Comparte

El traumatismo espinal consiste en fracturas de columna, o fracturas vertebrales y lesiones de la médula espinal. Aproximadamente, se informan casos de trauma espinal 12,000 en los Estados Unidos cada año. Si bien las causas más frecuentes de lesiones de la médula espinal y fracturas de columna son los accidentes automovilísticos y las caídas, los traumatismos espinales también se pueden atribuir a agresiones, lesiones deportivas y accidentes relacionados con el trabajo. El diagnóstico de trauma espinal incluye imágenes y evaluación de la función nerviosa, como reflejo, motor y sensación. El siguiente artículo analiza el papel de la radiología de emergencia en el trauma espinal. La atención quiropráctica puede ayudar a proporcionar evaluaciones de diagnóstico para el trauma espinal.

Abstract

El traumatismo espinal es una lesión muy frecuente con diferente gravedad y pronóstico que varía desde un estado asintomático hasta una disfunción neurológica temporal, un déficit focal o un evento fatal. Las principales causas del trauma espinal son la caída de alta y baja energía, los accidentes de tráfico, el deporte y el impacto contundente. El radiólogo tiene un papel de gran responsabilidad para establecer la presencia o ausencia de lesiones, definir las características, evaluar la influencia pronóstica y, por lo tanto, el tratamiento. Las imágenes tienen un papel importante en el tratamiento del trauma espinal. El objetivo de este trabajo fue describir: incidencia y tipo de fractura vertebral; indicación de imágenes y guías para trauma cervical; indicación de imágenes y guías para trauma toracolumbar; indicación de CT multidetector para la columna traumática; Indicación de RM y protocolo para la columna traumática.

Introducción

El trauma de la columna vertebral tiene un gran peso en el presupuesto del desarrollo social y económico de nuestra sociedad. En los EE. UU., Se estiman casos 15-40 por millón de poblaciones con casos 12,000 de paraplejia cada año, muertes 4000 antes del ingreso y muertes 1000 durante la hospitalización. La población adulta joven es la más frecuentemente involucrada en accidentes de tránsito, seguida por los que se encuentran en el hogar y en el trabajo, con una prevalencia de caídas por lesiones deportivas y de alto nivel. 1

Las imágenes tienen un papel importante en el tratamiento del trauma espinal. El manejo rápido y adecuado de los pacientes con trauma, desde el diagnóstico hasta la terapia, puede significar la reducción del daño neurológico de vital importancia para el futuro del paciente. Los radiólogos tienen un papel de gran responsabilidad para establecer la presencia o ausencia de lesiones, definir las características, evaluar la influencia pronóstica y, por lo tanto, el tratamiento.

El objetivo de este trabajo fue describir:

  • incidencia y tipo de fractura vertebral
  • indicación de imágenes y pautas para el trauma cervical
  • indicación de imágenes y pautas para el trauma toracolumbar
  • patrón de TC multidetector (TCMD) para la columna vertebral traumática
  • Patrón de resonancia magnética para la columna traumática.

El traumatismo espinal, incluidas las fracturas de la columna vertebral y las lesiones de la médula espinal, representan aproximadamente el 3 por ciento al 6 por ciento de todas las lesiones esqueléticas. Las evaluaciones diagnósticas son fundamentales para el diagnóstico complejo del trauma espinal. Si bien la radiografía simple es la modalidad de diagnóstico inicial utilizada para las fracturas de la columna vertebral y / o las lesiones de la médula espinal, las tomografías computarizadas y la resonancia magnética también pueden ayudar con el diagnóstico. Como oficina de atención quiropráctica, podemos ofrecer evaluaciones de diagnóstico, como radiografías, para ayudar a determinar el mejor tratamiento.

Dr. Alex Jimenez DC, CCST

Administración e identificación de fracturas vertebrales Indicación y evaluación

El fundamento de las imágenes en trauma espinal es:

  • Para diagnosticar la anormalidad traumática y caracterizar el tipo de lesión.
  • Estimar la gravedad, la posible inestabilidad espinal o la estabilidad dañada con o sin lesión neurológica asociada, a fin de evitar el empeoramiento neurológico con el problema médico legal.
  • Para evaluar el estado de la médula espinal y las estructuras circundantes (MR es la técnica estándar de oro).

La evaluación clínica con diferentes especialidades-medicina de emergencia, cirugía de trauma, ortopedia, neurocirugía y radiología o neurorradiología-y la información de trauma es el punto clave más importante para decidir cuándo y qué tipo de técnica de imagen se indica.2

Una pregunta común en pacientes con traumatismo de la columna vertebral es: ¿existe todavía un rol para la radiografía de película simple en comparación con la TC?

Con el fin de aclarar cuándo y qué es más apropiado para el trauma espinal, se publicaron diferentes guías que distinguen el nivel cervical y el toracolumbar.

Trauma espinal cervical: indicación estándar de rayos X y TC multidetector

Para el nivel cervical, persiste la controversia con respecto al método más eficiente y efectivo entre las radiografías estándar cervicales con tres proyecciones de película (vista anteroposterior y lateral más visión de odontoides de boca abierta) y TCMD.

La radiografía generalmente se reserva para evaluar a los pacientes con sospecha de lesión de la columna cervical y aquellos con lesiones de las áreas torácica y lumbar donde la sospecha de lesión es baja. A pesar de la ausencia de un ensayo controlado aleatorio y gracias a la alta calidad y el rendimiento de la TCMD y su posprocesamiento (reconstrucción multiplanar y representación tridimensional del volumen), la superioridad de la TC cervical (CCT) en comparación con la radiografía estándar cervical para La detección de lesión de la columna cervical clínicamente significativa está bien demostrada.

Figura 1. (Alabama). Un varón de 20 años involucrado en un accidente de moto. La TC multidetector con reconstrucciones multiplanares reformadas y tridimensionales (a-d) mostró fractura traumática de C6 con espondilolistesis posterior traumática grado III con compresión de la médula espinal. La resonancia magnética (e-h) confirmó la fractura traumática de C6 con espondilolistesis posterior traumática grado III con compresión severa de la médula espinal. El control de IRM del tratamiento posquirúrgico (i-l) mostró la alineación sagital del nivel cervical y la alteración grave de la señal de hiperintensidad de la médula espinal desde C3 a T1.

Para reducir la exposición del paciente a la radiación, es importante determinar y seleccionar pacientes que necesitan imágenes y aquellos que no lo hacen, a través de la evaluación clínica y la probabilidad de lesión de la columna cervical, utilizando solo la TCMD para el paciente apropiado ya que es más costoso detección efectiva. 3

En primer lugar, es necesario distinguir el tipo de trauma:

  • trauma menor (paciente estable, mentalmente alerta, no bajo la influencia del alcohol u otras drogas y que no tiene antecedentes o hallazgos físicos que sugieran una lesión en el cuello)
  • trauma mayor y severo (multitrauma, paciente inestable con una disfunción neurológica temporaria simple, con déficit neurológico focal o con un historial o mecanismo de lesión suficiente para haber excedido el rango fisiológico de movimiento).

En segundo lugar, es importante establecer si existen factores de riesgo de trauma, como:

  • violencia del trauma: caída de alta energía (alto riesgo) o caída de baja energía (bajo riesgo)
  • edad del paciente: <5años de edad,> 65 años de edad
  • lesiones asociadas: cabeza, tórax, abdomen (multitrauma), etc.
  • signos clínicos: Glasgow Coma Scale (GCS), déficit neurológico, deformación vertebral.

Combinando estos elementos, los pacientes se pueden dividir en "bajo
riesgo "y" alto riesgo "de lesión cervical.

El primer grupo consiste en pacientes que están despiertos (GCS 15), alerta, cooperativos y no intoxicados sin ninguna lesión que los distraiga.

El segundo grupo consiste en pacientes inconscientes, sedados, intoxicados o no cooperativos o aquellos con una lesión distractora o un estado mental alterado (GCS, 15) con un 5% de posibilidades de lesiones en la columna cervical.3,4

CCT tiene una indicación más amplia que los rayos X para pacientes con un riesgo muy alto de lesión de la columna cervical (traumatismo mayor o multitrauma). No hay evidencia que sugiera TCC en lugar de rayos X para un paciente con bajo riesgo de lesión de la columna cervical. 5

Figura 2. (a-g). Un varón de 30 años involucrado en un accidente de moto. La TC multidetector con reconstrucciones multiplanares reformadas y tridimensionales (a-d) mostró una fractura por estallido traumática de L1 (clase Magerl de tipo A2) con luxación del fragmento óseo posterior en el canal espinal. La resonancia magnética (e-g) confirmó la fractura por estallido de L1 con compresión moderada de la médula espinal.
Figura 3. (a-d) Varón de 50 que estuvo involucrado en un accidente de motocicleta con síntomas agudos de compresión de la médula espinal durante el tratamiento anticoagulante. La resonancia magnética mostró una lesión hemorrágica aguda en el espacio epidural posterior C2-C4, hipointensa en T1 sagital ponderada (a) e hiperintensa en T2 ponderada (b) con compresión y dislocación de la médula espinal en T2 axial * (c) y T2 ponderado (d )

En 2000, el estudio de Utilización de Radiografía X de Emergencia Nacional (NEXUS, por sus siglas en inglés), que analiza a los pacientes con 34,069, estableció criterios de bajo riesgo para identificar a los pacientes con baja probabilidad de lesión de la columna cervical, quienes en consecuencia no necesitaron imágenes de la columna cervical. Para cumplir con los criterios de NEXUS, un paciente debe tener las siguientes condiciones:

  1. sin hipersensibilidad en la línea media posterior de la columna cervical
  2. sin déficit neurológico focal
  3. nivel normal de alerta
  4. ninguna evidencia de intoxicación
  5. ninguna lesión dolorosa clínicamente aparente que pueda distraer al paciente del dolor de una lesión de la columna cervical.6

Si todos estos roles están presentes, el paciente no necesita someterse a una radiografía porque tiene una baja posibilidad de tener una lesión en la columna cervical con una sensibilidad de 99% y una especificidad de 12.9% .7

En 2001, el estudio Canadian C-spine rule (CCSR) desarrolló una segunda regla de decisión utilizando el factor de riesgo del trauma: tres criterios de alto riesgo (edad $ 65 años, mecanismo peligroso y parestesias en extremidades), cinco criterios de bajo riesgo (colisión simple del vehículo motorizado, posición sentada en el departamento de emergencia, ambulatorio en cualquier momento, dolor de cuello retrasado y ausencia de sensibilidad de la columna cervical en la línea media) y la capacidad del paciente para rotar activamente el cuello para determinar la necesidad para la radiografía de la columna cervical. En la práctica, si uno de estos factores de riesgo está presente, el paciente debe someterse a una evaluación por imágenes. Por otro lado, si los factores de riesgo no están presentes, se necesita el uso de los criterios NEXUS más una evaluación funcional de la columna cervical (rotación de la columna cervical izquierda y derecha .45 °); si esta evaluación funcional es posible, la obtención de imágenes no es necesaria. Si hay un movimiento cervical incompleto, entonces el paciente debe controlarse con imágenes. Los resultados mostraron los criterios para tener una sensibilidad de hasta 100% y una especificidad de hasta 42.5% .8

Aplicando estos criterios, antes de la proyección de imagen de columna cervical, los autores informan una disminución de aproximadamente 23.9% en el número de CCT negativo y aplicando un criterio de NEXUS más liberal que incluye la presencia o ausencia de dolor, rango de movimiento limitado o dolor de columna posterolateral cervical. informan una disminución de hasta 20.2% en el número de estudios negativos. 2

Si no se pueden aplicar estos criterios clínicos, se debe realizar CCT.

Los traumatismos mayores y severos solicitan un cribado directo de CCT, especialmente porque podría haber lesiones asociadas, de acuerdo con los criterios de alto riesgo desarrollados por Blackmore y Hanson para identificar pacientes con traumatismo con alto riesgo de lesión de la c-espina que se beneficiarían de la TC como la investigación radiológica primaria 9 Figura 1.

Trauma espinal toracolumbar: indicación estándar de rayos X y TC multidetector

Para el nivel toracolumbar, la TCMD es un examen mejor para describir fracturas de columna que la radiografía convencional. Tiene una indicación más amplia en el diagnóstico de pacientes con trauma toracolumbar para evaluación ósea. Es más rápido que los rayos X, más sensible, gracias a la reconstrucción reformada de forma multiplanar o a la reconstrucción del volumen que detecta la fractura cortical pequeña, y la alineación sagital se puede evaluar con una amplia evaluación de segmentos.10

Puede reemplazar a la radiografía convencional y puede realizarse solo en pacientes que han sufrido un traumatismo grave.10

De hecho, las lesiones de la columna toracolumbar se pueden detectar durante el protocolo de TC visceral dirigida a órganos para la lesión traumática contusa.

Figura 4. Una mujer de 55 de un año de edad involucrada en un accidente automovilístico con braquialgia cervical izquierda aguda. La resonancia magnética ponderada con T2 sagital (a) y T2 axial (b) mostró un disco herniado posterolateral postraumático con compresión de la médula espinal y alteración de hiperseñal suave en la médula espinal C3-C4.

Gracias a la tecnología de multidetectores, las imágenes reconstruidas utilizando un algoritmo suave y un campo de visión amplio que cubre todo el abdomen utilizando un protocolo dirigido a órganos viscerales con colimación 1.5-mm son suficientes para la evaluación de fracturas de columna en pacientes con trauma, dado que Las imágenes reformateadas multiplanar se proporcionan sin realizar un nuevo estudio de TC y sin aumentar la dosis de radiación 11. Figura 2.

Con la TCMD no hay información sobre el estado de la médula espinal o la lesión del ligamento o el hematoma epidural agudo; solo puede evaluar el estado del hueso. La lesión de la médula espinal se sospecha solo por los datos clínicos.

CCT se recomienda estrictamente en pacientes afectados por lesiones cerebrovasculares contusas. Ambas lesiones pueden estar estrictamente correlacionadas y generalmente; la administración de medio de contraste para excluir la lesión cerebral hemorrágica y la fractura cervical no son necesarias.10

La resonancia magnética o MRI es una técnica de evaluación de diagnóstico médico utilizada en radiología para crear imágenes de la anatomía y los procesos fisiológicos del cuerpo humano. Junto con la radiografía y las tomografías computarizadas, la resonancia magnética puede ser útil en el diagnóstico de traumatismos espinales, incluidas las fracturas de la columna vertebral y las lesiones de la médula espinal. La resonancia magnética puede no ser necesaria para todos los casos de traumatismo espinal. Sin embargo, podría proporcionar información detallada sobre los otros tejidos blandos de la columna vertebral.

Dr. Alex Jimenez DC, CCST

Trauma espinal y resonancia magnética

Incluso si la MDCT es la primera modalidad de imágenes en un paciente con trauma, la MRI es esencial para la evaluación suave del ligamento, lesión muscular o de la médula espinal, médula espinal, disco, ligamentos y elementos neurales, especialmente utilizando secuencias potenciadas T2 con supresión grasa o Secuencia de recuperación de tau corta T2 (STIR). La MRI de 12 también se usa para clasificar la fractura de estallido, obteniendo información sobre el estado del complejo ligamentoso posterior, un determinante crítico de la indicación quirúrgica incluso si el diagnóstico de lesiones de ligamentos sigue siendo complejo y su grado también se subestima utilizando MRI de campo alto.13

Figura 5. Una mujer de 65-años de edad involucrada en un trauma doméstico con síntomas de la médula espinal. El sagital T1 ponderado (a) y T2 ponderado (b) MRI mostró una traumática T12-L1 contusión medular hipointensa en T1 ponderado e hiperintensa en T2 ponderado.

En el manejo de pacientes con politraumatismo, la TCMM total es necesaria en una condición de emergencia, y la indicación de IRM de la columna vertebral es secundaria al estado clínico del paciente: síndrome de compresión de la médula espinal Figura 3 – 5 Protocolos de RMN recomendados para los pacientes afectados Por lesión medular y traumatismo son los siguientes: 13,14.

  • Sagital T1 ponderado, T2 ponderado y secuencia STIR para la lesión de la médula ósea y la médula espinal o la evaluación de la compresión de la médula espinal debido a un hematoma epidural o una hernia de disco traumática
  • Ecografía gradiente sagital T2 * secuencia para la evaluación de la hemorragia de la médula espinal o en el espacio epidural-subdural
  • Las imágenes ponderadas por difusión sagital son útiles cuando se evalúa la lesión de la médula espinal, se diferencia el citotóxico del edema vasogénico y se ayuda a detectar la hemorragia intramedular. Puede ayudar a evaluar el grado de la médula espinal comprimida.
  • Axial T1 ponderado y T2 secuencia ponderada para la correcta localización de la lesión. Recientemente, para los pacientes afectados por traumatismo cerrado agudo y lesión de la médula espinal cervical, se ha demostrado que la secuencia axial ponderada de T2 es importante para los resultados que predicen traumas. En la imagen axial ponderada de T2, se pueden distinguir cinco patrones de alteración de la señal de la médula espinal intramedular en el epicentro de la lesión. Los valores ordinales que van desde 0 a 4 pueden asignarse a estos patrones como puntajes del Centro de Lesiones Cerebrales y Espinales, que abarcan el espectro de gravedad de la lesión de la médula espinal que se correlaciona con los síntomas neurológicos y la imagen ponderada por IRMX axial T2. Este puntaje mejora en las descripciones de pronóstico actuales basadas en IRM para la lesión de la médula espinal al reflejar patrones funcional y anatómicamente significativos de la anomalía intramedular de la señal de T2 en el plano axial. 15
Figura 6. Una mujer de 20 años de edad involucrada en un trauma doméstico con resistencia al dolor de espalda a la terapia médica. La radiografía antero-posterior-laterolateral estándar (a) no mostró fracturas vertebrales. La resonancia magnética mostró una alteración de la médula ósea en el cuerpo vertebral lumbar hiperintensa en T2 ponderada (T2W) (a), hipointensa en T1 ponderado (T1W) (b) y la recuperación de inversión tau corta (STIR) (c).

La RM también tiene un papel importante en caso de discordancia entre el estado clínico y la TC. En ausencia de fractura vertebral, los pacientes pueden sufrir de dolor de espalda resistente a la terapia médica debido al edema traumático de la médula ósea que se puede detectar utilizando la secuencia STIR en la RMN Figura 6.

En la lesión de la médula espinal sin anomalías radiológicas (SCI-WORA), la RM es la única modalidad de imagen que puede detectar patologías intramedulares o extramedulares o mostrar la ausencia de anomalías en la neuroimagen. 16 SCIWORA se refiere a lesiones espinales, típicamente localizadas en la región cervical, en el ausencia de lesión ósea o ligamentosa identificable en radiografías simples o técnicamente adecuadas, o CT. SCIWORA debe sospecharse en pacientes sometidos a traumatismo cerrado que informan síntomas tempranos o transitorios de déficit neurológico o que tienen hallazgos existentes en la evaluación inicial. 17

Tipo y clasificación de fracturas vertebrales

El fundamento de las imágenes es distinguir el tipo de fractura vertebral en dos grupos:

• fractura por compresión vertebral como fractura del cuerpo vertebral
comprimir la corteza anterior, ahorrando el medio posterior
columnas asociadas o no con cifosis
• ruptura de estallido como fractura conminuta del cuerpo vertebral
que se extiende a través de las placas terminales superior e inferior con cifosis o desplazamiento posterior del hueso hacia el canal. y para distinguir qué tipo de tratamiento necesita el paciente; Mediante la obtención de imágenes, es posible clasificar las fracturas en fracturas estables o inestables, dando una indicación a la terapia conservadora o quirúrgica.

Figura 7. (a-f) Una mujer de 77-años de edad involucrada en un trauma doméstico con resistencia al dolor de espalda a la terapia médica. La TC multidetector (a) no mostró fracturas vertebrales. La resonancia magnética mostró una fractura de Magerl A1 con edema de médula ósea en T12-L1 cuerpo vertebral hipointenso en T1 ponderada (b), hiperintensa en T2 ponderado (c) y recuperación de inversión tau corta (d) tratada con vertebroplastia (e-f).
Figura 8. (a-d) Varón de 47 de un año involucrado en un accidente de moto con resistencia al dolor de espalda a la terapia médica. La resonancia magnética mostró una fractura de Magerl A1 con edema de médula ósea en T12 cuerpo vertebral hipointenso en T1 ponderada (a) hiperintensa en T2 ponderado (b) y recuperación de inversión en tau corta (c) tratada mediante técnica de vertebroplastia vertebral con stent vertebral asistida (d )

Usando MDCT y MRI, gracias a la morfología y la distribución de lesiones, se han utilizado diversos sistemas de clasificación para identificar las lesiones que requieren intervención quirúrgica, distinguiendo entre fracturas estables e inestables y fracturas quirúrgicas y no quirúrgicas.1

Denis propuso el "concepto de tres columnas", dividiendo el segmento espinal en tres partes: columnas anterior, media y posterior. La columna anterior comprende el ligamento longitudinal anterior y la mitad anterior del cuerpo vertebral; la columna del medio comprende la mitad posterior del cuerpo vertebral y el ligamento longitudinal posterior; y la columna posterior comprende los pedículos, las articulaciones facetarias y los ligamentos supraespinosos. Cada columna tiene diferentes contribuciones a la estabilidad, y sus daños pueden afectar la estabilidad de manera diferente. En general, si dos o más de estas columnas están dañadas, la columna vertebral se vuelve inestable. 18

Magerl dividió la fractura por compresión vertebral (FVC) en tres categorías principales de acuerdo con la fuerza del trauma: (a) lesión por compresión, (b) lesión por distracción y (c) lesión por rotación. El tipo A tiene indicación de tratamiento miniinvasivo conservador o no quirúrgico.19

El sistema de puntuación de gravedad y clasificación de lesiones toracolumbares (TLICS) asigna valores numéricos a cada lesión en función de las categorías de morfología de la lesión, integridad del ligamento posterior y afectación neurológica. Los patrones de lesión estables (TLICS, 4) pueden tratarse de forma no operativa con inmovilización con corsé. Los patrones de lesión inestables (TLICS.4) pueden tratarse operativamente con los principios de corrección de deformidad, descompresión neurológica si es necesario y estabilización de la columna vertebral. 20

La clasificación de Aebi se basa en tres grupos principales: A = lesiones aisladas de la columna anterior por compresión axial, B = ruptura del complejo del ligamento posterior por distracción posterior y C = correspondiente al grupo B pero con rotación. Hay una gravedad creciente de A a C, y dentro de cada grupo, la gravedad generalmente aumenta dentro de los subgrupos de 1 a 3. Todas estas patomorfologías están respaldadas por el mecanismo de la lesión, que es responsable de la extensión de la lesión. El tipo de lesión con sus grupos y subgrupos puede sugerir la modalidad de tratamiento. 21

Fractura toracolumbar y procedimiento de aumento vertebral miniinvaso: objetivo de imágenes

Recientemente, se han desarrollado diferentes procedimientos miniinvasivos llamados vertebroplastia de técnica asistida (kifoplastía con balón KP o técnicas de cifoplastia) para obtener alivio del dolor y corrección de la cifosis como tratamiento alternativo para la fractura vertebral no quirúrgica pero sintomática.

El fundamento de estas técnicas es combinar el efecto de consolidación vertebral y analgésico de la vertebroplastia con la restauración de la altura fisiológica del cuerpo vertebral colapsado, reduciendo la deformidad cifótica del cuerpo vertebral, aplicando cemento en el cuerpo vertebral fracturado con un efecto de estabilización vertebral en comparación con la terapia conservadora (reposo en cama y terapia médica) .22

Desde el punto de vista de la intervención, las imágenes tienen un papel importante para la indicación del tratamiento junto con la evaluación clínica. Se recomiendan tanto MDCT como MRI Figura 7 y 8.

De hecho, la MDCT tiene la ventaja de diagnosticar VCF con deformidad de cifosis fácilmente, mientras que la MRI con secuencia STIR es útil para evaluar el edema de médula ósea, un signo importante de dolor de espalda.

Los pacientes afectados por fractura vertebral sin edema de médula ósea en la secuencia STIR no están indicados para el procedimiento de intervención.

Según las imágenes, las fracturas de clasificación Magerl A1 son la principal indicación del tratamiento.

Sin embargo, el tratamiento debe realizarse dentro de las semanas 2-3 a partir de un traumatismo para evitar la respuesta ósea esclerótica: cuanto más jóvenes son las fracturas, mejores son los resultados y más fácil es el tratamiento y el efecto de aumento vertebral. Para excluir la reacción ósea esclerótica, se recomienda CT.

Conclusión

El manejo del trauma espinal sigue siendo complejo. La TCMD tiene una amplia indicación para la evaluación ósea en pacientes afectados por traumatismos graves o en pacientes con alto riesgo de lesión de la columna vertebral. La RM tiene una indicación importante en el caso de lesión de la médula espinal y la ausencia de lesión ósea. La evaluación diagnóstica de los traumatismos espinales, que incluyen radiografías, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas, son fundamentales para el diagnóstico de fracturas de columna vertebral y lesión de la médula espinal para el tratamiento. El alcance de nuestra información se limita a la quiropráctica, así como a las lesiones y afecciones de la columna vertebral. Para discutir el tema, no dude en preguntar al Dr. Jimenez o contáctenos en 915-850-0900 .

Comisariada por el Dr. Alex Jiménez

1. Pneumaticos SG, Triantafyllopoulos GK, Giannoudis PV. Avances en el tratamiento de fracturas toracolumbares: tendencias actuales y direcciones futuras. Lesión 2013; 44: 703-12. doi: 10.1016 / j.injury.2012.12.005
2. Griffith B, Bolton C, Goyal N, Brown ML, Jain R. Exploración de la TC de la columna cervical en un centro de trauma de nivel I: ¿uso excesivo? AJR Am J Roentgenol 2011; 197: 463-7.doi: 10.2214 / AJR.10.5731
3. Hanson JA, Blackmore CC, Mann FA, Wilson AJ. Lesión de la columna cervical: una regla de decisión clínica para identificar pacientes de alto riesgo para la CT helicoidal. AJR Am J Roentgenol 2000; 174: 713-17.
4. Saltzherr TP, Fung Kon Jin PH, Beenen LF, Vandertop WP, Goslings JC. Imágenes de diagnóstico de lesiones de la columna cervical después de un traumatismo cerrado: una revisión de la literatura y una guía práctica. Lesión 2009; 40: 795-800. doi: 10.1016 / j.injury.2009.01.015
5. Holmes JF, Akkinepalli R. Topografía computada versus radiografía simple para detectar la lesión de la columna cervical: un metanálisis. J Trauma 2005; 58: 902-5. doi: 10.1097 / 01. TA.0000162138.36519.2A
6. Hoffman JR, Wolfson AB, Todd K, Mower WR. Radiografía selectiva de la columna cervical en traumatismo cerrado: metodología del Estudio de Utilización de Radiografía de Emergencia Nacional (NEXUS). Ann Emerg Med 1998; 32: 461-9. doi: 10.1016 / S0196-0644 (98) 70176-3
7. Dickinson G, Stiell IG, Schull M, Brison R, Clement CM, Vandemheen KL, y col. Aplicación retrospectiva de los criterios NEXUS de bajo riesgo para la radiografía de la columna cervical en los servicios de urgencias de Canadá. Ann Emerg Med 2004; 43: 507-14. doi: 10.1016 / j. annemergmed.2003.10.036
8. Stiell IG, Wells GA, Vandemheen KL, Clement CM, Lesiuk H, De Maio VJ, et al. La regla canadiense C-spine para radiografía en
pacientes con trauma estable y alerta. JAMA 2001;
286: 1841-8. doi: 10.1001 / jama.286.15.1841 9. Berne JD, Velmahos GC, El-Tawil Q, Demetriades D, Asensio JA, Murray JA, et al. Valor
del escaneo topográfico completo computarizado de hélice cervical para identificar lesiones de la columna cervical en el paciente no evaluado de traumatismo cerrado con lesiones múltiples: un estudio prospectivo. J Trauma 1999; 47: 896-902. doi: 10.1097 / 00005373-199911000-00014
10. Wintermark M, Mouhsine E, Theumann N, Mordasini P, van Melle G, Leyvraz PF, et al. Fracturas de la columna toracolumbar en pacientes que han sufrido traumatismo severo: representación con CT de fila multidetector. Radiología 2003; 227: 681-9. doi: 10.1148 / radiol.2273020592
11. Kim S, Yoon CS, Ryu JA, Lee S, Park YS, Kim SS, et al. Una comparación de las actuaciones diagnósticas de los protocolos viscerales dirigidos a los órganos dirigidos a la médula espinal para la evaluación de las fracturas vertebrales mediante tomografía computarizada de filamentos multidetectores de 16 canales: es una tomografía computarizada dirigida a la columna adicional necesaria para evaluar las fracturas vertebrales toracolumbares en víctimas de trauma contundente? J Trauma 2010; 69: 437-46. doi: 10.1097 / TA.0b013e3181e491d8
12. Pizones J, Castillo E. Evaluación de fracturas toracolumbares agudas: desafíos en la tomografía computarizada multidetector y el valor agregado de la resonancia magnética de emergencia. Semin Musculoskelet Radiol 2013; 17: 389-95. doi: 10.1055 / s- 0033-1356468
13. Emery SE, Pathria MN, Wilber RG, Masaryk T, Bohlman HH. Imagen por resonancia magnética de la lesión del ligamento espinal postraumático. J Spinal Disord 1989; 2: 229-33. doi: 10.1097 / 00002517-198912000-00003
14. Zhang JS, Huan Y. Imágenes de RM ponderadas por difusión multishot en el trauma agudo de la médula espinal. Eur Radiol 2014; 24: 685-92. doi: 10.1007 / s00330-013-3051-3
15. Talbott JF, Whetstone WD, Readdy WJ, Ferguson AR, Bresnahan JC, Saigal R, y col. Puntuación del Centro de Lesión Cerebral y Espinal:
un método novedoso, simple y reproducible para evaluar la gravedad de la lesión aguda de la médula espinal cervical con hallazgos axiales de resonancia magnética nuclear T2. J Neurosurg Spine 2015; 23: 495-504. doi: 10.3171 / 2015.1.SPINE141033
16. Boese CK, Oppermann J, Siewe J, Eysel P, Scheyerer MJ, Lechler PJ. Lesión de médula espinal sin anormalidad radiológica en niños: una revisión sistemática y metaanálisis. Trauma Acute Care Surg 2015; 78: 874-82. doi: 10.1097 / TA.0000000000000579
17. Brown RL, Brunn MA, Garcia VF. Lesiones de la columna cervical en niños: una revisión de
Pacientes 103 tratados consecutivamente en un centro de traumatología pediátrica 1. J Pediatr Surg 2001; 36: 1107-14. doi: 10.1053 / jpsu.2001.25665
18. Denis F. La columna vertebral de tres columnas y su importancia en la clasificación de las lesiones espinales toracolumbares agudas. Columna vertebral (Phila Pa 1976) 1983; 8: 817-31. doi: 10.1097 / 00007632-198311000-00003
19. Magerl F, Aebi M, Gertzbein SD, Harms J, Nazarian S. Una clasificación completa de lesiones torácicas y lumbares. Eur Spine J 1994; 3: 184-201.
20. Patel AA, Dailey A, Brodke DS, Daubs M, Harrop J, Whang PG, et al; Grupo de estudio de trauma de la columna vertebral. Clasificación del trauma de la columna toracolumbar: el sistema de clasificación de lesiones toracolumbares y el puntaje de severidad y ejemplos de casos. J Neurosurg Spine 2009; 10: 201-6. doi: 10.3171 / 2008.12.SPINE08388
21. Aebi M. Clasificación de las fracturas y dislocaciones toracolumbares. Eur Spine J 2010; 19 (Suplente 1): S2-7. doi: 10.1007 / s00586-009-1114-6
22. Muto M, Marcia S, G Guarnieri, Pereira V. Técnicas asistidas para cementoplastia vertebral: ¿por qué deberíamos hacerlo? Eur J Radiol 2015; 84: 783-8. doi: 10.1016 / j.ejrad.2014.04.002

Temas adicionales: dolor de espalda agudo

El dolor de espalda es una de las causas más frecuentes de discapacidad y días perdidos en el trabajo en todo el mundo. El dolor de espalda se atribuye a la segunda razón más común para las visitas al consultorio del médico, superado en número solo por las infecciones de las vías respiratorias superiores. Aproximadamente el 80% de la población experimentará dolor de espalda al menos una vez a lo largo de su vida. La columna vertebral es una estructura compleja compuesta de huesos, articulaciones, ligamentos y músculos, entre otros tejidos blandos. Debido a esto, lesiones y / o condiciones agravadas, como hernias discales, eventualmente puede conducir a síntomas de dolor de espalda. Las lesiones deportivas o las lesiones por accidentes automovilísticos suelen ser la causa más frecuente de dolor de espalda; sin embargo, a veces los movimientos más simples pueden tener resultados dolorosos. Afortunadamente, las opciones de tratamiento alternativo, como la atención quiropráctica, pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda mediante el uso de ajustes espinales y manipulaciones manuales, mejorando finalmente el alivio del dolor.

TEMA EXTRA IMPORTANTE: Ciática Dolor Terapia Quiropráctica

Publicaciones recientes

Dieta y autoinmunidad: el protocolo Wahls

El Dr. Terry Wahls es el creador y autor del Protocolo de Wahls. Después de un trato personal ... Leer más

15 de mayo de 2020

Cáncer: suplementos holísticos y cambios en el estilo de vida después del tratamiento

Después del diagnóstico y la finalización del tratamiento del cáncer, muchas personas están muy motivadas para quedarse ... Leer más

15 de mayo de 2020

Depresión: una visión holística

La depresión es bastante común, de hecho, el 11% de los estadounidenses están tomando un antidepresivo. Antidepresivos ... Leer más

14 de mayo de 2020

Ayude a protegerse contra el cáncer naturalmente

El cáncer es cuando un grupo de células comienza a crecer fuera de control. Apoptosis celular ... Leer más

14 de mayo de 2020

Sensibilidades alimentarias

La forma en que nuestros cuerpos reaccionan a los alimentos que comemos es lo que determina el antígeno ... Leer más

14 de mayo de 2020

Cómo las pruebas pueden ayudarlo

El sistema inmunitario funciona mejor cuando es capaz de repararse y defenderse adecuadamente ... Leer más

13 de mayo de 2020