¿Qué es el dolor neuropático? | El Paso, TX Doctor Of Chiropractic
Dr. Alex Jimenez, Quiropráctico de El Paso
Espero que hayan disfrutado de nuestras publicaciones en varios temas relacionados con la salud, la nutrición y las lesiones. Por favor, no dude en llamarnos o llamarme si tiene preguntas cuando surja la necesidad de buscar atención. Llame a la oficina oa mí mismo. Oficina 915-850-0900 - Móvil 915-540-8444 Saludos. Dr. J

¿Qué es el dolor neuropático?

Cuando el sistema sensorial se ve afectado por una lesión o enfermedad, los nervios dentro de ese sistema no pueden funcionar adecuadamente para transmitir sensaciones y sentimientos al cerebro. Esto frecuentemente contribuye a una sensación de entumecimiento o falta de sensación. Sin embargo, en ciertos casos, cuando se daña este sistema, las personas pueden experimentar dolor en el área afectada.

El dolor neuropático no comienza abruptamente o se resuelve rápidamente; es un dolor crónico condición que conduce a síntomas de dolor persistentes. Para la mayoría de las personas, la intensidad de sus síntomas puede aumentar y disminuir a lo largo del día. Aunque se supone que el dolor neuropático se relaciona con problemas de salud del nervio periférico, como la neuropatía causada por la diabetes o la estenosis espinal, las lesiones del cerebro o la médula espinal también pueden provocar dolor neuropático crónico. El dolor neuropático también se conoce como dolor nervioso.

El dolor neuropático puede contrastarse con el dolor nociceptivo. El dolor neuropático no se desarrolla en ninguna circunstancia específica o estímulo externo, sino que los síntomas ocurren simplemente porque el sistema nervioso puede no funcionar en consecuencia. Como cuestión de hecho, las personas también pueden experimentar dolor neuropático, incluso cuando la parte del cuerpo dolorida o lesionada no está realmente allí. Esta condición se llama dolor fantasma de las extremidades, que puede ocurrir en personas después de haber tenido una amputación.

El dolor nociceptivo generalmente es agudo y se desarrolla en respuesta a una circunstancia específica, como cuando alguien experimenta una lesión repentina, como martillear un dedo con un martillo o tropezarse con un dedo del pie cuando camina descalzo. Además, el dolor nociceptivo tiende a desaparecer una vez que el sitio afectado sana. El cuerpo contiene células nerviosas especializadas, conocidas como nociceptores, que detectan estímulos nocivos que podrían dañar el cuerpo, como calor o frío extremos, presión, pellizcos y exposición a sustancias químicas. Estas señales de advertencia se pasan a lo largo del sistema nervioso al cerebro, lo que resulta en dolor nociceptivo.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el dolor neuropático?

Cualquier cosa que contribuya a la falta de función dentro del sistema nervioso sensorial puede provocar dolor neuropático. Como tal, los problemas de salud del nervio del síndrome del túnel carpiano, o condiciones similares, en última instancia pueden desencadenar dolor neuropático. El trauma, que produce una lesión nerviosa, puede provocar dolor neuropático. Otras afecciones que pueden predisponer a las personas a desarrollar dolor neuropático incluyen: diabetes, deficiencias vitamínicas, cáncer, VIH, apoplejía, esclerosis múltiple, herpes zóster e incluso algunos tratamientos contra el cáncer.

¿Cuáles son las causas del dolor neuropático?

Hay muchas causas por las que las personas pueden desarrollar dolor neuropático. Pero a nivel celular, una explicación es una mayor liberación de ciertos receptores que indican dolor, junto con una capacidad disminuida de los nervios para modular estas señales, lo que provoca la sensación de dolor que se origina en la región afectada. Además, en la médula espinal, la región que ejerce signos dolorosos se reorganiza con los cambios correspondientes en las hormonas y la pérdida de los cuerpos móviles que funcionan normalmente. Esas alteraciones resultan en la percepción de dolor en ausencia de estimulación externa. En el cerebro, la capacidad de bloquear el dolor puede verse afectada después de una lesión, como un accidente cerebrovascular o trauma de una lesión. A medida que pasa el tiempo, ocurre un daño celular adicional y la sensación de dolor continúa. El dolor neuropático también está relacionado con la diabetes, la ingesta crónica de alcohol, ciertos cánceres, la deficiencia de vitamina B, enfermedades, otras enfermedades relacionadas con los nervios, toxinas y medicamentos específicos.

¿Cuáles son los síntomas del dolor neuropático?

Al contrario de otras afecciones neurológicas, la identificación del dolor neuropático puede ser un desafío. Sin embargo, varias señales objetivas, si las hay, pueden estar presentes. Los profesionales de la salud deben descifrar y traducir una variedad de palabras que usan los pacientes para describir su dolor. Los pacientes pueden describir sus síntomas como agudos, sordos, calientes, fríos, sensibles, con comezón, profundos, punzantes, ardientes, entre una variedad de otros términos descriptivos. Además, algunos pacientes pueden experimentar dolor a través del tacto ligero o la presión.

En un esfuerzo por ayudar a identificar cuánto dolor podrían sufrir los pacientes, a menudo se usan diferentes escalas. Se les pide a los pacientes que califiquen su dolor según una escala visual o un gráfico numérico. Existen muchos ejemplos de escalas de dolor, como la que se muestra a continuación. A menudo, las imágenes de rostros que representan una variedad de niveles de dolor pueden ser útiles cuando las personas tienen dificultades para describir la cantidad de dolor que están experimentando.

Escala VAS para diagrama de dolor | El Quiropráctico El Paso, TX

Dolor crónico y salud mental

Para muchos, el impacto del dolor crónico puede no estar limitado al dolor; también puede influir negativamente en su estado mental. Nuevos estudios de investigación realizados por científicos de la Universidad de Northwestern en Chicago pueden explicar por qué las personas que tienen dolor crónico también sufren problemas de salud aparentemente no relacionados, como depresión, estrés, falta de sueño y dificultad para concentrarse.

La evaluación demostró que las personas con dolor crónico muestran diferentes regiones del cerebro que siempre están activas, más específicamente, el área asociada con el estado de ánimo y la atención. Esta acción continua reconecta las conexiones nerviosas del cerebro y deja a los pacientes con dolor crónico en mayor riesgo de problemas psicológicos. Los investigadores sugirieron que recibir señales de dolor constantemente podría resultar en un recableado mental que afecta negativamente la mente. El cableado obliga a sus cerebros a dedicar recursos mentales de manera diferente para hacer frente a las tareas cotidianas, desde las matemáticas, a recordar una lista de compras, a sentirse feliz.

La conexión dolor-cerebro ha sido bien documentada, al menos de forma anecdótica, y muchos profesionales de la salud afirman haber visto de primera mano la forma en que el estado mental del paciente puede ir cuesta abajo cuando sufren dolor crónico. Conceptos erróneos sobre la conexión dolor-cerebro pueden haber surgido de la falta de evidencia de que el dolor tenga una influencia medible y duradera en el cerebro. Los investigadores esperan que con investigaciones adicionales sobre los mecanismos de cómo el dolor crónico hace que las personas sean más susceptibles a los trastornos del estado de ánimo, las personas tendrán la capacidad de administrar mejor su bienestar general.

Cultura y dolor crónico

Muchas cosas contribuyen a la forma en que experimentamos y expresamos dolor, sin embargo, los investigadores también sugirieron recientemente que la cultura se relaciona directamente con la expresión del dolor. Nuestra educación y nuestros valores sociales afectan cómo expresamos el dolor y también su propia naturaleza, intensidad y duración. Sin embargo, estas variables no son tan obvias como los valores sociopsicológicos, como la edad y el sexo.

La investigación indica que el dolor crónico es un proceso multifacético y la interacción simultánea entre fisiopatología, factores cognitivos, afectivos, conductuales y socioculturales se suman a lo que se conoce como la experiencia del dolor crónico. Se ha descubierto que el dolor crónico se experimenta de manera diferente entre pacientes de diversas culturas y etnias.

Algunas culturas fomentan la expresión del dolor, particularmente en el sur del Mediterráneo y Medio Oriente. Otras personas lo suprimen, como en las muchas lecciones para nuestros hijos sobre comportarse valientemente y no llorar. El dolor se reconoce como parte de la experiencia humana. Somos propensos a suponer que la comunicación sobre el dolor cruzará sin problemas las fronteras culturales. Pero las personas con dolor están sujetas a los modales que sus civilizaciones les han enseñado a experimentar y expresar el dolor.

Tanto los individuos con dolor como los profesionales de la salud experimentan dificultades para comunicar el dolor a través de las fronteras étnicas. En un asunto como el dolor, donde la comunicación efectiva puede tener implicaciones de largo alcance para la atención médica, la calidad de vida y la supervivencia potencial, el papel de la cultura en la comunicación del dolor sigue siendo subestimado. El dolor persistente es un encuentro multidimensional y compuesto formado por el entrelazamiento y el influjo de factores biológicos y psicosociales. Conocer la culminación de estos factores es fundamental para comprender las diferencias de su manifestación y gestión.

¿Cómo se diagnostica el dolor neuropático?

El diagnóstico de dolor neuropático se basa en una evaluación adicional de la historia de un individuo. Si se sospecha daño nervioso subyacente, entonces el análisis de los nervios junto con las pruebas puede estar justificado. El medio más común para evaluar si un nervio está lesionado es usar un medicamento electrodiagnóstico. Esta subespecialidad médica utiliza técnicas de estudios de conducción nerviosa con electromicelografía (NCS / EMG). La evaluación clínica puede mostrar evidencia de pérdida de trabajo, y puede incluir la evaluación del tacto ligero, la capacidad de diferenciar el dolor agudo del sordo y la capacidad de discernir la temperatura, así como la evaluación de la vibración.

Después de que se completa un examen clínico exhaustivo, se puede planificar el análisis electrodiagnóstico. Estos estudios son realizados por neurólogos y fisiatras especialmente capacitados. Si se sospecha neuropatía, se debe realizar una búsqueda de causas reversibles. Esto puede incluir la función de la sangre para las deficiencias de vitaminas o problemas de tiroides, y estudios de imágenes para excluir una lesión estructural que afecta la médula espinal. Dependiendo de los resultados de esta prueba, podría haber un medio para disminuir la intensidad de la neuropatía y posiblemente reducir el dolor que sufre un paciente.

Lamentablemente, en muchas condiciones, incluso un buen control de la causa subyacente de la neuropatía no puede revertir el dolor neuropático. Esto se ve comúnmente en pacientes con neuropatía diabética. En raras ocasiones, puede haber signos de cambios en el patrón de crecimiento de la piel y el cabello en una región afectada. Estas alteraciones pueden estar asociadas con cambios en la transpiración. Si está presente, estos cambios pueden ayudar a identificar la posible presencia de dolor neuropático relacionado con una afección conocida como síndrome de dolor regional complejo.

Dr-Jimenez_White-Coat_01.png

Información del Dr. Alex Jiménez

El dolor neuropático es una condición de dolor crónico que generalmente se asocia con daño directo o lesión del sistema nervioso o los nervios. Este tipo de dolor es diferente del dolor nociceptivo o la sensación típica de dolor. El dolor nociceptivo es una sensación aguda o repentina de dolor que hace que el sistema nervioso envíe señales de dolor inmediatamente después del trauma. Sin embargo, con el dolor neuropático, los pacientes pueden experimentar disparos, dolor ardiente sin ningún daño o lesión directa. Comprender las posibles causas del dolor neuropático del paciente frente a cualquier otro tipo de dolor puede ayudar a los profesionales de la salud a encontrar mejores formas de tratar las afecciones del dolor crónico.

¿Cuál es el tratamiento para el dolor neuropático?

Se usan varios medicamentos en un intento de tratar el dolor neuropático. La mayoría de estos medicamentos se utilizan fuera de etiqueta, lo que significa que el medicamento fue aprobado por la FDA para tratar diferentes afecciones y luego se reconoció como una ventaja para tratar el dolor neuropático. Los antidepresivos tricíclicos, como amitriptilina, nortriptilina y desipramina, se han prescrito para el tratamiento del dolor neuropático durante varios años.

Algunas personas encuentran que estas pueden ser muy efectivas para aliviarlas. Se ha demostrado que otros tipos de antidepresivos ofrecen cierto alivio. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, o ISRS, como paroxetina y citalopram, y otros antidepresivos, como la venlafaxina y el bupropión, se han utilizado en ciertos pacientes. Otro tratamiento frecuente del dolor neuropático incorpora medicamentos anticonvulsivos, que incluyen carbamazepina, fenitoína, gabapentina, lamotrigina y otros.

En los casos agudos de neuropatía dolorosa que no responden a los intermediarios de primera línea, los fármacos que se utilizan habitualmente para tratar las arritmias cardíacas pueden ser beneficiosos; sin embargo, estos pueden provocar efectos secundarios significativos y, a menudo, deben vigilarse de cerca. Los medicamentos aplicados directamente sobre la piel pueden ofrecer beneficios modestos a perceptibles para algunos pacientes. Las formas comúnmente usadas incluyen lidocaína (en parche o tipo de gel) o capsaicina.

El tratamiento del dolor neuropático depende de la causa subyacente. Si la causa es reversible, los nervios periféricos pueden regenerarse y el dolor disminuirá; sin embargo, esta reducción en el dolor puede tomar de varios meses a años. Varias otras opciones de tratamiento alternativo, incluida la atención quiropráctica y la terapia física, también pueden utilizarse para ayudar a aliviar la tensión y el estrés a lo largo de los nervios, lo que finalmente ayuda a mejorar los síntomas dolorosos.

¿Cuál es el pronóstico del dolor neuropático?

Muchas personas con dolor neuropático pueden obtener alguna medida de ayuda, incluso cuando el dolor persiste. Aunque el dolor neuropático no es peligroso para un paciente, la presencia de dolor crónico puede afectar negativamente la calidad de vida. Los pacientes con dolor nervioso crónico pueden sufrir de falta de sueño o trastornos del estado de ánimo, como depresión, ansiedad y estrés, como se mencionó anteriormente. Debido a la alopecia inherente y la falta de retroalimentación sensorial, los pacientes corren el riesgo de desarrollar una lesión o infección o, sin saberlo, causar una escalada de una lesión presente. Por lo tanto, es esencial buscar atención médica inmediata y seguir pautas específicas dirigidas por un profesional de la salud para mayor seguridad y precaución.

¿Se puede prevenir el dolor neuropático?

La mejor manera de prevenir el dolor neuropático es evitar el desarrollo o la progresión de la neuropatía. Monitoreo y cambio de opciones de estilo de vida, incluida la restricción del consumo de alcohol y tabaco; mantener un peso saludable para disminuir la posibilidad de diabetes, enfermedad articular degenerativa o accidente cerebrovascular; y tener una gran forma ergonómica en el trabajo o al practicar pasatiempos para reducir el riesgo de lesiones por estrés repetitivo son estrategias para disminuir la probabilidad de desarrollar neuropatía y un posible dolor neuropático. Asegúrese de buscar atención médica inmediata en caso de cualquier síntoma asociado con dolor neuropático para proceder con el enfoque de tratamiento más apropiado. El alcance de nuestra información se limita a la quiropráctica, así como a las lesiones y afecciones de la columna. Para discutir el tema, no dude en preguntar al Dr. Jiménez o comuníquese con nosotros al 915-850-0900 .

Comisariada por el Dr. Alex Jiménez

Green-Call-Now-Button-24H-150x150-2-3.png

Temas adicionales: Dolor de espalda

El dolor de espalda es una de las causas más frecuentes de discapacidad y días perdidos en el trabajo en todo el mundo. Como cuestión de hecho, el dolor de espalda se ha atribuido como la segunda razón más común para las visitas al consultorio médico, superado en número solo por las infecciones de las vías respiratorias superiores. Aproximadamente el 80% de la población experimentará algún tipo de dolor de espalda al menos una vez a lo largo de su vida. La columna vertebral es una estructura compleja compuesta por huesos, articulaciones, ligamentos y músculos, entre otros tejidos blandos. Debido a esto, lesiones y / o condiciones agravadas, como hernias discales, eventualmente puede conducir a síntomas de dolor de espalda. Las lesiones deportivas o las lesiones por accidentes automovilísticos suelen ser la causa más frecuente de dolor de espalda; sin embargo, a veces los movimientos más simples pueden tener resultados dolorosos. Afortunadamente, las opciones de tratamiento alternativo, como la atención quiropráctica, pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda mediante el uso de ajustes espinales y manipulaciones manuales, mejorando finalmente el alivio del dolor.

blog de imágenes de Repartidor de dibujos animados gran noticia

TEMA EXTRA IMPORTANTE: Manejo del dolor de espalda

MÁS TEMAS: EXTRA EXTRA: El Paso, TX | Tratamiento del dolor crónico