencia de calidad moderada que los deslizamientos apofibiales naturales auto movilizantes son más efectivos que el placebo.

◦ Evidencia inclusiva de que el masaje de fricción profunda con terapia de punto gatillo es inferior a la manipulación espinal.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección poco clara para el uso de la movilización.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Ejercicios de cuello

Dolor de cabeza misceláneo

Definición

Dolores de cabeza no clasificados como de tipo tensional, migrañosos o cervicogénicos de acuerdo con los criterios de diagnóstico 2004 de International Headache Society.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Una revisión sistemática (2004) evaluó el beneficio de la terapia manual para otros tipos de dolor de cabeza crónico. Se incluyó un ECA que evaluó el uso de la movilización para la cefalea postraumática (post conmoción). La revisión encontró que la evidencia no es concluyente.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Ninguno

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Ninguno

Resumen de Evidencia (Vea la Figura 5)

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable con respecto a la movilización para la cefalea postraumática.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Ninguno

Asma

Definición

El asma es un trastorno crónico complejo y común de las vías respiratorias que se caracteriza por síntomas variables y recurrentes, obstrucción del flujo aéreo, hiperreactividad bronquial y una inflamación subyacente.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza mediante la combinación de la historia del paciente, el examen físico de las vías respiratorias superiores y las pruebas de función pulmonar (espirometría). La medición del flujo máximo administrado por el paciente a menudo se usa para controlar los efectos del tratamiento.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas

Desde 2002, se han publicado cuatro revisiones sistemáticas, una revisión Cochrane, sobre terapia manual para el asma. Del total de cinco ECA sobre la efectividad de la terapia manual disponible en la literatura buscada, dos investigaron la manipulación espinal quiropráctica para el asma crónica, uno en adultos y el otro en niños. Dos ensayos evaluaron la efectividad del asma crónica en niños, uno examinó la terapia manual / manipulativa osteopática y el otro masaje. El quinto ensayo evaluó el efecto de la reflexología manual del pie para el cambio en los síntomas del asma y la función pulmonar en adultos. Las cuatro revisiones sistemáticas concluyeron colectivamente que la evidencia indica que ninguno de los enfoques de terapia manual ha demostrado ser superior al control manual simulado adecuado para reducir la gravedad y mejorar la función pulmonar, pero que se producen mejoras clínicamente importantes a lo largo del tiempo durante el tratamiento tanto activo como simulado. .

Pautas clínicas basadas en evidencia

Las pautas para el asma de los Institutos Nacionales del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. Y de la British Thoracic Society concluyen que no hay pruebas suficientes para recomendar el uso de quiropráctica o técnicas manuales relacionadas en el tratamiento del asma.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Ninguno

Resumen de Evidencia (Ver Figuras 6 y 7)

◦ Existe evidencia de calidad moderada de que la manipulación espinal no es efectiva (similar a la manipulación simulada) para el tratamiento del asma en niños y adultos en la función pulmonar y la gravedad de los síntomas.

◦ No hay evidencia concluyente en una dirección no favorable con respecto a la efectividad de la reflexología manual del pie para el cambio en los síntomas del asma y la función pulmonar en adultos.

◦ No hay evidencia concluyente en una dirección favorable con respecto a la efectividad del tratamiento manipulador osteopático para el cambio en los síntomas del asma y la función pulmonar en los niños.

◦ No hay pruebas concluyentes en una dirección poco clara con respecto a la efectividad del masaje para el cambio en los síntomas del asma y la función pulmonar en los niños.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Educación y asesoramiento sobre autogestión, mantenimiento de los niveles normales de actividad, control de los factores ambientales y dejar de fumar

Neumonía

Definición

La neumonía se define como una inflamación aguda de los pulmones causada por una infección.

Diagnóstico

El diagnóstico de la neumonía se basa principalmente en la radiografía de tórax junto con la historia del paciente, el examen y los hallazgos de laboratorio.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Desde 2007, se publicó una revisión sistemática que evalúa el beneficio de la terapia manual para la neumonía. Un ECA que evaluó la efectividad de la terapia manual para el tratamiento de la neumonía se incluyó en la revisión sistemática publicada. El ensayo incluido evaluó la efectividad de la manipulación espinal osteopática para la neumonía aguda en adultos mayores hospitalizados. La revisión concluyó que hay evidencia prometedora del beneficio potencial de los procedimientos manuales para pacientes ancianos hospitalizados con neumonía. Nuestra evaluación de riesgo de sesgo coloca este ensayo en la categoría de riesgo moderado de sesgo.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Ninguno que aborde el uso de la terapia manual

Ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en los párrafos anteriores

Ninguno

Resumen de Evidencia (Vea la Figura 6)

◦ No hay evidencia concluyente en una dirección favorable con respecto a la efectividad del tratamiento manual osteopático para el tratamiento de la neumonía aguda en pacientes ancianos hospitalizados.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Los casos de neumonía que sean de interés para la salud pública deben comunicarse inmediatamente al departamento de salud local. Las medidas de higiene respiratoria, incluido el uso de higiene de manos y máscaras o tejidos para pacientes con tos, se deben utilizar en entornos ambulatorios como un medio para reducir la propagación de infecciones respiratorias.

Vértigo

Definición

El vértigo se define como una sensación falsa de movimiento del yo o del entorno. El vértigo es una sensación y no necesariamente un diagnóstico, ya que hay múltiples patologías subyacentes responsables del vértigo.

Diagnóstico

El diagnóstico de vértigo se basa principalmente en la historia del paciente y el examen clínico. Las posibles causas de vértigo incluyen tanto trastornos patológicos como la insuficiencia vertebrobasilar o lesiones del sistema nervioso central, así como otras causas más benignas como el vértigo cervicogénico o el vértigo posicional paroxístico benigno.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Desde 2004, se han publicado dos revisiones sistemáticas que evalúan el beneficio de la terapia manual para el vértigo. Un ECA que evaluó la efectividad de la movilización y el masaje de tejidos blandos para el tratamiento del vértigo cervicogénico se incluyó en ambas revisiones sistemáticas publicadas. Una revisión concluyó evidencia limitada de efectividad. La otra efectividad concluyó, pero la inferencia fue sobre la inclusión de otros tipos de evidencia.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Ninguno que aborde el uso de la terapia manual

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Reid et al compararon los deslizamientos apofisarios naturales sostenidos (SNAG), administrados manualmente por un terapeuta, con un tratamiento con láser desafinado para el tratamiento del mareo cervicogénico. Los pacientes que recibieron SNAG informaron menos mareos, discapacidad y dolor cervical después de seis semanas, pero no en 12 semanas. Este estudio tuvo un bajo riesgo de sesgo.

Resumen de Evidencia (Vea la Figura 5)

◦ Evidencia de calidad moderada de que el tratamiento manual (específicamente los movimientos apophyseal naturales sostenidos) es un tratamiento efectivo para el mareo cervicogénico, al menos a corto plazo.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Maniobras de reposicionamiento de partículas para el vértigo posicional paroxístico benigno, rehabilitación vestibular

Cólico infantil

Definición

El cólico es una condición mal definida caracterizada por un llanto excesivo e incontrolable en los bebés.

Diagnóstico

El diagnóstico de cólico se basa únicamente en la historia del paciente y la ausencia de otras explicaciones para el llanto excesivo. La "regla de los tres" es el criterio más común utilizado para hacer un diagnóstico de cólico. La regla de los tres se define como un bebé sano y bien alimentado con paroxismos de llanto y alboroto que duran un total de tres horas al día y que ocurren más de tres días a la semana durante al menos tres semanas.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Desde 2003, se han publicado seis revisiones sistemáticas que evalúan el beneficio de la terapia manual para el cólico infantil. Dos de las revisiones sistemáticas evaluaron la efectividad de la terapia manual para enfermedades no musculoesqueléticas y pediátricas en general, pero no llegan a conclusiones específicas sobre el uso de la terapia manual para el cólico infantil. De los ocho ECA que evaluaron la efectividad de la terapia manual para el tratamiento de los cólicos, cinco se incluyeron en las revisiones sistemáticas publicadas. Los cinco ensayos evaluaron la efectividad de la manipulación quiropráctica de la columna vertebral para el cólico infantil. Las cuatro revisiones sistemáticas concluyeron que no hay evidencia de que la terapia manual sea más efectiva que la terapia simulada para el tratamiento del cólico.

Pautas clínicas basadas en evidencia

No hay guías clínicas ubicadas

Ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en los párrafos anteriores

Hayden et al encontraron que la osteopatía craneal fue más efectiva que ningún tratamiento para la duración del llanto. Este estudio tuvo un alto riesgo de sesgo.

Huhtala et al no encontraron diferencias entre los grupos tratados con terapia de masaje o que recibieron un vibrador de cuna para la duración del llanto. Este estudio tuvo un alto riesgo de sesgo.

Arikan et al encontraron que las cuatro intervenciones (masaje, solución de sacarosa, té de hierbas, fórmula hidrolizada) mostraron una mejoría en comparación con un grupo de control sin tratamiento. Este estudio tuvo un riesgo moderado de sesgo.

Resumen de Evidencia (Ver Figura 7)

◦ Evidencia de calidad moderada de que la manipulación espinal no es más efectiva que la manipulación simulada de la médula espinal para el tratamiento del cólico infantil.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable con respecto a la efectividad del tratamiento manual osteopático craneal y el masaje para el tratamiento del cólico infantil.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Reduzca la estimulación, el té de hierbas y la prueba de leche de fórmula hipoalergénica

Enuresis nocturna

Definición

La enuresis nocturna se define como la pérdida involuntaria de orina por la noche, en ausencia de enfermedad orgánica, en una edad en la que razonablemente se puede esperar que el niño esté seco (generalmente a la edad de cinco años).

Diagnóstico

El diagnóstico de enuresis nocturna se deriva principalmente de la historia del paciente dada la ausencia de otras causas orgánicas, incluidos los defectos congénitos o adquiridos del sistema nervioso central. Los factores psicológicos pueden ser contribuyentes en algunos niños que requieren una evaluación y tratamiento adecuados.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Desde 2005, se publicaron dos revisiones sistemáticas, una revisión Cochrane, que evalúa el beneficio de la terapia manual para la enuresis nocturna. Las revisiones sistemáticas incluyeron un total de dos ensayos clínicos aleatorizados. Ambos ensayos incluidos examinaron el uso de la manipulación espinal para la enuresis nocturna. Ambas revisiones concluyeron que no hay pruebas suficientes para establecer conclusiones sobre la efectividad de la manipulación espinal para el tratamiento de la enuresis.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Ninguno aborda la terapia manual como una opción de tratamiento

Ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en los párrafos anteriores

Ninguno

Resumen de Evidencia (Vea la Figura 7)

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable con respecto a la efectividad de la atención quiropráctica para el tratamiento de la enuresis.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Educación, intervenciones conductuales simples y tratamiento de alarma

Otitis media

Definición

La otitis media se caracteriza por inflamación del oído medio que puede existir en un estado agudo o crónico y puede ocurrir con o sin síntomas.

Diagnóstico

El diagnóstico de otitis media se basa en signos y síntomas otoscópicos consistentes con un derrame purulento del oído medio en asociación con signos sistémicos de enfermedad.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Hawk y otros encontraron evidencia prometedora del beneficio potencial de los procedimientos de manipulación / movilización de la columna vertebral para niños con otitis media. Esto se basó en una prueba. Otras dos revisiones abordaron específicamente la manipulación espinal por quiroprácticos para afecciones no musculoesqueléticas y pediátricas. Ambos encontraron evidencia insuficiente para comentar sobre la efectividad del tratamiento manual o la ineficacia de la otitis media.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Las directrices de la Academia Americana de Pediatría 2004 sobre el diagnóstico y el tratamiento de la otitis media aguda llegaron a la conclusión de que no se pueden recomendar medicamentos complementarios y alternativos para el tratamiento de la otitis media aguda debido a datos limitados.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Wahl et al investigaron la eficacia del tratamiento manipulativo osteopático con y sin equinácea en comparación con el placebo y el placebo para el tratamiento de la otitis media. El estudio encontró que un régimen de hasta cinco tratamientos manipuladores osteopáticos no disminuye significativamente el riesgo de episodios de otitis media aguda. Este estudio tenía un alto riesgo de sesgo.

Resumen de Evidencia (Vea la Figura 7)

◦ Evidencia no concluyente en una dirección poco clara con respecto a la efectividad de la terapia de manipulación osteopática para la otitis media.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Educación del paciente y enfoque de "observar y esperar" durante las horas de 72 para la otitis media aguda

Hipertensión

Definición

La hipertensión se define como la elevación sostenida de la presión arterial sistólica sobre 140 mmHg, la presión arterial diastólica sobre 90 mm Hg, o ambos.

Diagnóstico

El diagnóstico de la hipertensión se realiza mediante el examen físico, específicamente esfigmomanometría. La historia del paciente, el examen clínico y las pruebas de laboratorio ayudan a identificar posibles etiologías.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Desde 2007, se ha publicado una revisión sistemática que evalúa el beneficio de la terapia manual para la hipertensión (Hawk et al). Dos ECA que evalúan la efectividad de la terapia manual para el tratamiento de la hipertensión en estadio I se incluyeron en esta revisión sistemática. Uno de los ensayos incluidos evaluó el uso de la manipulación espinal y el otro evaluó el uso de la manipulación espinal asistida por instrumentos. La revisión no encontró evidencia de efectividad para la manipulación espinal.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Ninguno que aborde el uso de la terapia manual

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Un estudio de Bakris et al encontró que la manipulación cervical superior NUCCA es más efectiva que la manipulación simulada en la disminución de la presión arterial en pacientes con hipertensión en estadio I. Este estudio tenía un alto riesgo de sesgo.

Resumen de Evidencia (Ver Figura 6)

◦ Evidencia de calidad moderada de que la manipulación espinal diversificada no es efectiva cuando se agrega a una dieta en el tratamiento de la hipertensión en estadio I.

◦ Evidencia no concluyente en dirección favorable con respecto a la manipulación NUCCA del cuello uterino superior para la hipertensión en estadio I.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección poco clara con respecto a la manipulación espinal asistida por instrumentos para la hipertensión.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Asesoramiento sobre intervenciones en el estilo de vida que incluyen dieta, ejercicio, consumo moderado de alcohol y dejar de fumar

Terapias de relajación que incluyen biorretroalimentación, meditación o relajación muscular

La dismenorrea

Definición

La dismenorrea se define como calambres menstruales dolorosos de origen uterino. La dismenorrea se agrupa en dos categorías, dismenorrea primaria y secundaria. La dismenorrea secundaria es la menstruación dolorosa asociada con una patología pélvica como la endometriosis, mientras que la dismenorrea primaria es la menstruación dolorosa en ausencia de enfermedad pélvica.

Diagnóstico

El diagnóstico de dismenorrea primaria se hace a partir de la historia del paciente. El diagnóstico de dismenorrea secundaria requiere una investigación más exhaustiva que incluye un examen pélvico y ultrasonido o laparoscopia potenciales.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Se identificaron dos revisiones sistemáticas que evaluaron el beneficio de la terapia manual para la dismenorrea. Cinco estudios que evaluaron la efectividad de la terapia manual para el tratamiento de la dismenorrea se incluyeron en las revisiones sistemáticas. Cuatro de los ensayos incluidos examinaron el uso de la manipulación espinal y uno examinó el uso de técnicas de manipulación osteopática. Sobre la base de estos ensayos, la revisión Cochrane de Proctor et al concluyó que no hay pruebas que sugieran que la manipulación espinal sea efectiva en el tratamiento de la dismenorrea primaria y secundaria. La revisión de Hawk et al concluyó que la evidencia era equívoca con respecto a la atención quiropráctica para la dismenorrea.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Identificamos las pautas de consenso de la Sociedad de Obstetras y Ginecólogos de Canadá (SOGC) publicadas en 2005 que incluía una evaluación del tratamiento manual para la dismenorrea primaria. Los autores concluyeron que no hay evidencia para apoyar la manipulación espinal como un tratamiento efectivo para la dismenorrea primaria.

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Ninguno

Resumen de Evidencia (Ver Figura 7)

◦ Evidencia de calidad moderada de que la manipulación espinal no es más efectiva que la manipulación simulada en el tratamiento de la dismenorrea primaria.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

TENS de alta frecuencia

Síndrome Premenstrual

Definición

El síndrome premenstrual se define como síntomas físicos, conductuales y psicológicos angustiantes, en ausencia de enfermedad psiquiátrica orgánica o subyacente, que recurre regularmente durante la fase lútea del ciclo menstrual y desaparece o retrocede significativamente al final de la menstruación y se asocia con deterioro en el funcionamiento diario y / o relaciones.

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome premenstrual se realiza mediante la historia del paciente y el uso de un diario del paciente en dos ciclos menstruales.

Base de evidencia para el tratamiento manual

Revisiones sistemáticas (más recientes)

Desde 2007, se han publicado tres revisiones sistemáticas que evalúan el beneficio de la terapia manual para el síndrome premenstrual. Tres ECA que evalúan la efectividad de la terapia manual para el tratamiento del síndrome premenstrual se incluyeron en las revisiones. Los ensayos incluidos examinaron diferentes formas de terapia manual, incluida la manipulación espinal, la terapia de masaje y la reflexología. En general, las revisiones concluyeron que la evidencia "no es prometedora", "equívoca" y que se necesitan estudios de alta calidad para sacar conclusiones firmes.

Pautas clínicas basadas en evidencia

Ninguno discutiendo terapia manual

Recientes ensayos clínicos aleatorizados no incluidos en el anterior

Ninguno

Resumen de Evidencia (Ver Figura 7)

◦ Evidencia no concluyente en una dirección favorable con respecto a la efectividad de la reflexología y terapia de masaje para el tratamiento del síndrome premenstrual.

◦ Evidencia no concluyente en una dirección poco clara con respecto a la efectividad de la manipulación espinal para el tratamiento del síndrome premenstrual.

Otros tratamientos físicos efectivos no invasivos o educación del paciente

Terapia cognitiva conductual

Discusión

Hacer reclamos

Hay dos preguntas importantes que subyacen al debate médico y de los medios sobre el alcance de la atención quiropráctica y afirmaciones sobre su eficacia, especialmente para afecciones no musculoesqueléticas: 1) ¿se debería permitir a los profesionales de la salud utilizar métodos generalmente seguros pero aún no probados? 2) ¿Qué reclamaciones, si las hay, pueden y deben hacerse con respecto al valor potencial de los tratamientos no probados?

En respuesta a la primera pregunta, una respuesta razonable es "sí" dado que los profesionales operan dentro del contexto de EBH, donde se reconoce lo que se conoce hoy, podría cambiar mañana. Requiere flexibilidad nacida de la honestidad intelectual que reconoce que las prácticas clínicas actuales pueden no de verdad estar en el mejor interés del paciente y a medida que emerge una mejor evidencia, los médicos están obligados a cambiar. Además, cuando no existe evidencia, están abiertos a promover el desarrollo de nuevos conocimientos que amplíen la comprensión de la entrega de atención médica adecuada.

En respuesta a la segunda pregunta, no deben hacerse afirmaciones de eficacia / efectividad para las cuales no hay suficiente evidencia. Las afirmaciones sin fundamento pueden ser peligrosas para la salud del paciente. Mantenemos la mejor evidencia de eficacia / efectividad que cumple con los estándares de la sociedad proviene de ECA bien diseñados. Si bien otros diseños de estudio y observaciones clínicas ofrecen una idea de la plausibilidad y el valor potencial de los tratamientos, los conceptos de verosimilitud y evidencia de eficacia / efectividad no deben confundirse cuando se hacen afirmaciones.

Experiencia clínica versus eficacia clínica

¿Por qué los resultados de los ECA a menudo no confirman los resultados observados en la práctica clínica? Hay varias razones. Uno de los problemas es que tanto el proveedor como el paciente interpretarán cualquier mejora como resultado exclusivo de la intervención. Sin embargo, esto rara vez es el caso. En primer lugar, se espera que la historia natural del trastorno (por ejemplo, dolor lumbar agudo) se resuelva parcial o completamente por sí misma, independientemente del tratamiento. En segundo lugar, el fenómeno de la regresión a la media a menudo explica parte de la mejora observada en la condición. La regresión a la media es un fenómeno estadístico asociado con el hecho de que los pacientes a menudo se presentan en la clínica o en ensayos clínicos en un momento en que tienen puntuaciones relativamente altas en las medidas de resultado de la gravedad. Si se miden repetidamente antes del comienzo del tratamiento, los puntajes de severidad generalmente retroceden hacia valores promedio más bajos.

Además, hay pruebas sustanciales para mostrar que el ritual de la interacción del paciente practicante tiene un efecto terapéutico en sí mismo separado de cualquier efecto específico del tratamiento aplicado. Este fenómeno se denomina efectos contextuales. El efecto contextual o, como a menudo se denomina, no específico del encuentro terapéutico puede ser bastante diferente según el tipo de proveedor, la explicación o el diagnóstico, el entusiasmo del proveedor y las expectativas del paciente. Algunos investigadores han sugerido que depender de la evidencia de los ECA y las revisiones sistemáticas de los ECA no es adecuado para determinar si un tratamiento es efectivo o no. El principal problema, sostienen, es que la intervención cuando se estudia en ECA está demasiado protocolizada y no refleja lo que está sucediendo en la práctica clínica. Abogan por un enfoque de investigación de sistemas completo que represente con más precisión todo el encuentro clínico. Al utilizar esta perspectiva y sintetizar sistemáticamente la literatura sobre el tratamiento quiropráctico de las afecciones no musculoesqueléticas, también revisadas en este informe, concluyen, por ejemplo, que la quiropráctica es beneficiosa para los pacientes con asma y para los niños con cólicos infantiles. Esta conclusión está en desacuerdo con los resúmenes de evidencia encontrados en este informe. Presentamos que el enfoque de investigación de sistemas completos en esta instancia está nublando la interpretación de la literatura con respecto a la efectividad en relación con hacer afirmaciones, y dando incorrectamente al consumidor la impresión de que la atención quiropráctica muestra efectividad por encima de los efectos contextuales en relación con los dos ejemplos arriba.

En un ECA controlado con placebo, la pregunta es: ¿el tratamiento proporcionado tiene un efecto específico por encima de los efectos contextuales o no específicos? El resultado de tal ensayo puede mostrar que no hay una diferencia importante entre la intervención activa y la intervención simulada. Sin embargo, los pacientes pueden exhibir cambios clínicamente importantes desde el inicio en ambos grupos y, por lo tanto, el resultado sería consistente con lo que los médicos observan en su práctica. Un ejemplo de esto son los resultados del ECA pragmático controlado con placebo sobre el co-manejo quiropráctico del asma crónica en adultos (atención brindada por quiroprácticos experimentados consistente con la práctica clínica normal), que mostró que los pacientes mejoraron equitativamente durante la intervención activa y falsa fases de la prueba.

Las piezas del rompecabezas sanitario basado en la evidencia

Es esencial reconocer lo que cada pieza del rompecabezas EBH ofrece. Los valores y las preferencias de los pacientes no proporcionan pruebas sólidas de la efectividad de un tratamiento y pueden ser engañosos. Un paciente puede estar satisfecho con un tratamiento, pero aún así puede no ser efectivo. Las observaciones del médico, si están bien documentadas, pueden dar fe de la mejoría del paciente bajo cuidado y fomentar la percepción de la plausibilidad clínica de un tratamiento. Sin embargo, el foco estrecho de atención bajo observaciones no sistemáticas comunes a la experiencia práctica tiende a oscurecer otros factores que influyen en el resultado del caso. Del mismo modo, EBH puede ser defectuoso, no porque no sea científico, sino porque, como todas las ciencias, importa los prejuicios de los investigadores y los médicos. Sin embargo, la investigación clínica bien realizada proporciona evidencia de las afirmaciones de que un tratamiento es efectivo cuando los resultados se aplican de manera consistente a pacientes relevantes. Esto se debe a su dependencia de los métodos de observación sistemática y los esfuerzos para minimizar el sesgo.

El trabajo de otros autores se ha utilizado para argumentar que se debe incluir una variedad de tipos de estudio al evaluar la eficacia / efectividad de un tratamiento (serie de casos, etc.). Mantenemos la mejor evidencia que se eleva a los estándares sociales para respaldar los reclamos de eficacia / efectividad que proviene de ECA bien diseñados. Esto se debe principalmente al poderoso efecto de la aleatorización exitosa y los factores de diseño destinados a minimizar el sesgo (todo lo cual ayuda a garantizar que los resultados se deben a la intervención y no a algún otro factor conocido o desconocido). Otra evidencia puede ser útil para informar las opciones de tratamiento cuando las condiciones para pacientes individuales no son consistentes con la mejor evidencia o cuando no hay mejor evidencia disponible. Otros tipos de investigación son más apropiados para responder preguntas relacionadas que incluyen, entre otros, la seguridad o la plausibilidad mecanicista. Esto puede conducir al refinamiento de las intervenciones, informar el diseño de los ensayos clínicos y ayudar en la interpretación de las observaciones clínicas. De manera similar, los datos clínicos de estudios epidemiológicos, informes de casos y series de casos pueden sugerir que un tratamiento es clínicamente plausible. Es decir, las observaciones clínicas demuestran que es posible que una intervención es efectiva. Sin embargo, una ganancia en plausibilidad, biológica o clínica, NO constituye una prueba de la eficacia de un tratamiento en poblaciones humanas. Por el contrario, la falta de pruebas (como se demostró a través de ensayos clínicos aleatorizados bien realizados) no excluye la verosimilitud.

La investigación sobre revisiones sistemáticas nos ha enseñado que los estudios individuales a menudo pueden llevar a una conclusión muy diferente de la de un análisis sistemático de todos los estudios disponibles. Además, el proceso científico es un medio sistemático de autocorrección de las investigaciones que, clásicamente, comienza con observaciones e hipótesis que respaldan la plausibilidad y / o los mecanismos. Idealmente, estos preceden e informan la realización de ECA en condiciones que con mayor probabilidad arrojarán resultados claros, a menudo denominados estudios de eficacia. Por separado, los estudios que emulan las condiciones de la práctica general pueden usarse para desarrollar una comprensión de la efectividad. Históricamente, la investigación moderna de los métodos de tratamiento manual representa una aberración en este proceso. Con la llegada del apoyo social y la financiación para la investigación al final del 20th En el siglo XXI, había una presunción subyacente de que la práctica a largo plazo de estos métodos proporcionaba una sólida sabiduría clínica sobre la cual basar los ECA, evitando los estudios mecanísticos. El énfasis inicial en los ensayos clínicos ha iluminado las lagunas en la comprensión de las indicaciones apropiadas para el tratamiento, la dosis y la duración de la atención, la coherencia de la aplicación del tratamiento y las medidas de resultado apropiadas para controlar los resultados. En respuesta, las agencias de financiamiento en América del Norte han renovado el énfasis de la investigación sobre los posibles mecanismos de efecto. Se espera que los datos de este trabajo informen las futuras preguntas de investigación clínica y, posteriormente, conduzcan a estudios bien fundamentados que probablemente arrojen evidencia más completa con respecto a la atención apropiada y efectiva.

Seguridad del tratamiento manual

Elegir una intervención siempre debe atenuarse por el riesgo de eventos adversos o daños. Los eventos adversos asociados con el tratamiento manual se pueden clasificar en dos categorías: 1) benigno, menor o no grave y 2) grave. En general, aquellos que son benignos son transitorios, de intensidad leve a moderada, tienen poco efecto en las actividades y son de corta duración. Más comúnmente, estos incluyen dolor o incomodidad para el sistema musculoesquelético. Con menos frecuencia, se informan náuseas, mareos o cansancio. Los eventos adversos graves son incapacitantes, requieren hospitalización y pueden ser potencialmente mortales. El evento adverso grave más documentado y discutido asociado con la manipulación espinal (específicamente en la columna cervical) es el accidente cerebrovascular de la arteria vertebrobasilar (VBA). Con menos frecuencia se informan los eventos adversos graves asociados con la manipulación de la columna lumbar, incluida la hernia discal lumbar y el síndrome de la cola de caballo.

Las estimaciones de los eventos adversos graves como resultado de la manipulación espinal han sido inciertas y variadas. Gran parte de la evidencia disponible ha sido relativamente pobre debido a los desafíos en el establecimiento de estimaciones de riesgo precisas para eventos raros. Esas estimaciones se derivan mejor de estudios sólidos basados ​​en la población, preferiblemente aquellos que son de naturaleza prospectiva.

Las estimaciones de ACV después de la manipulación de la columna cervical van desde un evento en tratamientos 200,000 hasta uno en varios millones. En un estudio subsiguiente histórico basado en la población, Cassidy et al revisaron el tema usando diseños de casos y controles y casos cruzados para evaluar más de 100 millones de personas-años de datos. Los autores confirmaron que el accidente cerebrovascular VBA es un evento muy raro en general. Afirmaron: "No encontramos evidencia de riesgo excesivo de accidente cerebrovascular VBA asociado con la atención quiropráctica en comparación con la atención primaria". Además, concluyeron: "Es probable que el mayor riesgo de accidente cerebrovascular VBA asociado con visitas de quiropráctica y PCP (médico de atención primaria) pacientes con dolor de cabeza y cuello por disección VBA que buscan atención antes de su accidente cerebrovascular. "En cuanto a las reacciones adversas benignas, la manipulación de la columna cervical se ha asociado con un aumento del riesgo en comparación con la movilización.

Apropiadamente, se ha debatido el riesgo-beneficio de la manipulación de la columna cervical. Como se anticipó, una nueva investigación puede cambiar lo que se sabe sobre el beneficio del tratamiento manual para el dolor de cuello. Actualmente, la evidencia sugiere que tiene algún beneficio. Se ha sugerido que la elección entre movilización y manipulación debe ser informada por la preferencia del paciente.

Las estimaciones de hernia discal cervical o lumbar también son inciertas, y se basan en estudios de casos y series de casos. Se ha estimado que el riesgo de un evento adverso grave, incluida la hernia discal lumbar es de aproximadamente 1 por cada millón de visitas de pacientes. Se estima que el síndrome de Cauda equina ocurre con mucha menos frecuencia, en 1 por varios millones de visitas.

Seguridad del tratamiento manual en niños

La verdadera incidencia de eventos adversos graves en los niños como resultado de la manipulación espinal sigue siendo desconocida. Una revisión sistemática publicada en 2007 identificó casos 14 de eventos adversos directos que involucran eventos neurológicos o musculoesqueléticos, nueve de los cuales se consideraron graves (por ejemplo, hemorragia subaracnoidea, paraplejía, etc.). Se identificaron otros casos 20 de eventos adversos indirectos (diagnóstico tardío, aplicación inapropiada de manipulación espinal para afecciones médicas graves). Los autores de la revisión señalan que los informes de casos y las series de casos son un tipo de vigilancia "pasiva" y, como tales, no brindan información sobre la incidencia. Además, se reconoce que este tipo de informe de eventos adversos subestima el verdadero riesgo.

Es importante destacar que los autores postulan que una posible razón para un diagnóstico incorrecto (por ejemplo, un diagnóstico tardío, un tratamiento inadecuado con manipulación espinal) se debe a la falta de capacitación pediátrica suficiente. Ellos citaron su propia encuesta que encontró que en una encuesta de quiroprácticos y osteópatas 287, 78% informó un semestre o menos de educación pediátrica formal y 72% no recibió capacitación clínica pediátrica. Encontramos esto particularmente notable.

Limitaciones de las conclusiones del informe

Las conclusiones de este informe con respecto a la solidez de la evidencia de presencia o ausencia de efectividad se basan en las reglas elegidas para las cuales no existen estándares absolutos. Diferentes sistemas de calificación de evidencia y reglas con respecto al impacto de la calidad del estudio pueden llevar a conclusiones diferentes. Sin embargo, hemos aplicado una metodología de síntesis consistente con las últimas recomendaciones de organizaciones autorizadas que participan en el establecimiento de estándares para la síntesis de evidencia. Aunque utilizamos una estrategia integral de búsqueda de literatura, es posible que no hayamos identificado todos los ECA, guías e informes tecnológicos relevantes. Las condiciones para las cuales este informe concluye que la evidencia actualmente muestra que el tratamiento manual es efectivo o incluso ineficaz, a veces se basa en un solo ECA con poder estadístico adecuado y bajo riesgo de sesgo. Los ECA adicionales de alta calidad sobre los mismos temas tienen una gran probabilidad de cambiar las conclusiones. Incluir solo las revisiones y ensayos en el idioma inglés puede considerarse otra limitación de este informe que conduce a un sesgo del idioma; sin embargo, el impacto de excluir los ensayos que no están en inglés de los metanálisis y las revisiones sistemáticas es contradictorio, y la incidencia de los ensayos aleatorizados publicados en revistas no inglesas está disminuyendo. Otra posible limitación de este informe es la falta de una evaluación crítica de las revisiones sistemáticas y las guías clínicas incluidas en el informe. Las revisiones sistemáticas y las guías clínicas pueden diferir ampliamente en la calidad metodológica y el riesgo de sesgo. Si bien la evaluación crítica de las revisiones y directrices incluidas sería ideal, estaba fuera del alcance del presente informe. Al extraer conclusiones acerca de la efectividad relativa de las diferentes formas de tratamientos manuales, se reconoce que generalmente no ha sido posible aislar o cuantificar los efectos específicos de las intervenciones del efecto no específico (contextual) de la interacción paciente-proveedor. Fue más allá del alcance de este informe evaluar la magnitud de la efectividad de las diferentes terapias manuales en relación con las terapias a las que se hicieron las comparaciones. Sin embargo, si se estableció evidencia de efectividad moderada o alta, la terapia se interpretó como una opción de tratamiento viable, pero no necesariamente el tratamiento más efectivo disponible. Reconocemos que los hallazgos de los estudios que usan un diseño no aleatorizado (por ejemplo, estudios observacionales, estudios de cohortes, series clínicas prospectivas e informes de casos) pueden proporcionar evidencia preliminar importante sobre los posibles mecanismos y la plausibilidad de los efectos del tratamiento. Sin embargo, el objetivo principal de este informe es resumir los resultados de los estudios diseñados para abordar específicamente la eficacia y efectividad del tratamiento a partir de las cuales los reclamos de utilidad clínica, consistentes con esa literatura, pueden considerarse justificables. Por lo tanto, la base de evidencia sobre los efectos de la atención se restringió a ECA.

Los conclusiones

La manipulación / movilización espinal es eficaz en adultos para el dolor lumbar agudo, subagudo y crónico; para la migraña y la cefalea cervicogénica; mareos cervicogénicos; y una serie de condiciones articulares de las extremidades superiores e inferiores. La manipulación / movilización espinal torácica es efectiva para el dolor cervical agudo / subagudo y, cuando se combina con el ejercicio, la manipulación / espina cervical es efectiva para los trastornos agudos asociados al latigazo cervical y para el dolor crónico de cuello. La evidencia no es concluyente para la manipulación / movilización cervical sola para dolor de cuello de cualquier duración y para cualquier tipo de manipulación / movilización para dolor de espalda medio, ciática, cefalea tensional, coccigodinia, trastornos de la articulación temporomandibular, fibromialgia, síndrome premenstrual y neumonía en adultos mayores La manipulación espinal no es efectiva para el asma y la dismenorrea en comparación con la manipulación simulada, o para la hipertensión en estadio 1 cuando se agrega a una dieta antihipertensiva. Para los niños, la evidencia no es concluyente con respecto a la efectividad de la manipulación / movilización espinal para la otitis media y la enuresis, pero muestra que no es efectiva para el cólico infantil y para mejorar la función pulmonar en el asma en comparación con la manipulación simulada.

La evidencia con respecto al masaje muestra que para los adultos es una opción de tratamiento efectiva para el dolor lumbar crónico y el dolor crónico de cuello. La evidencia no es concluyente para la osteoartritis de la rodilla, la fibromialgia, el síndrome de dolor miofascial, la migraña y el síndrome premenstrual. Para los niños, la evidencia no es concluyente para el asma y el cólico infantil.

Conflicto de intereses

Todos los autores están capacitados como doctores en quiropráctica, pero ahora son investigadores profesionales a tiempo completo.

Contribuciones de los autores

GB fue responsable de la metodología utilizada para seleccionar y resumir la evidencia, para organizar y participar en el análisis de la evidencia y formular conclusiones y redactar y finalizar el informe.

MH participó en el análisis de la evidencia y la formulación de conclusiones para la mayoría de las enfermedades musculoesqueléticas y los diferentes tipos de dolor de cabeza.

RE participó en el análisis de la evidencia y la formulación de la conclusión de una parte de las enfermedades musculoesqueléticas y no musculoesqueléticas y la aportación sustancial a las secciones de antecedentes y discusión.

BL fue responsable de recuperar los artículos de investigación y proporcionar resúmenes de las declaraciones para todas las condiciones, así como participar en la redacción y corrección de pruebas del manuscrito.

JT fue responsable de concebir y redactar la sección sobre la traducción de la investigación a la acción y proporcionar aportes sustanciales a las secciones de antecedentes y discusión. Todos los autores han leído y aprobado el manuscrito final.

Material suplementario

Archivo adicional 1:

La estrategia de búsqueda de literatura.

Archivo adicional 2:

Incluye los criterios utilizados para evaluar el riesgo de sesgo de los ensayos controlados aleatorios no incluidos en las revisiones sistemáticas, las guías basadas en la evidencia o las evaluaciones de la tecnología de la salud.

Agradecimientos

El Consejo General de Quiropráctica del Reino Unido proporcionó los fondos para este informe de evidencia científica.

Della Shupe, bibliotecaria de NWHSU, es reconocida por ayudar a diseñar y realizar la estrategia de búsqueda detallada utilizada para el informe.

En conclusión, los resultados del estudio de investigación anterior determinaron que las terapias manuales, como la manipulación y / o la movilización, son efectivas en adultos para el dolor lumbar agudo, subagudo y crónico, migraña y cefalea cervicogénica, mareo cervicogénico, así como para varias afecciones de las articulaciones de las extremidades y Dolor agudo / subagudo del cuello. La evidencia clínica y experimental no fue concluyente por sí sola para algunos casos de dolor de cuello y espalda, ciática, cefalea de tipo tensioactivo, trastornos de la articulación temporomandibular, fibromialgia, síndrome premenstrual y neumonía en adultos mayores. Las terapias manuales, como la manipulación y / o la movilización, no fueron eficaces para el asma y la dismenorrea, y también para la otitis media y la enuresis o el cólico infantil y el asma.

Información referenciada del Centro Nacional de Información Biotecnológica (NCBI). El alcance de nuestra información se limita a quiropráctica así como a las lesiones y condiciones de la columna vertebral. Para discutir el tema, no dude en preguntar al Dr. Jimenez o contáctenos en 915-850-0900 .

Comisariada por el Dr. Alex Jiménez

Temas Adicionales: Ciática

La ciática se conoce como una colección de síntomas en lugar de un solo tipo de lesión o condición. Los síntomas se caracterizan por irradiar dolor, entumecimiento y sensación de hormigueo desde el nervio ciático en la parte inferior de la espalda, en las nalgas y los muslos y por una o ambas piernas hasta los pies. La ciática es comúnmente el resultado de irritación, inflamación o compresión del nervio más grande en el cuerpo humano, generalmente debido a una hernia de disco o espolón óseo.

TEMA IMPORTANTE: EXTRA EXTRA: Tratamiento del dolor ciático

Goldberg M. Sobre la evidencia y la medicina basada en la evidencia: lecciones de la filosofía de la ciencia. Soc Sci Med. 2006; 62: 2621-2632. doi: 10.1016 / j.socscimed.2005.11.031. [PubMed] [Referencia cruzada]
Nelson LH. En: En las epistemologías feministas. Alcoff, Potter E, editor. 1993. Comunidades epistemológicas; pp. 121-160.
Lavis JN, Robertson D, Woodside JM, McLeod CB, Abelson J. ¿Cómo pueden las organizaciones de investigación transferir de manera más efectiva el conocimiento de investigación a los responsables de la toma de decisiones? Milbank Q. 2003; 81: 221-222. doi: 10.1111 / 1468-0009.t01-1-00052. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Straus SE, Tetroe J, Graham I. Definición de traducción de conocimiento. CMAJ. 2009; 181: 165 – 168. [Artículo libre de PMC] [PubMed]
Muir Grey JA. Atención médica basada en la evidencia Cómo tomar decisiones de gestión y políticas de salud. 2. Harcourt Publishers Limited; 2001.
Guyatt G, Cook D, Haynes B. La medicina basada en la evidencia ha recorrido un largo camino. BMJ. 2004; 329: 990-991. doi: 10.1136 / bmj.329.7473.990. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Reilly BM. La esencia del EBM. BMJ. 2004; 329: 991 – 992. doi: 10.1136 / bmj.329.7473.991. [Artículo libre de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Lambert H. Contabilidad para EBM: nociones de evidencia en medicina. Soc Sci Med. 2006; 62: 2633-2645. doi: 10.1016 / j.socscimed.2005.11.023. [PubMed] [Referencia cruzada]
Davey Smith G, Egger M. Conocimiento Incomunicable? Interpretar y aplicar los resultados de ensayos clínicos y metanálisis. J Clin Epidemiol. 1998; 51: 289-295. doi: 10.1016 / S0895-4356 (97) 00293-X. [PubMed] [Referencia cruzada]
Schatter A, Fletcher RH. La evidencia de la investigación y el paciente individual. Revista Trimestral de Medicina. 2003; 96: 1-5. [PubMed]
Triano JJ. ¿Qué constituye evidencia de mejores prácticas? J Manipulative Physiol Ther. 2008; 31: 637-643. doi: 10.1016 / j.jmpt.2008.10.009. [PubMed] [Referencia cruzada]
Greenhalgh T, Hurwitz B. Medicina basada en narrativa; ¿Por qué estudiar narrativa? BMJ. 1999; 318: 48 – 50. [Artículo libre de PMC] [PubMed]
Hope T. elección del paciente basada en la evidencia y la psiquiatría. Evid Based Ment Health. 2002; 5: 100-101. doi: 10.1136 / ebmh.5.4.100. [PubMed] [Referencia cruzada]
Elección del paciente basada en la evidencia: ¿inevitable o imposible? Prensa de la Universidad de Oxford; 2001.
Shaughnessy AF, Slawson DC, Becker L. Jazz clínico: la armonización de la experiencia clínica y la medicina basada en la evidencia. J Fam Pract. 1998; 47: 425-428. [PubMed]
Straus SE. ¿Cuál es la E para EBM? BMJ. 2004; 328: 535 – 536. doi: 10.1136 / bmj.328.7439.535. [Artículo libre de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Marmot MG. ¿Evidencia basada en políticas o evidencia basada en políticas? BMJ. 2004; 328: 906-907. doi: 10.1136 / bmj.328.7445.906. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Chou R, Huffman LH. Terapias no farmacológicas para el dolor lumbar agudo y crónico: una revisión de la evidencia para una guía de práctica clínica de la American Pain Society / American College of Physicians. Ann Intern Med. 2007; 147: 492-504. [PubMed]
Haynes RB, Devereaux PJ, Guyatt GH. Elecciones de médicos y pacientes en la práctica basada en la evidencia. BMJ. 2002; 324: 1350. doi: 10.1136 / bmj.324.7350.1350. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Gordon EJ. Los contextos políticos de la medicina basada en la evidencia: formulación de políticas para la hemodiálisis diaria. Soc Sci Med. 2006; 62: 2707-2719. doi: 10.1016 / j.socscimed.2005.11.024. [PubMed] [Referencia cruzada]
Savigny P, Watson P, Underwood M. Tratamiento temprano del dolor lumbar inespecífico persistente: resumen de la guía de NICE. BMJ. 2009; 338: b1805. doi: 10.1136 / bmj.b1805. [PubMed] [Referencia cruzada]
Chou R, Qaseem A, Snow V, Casey D, Cross JT Jr, Shekelle P. Diagnóstico y tratamiento del dolor lumbar: una guía de práctica clínica conjunta del American College of Physicians y la American Pain Society. Ann Intern Med. 2007; 147: 478-491. [PubMed]
Airaksinen O, Brox JI, Cedraschi C, Hildebrandt J, Klaber-Moffett J, Kovacs F. Capítulo 4. Directrices europeas para el manejo del dolor lumbar inespecífico crónico. Eur Spine J. 2006; 15 (Suppl 2): S192-S300. doi: 10.1007 / s00586-006-1072-1. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
van Tulder M, Becker A, Bekkering T, Breen A, Del Real MT, Hutchinson A. Capítulo 3. Directrices europeas para el tratamiento del dolor lumbar agudo no específico en atención primaria. Eur Spine J. 2006; 15 (Suppl 2): S169 – S191. doi: 10.1007 / s00586-006-1071-2. [Artículo libre de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Assendelft WJ, Morton SC, Yu EI, Suttorp MJ, Shekelle PG. Terapia espinal manipuladora para el dolor lumbar. Cochrane Database Syst Rev. 2004. pag. CD000447. [PubMed]
van Tulder MW, Koes B, Malmivaara A. Resultado de las modalidades de tratamiento no invasivo en el dolor de espalda: una revisión basada en la evidencia. Eur Spine J. 2006; 15 (Suppl 1): S64-S81. doi: 10.1007 / s00586-005-1048-6. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Lawrence DJ, Meeker W, Branson R, Bronfort G, Cates JR, Haas M. Manejo quiropráctico del dolor lumbar y quejas relacionadas con la parte baja de la espalda: una síntesis de la literatura. J Manipulative Physiol Ther. 2008; 31: 659-674. doi: 10.1016 / j.jmpt.2008.10.007. [PubMed] [Referencia cruzada]
Bronfort G, Haas M, Evans R, Kawchuk G, Dagenais S. Manejo informado de evidencia de dolor lumbar crónico con manipulación espinal y movilización. Spine J. 2008; 8: 213-225. doi: 10.1016 / j.spinee.2007.10.023. [PubMed] [Referencia cruzada]
Bronfort G, Haas M, Evans RL, Bouter LM. Eficacia de la manipulación espinal y la movilización para el dolor lumbar y el dolor de cuello: una revisión sistemática y la mejor síntesis de evidencia. Spine J. 2004; 4: 335-356. doi: 10.1016 / j.spinee.2003.06.002. [PubMed] [Referencia cruzada]
Furlan AD, Imamura M, Dryden T, Masaje Irvin E. para el dolor lumbar: una revisión sistemática actualizada dentro del marco del Grupo Cochrane de Revisión Posterior. Espina. 2009; 34: 1669-1684. doi: 10.1097 / BRS.0b013e3181ad7bd6. [PubMed] [Referencia cruzada]
Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica. Dolor lumbar: tratamiento temprano del dolor lumbar inespecífico persistente. Pauta clínica 2009; 88
Hallegraeff JM, de Greef M, Winters JC, Lucas C. Terapia de manipulación y criterios de predicción clínica en el tratamiento del dolor lumbar inespecífico agudo. Percept Mot Skills. 2009; 108: 196-208. doi: 10.2466 / PMS.108.1.196-208. [PubMed] [Referencia cruzada]
Rasmussen J, Laetgaard J, Lindecrona AL, Qvistgaard E, Bliddal H. La manipulación no aumenta el efecto de los ejercicios de extensión en el dolor lumbar crónico (dolor lumbar crónico). Un estudio aleatorizado, controlado, doble ciego. Espina Bone Conjunta. 2008; 75: 708-713. [PubMed]
Little P, Lewith G, Webley F, Evans M, Beattie A, Middleton K. Ensayo controlado aleatorizado de las lecciones de la técnica Alexander, ejercicio y masaje (ATEAM) para el dolor de espalda crónico y recurrente. Br J Sports Med. 2008; 42: 965-968. doi: 10.1136 / bjsm.2007.039560. [PubMed] [Referencia cruzada]
Wilkey A, Gregory M, Byfield D, McCarthy PW. Una comparación entre el manejo quiropráctico y el manejo de la clínica del dolor para el dolor lumbar crónico en una clínica ambulatoria del servicio nacional de salud. J Altern Complement Med. 2008; 14: 465-473. doi: 10.1089 / acm.2007.0796. [PubMed] [Referencia cruzada]
Bogefeldt J, Grunnesjo MI, Svardsudd K, Blomberg S. Enfermo deja reducciones de un programa de terapia manual integral para el dolor de espalda baja: el estudio de dolor de espalda baja de Gotland. Clin Rehabil. 2008; 22: 529-541. doi: 10.1177 / 0269215507087294. [PubMed] [Referencia cruzada]
Hancock MJ, Maher CG, Latimer J, McLachlan AJ, Cooper CW, Day RO. Evaluación de diclofenaco o terapia espinal manipulativa, o ambos, además del tratamiento de primera línea recomendado para el dolor lumbar agudo: un ensayo controlado aleatorizado. Lanceta. 2007; 370: 1638-1643. doi: 10.1016 / S0140-6736 (07) 61686-9. [PubMed] [Referencia cruzada]
Ferreira ML, Ferreira PH, Latimer J, Herbert RD, Hodges PW, Jennings MD. Comparación del ejercicio general, el ejercicio de control motor y la terapia de manipulación espinal para el dolor lumbar crónico: un ensayo aleatorizado. Dolor. 2007; 131: 31-37. doi: 10.1016 / j.pain.2006.12.008. [PubMed] [Referencia cruzada]
Eisenberg DM, Post DE, Davis RB, Connelly MT, Legedza AT, Hrbek AL. Además de la elección de terapias complementarias a la atención habitual para el dolor lumbar agudo: un ensayo controlado aleatorizado. Espina. 2007; 32: 151-158. doi: 10.1097 / 01.brs.0000252697.07214.65. [PubMed] [Referencia cruzada]
Hondras MA, Long CR, Cao Y, Rowell RM, Meeker WC. Un ensayo controlado aleatorio que comparó los tipos 2 de manipulación espinal y la atención médica mínima conservadora para adultos 55 años y mayores con dolor lumbar subagudo o crónico. J Manipulative Physiol Ther. 2009; 32: 330-343. doi: 10.1016 / j.jmpt.2009.04.012. [PubMed] [Referencia cruzada]
Mohseni-Bandpei MA, Critchley J, Staunton T. Un ensayo controlado aleatorizado prospectivo de manipulación espinal y ultrasonido en el tratamiento del dolor lumbar crónico. Fisioterapia. 2006; 92: 34-42. doi: 10.1016 / j.physio.2005.05.005. [Referencia cruzada]
Beyerman KL, Palmerino MB, Zohn LE, Kane GM, Foster KA. La eficacia del tratamiento del dolor lumbar y la disfunción secundaria a la osteoartritis: atención quiropráctica en comparación con el calor húmedo solo. J Manipulative Physiol Ther. 2006; 29: 107 – 114. doi: 10.1016 / j.jmpt.2005.10.005. [PubMed] [Cross Ref]
Poole H, Glenn S, Murphy P. Un estudio aleatorizado y controlado de reflexología para el tratamiento del dolor crónico de espalda baja. Eur J Pain. 2007; 11: 878 – 887. doi: 10.1016 / j.ejpain.2007.01.006. [PubMed] [Cross Ref]
Zaproudina N, Hietikko T, Hanninen OO, Airaksinen O. Eficacia del ajuste óseo tradicional en el tratamiento del dolor lumbar crónico: una prueba piloto aleatorizada. Complemento Ther Med. 2009; 17: 23-28. doi: 10.1016 / j.ctim.2008.08.005. [PubMed] [Referencia cruzada]
Grupo australiano de guías de dolor musculoesquelético agudo. Manejo basado en la evidencia del dolor musculoesquelético agudo. Bowen Hills QLD, Australian Academic Press Pty. Ltd; 2003.
Bussieres AE, Taylor JA, Peterson C. Pautas de práctica de diagnóstico por imagen para las molestias musculoesqueléticas en adultos, un enfoque basado en la evidencia, parte 3: trastornos de la columna vertebral. J Manipulative Physiol Ther. 2008; 31: 33-88. doi: 10.1016 / j.jmpt.2007.11.003. [PubMed] [Referencia cruzada]
Schiller L. Eficacia de la terapia de manipulación espinal en el tratamiento del dolor mecánico de la columna torácica: un ensayo clínico aleatorizado piloto. J Manipulative Physiol Ther. 2001; 24: 394-401. doi: 10.1067 / mmt.2001.116420. [PubMed] [Referencia cruzada]
Cleland JA, Childs JD, McRae M, Palmer JA, Stowell T. Efectos inmediatos de la manipulación torácica en pacientes con dolor de cuello: un ensayo clínico aleatorizado. Hombre Ther. 2005; 10: 127-135. doi: 10.1016 / j.math.2004.08.005. [PubMed] [Referencia cruzada]
Savolainen A, Ahlberg J, Nummila H, Nissinen M. ¿Tratamiento activo o pasivo para el dolor de cuello y hombros en la atención de la salud ocupacional? Un ensayo controlado aleatorio. Occup Med (Lond) 2004; 54: 422-424. doi: 10.1093 / occmed / kqh070. [PubMed] [Referencia cruzada]
Allison GT, Nagy BM, Hall T. Un ensayo clínico aleatorizado de terapia manual para el síndrome de dolor cervico-braquial: un estudio piloto. Hombre Ther. 2002; 7: 95 – 102. doi: 10.1054 / math.2002.0453. [PubMed] [Cross Ref]
Bergman GJ, Winters JC, Groenier KH, Pool JJ, Meyboom-de Jong B, Postema K. terapia manipulativa además de la atención médica habitual para pacientes con disfunción del hombro y dolor: un ensayo aleatorizado y controlado. Ann Intern Med. 2004; 141: 432-439. [PubMed]
Winters JC, Sobel JS, Groenier KH, Arendzen HJ, Meyboom-de Jong B. Comparación de la fisioterapia, la manipulación y la inyección de corticosteroides para tratar las quejas del hombro en la práctica general: estudio aleatorizado, simple ciego. BMJ. 1997; 314: 1320-1325. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
Inviernos JC, Jorritsma W, Groenier KH, Sobel JS, Meyboom-de Jong B, Arendzen HJ. Tratamiento de las quejas del hombro en la práctica general: resultados a largo plazo de un estudio aleatorizado, simple ciego, que comparó la fisioterapia, la manipulación y la inyección de corticosteroides. BMJ. 1999; 318: 1395 – 1396. [Artículo libre de PMC] [PubMed]
Haldeman S, Carroll L, Cassidy D, Schubert J, Nygren A. The Bone and Joint Decade 2000-2010 Task Force sobre el dolor de cuello y sus trastornos asociados: resumen ejecutivo. Espina. 2008; 33: S5-S7. doi: 10.1097 / BRS.0b013e3181643f40. [PubMed] [Referencia cruzada]
Hurwitz EL, Carragee EJ, Velde G van der, Carroll LJ, Nordin M, Guzman J. Tratamiento del dolor de cuello: intervenciones no invasivas: resultados del grupo de trabajo 2000-2010 sobre el dolor de cuello y sus trastornos asociados. J Manipulative Physiol Ther. 2009; 32: S141-S175. doi: 10.1016 / j.jmpt.2008.11.017. [PubMed] [Referencia cruzada]
Childs JD, Cleland JA, Elliott JM, Teyhen DS, Wainner RS, Whitman JM. Dolor de cuello: guías de práctica clínica relacionadas con la Clasificación Internacional de Funcionamiento, Discapacidad y Salud de la Sección de Ortopedia de la Asociación Estadounidense de Terapia Física. J Orthop Sports Phys Ther. 2008; 38: A1-A34. [PubMed]
Ernst E. La manipulación espinal quiropráctica para el dolor de cuello: una revisión sistemática. J Pain. 2003; 4: 417-421. doi: 10.1067 / S1526-5900 (03) 00735-1. [PubMed] [Referencia cruzada]
Gross AR, Hoving JL, Haines TA, Goldsmith CH, Kay T, Aker P. Manipulación y movilización para trastornos mecánicos del cuello. Cochrane Database Syst Rev. 2004. pag. CD004249. [PubMed]
Vernon HT, Humphreys BK, Hagino CA. Una revisión sistemática de los tratamientos conservadores para el dolor de cuello agudo no debido al latigazo cervical. J Manipulative Physiol Ther. 2005; 28: 443-448. doi: 10.1016 / j.jmpt.2005.06.011. [PubMed] [Referencia cruzada]
Ezzo J, Haraldsson BG, Gross AR, Myers CD, Morien A, Goldsmith CH. Masaje para trastornos mecánicos del cuello: una revisión sistemática. Spine (Phila Pa 1976) 2007; 32: 353-362. [PubMed]
Hakkinen A, Salo P, Tarvainen U, Wiren K, Ylinen J. Efecto de la terapia manual y estiramiento sobre la fuerza y ​​la movilidad de los músculos del cuello en el dolor crónico de cuello. J Rehabil Med. 2007; 39: 575-579. doi: 10.2340 / 16501977-0094. [PubMed] [Referencia cruzada]
Gonzalez-Iglesias J, Fernández-de-las-Penas C, Cleland JA, Gutierrez-Vega MR. Manipulación de la columna torácica para el manejo de pacientes con dolor de cuello: un ensayo clínico aleatorizado. J Orthop Sports Phys Ther. 2009; 39: 20-27. [PubMed]
Gonzalez-Iglesias J, Fernandez-de-las-Penas C, Cleland JA, Alburquerque-Sendin F, Palomeque-del-Cerro L, Mendez-Sanchez R. Inclusión de la manipulación del empuje de la columna torácica en un programa de electroterapia / termal para el Manejo de pacientes con dolor agudo de cuello mecánico: un ensayo clínico aleatorizado. Hombre Ther. 2009; 14: 306 – 313. doi: 10.1016 / j.math.2008.04.006. [PubMed] [Cross Ref]
Walker MJ, Boyles RE, Young BA, Strunce JB, Garber MB, Whitman JM. La efectividad de la fisioterapia manual y el ejercicio para el dolor mecánico de cuello: un ensayo clínico aleatorizado. Spine (Phila Pa 1976) 2008; 33: 2371-2378. [PubMed]
Cleland JA, Glynn P, Whitman JM, Eberhart SL, MacDonald C, Childs JD. Efectos a corto plazo de la movilización / manipulación de empuje versus no empuje dirigida a la columna torácica en pacientes con dolor de cuello: un ensayo clínico aleatorizado. Phys Ther. 2007; 87: 431 – 440. doi: 10.2522 / ptj.20060155. [PubMed] [Cross Ref]
Fernández-de-las-Peñas C, Fernández-Carnero J, Fernández A, Lomas-Vega R, Miangolarra-Page JC. Manipulación dorsal en el tratamiento de lesiones cervicales: un ensayo controlado aleatorizado. Journal of Whiplash y trastornos relacionados. 2004; 3: 55-72. doi: 10.1300 / J180v03n02_05. [Referencia cruzada]
Zaproudina N, Hanninen OO, Airaksinen O. Eficacia del ajuste óseo tradicional en el dolor crónico de cuello: ensayo clínico aleatorizado. J Manipulative Physiol Ther. 2007; 30: 432-437. doi: 10.1016 / j.jmpt.2007.05.004. [PubMed] [Referencia cruzada]
Sherman KJ, Cherkin DC, Hawkes RJ, Miglioretti DL, Deyo RA. Ensayo aleatorizado de masaje terapéutico para el dolor crónico de cuello. Clin J Dolor. 2009; 25: 233 – 238. doi: 10.1097 / AJP.0b013e31818b7912. [Artículo libre de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Patel R, Appannagari A, Whang PG. Coccydynia. Curr Rev Musculoskelet Med. 2008; 1: 223-226. doi: 10.1007 / s12178-008-9028-1. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Maigne JY, Chatellier G, Faou ML, Archambeau M. El tratamiento de la coccidinia crónica con manipulación intrarrectal: un estudio controlado aleatorizado. Columna vertebral (Phila Pa 1976) 2006; 31: E621 – E627. [PubMed]
Bussieres AE, Peterson C, Taylor JA. Pautas de diagnóstico por imagen para las molestias musculoesqueléticas en adultos: un abordaje basado en la evidencia. Parte 2: trastornos de las extremidades superiores. J Manipulative Physiol Ther. 2008; 31: 2-32. doi: 10.1016 / j.jmpt.2007.11.002. [PubMed] [Referencia cruzada]
Green S, Buchbinder R, Hetrick S. Intervenciones de fisioterapia para el dolor de hombro. Cochrane Database Syst Rev. 2003. pag. CD004258. [PubMed]
Desmeules F, Cote CH, Fremont P. Ejercicio terapéutico y terapia manual ortopédica para el síndrome de compresión: una revisión sistemática. Clin J Sport. 2003; 13: 176-182. doi: 10.1097 / 00042752-200305000-00009. [PubMed] [Referencia cruzada]
Bang MD, Deyle GD. Comparación del ejercicio supervisado con y sin fisioterapia manual para pacientes con síndrome de pinzamiento del hombro. J Orthop Deportes Phys Ther. 2000; 30: 126 – 137. [PubMed]
Bulgen DY, Binder AI, Hazleman BL, Dutton J, Roberts S. Hombro congelado: estudio clínico prospectivo con una evaluación de tres regímenes de tratamiento. Ann Rheum Dis. 1984; 43: 353-360. doi: 10.1136 / ard.43.3.353. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Conroy DE, Hayes KW. El efecto de la movilización articular como un componente del tratamiento integral para el síndrome de compresión del hombro primario. J Orthop Sports Phys Ther. 1998; 28: 3-14. [PubMed]
Nicholson GG. Los efectos de la movilización pasiva de la articulación sobre el dolor y la hipomovilidad asociados con la capsulitis adhesiva del hombro. J Orthop Sports Phys Ther. 1985; 6: 238-246. [PubMed]
Inviernos JC, Jorritsma W, Groenier KH, Sobel JS, Meyboom-de Jong B, Arendzen HJ. Tratamiento de las quejas del hombro en la práctica general: resultados a largo plazo de un estudio aleatorizado, simple ciego, que comparó la fisioterapia, la manipulación y la inyección de corticosteroides. BMJ. 1999; 318: 1395 – 1396. [Artículo libre de PMC] [PubMed]
Windt DA van der, Koes BW, Deville W, Boeke AJP, de Jong BA, Bouter LM. Eficacia de las inyecciones de corticosteroides versus fisioterapia para el tratamiento del hombro rígido doloroso en atención primaria: ensayo aleatorizado. BMJ. 1998; 317: 1292-1296. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
Pautas de práctica clínica basadas en la evidencia del Panel de Filadelfia sobre intervenciones de rehabilitación seleccionadas para el dolor de hombro. Phys Ther. 2001; 81: 1719-1730. [PubMed]
Vermeulen HM, Rozing PM, Obermann WR, le Cessie S, Vliet Vlieland TP. Comparación de las técnicas de movilización de alto y bajo grado en el tratamiento de la capsulitis adhesiva del hombro: ensayo controlado aleatorizado. Phys Ther. 2006; 86: 355-368. [PubMed]
Dolder PA van den, Roberts DL. Una prueba sobre la efectividad del masaje de tejidos blandos en el tratamiento del dolor de hombro. Aust J Physiother. 2003; 49: 183-188. [PubMed]
Johnson AJ, Godges JJ, Zimmerman GJ, Ounanian LL. El efecto de la movilización de la articulación deslizante anterior versus posterior en el rango de rotación de rotación externa en pacientes con capsulitis adhesiva en el hombro. J Orthop Sports Phys Ther. 2007; 37: 88-99. [PubMed]
Guler-Uysal F, Kozanoglu E. Comparación de la respuesta temprana a dos métodos de rehabilitación en la capsulitis adhesiva. Swiss Med Wkly. 2004; 134: 353-358. [PubMed]
Piligian G, Herbert R, Hearns M, Dropkin J, Landsbergis P, Cherniack M. Evaluación y manejo de trastornos musculoesqueléticos crónicos relacionados con el trabajo de la extremidad superior distal. Soy J Ind Med. 2000; 37: 75 – 93. doi: 10.1002 / (SICI) 1097-0274 (200001) 37: 1 <75 :: AID-AJIM7> 3.0.CO; 2-4. [PubMed] [Referencia cruzada]
Bisset L, Paungmali A, Vicenzino B, Beller E. Una revisión sistemática y metaanálisis de ensayos clínicos sobre intervenciones físicas para la epicondilalgia lateral. Br J Sports Med. 2005; 39: 411-422. doi: 10.1136 / bjsm.2004.016170. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
McHardy A, Hoskins W, Pollard H, Onley R, Windsham R. Tratamiento quiropráctico de las condiciones de las extremidades superiores: una revisión sistemática. J Manipulative Physiol Ther. 2008; 31: 146-159. doi: 10.1016 / j.jmpt.2007.12.004. [PubMed] [Referencia cruzada]
Smidt N, Assendelft WJ, Arola H, Malmivaara A, Verdes S, Buchbinder R. Eficacia de la fisioterapia para la epicondilitis lateral: una revisión sistemática. Ann Med. 2003; 35: 51-62. doi: 10.1080 / 07853890310004138. [PubMed] [Referencia cruzada]
Langen-Pieters P, Weston P, Brantingham JW. Un estudio piloto aleatorizado y prospectivo que compara la atención quiropráctica y la ecografía para el tratamiento de la epicondilitis lateral. Eur J Chiro. 2003; 50: 211-8.
Vicenzino B, Collins D, Wright A. Los efectos iniciales de un tratamiento de fisioterapia manipuladora de la columna cervical sobre el dolor y la disfunción de la epicondilalgia lateral. Dolor. 1996; 68: 69-74. doi: 10.1016 / S0304-3959 (96) 03221-6. [PubMed] [Referencia cruzada]
Paungmali A, O'Leary S, Souvlis T, Vicenzino B. Hipoalgésico y efectos simpático-excitatorios de la movilización con movimiento para la epicondilalgia lateral. Phys Ther. 2003; 83: 374-383. [PubMed]
Struijs PA, Damen PJ, Bakker EW, Blankevoort L, Assendelft WJ, van Dijk CN. Manipulación de la muñeca para el manejo de la epicondilitis lateral: un estudio piloto aleatorizado. Phys Ther. 2003; 83: 608-616. [PubMed]
Vicenzino B, Paungmali A, Buratowski S, Wright A. El tratamiento específico con terapia manipulativa para la epicondilalgia lateral crónica produce una hipoalgesia característica única. Hombre Ther. 2001; 6: 205-212. doi: 10.1054 / math.2001.0411. [PubMed] [Referencia cruzada]
Smidt N, Windt DA van der, Assendelft WJ, Deville WL, Korthals-de Bos IB, Bouter LM. Inyecciones de corticosteroides, fisioterapia o una política de esperar y ver para la epicondilitis lateral: un ensayo controlado aleatorio. Lanceta. 2002; 359: 657 – 662. Doi: 10.1016 / S0140-6736 (02) 07811-X. [PubMed] [Referencia cruzada]
Drechsler WI, Knarr JF, Snyder-Mackler L. Una comparación de dos regímenes de tratamiento para la epicondilitis lateral: un ensayo aleatorizado de intervenciones clínicas. J Sport Rehabil. 1997; 6: 226-234.
Dwars BJ, Feiter Pde, Patka P, Haarman H. Tratamiento funcional del codo de tenista. Medicina del Deporte y Salud. 1990. pp. 237-241.
Verhaar JA, Walenkamp GH, van Mameren H, Kester AD, Linden AJ van der. Inyección local de corticosteroides versus fisioterapia tipo Cyriax para el codo de tenista. J Bone Joint Surg Br. 1996; 78: 128 – 132. [PubMed]
Bisset L, Beller E, Jull G, Brooks P, Darnell R, Vicenzino B. Movilización con movimiento y ejercicio, inyección de corticosteroides, o esperar y ver para el codo de tenista: ensayo aleatorizado. BMJ. 2006; 333: 939. doi: 10.1136 / bmj.38961.584653.AE. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Nourbakhsh MR, Fearon FJ. El efecto de la terapia manual de energía oscilante sobre la epicondilitis lateral: un estudio aleatorizado, con control de placebo y doble ciego. J Hand Ther. 2008; 21: 4-13. doi: 10.1197 / j.jht.2007.09.005. [PubMed] [Referencia cruzada]
Bjordal JM, Lopes-Martins RA, Joensen J, Couppe C, Ljunggren AE, Stergioulas A. Una revisión sistemática con evaluaciones de procedimientos y metanálisis de terapia con láser de bajo nivel en la tendinopatía del codo lateral (codo de tenista) BMC Musculoskelet Disord. 2008; 9: 75. Doi: 10.1186 / 1471-2474-9-75. [Artículo libre de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Trinh KV, Phillips SD, Ho E, Damsma K. Acupuntura para el alivio del dolor epicóndilo lateral: una revisión sistemática. Reumatología (Oxford) 2004; 43: 1085-1090. doi: 10.1093 / reumatología / keh247. [PubMed] [Referencia cruzada]
Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos. Pautas clínicas prácticas sobre el diagnóstico del síndrome del túnel carpiano. 2008.
O'Connor D, Marshall S, Massy-Westropp N. Tratamiento no quirúrgico (diferente de la inyección de esteroides) para el síndrome del túnel carpiano. Cochrane Database Syst Rev. 2003. pag. CD003219. [PubMed]
Goodyear-Smith F, Arroll B. ¿Qué pueden ofrecer los médicos de familia a los pacientes con síndrome del túnel del carpo que no sea la cirugía? Una revisión sistemática del manejo no quirúrgico. Ann Fam Med. 2004; 2: 267-273. doi: 10.1370 / afm.21. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Piazzini DB, Aprile I, Ferrara PE, Bertolini C, Tonali P, Maggi L. Una revisión sistemática del tratamiento conservador del síndrome del túnel carpiano. Clin Rehabil. 2007; 21: 299-314. doi: 10.1177 / 0269215507077294. [PubMed] [Referencia cruzada]
Davis PT, Hulbert JR, Kassak KM, Meyer JJ. Eficacia comparativa de los tratamientos conservadores médicos y quiroprácticos para el síndrome del túnel carpiano: un ensayo clínico aleatorizado. J Manipulative Physiol Ther. 1998; 21: 317-326. [PubMed]
Tal-Akabi A, Rushton A. Una investigación para comparar la efectividad de la movilización ósea del carpo y la movilización neurodinámica como métodos de tratamiento para el síndrome del túnel carpiano. Hombre Ther. 2000; 5: 214-222. doi: 10.1054 / math.2000.0355. [PubMed] [Referencia cruzada]
Cibulka MT, DM blanca, Woehrle J, Harris-Hayes M, Enseki K, Fagerson TL. Déficit de cadera y movilidad: osteoartritis de la cadera: guías de práctica clínica relacionadas con la clasificación internacional de funcionamiento, discapacidad y salud de la sección de ortopedia de la American Physical Therapy Association. J Orthop Sports Phys Ther. 2009; 39: A1-25. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
Bussieres AE, Taylor JA, Peterson C. Guías de práctica de diagnóstico por imagen para las molestias musculoesqueléticas en adultos: un enfoque basado en la evidencia. Parte 1. Trastornos de las extremidades inferiores J Manipulative Physiol Ther. 2007; 30: 684-717. doi: 10.1016 / j.jmpt.2007.10.004. [PubMed] [Referencia cruzada]
Brantingham JW, Globe G, Pollard H, Hicks M, Korporaal C, Hoskins W. Terapia manipuladora para las extremidades inferiores: expansión de la revisión de la literatura. J Manipulative Physiol Ther. 2009; 32: 53-71. doi: 10.1016 / j.jmpt.2008.09.013. [PubMed] [Referencia cruzada]
Hoeksma HL, Dekker J, Ronday HK, Heering A, van der LN, Vel C. Comparación de la terapia manual y la terapia de ejercicio en la osteoartritis de la cadera: un ensayo clínico aleatorizado. Artritis Rheum. 2004; 51: 722-729. doi: 10.1002 / art.20685. [PubMed] [Referencia cruzada]
Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica. Osteoartritis: guía clínica nacional para la atención y el tratamiento en adultos. Pauta clínica 59. 2008.
Licciardone JC, Stoll ST, Cardarelli KM, Gamber RG, Swift JN Jr, Winn WB. Un ensayo controlado aleatorio del tratamiento manipulador osteopático después de una artroplastia de rodilla o cadera. J Am Osteopath Assoc. 2004; 104: 193-202. [PubMed]
Hernández-Molina G, Reichenbach S, Zhang B, Lavalley M, Felson DT. Efecto del ejercicio terapéutico para el dolor de osteoartritis de cadera: resultados de un metanálisis. Artritis Rheum. 2008; 59: 1221-1228. doi: 10.1002 / art.24010. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Deyle GD, Henderson NE, Matekel RL, Ryder MG, Garber MB, Allison SC. Eficacia de la fisioterapia manual y el ejercicio en la osteoartritis de la rodilla. Un ensayo aleatorizado y controlado. Ann Intern Med. 2000; 132: 173-181. [PubMed]
Deyle GD, Allison SC, Matekel RL, Ryder MG, Stang JM, Gohdes DD. La efectividad del tratamiento con fisioterapia para la osteoartritis de la rodilla: una comparación aleatoria de ejercicios clínicos supervisados ​​y procedimientos de terapia manual versus un programa de ejercicios en casa. Phys Ther. 2005; 85: 1301 – 1317. [PubMed]
Crossley K, Bennell K, Green S, Cowan S, McConnell J. Fisioterapia para el dolor patelofemoral: un ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo. Soy J Sports Med. 2002; 30: 857 – 865. [PubMed]
Suter E, McMorland G, Herzog W, Bray R. El tratamiento conservador de la parte inferior de la espalda reduce la inhibición en los músculos extensores de la rodilla: un ensayo controlado aleatorizado. J Manipulative Physiol Ther. 2000; 23: 76-80. doi: 10.1016 / S0161-4754 (00) 90071-X. [PubMed] [Referencia cruzada]
Bennell KL, Hinman RS, Metcalf BR, Buchbinder R, McConnell J, McColl G. Eficacia del manejo de la fisioterapia de la osteoartritis de la articulación de la rodilla: un ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo. Ann Rheum Dis. 2005; 64: 906 – 912. doi: 10.1136 / ard.2004.026526. [Artículo libre de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Moss P, Sluka K, Wright A. Los efectos iniciales de la movilización de la articulación de la rodilla en la hiperalgesia osteoartrítica. Hombre Ther. 2007; 12: 109-118. doi: 10.1016 / j.math.2006.02.009. [PubMed] [Referencia cruzada]
Tucker M, Brantingham JW, Myburg C. La eficacia relativa de un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (meloxicam) versus la manipulación en el tratamiento de la osteoartritis de la rodilla. Eur J Chiro. 2003; 50: 163-84.
Rowlands B, Brantingham JW. La eficacia de la movilización de la rótula en pacientes con síndrome de dolor patelofemoral. J Sistema Neuromusculoskel. 1999; 7: 9.
Stakes N, Myburgh C, Brantingham JW, Moyer R, Jensen M, Globe G. Un ensayo clínico aleatorizado prospectivo para determinar la eficacia de la manipulación espinal combinada y la movilización de la rótula en comparación con la movilización de la rótula sola en el tratamiento conservador del síndrome de dolor femororrotuliano. J Am Chiro Assoc. 2006; 43: 11-8.
Taylor K, Brantingham JW. Una investigación sobre el efecto del ejercicio combinado con la movilización / manipulación de la rótula en el tratamiento del síndrome de dolor femororrotuliano. Eur J Chiro. 2003; 51: 17.
Pollard H, Ward G, Hoskins W, Hardy K. El efecto de un protocolo de terapia de rodilla manual sobre el dolor de rodilla osteoartrítico: un ensayo controlado aleatorizado. JCCA J Can Chiropr Assoc. 2008; 52: 229-242. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
Perlman AI, Sabina A, Williams AL, Njike VY, Katz DL. Terapia de masaje para la osteoartritis de la rodilla: un ensayo controlado aleatorizado. Arch Intern Med. 2006; 166: 2533-2538. doi: 10.1001 / archinte.166.22.2533. [PubMed] [Referencia cruzada]
Vavken P, Arrich F, Schuhfried O, Dorotka R. Eficacia de la terapia de campo electromagnético pulsado en el tratamiento de la osteoartritis de la rodilla: un metaanálisis de ensayos controlados aleatorios. J Rehabil Med. 2009; 41: 406-411. doi: 10.2340 / 16501977-0374. [PubMed] [Referencia cruzada]
Hulme J, Robinson V, DeBie R, Wells G, Judd M, Tugwell P. Campos electromagnéticos para el tratamiento de la osteoartritis. Cochrane Database Syst Rev. 2002. pag. CD003523. [PubMed]
White A, Foster NE ', Cummings M, Barlas P. Tratamiento de acupuntura para el dolor crónico de rodilla: una revisión sistemática. Reumatología (Oxford) 2007; 46: 384 – 390. doi: 10.1093 / reumatología / kel413. [PubMed] [Referencia cruzada]
Fransen M, McConnell S. Ejercicio para la osteoartritis de la rodilla. Cochrane Database Syst Rev. 2008. pag. CD004376. [PubMed]
Bjordal JM, Johnson MI, Lopes-Martins RA, Bogen B, Chow R, Ljunggren AE. Eficacia a corto plazo de las intervenciones físicas en el dolor de rodilla osteoartrítico. Una revisión sistemática y metaanálisis de ensayos aleatorizados controlados con placebo. BMC Musculoskelet Disord. 2007; 8: 51. doi: 10.1186 / 1471-2474-8-51. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Wees PJ van der, Lenssen AF, Hendriks EJ, Stomp DJ, Dekker J, de Bie RA. Eficacia de la terapia con ejercicios y la movilización manual en el esguince de tobillo y la inestabilidad funcional: una revisión sistemática. Aust J Physiother. 2006; 52: 27-37. [PubMed]
Vicenzino B, Branjerdporn M, Teys P, Jordan K. Cambios iniciales en el deslizamiento del talar posterior y la dorsiflexión del tobillo después de la movilización con movimiento en individuos con esguince de tobillo recurrente. J Orthop Deportes Phys Ther. 2006; 36: 464 – 471. doi: 10.2519 / jospt.2006.2265. [PubMed] [Cross Ref]
Eisenhart AW, Gaeta TJ, Yens DP. Tratamiento manipulador osteopático en el servicio de urgencias para pacientes con lesiones agudas de tobillo. J Am Osteopath Assoc. 2003; 103: 417-421. [PubMed]
Green T, Refshauge K, Crosbie J, Adams R. Ensayo controlado aleatorizado de una movilización conjunta accesoria pasiva en esguinces agudos de inversión de tobillo. Phys Ther. 2001; 81: 984-994. [PubMed]
Pellow JE, Brantingham JW. La eficacia del ajuste del tobillo en el tratamiento de los esguinces de tobillo inversos de grado I y grado II subagudo y crónico. J Manipulative Physiol Ther. 2001; 24: 17-24. doi: 10.1067 / mmt.2001.112015. [PubMed] [Referencia cruzada]
Coetzer D, Brantingham JW, Nook B. La efectividad relativa de piroxicam en comparación con la manipulación en el tratamiento de grados agudos 1 y 2 inversión de esguinces de tobillo. J Sistema Neuromusculoskel. 2001; 9: 9-12.
Collins NP Vicenzino B. Los efectos iniciales de una movilización de Mulligan con técnica de movimiento en la dorsiflexión y dolor en esguinces de tobillo subagudos. Hombre Ther. 2004; 9: 77-82. doi: 10.1016 / S1356-689X (03) 00101-2. [PubMed] [Referencia cruzada]
López-Rodriguez S, Fernández de-Las-Peñas C, Alburquerque-Sendin F, Rodríguez-Blanco C, Palomeque-del-Cerro L. Efectos inmediatos de la manipulación de la articulación talocrural en la estabilometría y la baropodometría en pacientes con esguince de tobillo. J Manipulative Physiol Ther. 2007; 30: 186-192. doi: 10.1016 / j.jmpt.2007.01.011. [PubMed] [Referencia cruzada]
Kohne E, Jones A, Korporaal C, Price JL, Brantingham JW, Globe G. Un ensayo clínico prospectivo, simple ciego, aleatorizado y controlado de los efectos de la manipulación sobre la propiocepción y la dorsiflexión del tobillo en el esguince recurrente crónico del tobillo. J Am Chiro Assoc. 2007; 44: 7-17.
Dimou E, Brantingham JW, Wood T. Un ensayo aleatorizado, controlado (con observador ciego) de la manipulación quiropráctica y estiramiento de Aquiles vs ortesis para el tratamiento de la fascitis plantar. J Am Chiro Assoc. 2004; 41: 32-42.
Govender N, Kretzmann H, Price J, Brantingham JW, Globe G. Ensayo clínico controlado con placebo, aleatorizado y a simple ciego de manipulación y movilización en el tratamiento del neuroma de Morton. J Am Chiro Assoc. 2007; 44: 9-18.
Shamus J, Shamus E, Gugel RN, Brucker BS, Skaruppa C. El efecto de la movilización sesamoidea, el fortalecimiento del flexor hallucis y el entrenamiento de la marcha para reducir el dolor y restaurar la función en individuos con hallux limitus: un ensayo clínico. J Orthop Sports Phys Ther. 2004; 34: 368-376. doi: 10.1016 / S8756-3282 (04) 00007-9. [PubMed] [Referencia cruzada]
Brantingham JW, Guiry S, Kretzmann H, Globe G, Kite V. Un estudio piloto de la eficacia de un protocolo quiropráctico conservador que utiliza movilización gradual y hielo en el tratamiento de juanetes simpáticos del salmón abductogalvus. Clinica chiro 2005; 8: 117 – 33. doi: 10.1016 / j.clch.2005.06.001. [Referencia cruzada]
Brooks SC, Potter BT, Rainey JB. Tratamiento para desgarros parciales del ligamento lateral del tobillo: un ensayo prospectivo. Br Med J (Clin. Res. Ed.) 1981; 282: 606 – 607. doi: 10.1136 / bmj.282.6264.606. [Artículo libre de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Wynne MM, Burns JM, Eland DC, Conatser RR, Howell JN. Efecto de la contraflujo sobre los reflejos de estiramiento, los reflejos de Hoffmann y los resultados clínicos en sujetos con fascitis plantar. J Am Osteopath Assoc. 2006; 106: 547-556. [PubMed]
Cleland JA, Abbott JH, Kidd MO, Stockwell S, Cheney S, Gerrard DF. Terapia física manual y ejercicio versus agentes electrofísicos y ejercicio en el tratamiento del dolor plantar del talón: un ensayo clínico aleatorizado multicéntrico. J Orthop Sports Phys Ther. 2009; 39: 573-585. [PubMed]
Lin CW, Moseley AM, Haas M, Refshauge KM, Herbert RD. La terapia manual, además de la fisioterapia, no mejora los resultados clínicos o económicos después de la fractura de tobillo. J Rehabil Med. 2008; 40: 433-439. doi: 10.2340 / 16501977-0187. [PubMed] [Referencia cruzada]
McPoil TG, Martin RL, MW Cornwall, Wukich DK, Irrgang JJ, Godges JJ. Dolor en el talón: fascitis plantar: prácticas clínicas relacionadas con la clasificación internacional de función, discapacidad y salud de la sección de ortopedia de la Asociación Estadounidense de Terapia Física. J Orthop Sports Phys Ther. 2008; 38: A1-A18. [PubMed]
Handoll HH, Rowe BH, Quinn KM, de Bie R. Intervenciones para prevenir lesiones del ligamento del tobillo. Cochrane Database Syst Rev. 2001. pag. CD000018. [PubMed]
McNeill C. Trastornos temporomandibulares: pautas para la clasificación, la evaluación y la gestión. Quintessence Publishing Co, Inc; 1993. Epidemiología; pp. 19-22.
Dworkin SF, Huggins KH, Wilson L, Mancl L, Turner J, Massoth D. Un ensayo clínico aleatorizado que utiliza criterios de diagnóstico de investigación para trastornos temporomandibulares, eje II, para identificar casos clínicos para un programa personalizado de tratamiento de TMD con autocuidado. J Orofac Pain. 2002; 16: 48-63. [PubMed]
McNeely ML, Armijo OS, Magee DJ. Una revisión sistemática de la efectividad de las intervenciones de terapia física para trastornos temporomandibulares. Phys Ther. 2006; 86: 710-725. [PubMed]
Medlicott MS, Harris SR. Una revisión sistemática de la efectividad del ejercicio, la terapia manual, la electroterapia, el entrenamiento de relajación y la biorretroalimentación en el tratamiento del trastorno temporomandibular. Phys Ther. 2006; 86: 955-973. [PubMed]
Taylor M, Suvinen T, Reade P. El efecto de la movilización por distracción de grado IV en pacientes con trastorno de disfunción del dolor temporomandibular. Teoría y práctica fisioterapéutica. 1994; 10: 129-136. doi: 10.3109 / 09593989409036389. [Referencia cruzada]
Carmeli E, Sheklow SL, Blommenfeld I. Estudio comparativo de la terapia de colocación de férulas y las técnicas pasivas de rango de movimiento para discos temporomandibulares desplazados anteriores con reducción inestable de la excursión. Fisioterapia. 2001; 87: 26 – 36. Doi: 10.1016 / S0031-9406 (05) 61189-3. [Referencia cruzada]
De Laat A, Stappaerts K, Papy S. Asesoramiento y fisioterapia como tratamiento para el dolor miofascial del sistema masticatorio. J Orofac Pain. 2003; 17: 42-49. [PubMed]
Mónaco A, Cozzolino V, Cattaneo R, Cutilli T, Spadaro A. Tratamiento osteopático (OMT) efectos sobre la cinética mandibular: estudio kinesiográfico. Eur J Paediatr Dent. 2008; 9: 37 – 42. [PubMed]
Ismail F, Demling A, Hessling K, Fink M, Stiesch-Scholz M. La eficacia a corto plazo de la fisioterapia en comparación con la terapia con férula en el tratamiento de TMD artrogenadas. J Oral Rehabil. 2007; 34: 807-813. doi: 10.1111 / j.1365-2842.2007.01748.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
Carville SF, Arendt-Nielsen S, Bliddal H, Blotman F, Branco JC, Buskila D. EULAR recomendaciones basadas en la evidencia para el tratamiento del síndrome de fibromialgia. Ann Rheum Dis. 2008; 67: 536-541. doi: 10.1136 / ard.2007.071522. [PubMed] [Referencia cruzada]
Wolfe F, Smythe HA, Yunus MB, Bennett RM, Bombardier C, Goldenberg DL. El American College of Rheumatology 1990 Criterios para la clasificación de la fibromialgia. Informe del Comité de Criterios Multicéntricos. Artritis reum. 1990; 33: 160 – 172. doi: 10.1002 / art.1780330203. [PubMed] [Cross Ref]
Schneider M, Vernon H, Ko G, Lawson G, Perera J. Manejo quiropráctico del síndrome de fibromialgia: una revisión sistemática de la literatura. J Manipulative Physiol Ther. 2009; 32: 25-40. doi: 10.1016 / j.jmpt.2008.08.012. [PubMed] [Referencia cruzada]
Ernst E. Tratamiento quiropráctico para la fibromialgia: una revisión sistemática. Clin Rheumatol. 2009; 28: 1175-1178. doi: 10.1007 / s10067-009-1217-9. [PubMed] [Referencia cruzada]
Goldenberg DL, Burckhardt C, Crofford L. Manejo del síndrome de fibromialgia. JAMA. 2004; 292: 2388-2395. doi: 10.1001 / jama.292.19.2388. [PubMed] [Referencia cruzada]
Blunt KL, Rajwani MH, Guerriero RC. La efectividad del tratamiento quiropráctico de pacientes con fibromialgia: un estudio piloto. J Manipulative Physiol Ther. 1997; 20: 389-399. [PubMed]
Tyers S, Smith RB. Una comparación de la estimulación de la electroterapia craneal sola o con terapias quiroprácticas en el tratamiento de la fibromialgia. Soy quiropráctico. 2001; 23: 39-41.
Wise P, Walsh M, Littlejohn G. Eficacia del tratamiento quiropráctico en el síndrome de fibromialgia; un ensayo controlado aleatorio. Eur J Chiro. 2002; 102: 321-5.
Panton LB, Figueroa A, Kingsley JD, Hornbuckle L, Wilson J, St John N. Efectos del entrenamiento de resistencia y el tratamiento quiropráctico en mujeres con fibromialgia. J Altern Complement Med. 2009; 15: 321-328. doi: 10.1089 / acm.2008.0132. [PubMed] [Referencia cruzada]
Gamber RG, Shores JH, Russo DP, Jiménez C, Rubin BR. El tratamiento manipulador osteopático junto con la medicación alivia el dolor asociado con el síndrome de fibromialgia: resultados de un proyecto piloto clínico aleatorizado. J Am Osteopath Assoc. 2002; 102: 321-325. [PubMed]
Brattberg G. masaje de tejido conectivo en el tratamiento de la fibromialgia. Eur J Pain. 1999; 3: 235-244. doi: 10.1016 / S1090-3801 (99) 90050-2. [PubMed] [Referencia cruzada]
Richards KC, Gibson R, Overton-McCoy AL. Efectos del masaje en cuidados agudos y críticos. Problemas de AACN Clin. 2000; 11: 77-96. doi: 10.1097 / 00044067-200002000-00010. [PubMed] [Referencia cruzada]
Ekici G, Bakar Y, Akbayrak T, Yuksel I. Comparación de la terapia de drenaje linfático manual y el masaje del tejido conectivo en mujeres con fibromialgia: un ensayo controlado aleatorio. J Manipulative Physiol Ther. 2009; 32: 127 – 133. doi: 10.1016 / j.jmpt.2008.12.001. [PubMed] [Cross Ref]
Busch AJ, Barber KA, Overend TJ, Peloso PM, Schachter CL. Ejercicio para tratar el síndrome de fibromialgia. Cochrane Database Syst Rev. 2007. pag. CD003786. [PubMed]
Vernon H, Schneider M. Manejo quiropráctico de los puntos desencadenantes miofasciales y el síndrome de dolor miofascial: una revisión sistemática de la literatura. J Manipulative Physiol Ther. 2009; 32: 14-24. doi: 10.1016 / j.jmpt.2008.06.012. [PubMed] [Referencia cruzada]
Gam AN, calentamiento S, Larsen LH, Jensen B, Hoydalsmo O, Allon I. Tratamiento de puntos gatillo miofasciales con ultrasonido combinado con masaje y ejercicio: un ensayo controlado aleatorizado. Dolor. 1998; 77: 73-79. doi: 10.1016 / S0304-3959 (98) 00084-0. [PubMed] [Referencia cruzada]
Dardzinski JA, Ostrov BE, Hamann LS. Dolor miofascial que no responde al tratamiento estándar: uso exitoso de una cepa y técnica de contrafuerte con fisioterapia. J Clin Rheumatol. 2000; 6: 169-174. doi: 10.1097 / 00124743-200008000-00001. [PubMed] [Referencia cruzada]
Greene C, Debías D, Helig D, Nicholas A, Inglaterra K, Ehrenfeuchter W. El efecto del láser de helio-neón y la manipulación osteopática en puntos gatillo de tejidos blandos. J Am Osteopath Assoc. 1990; 90: 638-639.
Hanten WP, Olson SL, Butts NL, Nowicki AL. Eficacia de un programa domiciliario de presión isquémica seguido de estiramiento sostenido para el tratamiento de los puntos desencadenantes miofasciales. Phys Ther. 2000; 80: 997-1003. [PubMed]
Jaeger B, Reeves JL. Cuantificación de los cambios en la sensibilidad del punto gatillo miofascial con el algómetro de presión después del estiramiento pasivo. Dolor. 1986; 27: 203-210. doi: 10.1016 / 0304-3959 (86) 90211-3. [PubMed] [Referencia cruzada]
Hong CZ, Chen YC, Pon CH, Yu J. Efectos inmediatos de diversas modalidades de medicina física sobre el umbral del dolor de un punto gatillo miofascial activo. j dolor musculoskel. 1993; 1: 37-53. doi: 10.1300 / J094v01n02_04. [Referencia cruzada]
Hou CR, Tsai LC, Cheng KF, Chung KC, Hong CZ. Efectos inmediatos de diversas modalidades terapéuticas físicas sobre el dolor miofascial cervical y la sensibilidad del punto gatillo. Arch Phys Med Rehabil. 2002; 83: 1406-1414. doi: 10.1053 / apmr.2002.34834. [PubMed] [Referencia cruzada]
Hanten WP, Barret M, Gillespie-Plesko M, Jump KA, Olson SL. Efectos de la retracción activa de la cabeza con retracción / extensión y liberación occipital en el umbral de dolor por presión de los puntos de activación cervical y escapular. Práctica de la fisioterapia. 1997; 13: 285 – 291. doi: 10.3109 / 09593989709036475. [Referencia cruzada]
Fernández-de-las-Peñas C, Alonso-Blanco C, Fernández-Carnero J, Miangolarra-Page JC. Los efectos inmediatos de la técnica de compresión isquémica y el masaje de fricción transversal sobre la sensibilidad de los puntos activadores miofasciales activos y latentes: un estudio piloto. J Carrocería Mov Ther. 2009; 10: 3-9. doi: 10.1016 / j.jbmt.2005.05.003. [Referencia cruzada]
Terrett AC, Vernon H. Manipulación y tolerancia al dolor. Un estudio controlado del efecto de la manipulación espinal en los niveles de tolerancia al dolor cutáneo paraespinal. Soy J Phys Med. 1984; 63: 217 – 225. [PubMed]
Vernon HT, Aker P, Burns S, Viljakaanen S, L. corto Evaluación del umbral del dolor de presión del efecto de la manipulación espinal en el tratamiento del dolor crónico de cuello: un estudio piloto. J Manipulative Physiol Ther. 1990; 13: 13-16. [PubMed]
Cote P, Mior SA, Vernon H. El efecto a corto plazo de una manipulación espinal sobre el umbral de dolor / presión en pacientes con dolor lumbar mecánico crónico. J Manipulative Physiol Ther. 1994; 17: 364-368. [PubMed]
Atienza-Meseguer A, Fernández-de-las-Penas C, Navarro-Poza JL, Rodríguez-Blanco C, Bosca-Gandia JJ. Los efectos inmediatos de la técnica de la cepa / carrera en el dolor local evocado por los puntos sensibles en el músculo trapecio superior. Clinica chiro 2006; 9: 112 – 118. doi: 10.1016 / j.clch.2006.06.003. [Referencia cruzada]
Freidora G, Hodgson L. El efecto de la liberación manual de presión en los puntos de activación miofascial en el músculo trapecio superior. J Bodywork Mov Ther. 2005; 9: 248 – 255. doi: 10.1016 / j.jbmt.2005.02.002. [Referencia cruzada]
Cefalea. 2. Suppl 1. Vol. 24. 2004. La clasificación internacional de los trastornos del dolor de cabeza; pp. 9-160. [PubMed]
Red de guías intercolegiales de Scotish. Diagnóstico y tratamiento de la cefalea en adultos. 2008.
Astin JA, Ernst E. La efectividad de la manipulación espinal para el tratamiento de los trastornos de cefalea: una revisión sistemática de ensayos clínicos aleatorizados. Cefalea. 2002; 22: 617-623. doi: 10.1046 / j.1468-2982.2002.00423.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
Bronfort G, Nilsson N, Haas M, Evans R, Goldsmith CH, Assendelft WJ. Tratamientos físicos no invasivos para la cefalea crónica / recurrente. Base de Datos Cochrane Syst Rev. 2004. pag. CD001878. [PubMed]
Parker GB, Pryor DS, Tupling H. ¿Por qué la migraña mejora durante un ensayo clínico? Resultados adicionales de un ensayo de manipulación cervical para la migraña. Aust NZJ Med. 1980; 10: 192-198. [PubMed]
Tuchin PJ, Pollard H, Bonello R. Un ensayo controlado aleatorizado de la terapia quiropráctica espinal manipuladora para la migraña. J Manipulative Physiol Ther. 2000; 23: 91-95. doi: 10.1016 / S0161-4754 (00) 90073-3. [PubMed] [Referencia cruzada]
Nelson CF, Bronfort G, Evans R, Boline P, Goldsmith C, Anderson AV. La eficacia de la manipulación espinal, la amitriptilina y la combinación de ambas terapias para la profilaxis de las migrañas. J Manipulative Physiol Ther. 1998; 21: 511-519. [PubMed]
Lawler SP, Cameron LD. Un ensayo aleatorizado y controlado de la terapia de masaje como tratamiento para la migraña. Ann Behav Med. 2006; 32: 50 – 59. doi: 10.1207 / s15324796abm3201_6. [PubMed] [Cross Ref]
Linde K, Allais G, Brinkhaus B, Manheimer E, Vickers A, White AR. Acupuntura para la profilaxis de la migraña. Cochrane Database Syst Rev. 2009. pag. CD001218. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
Nestoriuc Y, Martin A, Rief W, Andrasik F. Tratamiento de biorretroalimentación para los trastornos de cefalea: una revisión exhaustiva de la eficacia. Appl Psychophysiol Biofeedback. 2008; 33: 125-140. doi: 10.1007 / s10484-008-9060-3. [PubMed] [Referencia cruzada]
McCrory DC, Penzien DB, Hasselblad V, Gray RN. Informe de evidencia: Tratamientos conductuales y físicos para el dolor de cabeza de tipo tensional y cervicogénico. FCER Research. 2001.
Lenssinck ML, Damen L, Verhagen AP, Berger MY, Passchier J, Koes BW. La efectividad de la fisioterapia y la manipulación en pacientes con cefalea tensional: una revisión sistemática. Dolor. 2004; 112: 381-388. doi: 10.1016 / j.pain.2004.09.026. [PubMed] [Referencia cruzada]
Fernández-de-las-Peñas C, Alonso-Blanco C, Cuadrado ML, Miangolarra JC, Barriga FJ, Pareja JA. ¿Las terapias manuales son efectivas para reducir el dolor de la cefalea tensional ?: una revisión sistemática. Clin J Pain. 2006; 22: 278-285. doi: 10.1097 / 01.ajp.0000173017.64741.86. [PubMed] [Referencia cruzada]
Boline PD, Kassak K, Bronfort G, Nelson C, Anderson AV. Manipulación vertebral vs. amitriptilina para el tratamiento de cefaleas tensionales crónicas: un ensayo clínico aleatorizado. J Manipulative Physiol Ther. 1995; 18: 148-154. [PubMed]
Bove G, Nilsson N. Manipulación de la columna vertebral en el tratamiento de la cefalea episódica de tipo tensional: un ensayo controlado aleatorio. Jama 1998; 280: 1576 – 1579. doi: 10.1001 / jama.280.18.1576. [PubMed] [Referencia Cruzada]
Hanten WP, Olson SL, Hodson JL, Imler VL, Knab VM, Magee JL. La efectividad de CV-4 y las técnicas de posición de reposo en sujetos con dolores de cabeza tipo tensión. The Journal of Manual & Manipulative Therapy. 1999; 7: 64-70.
Demirturk F, Akarcali I, Akbayrak R, Citak I, Inan L. Resultados de dos técnicas diferentes de terapia manual en la cefalea tensional crónica. La clínica del dolor. 2002; 14: 121-128. doi: 10.1163 / 156856902760196333. [Referencia cruzada]
Donkin RD, Parkin-Smith GF, Gomes AN. Posible efecto de la manipulación quiropráctica y la tracción y manipulación manual combinada en la cefalea tensional: un estudio piloto. Revista del Sistema Neuromusculoesquelético. 2002; 10: 89-97.
Ahonen E, Hakumaki M, Mahlamaki S, Partanen J, Riekkinen P, Sivenius J. Eficacia de la acupuntura y la fisioterapia en la cefalea miogénica: un estudio comparativo. Acupunct Electrother Res. 1984; 9: 141-150. [PubMed]
Carlsson J, Fahlcrantz A, Augustinsson LE. Sensibilidad muscular en la cefalea tensional tratada con acupuntura o fisioterapia. Cefalea. 1990; 10: 131-141. doi: 10.1046 / j.1468-2982.1990.1003131.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
Wylie KR, Jackson C, Crawford PM. ¿Las pruebas psicológicas ayudan a predecir la respuesta a la acupuntura o la terapia de masaje / relajación en pacientes que acuden a una clínica de neurología general con dolor de cabeza? J Tradit Chin Med. 1997; 17: 130-139. [PubMed]
Hoyt WH, Shaffer F, Bard DA, Benesler JS, Blankenhorn GD, Gray JH. Manipulación osteopática en el tratamiento de la cefalea por contracción muscular. JAOA. 1979; 78: 322-325. [PubMed]
Jay GW, Brunson J, Branson SJ. La efectividad de la fisioterapia en el tratamiento de los dolores de cabeza crónicos diarios. Dolor de cabeza. 1989; 29: 156 – 162. doi: 10.1111 / j.1526-4610.1989.hed2903156.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
Marcus DA, Scharff L, Turk DC. Manejo no farmacológico de dolores de cabeza durante el embarazo. Psychosom Med. 1995; 57: 527-535. [PubMed]
Anderson RE, Seniscal C. Una comparación de un tratamiento osteopático seleccionado y la relajación para los dolores de cabeza de tipo tensional. Dolor de cabeza. 2006; 46: 1273 – 1280. doi: 10.1111 / j.1526-4610.2006.00535.x. [PubMed] [Cross Ref]
Linde K, Allais G, Brinkhaus B, Manheimer E, Vickers A, White AR. Acupuntura para la cefalea tensional. Cochrane Database Syst Rev. 2009. pag. CD007587. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
Sjaastad O, Fredriksen TA, Pfaffenrath V. cefalea cervicogénica: criterios de diagnóstico. Dolor de cabeza. 1998; 38: 442-445. doi: 10.1046 / j.1526-4610.1998.3806442.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
Fernández-de-las-Peñas C, Alonso-Blanco C, Cuadrado ML, Pareja JA. Terapia espinal manipuladora en el tratamiento de la cefalea cervicogénica. Dolor de cabeza. 2005; 45: 1260-1263. doi: 10.1111 / j.1526-4610.2005.00253_1.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
Bitterli J, Graf R, Robert F, Adler R, Mumenthaler M. Zur Objektivierung der manualtherapeutischen BeeinfluBbarkeit des spondylogenen Kopfschmerzes [Criterios objetivos para la evaluación del tratamiento quiropráctico del dolor de cabeza espondilótico] Nervenarzt. 1977; 48: 259 – 262. [PubMed]
Howe DH, Newcombe RG, Wade MT. Manipulación de la columna cervical: un estudio piloto. JR Coll Gen Pract. 1983; 33: 574-579. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
Ammer K, Hein L, Rathkolb O. [Fisioterapia en dolores de cabeza occipitales] Manuelle Med. 1990; 28: 65-68.
Jull G, Trott P, Potter H, Zito G, Niere K, Shirley D. Un ensayo controlado aleatorio de ejercicio y terapia manipuladora para cefalea cervicogénica. Espina. 2002; 27: 1835-1843. doi: 10.1097 / 00007632-200209010-00004. [PubMed] [Referencia cruzada]
Nilsson N, Christensen HW, Hartvigsen J. El efecto de la manipulación espinal en el tratamiento de la cefalea cervicogénica. J Manipulative Physiol Ther. 1997; 20: 326-330. [PubMed]
Whittingham W. La eficacia de los ajustes cervicales (Alternar retroceso) para dolores de cabeza cervicogénicos crónicos [tesis] Melbourne, Australia: Real Instituto de Tecnología de Melbourne ;; 1999.
Hall T, Chan HT, Christensen L, Odenthal B, Wells C, Robinson K. Eficacia de un C1-C2 deslizamiento apofisario natural autosostenido (SNAG) en el tratamiento de la cefalea cervicogénica. J Orthop Sports Phys Ther. 2007; 37: 100-107. [PubMed]
Jensen OK, Nielsen FF, Vosmar L. Un estudio abierto que compara la terapia manual con el uso de compresas frías en el tratamiento de la cefalea postraumática. Cefalea. 1990; 10: 241-250. doi: 10.1046 / j.1468-2982.1990.1005241.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
National Heart LaBI. Directrices de EE. UU. Para el tratamiento del asma. Informe del panel de expertos 3. 2007; 3
Scottish Intercollegiate Guidelines Network. Directriz británica sobre el tratamiento del asma. La Sociedad Torácica Británica. 2009. pp. 1-132.
Ernst E. Spinal manipulación para el asma: una revisión sistemática de ensayos clínicos aleatorizados. Respir Med. 2009; 103: 1791-1795. doi: 10.1016 / j.rmed.2009.06.017. [PubMed] [Referencia cruzada]
Hondras MA, Linde K, Jones AP. Terapia manual para el asma Cochrane Database Syst Rev. 2001. pag. CD001002. [PubMed]
Balon JW, Mior SA. Cuidados quiroprácticos en asma y alergia. Ann Allergy Asthma Immunol. 2004; 93: S55-S60. doi: 10.1016 / S1081-1206 (10) 61487-1. [PubMed] [Referencia cruzada]
Hawk C, Khorsan R, Lisi AJ, Ferrance RJ, Evans MW. Atención quiropráctica para afecciones no musculoesqueléticas: una revisión sistemática con implicaciones para la investigación de sistemas completos. J Altern Complement Med. 2007; 13: 491-512. doi: 10.1089 / acm.2007.7088. [PubMed] [Referencia cruzada]
Nielsen NH, Bronfort G, Bendix T, Madsen F, Weeke B. Asma crónica y manipulación espinal quiropráctica: un ensayo clínico aleatorizado. Clin Exp Allergy. 1995; 25: 80-88. doi: 10.1111 / j.1365-2222.1995.tb01006.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
Balon J, Aker PD, Crowther ER, Danielson C, Cox PG, O'Shaughnessy D. Una comparación de la manipulación quiropráctica activa y simulada como tratamiento adyuvante para el asma infantil. N Engl J Med. 1998; 339: 1013-1020. doi: 10.1056 / NEJM199810083391501. [PubMed] [Referencia cruzada]
Guiney PA, R Chou, Vianna A, Lovenheim J. Efectos del tratamiento osteopático de manipulación en pacientes pediátricos con asma: un ensayo controlado aleatorio. J Am Osteopath Assoc. 2005; 105: 7 – 12. [PubMed]
Campo T, Henteleff T, Hernandez-Reif M, Martinez E, Mavunda K, Kuhn C. Los niños con asma han mejorado las funciones pulmonares después de la terapia de masaje. J Pediatr. 1998; 132: 854-858. doi: 10.1016 / S0022-3476 (98) 70317-8. [PubMed] [Referencia cruzada]
Brygge T, Heinig JH, Collins P, Ronborg S, Gehrchen PM, Hilden J. Reflexología y asma bronquial. Respir Med. 2001; 95: 173-179. doi: 10.1053 / rmed.2000.0975. [PubMed] [Referencia cruzada]
Directrices BTS para el tratamiento de la neumonía adquirida en la comunidad en adultos. Tórax. 2001; 56 (Suppl 4): IV1-64. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
Mandell LA, Wunderink RG, Anzueto A, Bartlett JG, Campbell GD, Dean NC. Pautas de consenso de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América / American Thoracic Society sobre el tratamiento de la neumonía adquirida en la comunidad en adultos. Clin Infect Dis. 2007; 44 (Suppl 2): S27-S72. doi: 10.1086 / 511159. [PubMed] [Referencia cruzada]
Noll DR, Shores JH, Gamber RG, Herron KM, Swift J Jr. Beneficios del tratamiento de manipulación osteopática para pacientes hospitalizados de edad avanzada con neumonía. J Am Osteopath Assoc. 2000; 100: 776-782. [PubMed]
Bhattacharyya N, Baugh RF, Orvidas L, Barrs D, Bronston LJ, Cass S. Guía de práctica clínica: vértigo posicional paroxístico benigno. Otolaryngol Head Neck Surg. 2008; 139: S47-S81. doi: 10.1016 / j.otohns.2008.08.022. [PubMed] [Referencia cruzada]
Reid SA, Rivett DA. Tratamiento de terapia manual de mareos cervicogénicos: una revisión sistemática. Hombre Ther. 2005; 10: 4-13. doi: 10.1016 / j.math.2004.03.006. [PubMed] [Referencia cruzada]
Karlberg M, Magnusson M, Malmstrom EM, Melander A, Moritz U. Mejora postural y sintomática después de la fisioterapia en pacientes con mareos de sospecha de origen cervical. Arch Phys Med Rehabil. 1996; 77: 874-882. doi: 10.1016 / S0003-9993 (96) 90273-7. [PubMed] [Referencia cruzada]
Reid SA, Rivett DA, Katekar MG, Callister R. Los deslizamientos apofibiales naturales sostenidos (SNAG) son un tratamiento eficaz para el mareo cervicogénico. Hombre Ther. 2008; 13: 357-366. doi: 10.1016 / j.math.2007.03.006. [PubMed] [Referencia cruzada]
Hillier SL, Hollohan V. Rehabilitación vestibular para la disfunción vestibular periférica unilateral. Cochrane Database Syst Rev. 2007. pag. CD005397. [PubMed]
Wessel MA, Cobb JC, Jackson EB, Harris GS, Detwiler AC. Molestias paroxísticas en la infancia, algunas veces llamadas "cólicos". Pediatría. 1954; 14: 421-434. [PubMed]
Husereau D, Clifford T, Aker P. Manipulación espinal para el cólico infantil. Vol. 42. Oficina de Coordinación Canadiense para la Evaluación de Tecnología de la Salud. Ottawa; 2003.
Marca P, Engelbert R, Helders P. Revisión sistemática de los efectos de la terapia manual en niños con desequilibrio cinético debido al síndrome de cepa suboccipital (KISS). J Man y Manip Ther. 2005; 13: 209-214.
Ernst E. La manipulación quiropráctica para el dolor no espinal: una revisión sistemática. NZ Med J. 2003; 116: U539. [PubMed]
Gotlib A, Rupert R. Manipulación quiropráctica en enfermedades pediátricas: una revisión sistemática actualizada. Quiropr Osteopat. 2008; 16: 11. doi: 10.1186 / 1746-1340-16-11. [Artículo libre de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Ernst E. Manipulación espinal quiropráctica para el cólico infantil: una revisión sistemática de ensayos clínicos aleatorizados. Int J Clin Pract. 2009; 63: 1351 – 1353. doi: 10.1111 / j.1742-1241.2009.02133.x. [PubMed] [Cross Ref]
Koonin S, Karpelowsky AS, Yelverton CJ. Un estudio comparativo para determinar la eficacia de la terapia de manipulación espinal quiropráctica y la medicación alopática en el tratamiento del cólico infantil. Actas del Congreso Bienal de WFC 7th; Orlando. Puede 1-3, 2003. pp. 330-1.
Mercer C, Nook B. En: Federación Mundial de Quiropráctica. 5 Congreso Bienal, 17-22 Mayo 1999. Haldman S, Murphy B, editor. La eficacia de los ajustes espinales quiroprácticos como protocolo de tratamiento en el tratamiento del cólico infantil; pp. 170 – 1.
Wiberg JM, Nordsteen J, Nilsson N. El efecto a corto plazo de la manipulación espinal en el tratamiento del cólico infantil: un ensayo clínico aleatorizado controlado con un observador ciego. J Manipulative Physiol Ther. 1999; 22: 517-522. doi: 10.1016 / S0161-4754 (99) 70003-5. [PubMed] [Referencia cruzada]
Browning M. Comparación de los efectos a corto plazo de la manipulación espinal quiropráctica y la descompresión occipitocracal en el tratamiento del cólico infantil: un ensayo de comparación aleatorizado, simple y ciego. Quiropráctica Clínica. 2009; 11: 122-129. doi: 10.1016 / j.clch.2008.10.003. [Referencia cruzada]
Olafsdottir E, Forshei S, Fluge G, Markestad T. Ensayo controlado aleatorizado de cólicos infantiles tratados con manipulación espinal quiropráctica. Arch Dis Niño. 2001; 84: 138 – 141. doi: 10.1136 / adc.84.2.138. [Artículo libre de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Hayden C, Mullinger B. Una evaluación preliminar del impacto de la osteopatía craneal para el alivio del cólico infantil. Complemento Ther Clin Pract. 2006; 12: 83 – 90. doi: 10.1016 / j.ctcp.2005.12.005. [PubMed] [Cross Ref]
Huhtala V, Lehtonen L, Heinonen R, Korvenranta H. Masaje para bebés comparado con el vibrador de cuna en el tratamiento de bebés con cólicos. Pediatría. 2000; 105: E84. doi: 10.1542 / peds.105.6.e84. [PubMed] [Cross Ref]
Arikan D, Alp H, Gozum S, Orbak Z, Cifci EK. Eficacia del masaje, solución de sacarosa, té de hierbas o fórmula hidrolizada en el tratamiento del cólico infantil. J Clin Nurs. 2008; 17: 1754-1761. doi: 10.1111 / j.1365-2702.2008.02504.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
Lucassen PL, Assendelft WJ, Gubbels JW, van Eijk JT, van Geldrop WJ, Neven AK. Efectividad de los tratamientos para el cólico infantil: revisión sistemática. BMJ. 1998; 316: 1563 – 1569. [Artículo libre de PMC] [PubMed]
Garrison MM, Christakis DA. Una revisión sistemática de los tratamientos para el cólico infantil. Pediatría. 2000; 106: 184-190. [PubMed]
Organización Mundial de la Salud. La clasificación ICD-10 de los trastornos mentales y del comportamiento: descripciones clínicas y pautas de diagnóstico. 1992.
Fritz G, Rockney R, Bernet W, Arnold V, Beitchman J, Benson RS. Parámetro de práctica para la evaluación y el tratamiento de niños y adolescentes con enuresis. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 2004; 43: 1540-1550. doi: 10.1097 / 01.chi.0000142196.41215.cc. [PubMed] [Referencia cruzada]
Glazener CM, Evans JH, Cheuk DK. Intervenciones complementarias y misceláneas para la enuresis nocturna en niños. Cochrane Database Syst Rev. 2005. pag. CD005230. [PubMed]
Reed WR, Beavers S, Reddy SK, Kern G. Manejo quiropráctico de la enuresis nocturna primaria. J Manipulative Physiol Ther. 1994; 17: 596-600. [PubMed]
Leboeuf C, Brown P, Herman A, Leembruggen K, Walton D, Crisp TC. Atención quiropráctica de niños con enuresis nocturna: un estudio prospectivo de resultados. J Manipulative Physiol Ther. 1991; 14: 110-115. [PubMed]
Sociedad Pediátrica de Nueva Zelanda. Guía basada en la evidencia de buenas prácticas: Enuresis nocturna. 2005.
Scottish Intercollegiate Guidelines Network. Diagnóstico y manejo de la otitis media infantil en atención primaria. 2003.
Mills MV, Henley CE, Barnes LL, Carreiro JE, Degenhardt BF. El uso del tratamiento manipulador osteopático como terapia adyuvante en niños con otitis media aguda recurrente. Arch Pediatr Adolesc Med. 2003; 157: 861-866. doi: 10.1001 / archpedi.157.9.861. [PubMed] [Referencia cruzada]
Subcomité sobre el manejo de la otitis media aguda. Diagnóstico y tratamiento de la otitis media aguda. Pediatics. 2004; 113: 1451-1465. doi: 10.1542 / peds.113.5.1451. [PubMed] [Referencia cruzada]
Wahl RA, Aldous MB, Worden KA, Grant KL. Echinacea purpurea y tratamiento manipulador osteopático en niños con otitis media recurrente: un ensayo controlado aleatorizado. BMC Complement Altern Med. 2008; 8: 56. doi: 10.1186 / 1472-6882-8-56. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Chobanian AV, Bakris GL, Black HR, Cushman WC, Green LA, Izzo JL Jr. El Séptimo Informe del Comité Nacional Conjunto sobre Prevención, Detección, Evaluación y Tratamiento de la Presión Arterial Alta: el informe JNC 7. Jama 2003; 289: 2560 – 2572. doi: 10.1001 / jama.289.19.2560. [PubMed] [Cross Ref]
Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica. Hipertensión: manejo de la hipertensión en adultos en atención primaria. Guía de atención clínica. 2006; 34
Goertz CH, Grimm RH, Svendsen K, Grandits G. Tratamiento de hipertensión con terapias alternativas (ESO): un ensayo clínico aleatorizado. J Hypertens. 2002; 20: 2063-2068. doi: 10.1097 / 00004872-200210000-00027. [PubMed] [Referencia cruzada]
Yates RG, Lamping DL, Abram NL, Wright C. Efectos del tratamiento quiropráctico sobre la presión arterial y la ansiedad: un ensayo aleatorizado y controlado. J Manipulative Physiol Ther. 1988; 11: 484 – 488. [PubMed]
Bakris G, Dickholtz M Sr, Meyer PM, Kravitz G, Avery E, Miller M. Atlas realineación vértebra y el logro de la meta de presión arterial en pacientes hipertensos: un estudio piloto. J Hum Hypertens. 2007; 21: 347-352. [PubMed]
Lefebvre G, Pinsonneault O, Antao V, Negro A, Burnett M, Feldman K. Pauta de consenso para la dismenorrea primaria. J Obstet Gynaecol Can. 2005; 27: 1117-1146. [PubMed]
Proctor ML, Hing W, Johnson TC, Murphy PA. Manipulación espinal para dismenorrea primaria y secundaria. Base de datos de Cochrane Syst Rev. 2006; 3: CD002119. [PubMed]
Boesler D, Warner M, Alpers A, Finnerty EP, Kilmore MA. Eficacia de la técnica de manipulación de alta amplitud y baja amplitud en sujetos con dolor lumbar durante los cólicos menstruales. J Am Osteopath Assoc. 1993; 93: 203-204. [PubMed]
Snyder BJ, Sanders GE. Evaluación del sistema Toftness de ajuste quiropráctico para sujetos con dolor de espalda crónico, dolores de cabeza tensionales crónicos o dismenorrea primaria. Chiro Tech. 1996; 8: 3-9.
Kokjohn K, Schmid DM, Triano JJ, Brennan PC. El efecto de la manipulación espinal sobre el dolor y los niveles de prostaglandinas en mujeres con dismenorrea primaria. J Manipulative Physiol Ther. 1992; 15: 279-285. [PubMed]
Tomason PR, Fisher BL, Carpenter PA. Eficacia de la terapia de manipulación espinal en el tratamiento de la dismenorrea primaria: un estudio piloto. J of Man y Phys Therapeutics. 1979; 2: 140-145.
Hondras MA, Long CR, Brennan PC. Terapia de manipulación espinal versus maniobra simulada de baja fuerza para mujeres con dismenorrea primaria: un ensayo clínico aleatorizado, cegado por observador. Dolor. 1999; 81: 105-114. doi: 10.1016 / S0304-3959 (99) 00004-4. [PubMed] [Referencia cruzada]
Royal College of Obstetricians and Gynecologists. Manejo del síndrome premenstual. Guía ecológica. 2007; 48
Halbreich U, Backstrom T, E Eriksson, O'brien S, Calil H, Ceskova E. Criterios de diagnóstico clínico para síndrome premenstrual y pautas para su cuantificación para estudios de investigación. Gynecol Endocrinol. 2007; 23: 123-130. doi: 10.1080 / 09513590601167969. [PubMed] [Referencia cruzada]
Stevinson C, Ernst E. Terapias complementarias / alternativas para el síndrome premenstrual: una revisión sistemática de ensayos controlados aleatorios. Am J Obstet Gynecol. 2001; 185: 227-235. doi: 10.1067 / mob.2001.113643. [PubMed] [Referencia cruzada]
Fugh-Berman A, Kronenberg F. Medicina complementaria y alternativa (CAM) en mujeres en edad reproductiva: una revisión de ensayos controlados aleatorios. Reprod Toxicol. 2003; 17: 137-152. doi: 10.1016 / S0890-6238 (02) 00128-4. [PubMed] [Referencia cruzada]
Walsh MJ, Polus BI. Un ensayo clínico aleatorizado, controlado con placebo sobre la eficacia de la terapia quiropráctica en el síndrome premenstrual. J Manipulative Physiol Ther. 1999; 22: 582-585. doi: 10.1016 / S0161-4754 (99) 70018-7. [PubMed] [Referencia cruzada]
Hernández-Reif M, Martínez A, campo T, Quintero O, Hart S, Burman I. Los síntomas premenstruales se alivian con la terapia de masaje. J Psychosom Obstet Gynaecol. 2000; 21: 9-15. doi: 10.3109 / 01674820009075603. [PubMed] [Referencia cruzada]
Oleson T, Flocco W. Estudio controlado aleatorizado de los síntomas premenstruales tratados con reflexología de los oídos, las manos y los pies. Obstet Gynecol. 1993; 82: 906-911. [PubMed]
Reventlow SD, Hvas L, Malterud K. Visibilizar el cuerpo invisible. Exploraciones óseas, osteoporosis y experiencias corporales femeninas. Soc Sci Med. 2006; 62: 2720-2731. doi: 10.1016 / j.socscimed.2005.11.009. [PubMed] [Referencia cruzada]
Barnett AG, Pols JC van der, Dobson AJ. Regresión a la media: qué es y cómo lidiar con eso. Int J Epidemiol. 2005; 34: 215-220. doi: 10.1093 / ije / dyh299. [PubMed] [Referencia cruzada]
Kaptchuk TJ. El efecto placebo en la medicina alternativa: ¿puede la realización de un ritual de curación tener significación clínica? Ann Intern Med. 2002; 136: 817-825. [PubMed]
Sox HC Jr, Margulies I, Sox CH. Efectos psicológicamente mediados de pruebas de diagnóstico. Ann Intern Med. 1981; 95: 680-685. [PubMed]
Kaptchuk TJ. Potente placebo: el lado oscuro del ensayo controlado aleatorizado. La lanceta. 1998; 351: 1722-1725. doi: 10.1016 / S0140-6736 (97) 10111-8. [PubMed] [Referencia cruzada]
Kelley JM, Lembo AJ, Ablon JS, Villanueva JJ, Conboy LA, Levy R. Influencias del paciente y el practicante sobre el efecto Placebo en el síndrome del intestino irritable. Psychosom Med. 2009; 71: 789-797. doi: 10.1097 / PSY.0b013e3181acee12. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Kaptchuk TJ, Stason WB, Davis RB, Legedza AR, Schnyer RN, Kerr CE. Suplemento ficticio v pastilla inerte: ensayo aleatorizado controlado de dos tratamientos con placebo. BMJ. 2006; 332: 391-397. doi: 10.1136 / bmj.38726.603310.55. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Oths K. Comunicación en una clínica de quiropráctica: cómo una DC trata a sus pacientes. Cult Med Psychiatry. 1994; 18: 83-113. doi: 10.1007 / BF01384878. [PubMed] [Referencia cruzada]
Adler HM, Hammett VB. La relación médico-paciente revisitada. Un análisis del efecto placebo Ann Intern Med. 1973; 78: 595-598. [PubMed]
Novack DH. Aspectos terapéuticos del encuentro clínico. J Gen Intern Med. 1987; 2: 346-355. doi: 10.1007 / BF02596174. [PubMed] [Referencia cruzada]
De Vries R, Lemmens T. La configuración social y cultural de la evidencia médica: estudios de casos de la investigación farmacéutica y la ciencia obstétrica. Soc Sci Med. 2006; 62: 2694-2706. doi: 10.1016 / j.socscimed.2005.11.026. [PubMed] [Referencia cruzada]
Verhoef MJ, Lewith G, Ritenbaugh C, Boon H, Fleishman S, Leis A. Investigación de sistemas completos de medicina complementaria y alternativa: más allá de la identificación de insuficiencias del ECA. Complemento Ther Med. 2005; 13: 206-212. doi: 10.1016 / j.ctim.2005.05.001. [PubMed] [Referencia cruzada]
Antman K, Lagakos S, Drazen J. Diseño y financiación de ensayos clínicos de nuevas terapias. N Engl J Med. 2001; 344: 762-763. doi: 10.1056 / NEJM200103083441010. [PubMed] [Referencia cruzada]
Hoffer LJ. Prueba contra plausibilidad: reglas de compromiso para la lucha para evaluar terapias alternativas contra el cáncer. CMAJ. 2001; 164: 351-353. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
Khalsa PS, Eberhart A, Cotler A, Nahin R. La conferencia 2005 sobre la biología de las terapias manuales. J Manipulative Physiol Ther. 2006; 29: 341 – 346. doi: 10.1016 / j.jmpt.2006.04.002. [PubMed] [Cross Ref]
Rubinstein SM. Eventos adversos posteriores a la atención quiropráctica para sujetos con dolor de cuello o espalda baja: ¿los beneficios superan los riesgos? J Manipulative Physiol Ther. 2008; 31: 461-464. doi: 10.1016 / j.jmpt.2008.06.001. [PubMed] [Referencia cruzada]
Ernst E. Efectos adversos de la manipulación espinal: una revisión sistemática. JR Soc Med. 2007; 100: 330-338. doi: 10.1258 / jrsm.100.7.330. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Rubinstein SM, Peerdeman SM, van Tulder MW, Riphagen I, Haldeman S. Una revisión sistemática de los factores de riesgo para la disección de la arteria cervical. Carrera. 2005; 36: 1575-1580. doi: 10.1161 / 01.STR.0000169919.73219.30. [PubMed] [Referencia cruzada]
Michaeli A. Una ocurrencia informada y la naturaleza de las complicaciones después de la fisioterapia manipulativa en South Afrika. Aust Physiother. 1993; 39: 309-315. [PubMed]
Haldeman S, Carey P, Townsend M, Papadopoulos C. Disecciones arteriales después de la manipulación cervical: la experiencia quiropráctica. CMAJ. 2001; 165: 905-906. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
Cassidy JD, Boyle E, Cote P, He Y, Hogg-Johnson S, Silver F. Riesgo de apoplejía vertebrobasilar y atención quiropráctica: resultados de un estudio de caso-control basado en la población y estudio de casos cruzados. Espina. 2008; 33: S176-S183. doi: 10.1097 / BRS.0b013e3181644600. [PubMed] [Referencia cruzada]
Hurwitz EL, Morgenstern H, Vassilaki M, Chiang LM. Reacciones adversas al tratamiento quiropráctico y sus efectos sobre la satisfacción y los resultados clínicos entre los pacientes incluidos en el Estudio de dolor de cuello de UCLA. J Manipulative Physiol Ther. 2004; 27: 16 – 25. doi: 10.1016 / j.jmpt.2003.11.002. [PubMed] [Cross Ref]
Hurwitz EL, Morgenstern H, Vassilaki M, Chiang LM. Frecuencia y predictores clínicos de reacciones adversas a la atención quiropráctica en el estudio de dolor de cuello UCLA. Espina. 2005; 30: 1477-1484. doi: 10.1097 / 01.brs.0000167821.39373.c1. [PubMed] [Referencia cruzada]
Assendelft WJ, Bouter LM, Knipschild PG. Complicaciones de la manipulación espinal: una revisión exhaustiva de la literatura. J Fam Pract. 1996; 42: 475-480. [PubMed]
Instituto para la Mejora de Sistemas Clínicos. Pautas de atención médica de ICSI: evaluación y tratamiento del dolor crónico. Instituto para la Mejora de Sistemas Clínicos; 2005. pp. 1-77.
Haldeman S, Rubinstein SM. Síndrome de Cauda equina en pacientes sometidos a manipulación de la columna lumbar. Espina. 1992; 17: 1469 – 1473. doi: 10.1097 / 00007632-199212000-00005. [PubMed] [Cross Ref]
Vohra S, Johnston BC, Cramer K, Humphreys K. Eventos adversos asociados con la manipulación espinal pediátrica: una revisión sistemática. Pediatría. 2007; 119: e275 – e283. doi: 10.1542 / peds.2006-1392. [PubMed] [Cross Ref]
Stevinson C, Honan W, Cooke B, Ernst E. complicaciones neurológicas de la manipulación de la columna cervical. JR Soc Med. 2001; 94: 107-110. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
Nissen SE. Medicamentos para el TDAH y riesgo cardiovascular. N Engl J Med. 2006; 354: 1445-1448. doi: 10.1056 / NEJMp068049. [PubMed] [Referencia cruzada]
Adams D, Amernic H, Humphreys K. Una encuesta sobre el conocimiento, las actitudes y el comportamiento de los profesionales de medicina complementaria y alternativa con respecto a los niños en su práctica. San Francisco, CA; pag. 206.
Moher D, Pham B, Lawson ML, Klassen TP. La inclusión de informes de ensayos aleatorios publicados en idiomas distintos al inglés en revisiones sistemáticas. Evaluación técnica de la salud. 2003; 7: 1 – 90. [PubMed]
Juni P, Holenstein F, Sterne J, Bartlett C, Egger M. Dirección e impacto del sesgo del lenguaje en los metanálisis de ensayos controlados: estudio empírico. Int J Epidemiol. 2002; 31: 115-123. doi: 10.1093 / ije / 31.1.115. [PubMed] [Referencia cruzada]
Galandi D, Schwarzer G, Antes G. La desaparición del ensayo controlado aleatorio: estudio bibliométrico de la literatura de atención médica en idioma alemán, 1948 a 2004. BMC Med Res Methodol. 2006; 6: 30. doi: 10.1186 / 1471-2288-6-30. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
Moher D, Tetzlaff J, Tricco AC, Sampson M, Altman DG. Epidemiología y características de los informes de revisiones sistemáticas. PLoS Med. 2007; 4: e78. doi: 10.1371 / journal.pmed.0040078. [Artículo libre de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]

Publicaciones recientes

Algunas maneras de manejar el dolor de espalda crónico durante el verano

El dolor de espalda crónico no tiene que arruinar la temporada de verano. El mejor enfoque es ... Leer más

26 de junio de 2020

Salud y bienestar: salud ósea

Para tener una salud ósea adecuada, se necesita mucho enfoque y ... Leer más

26 de junio de 2020

Tirantes de cuello, collares cervicales: tipos de refuerzos espinales

Una persona puede necesitar usar un collarín o collarín cervical después de la columna cervical ... Leer más

25 de junio de 2020

Salud y bienestar: estrés oxidativo

El estrés oxidativo representa un desequilibrio en el cuerpo. Este desequilibrio es entre especies reactivas de oxígeno ... Leer más

24 de junio de 2020

La meningitis espinal puede afectar la columna vertebral: qué saber

La meningitis espinal no solo afecta el cerebro. La mayoría piensa en la meningitis como un cerebro ... Leer más

24 de junio de 2020