Tratamiento de migraña y hernia de disco cervical | El Paso TX Quiropráctico
Dr. Alex Jimenez, Quiropráctico de El Paso
Espero que hayan disfrutado de nuestras publicaciones en varios temas relacionados con la salud, la nutrición y las lesiones. Por favor, no dude en llamarnos o llamarme si tiene preguntas cuando surja la necesidad de buscar atención. Llame a la oficina oa mí mismo. Oficina 915-850-0900 - Móvil 915-540-8444 Saludos. Dr. J

Tratamiento de migraña y hernia de disco cervical en El Paso, TX Quiropráctico

Migraña es una condición debilitante caracterizada por un dolor de cabeza de intensidad variable, a menudo acompañado de náuseas y sensibilidad a la luz y al sonido. Si bien los investigadores de hoy todavía no entienden la verdadera razón detrás de este trastorno primario de cefalea, muchos profesionales de la salud creen que una desalineación de la columna cervical puede provocar migraña. Sin embargo, nuevos estudios de investigación basados ​​en la evidencia han determinado que la hernia de disco cervical, un problema de salud asociado con los discos intervertebrales de la parte superior de la columna vertebral, también puede causar dolor de cabeza. El propósito del siguiente artículo es educar a los pacientes y ayudarlos a comprender la fuente de sus síntomas, así como a demostrar varios tipos de tratamientos efectivos para la migraña y la hernia discal cervical.

Terapias manuales para los dolores de cabeza crónicos primarios: una revisión sistemática de ensayos controlados aleatorizados

Abstract

Según nuestro conocimiento, la primera revisión sistemática sobre la eficacia de los ensayos clínicos aleatorios de terapia manual (ECA) para cefaleas crónicas primarias. Una búsqueda exhaustiva de la literatura en inglés sobre CINHAL, Cochrane, Medline, Ovid y PubMed identificó los ECA 6 que investigaron la cefalea tensional crónica (CTTH). Un estudio aplicó terapia de masaje y cinco estudios aplicaron fisioterapia. Cuatro estudios fueron considerados de buena calidad metodológica por la escala PEDro. Todos los estudios fueron pragmáticos o no utilizaron ningún tratamiento como grupo de control, y solo dos estudios evitaron la cointervención, lo que puede conducir a un posible sesgo y hace que la interpretación de los resultados sea más difícil. Los ECA sugieren que el masaje y la fisioterapia son opciones de tratamiento efectivas en el tratamiento de la CTTH. Uno de los ECA mostró que la fisioterapia redujo la frecuencia e intensidad de la cefalea estadísticamente significativa mejor que la atención habitual por parte del médico general. La eficacia de la fisioterapia en el postratamiento y en el seguimiento de 6 meses es igual a la eficacia de los antidepresivos tricíclicos. El tamaño del efecto de la fisioterapia fue hasta 0.62. Se solicitan ECA de terapia manual futura que aborden la eficacia de la migraña crónica con y sin uso excesivo de medicación. Los ECA futuros sobre cefalea deben cumplir con las directrices de la Sociedad Internacional de Cefalea para ensayos clínicos, es decir, la frecuencia como criterio de valoración principal, mientras que la duración e intensidad deben ser secundarias, evitar la cointervención, incluir suficiente tamaño de muestra y período de seguimiento para al menos 6 meses.

Palabras clave: Ensayos clínicos aleatorizados, cefalea crónica primaria, terapias manuales, masajes, fisioterapia, quiropráctica

Introducción

Las cefaleas crónicas primarias, es decir, la migraña crónica (CM), la cefalea crónica de tipo tensional (CTTH) y la cefalea crónica en racimo tienen importantes costos de salud, económicos y sociales. Acerca de 3% de la población general sufre de cefalea crónica con predominio femenino [1]. La Clasificación Internacional de los Trastornos de Cefalea III β (ICDH-III β) define CM como ≥15 cefalea días / mes durante al menos 3 meses con características de migraña en ≥8 días / mes, CTTH se define como promedio ≥15 días / mes con cefalea tensional durante al menos 3 meses y cefalea en racimo crónica como ataques al menos día por medio durante más de 1 años sin remisión, o con remisiones que duran <1 mes [2].

Acerca de 80% consulta a su médico de cabecera sobre la cefalea crónica primaria [3], y el tratamiento farmacológico se considera la primera línea de tratamiento. Sin embargo, el riesgo es que puede causar el uso excesivo de medicamentos para el dolor de cabeza agudo debido a los frecuentes ataques de dolor de cabeza. 47% de aquellos con cefalea crónica primaria en la población noruega general abusó de la medicación aguda para el dolor de cabeza [1,4]. Teniendo en cuenta el alto uso de medicación aguda, tanto la medicación profiláctica como el tratamiento no farmacológico deben considerarse en el tratamiento [5,6]. La medicación profiláctica se usa solo por 3% en la población noruega general, mientras que 52% ha intentado la fisioterapia y 28% ha probado la terapia quiropráctica espinal manipuladora [3]. El manejo no farmacológico tiene, además, la ventaja de pocos eventos adversos transitorios y generalmente menores y ninguna interacción farmacológica / evento adverso [7].

Las revisiones sistemáticas previas se han centrado en ECA para la cefalea tensional, la migraña y / o la cefalea cervicogénica, pero no sobre la eficacia en la cefalea crónica primaria [5,6,8-11]. La terapia manual es un tratamiento físico utilizado por fisioterapeutas, quiroprácticos, osteópatas y otros profesionales para tratar el dolor y la discapacidad musculoesqueléticos e incluye terapia de masaje, movilización de articulaciones y manipulación [12].

Según nuestro conocimiento, la primera revisión sistemática que evalúa la eficacia de los ensayos controlados aleatorios (ECA) de terapia manual para la cefalea crónica primaria utilizando la frecuencia de cefaleas como punto final primario y la duración e intensidad de la cefalea como puntos finales secundarios.

Reseña

Métodos

La búsqueda de la literatura en inglés se realizó en CINHAL, Cochrane, Medline, Ovid y PubMed. Las palabras de búsqueda fueron; migraña, migraña crónica, cefalea tensional, cefalea tensional crónica, cefalea en racimo, cefalea crónica en racimos combinada con las palabras; terapia de masaje, fisioterapia, movilización espinal, terapia manipulativa, terapia de manipulación espinal, tratamiento osteopático o quiropráctica. Identificamos los estudios mediante una búsqueda computarizada integral. Las revisiones relevantes se evaluaron para ECA relevantes adicionales. La selección de artículos fue realizada por los autores. Se evaluaron todos los ECA escritos en inglés utilizando cualquiera de las terapias manuales para CM, CTTH y / o cefalea en racimos crónica. Se excluyeron los estudios que incluían tipos combinados de cefalea sin resultados específicos para CM, CTTH y / o cefalea en racimos crónica. La revisión incluyó ECA de terapia manual que presentaron al menos uno de los siguientes parámetros de eficacia; frecuencia de dolor de cabeza, duración e intensidad del dolor para CM, CTTH y / o cefalea en racimo crónica según lo recomendado por las guías de ensayo clínico de International Headache Society [13,14]. La frecuencia del dolor de cabeza es un punto final primario, mientras que la duración y la intensidad del dolor son puntos finales secundarios. Los diagnósticos de cefalea se clasificaron preferentemente de acuerdo con los criterios de ICHD-III β o ediciones previas [2,15-17]. La calidad metodológica de los ECA incluidos se evaluó mediante la escala PEDro, Tabla 1 [18]. Se consideró que un ECA era de alta calidad si la puntuación PEDro era ≥6 de una puntuación máxima de 10. La calidad metodológica de los ECA fue evaluada por AC. La lista de verificación PRISMA 2009 se aplicó para esta revisión sistemática. El tamaño del efecto se calculó cuando fue posible. El tamaño del efecto de 0.2 se consideró pequeño, 0.5 como medio y 0.8 como grande [19].

Tabla 1 PEDro Puntaje Sí o No Elementos
Tabla 1: PEDro califica los elementos "sí" o "no".

Esta revisión sistemática se ejecutó directamente en función de los ECA determinados disponibles y no se ha registrado como protocolo de revisión.

Resultados

La búsqueda bibliográfica identificó seis ECA que cumplieron con nuestros criterios de inclusión. Un estudio aplicó terapia de masaje (MT) y cinco estudios aplicaron fisioterapia (PT) [20-25]. Todos los estudios evaluaron la CTTH, mientras que ningún estudio evaluó CM o cefalea crónica en racimo.

Calidad metodológica La Tabla 2 muestra que la puntuación metodológica PEDro de los ECA incluidos varió de 1 a puntos 8. Se consideraron cuatro ECA de buena calidad metodológica, mientras que dos ECA tuvieron puntajes más bajos.

Tabla 2 El puntaje PEDro metodológico de los ECA incluidos
Tabla 2: El puntaje PEDro metodológico de los ensayos controlados aleatorios (ECA) incluidos.

Ensayos controlados aleatorios (ECA) La Tabla 3 muestra la población de estudio, la intervención y la eficacia de los seis ECA.

Tabla 3 Resultados de la terapia manual ECA de CTTH
Tabla 3: Resultados de la terapia manual con ensayos controlados aleatorios (ECA) de cefalea tensional crónica (CTTH).

Terapia de masaje Un fisioterapeuta español realizó un ECA cruzado prospectivo con armadura 2 con comparaciones por pares y medidas de resultado ciegas [20]. El estudio incluyó participantes con CTTH diagnosticados por un neurólogo. Los criterios ICHD-II para CTTH se modificaron ligeramente, es decir, la intensidad del dolor se definió como ≤5 en una escala de valoración numérica del dolor 0-10, y los síntomas acompañantes fotofobia, fonofobia o náuseas leves no se permitieron [16]. Los puntos finales primarios y secundarios no se especificaron. Los resultados se muestran en la Tabla 3.

Fisioterapia Un ECA retrospectivo armado con 3 estadounidense tenía medidas de resultado no cegadas [21]. Los criterios diagnósticos fueron ≥25 días de cefalea / mes durante> 6 meses sin síntomas asociados náuseas, vómitos, fotos y fonofobia, pero con músculos sensibles, es decir, CTTH con sensibilidad pericraneal. Se excluyeron los participantes con cefalea cervicogénica o hallazgos neurológicos. Los puntos finales primarios y secundarios no fueron preespecificados, pero el índice de dolor de cabeza, definido aquí como frecuencia de cefalea × severidad, fue el punto final evaluado.

Un estudio turco realizó un ECA prospectivo armado con 2 con medidas de resultado no cegadas [22]. Los participantes fueron diagnosticados con CTTH según ICHD-I [15]. Se excluyeron los participantes con cefalea mixta, alimentos neurológicos y sistémicos, o participantes que habían recibido fisioterapia dentro de 6 meses antes del estudio. Los puntos finales primarios fueron el índice de cefalea definido como frecuencia × severidad.

Un estudio danés realizó un ECA prospectivo armado con 2 con medidas de resultado cegadas [23]. Los participantes fueron diagnosticados CTTH por un neurólogo de acuerdo con los criterios de ICHD-I [15]. Se excluyeron los participantes con otras cefaleas primarias, neuralgias, trastornos neurológicos, sistémicos o psiquiátricos o sobredosis de medicamentos definidos como> comprimidos analgésicos 100 o> dosis 2 de triptanos y ergotamina por mes. El punto final primario fue la frecuencia de dolor de cabeza, y los puntos finales secundarios fueron la duración e intensidad del dolor de cabeza. Los resultados mostrados en la Tabla 3 no fueron influenciados por la sensibilidad de los músculos pericraneales.

Un estudio holandés llevó a cabo un ECA prospectivo multicéntrico armado con 2 con medidas de resultado ciegas [24]. Los participantes fueron diagnosticados con CTTH por un médico de acuerdo con ICHD-I [15]. Se excluyeron los participantes con múltiples tipos de cefalea o aquellos que recibieron fisioterapia en los últimos meses de 6. Los puntos finales primarios fueron la frecuencia de dolor de cabeza, mientras que la duración y la intensidad fueron los puntos finales secundarios.

El estudio 2nd Dutch llevó a cabo un ECA pragmático y multicéntrico prospectivo armado con 2 con puntos finales primarios y secundarios autoinformados, es decir, frecuencia, duración e intensidad del dolor de cabeza [25]. Los participantes fueron diagnosticados por un médico según los criterios de ICHD-II [16]. Se excluyeron los participantes con artritis reumatoide, sospecha de malignidad, embarazo, personas que no hablaban holandés, aquellos que habían recibido fisioterapia en los últimos 2 meses, triptanos, ergotamina o usuarios de opioides.

Discusión

La revisión sistemática actual que evalúa la eficacia de la terapia manual en los ECA para las cefaleas crónicas primarias solo identificó los ECA que tratan la CTTH. Por lo tanto, la eficacia de CM y la cefalea crónica en racimo no pudieron evaluarse en esta revisión.

Consideraciones metodológicas La calidad metodológica de los estudios que evalúan las terapias manuales para los trastornos de dolor de cabeza a menudo se critica por ser demasiado baja. Ocasionalmente, con razón, pero a menudo el diseño metodológico impide que los estudios de terapia manual alcancen lo que se considera el estándar de oro en los ECA farmacológicos. Por ejemplo, un tratamiento con placebo es difícil de establecer, mientras que el investigador no puede ser cegado por su intervención aplicada. El puntaje promedio de los estudios incluidos fue puntos 5.8 (SD 2.6) y se consideraron cuatro estudios de buena calidad. Todos los ECA no incluyeron el tamaño de muestra ≥50 en el grupo más pequeño. El tamaño de muestra suficiente con el cálculo de potencia anterior es importante para confinar los errores de tipo 2. Tres estudios no indicaron puntos finales primarios y secundarios, que confunden el cálculo del tamaño del efecto, y el riesgo de errores de tipo 2 inferidos a partir de medidas múltiples [20-22]. La realización de un ECA de terapia manual consume tiempo y dinero, mientras que el cegamiento a menudo es difícil ya que no existe un único tratamiento simulado estandarizado validado que pueda usarse como grupo de control hasta la fecha. Por lo tanto, todos los estudios incluidos fueron pragmáticos o no utilizaron ningún tratamiento como grupo de control.

Además de los participantes en el estudio retrospectivo [21], todos los participantes fueron diagnosticados por un médico o neurólogo. Una entrevista de diagnóstico es el estándar de oro, mientras que el cuestionario y las entrevistas en curso son herramientas de diagnóstico menos precisas con respecto a los trastornos de cefalea [26].

La cointervención solo se evitó en dos estudios [22,20]. Dos estudios realizaron un análisis del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis) que se recomienda para proteger contra los valores de resultados impares y preservar la comparabilidad inicial [24,25,27].

Resultados El estudio de terapia de masaje incluyó solo a los participantes de 11, pero el grupo de masaje tuvo una reducción significativamente mayor en la intensidad de su dolor de cabeza que el grupo de ultrasonido desafinado [20].

54%, 82% y 85% de los participantes en tres de los ECA de fisioterapia tuvieron una reducción ≥50% en la frecuencia de dolor de cabeza después del tratamiento [23-25], y el efecto se mantuvo en los dos estudios que tuvieron un 6 meses después -up [24,25]. Esto es comparable con el 40-70% de participantes que tienen un efecto similar al usar antidepresivos tricíclicos [28,29]. El efecto de tricíclico también parece mejorar con el tiempo, es decir, después de más de 6 meses de tratamiento [29]. Sin embargo, los antidepresivos tricíclicos tienen una serie de efectos secundarios en contraste con la fisioterapia, mientras que la terapia manual requiere más consultas. Dos estudios evaluaron el índice de cefalea definido como frecuencia de cefalea × intensidad [21,22]. Ambos estudios mostraron una mejora significativa después del tratamiento y en el mes 1 y 6 meses de seguimiento, respectivamente.

Cuatro de los estudios informaron 10.1 años promedio con cefalea, por lo tanto, es probable que el efecto observado se deba al efecto terapéutico en lugar de la mejora espontánea o la regresión a la media [21-23,25].

La medicación para el dolor de cabeza agudo se usa con frecuencia para los dolores de cabeza primarios, y si la frecuencia de los dolores de cabeza aumenta, existe un mayor riesgo de dolor de cabeza por uso de medicamentos. Por lo tanto, se ha sugerido un mayor uso de medicación profiláctica en el tratamiento de los dolores de cabeza crónicos primarios [3]. Dado que las terapias manuales parecen tener un efecto beneficioso que iguala el efecto de la medicación profiláctica [28,29], sin los efectos secundarios farmacológicos, las terapias manuales deben considerarse en un nivel similar al de las estrategias de tratamiento farmacológico.

El tamaño del efecto podría calcularse en tres de los seis ECA. El tamaño del efecto en la frecuencia de dolor de cabeza fue hasta 0.62, mientras que fue menor en cuanto a duración e intensidad, mientras que el índice de cefalea (frecuencia × intensidad) fue hasta 0.37 (Tabla 3). Por lo tanto, un tamaño de efecto pequeño a moderado podría ser sustancial para el individuo, especialmente considerando que la cefalea casi diaria significa días 12 / 14 reducidos a días 3 / 14 [25], lo que equivale a una reducción de ≥75% en la frecuencia de dolor de cabeza. Por lo general, una reducción de ≥50% se usa tradicionalmente en pruebas de dolor, pero considerando el hecho de que CTTH es difícil de tratar, algunos investigadores operan con una mejora del parámetro de eficacia primaria ≥30% en comparación con placebo [30].

Limitaciones El presente estudio podría tener posibles sesgos. Uno de ellos es el sesgo de publicación ya que los autores no intentaron identificar ECA no publicados. A pesar de que realizamos una búsqueda exhaustiva, reconocemos que es posible perder uno o pocos ECA, especialmente un ECA no inglés.

Conclusión

La terapia manual tiene una eficacia en el tratamiento de la CTTH que equivale a la medicación profiláctica con antidepresivo tricíclico. En la actualidad no existen estudios de terapia manual para migraña crónica o cefalea crónica en racimo. Los ECA de terapia manual futuros sobre la cefalea crónica primaria deben cumplir con la recomendación de la Sociedad Internacional de Cefalea, es decir, el punto final primario es la frecuencia de la cefalea y los puntos finales secundarios son la duración y la intensidad. Los futuros estudios de terapia manual en CM con y sin uso excesivo de medicamentos también están justificados, ya que tales estudios no existen en la actualidad.

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no tienen intereses en conflicto.

Contribuciones de los autores

AC preparó el borrador inicial y realizó la evaluación metodológica de los estudios incluidos. MBR tuvo la idea original del estudio, planeó el diseño general y revisó el manuscrito redactado. Ambos autores han leído y aprobado el manuscrito final.

Información de los autores

Aleksander Chaibi es BPT, MChiro, estudiante de doctorado y Michael Bjørn Russell es profesor, MD, PhD, DrMedSci.

Agradecimientos

El Hospital Universitario Akershus de Noruega proporcionó amablemente instalaciones de investigación.

Fondos: El estudio recibió fondos de Extrastiftelsen, la Asociación Noruega de Quiropráctica en Noruega y la Universidad de Oslo.

Dr Jimenez White Coat

Información del Dr. Alex Jiménez

La hernia discal cervical es una afección común que se produce cuando un disco intervertebral en el cuello o la columna cervical se rompe y su centro blando, similar a un gel, se filtra hacia el canal espinal, lo que agrega presión a las raíces nerviosas. Los discos herniados cervicales pueden causar síntomas de dolor, entumecimiento y debilidad en el cuello, los hombros, el pecho, los brazos y las manos, así como irradiar síntomas a lo largo de las extremidades inferiores. La migraña también puede ser un síntoma asociado con hernias discales en el cuello. A medida que envejecemos, los discos intervertebrales, naturalmente, comienzan a degenerar, haciéndolos más susceptibles a daños o lesiones. Las causas comunes de hernia de disco cervical incluyen desgaste, movimientos repetitivos, levantamiento inadecuado, lesiones, obesidad y genética.

Seguimiento a largo plazo de la hernia de disco intervertebral cervical en pacientes tratados con medicina complementaria y alternativa integrada: un estudio prospectivo de la serie de casos

Abstract

Antecedentes

La hernia de disco intervertebral cervical (HID) sintomática que se presenta como dolor de cuello acompañado de dolor en el brazo es una afección común cuya prevalencia continúa en aumento y es un motivo frecuente de atención hospitalaria integral con medicina complementaria y alternativa (CAM) en Corea. Sin embargo, los estudios sobre sus efectos a largo plazo son escasos.

Métodos

Un total de pacientes 165 con IDH cervical ingresados ​​entre enero 2011 y 2014 de septiembre a un hospital que brinda tratamiento integrador de medicina convencional y coreana con CAM como la modalidad principal se observaron en un estudio observacional prospectivo. Los pacientes fueron sometidos a tratamiento con CAM administrado por médicos de medicina coreanos (KMD) de acuerdo con un protocolo predeterminado para la duración de la estancia hospitalaria, y el tratamiento convencional adicional por médicos (MD) a los que se refieren los KMD. Los resultados a corto plazo se evaluaron al alta y los seguimientos a largo plazo se realizaron a través de entrevistas telefónicas después del alta. Se evaluaron las escalas de calificación numérica (NRS) de dolor de cuello y brazo radiante, índice de discapacidad cervical (NDI), impresión de cambio global de paciente de punto 5 (PGIC) y factores que influyen en las tasas de satisfacción a largo plazo en PGIC.

Resultados

De los pacientes 165 que recibieron tratamiento hospitalario 20.8 ± 11.2 días, 117 completó el seguimiento a largo plazo en 625.36 ± 196.7 días después de la admisión. La diferencia en NRS entre el ingreso y el alta en el grupo de seguimiento a largo plazo (n = 117) fue 2.71 (95% CI, 2.33, 3.09) para dolor de cuello, 2.33 (95% CI, 1.9, 2.77) para dolor en el brazo, y el de NDI 14.6 (95% CI, 11.89, 17.32) y las puntuaciones correspondientes en el grupo de seguimiento a largo plazo (n = 48) fueron 2.83 (95% CI, 2.22, 3.45) para dolor de cuello, 2.48 (95 % CI, 1.84, 3.12) para el dolor en el brazo, y el de NDI fue 14.86 (95% CI, 10.41, 19.3). La diferencia en la NRS a largo plazo del dolor de cuello y el dolor en el brazo desde el inicio fue 3.15 (95% CI, 2.67, 3.64) y 2.64 (95% CI, 1.99, 3.29), respectivamente. Se informó que PGIC era "satisfactorio" o superior en 79.5% de pacientes con seguimiento a largo plazo.

Conclusiones

Aunque la naturaleza observacional de este estudio nos impide extraer una conclusión más decisiva, estos resultados sugieren que el tratamiento integrador enfocado en la CAM en pacientes hospitalizados por IDH cervical puede lograr resultados favorables en el dolor y la mejoría funcional.

Registro de prueba

Identificador ClinicalTrials.gov: NCT02257723. Registrado en octubre 2, 2014.

Palabras clave: Hernia discal intervertebral cervical, Medicina complementaria y alternativa, Tratamiento integrador, Tratamiento hospitalario

Antecedentes

El dolor de cuello es un cumplimiento común cuya prevalencia puntual se estima en 10-18%, con una prevalencia de por vida que alcanza 30-50%. La prevalencia de dolor de cuello en poblaciones de 40 o mayores es aproximadamente 20% [1, 2]. El dolor de cuello también está relacionado con el movimiento restringido del cuello [3], y con frecuencia se acompaña de dolor de cabeza, mareos, deficiencia visual, tinnitus y disfunción del sistema nervioso autónomo [4, 5]. Los síntomas concurrentes frecuentes incluyen dolor en las extremidades superiores y trastornos neurológicos [6], y los síntomas de dolor en el cuello también persisten en muchos casos que conducen a la pérdida de trabajo debido a la incomodidad [7]. La discapacidad relacionada con el cuello es generalmente más grave en pacientes con dolor irradiado que en el área del cuello [8, 9], y la principal característica de la hernia discal intervertebral cervical (HDI) es el dolor en el brazo en la región inervada a nivel de disco herniado y / o raíz nerviosa comprimida [10, 11].

La gama de tratamientos disponibles para la IDH cervical es amplia y abarca tratamientos conservadores para diversas modalidades quirúrgicas. Los tratamientos conservadores incluyen NSAID, esteroides orales, inyecciones de esteroides, educación del paciente, descanso, collares Thomas y fisioterapia [12-14]. El tratamiento quirúrgico puede considerarse cuando falla el tratamiento conservador. La neuropatía por compresión de la médula espinal es una indicación absoluta para la cirugía. Otras indicaciones incluyen signos de compresión de la raíz nerviosa y pérdida motora y sensorial relacionada. Las indicaciones relativas pueden implicar una disminución de la calidad de vida debido al dolor crónico prolongado [15]. Si bien el tratamiento quirúrgico puede beneficiar a algunos pacientes con síntomas neurológicos graves, la mayoría de los estudios sobre el dolor neuropático de la columna indican que los efectos a largo plazo no son significativos [16-20]. Aunque en ocasiones se han publicado estudios sobre el efecto del tratamiento conservador en pacientes con HID cervical, su efectividad es aún motivo de controversia y hay pocos estudios sobre el efecto del tratamiento con medicina complementaria y alternativa (CAM).

Según los datos de Beneficios por Frecuencia de Enfermedad del 2013 Anuario Estadístico del Seguro Nacional Coreano de Salud [21], los pacientes 5585 recibieron tratamiento para trastornos del disco cervical durante 99,582 días en atención ambulatoria, de los cuales 100,205 días fueron cubiertos por el Seguro Nacional de Salud y médicos los gastos de tratamiento elegibles para el reembolso superaron a 5,370,217 Korean Won, con 4,004,731 Korean Won reembolsado. Los trastornos del disco cervical fueron la causa 12 más frecuente de ingreso a los hospitales de medicina coreanos, lo que demuestra que no es raro recibir atención hospitalaria para la IDH cervical.

Los tratamientos CAM tales como la acupuntura, la farmacoterapia, la fitoterapia y la terapia manual son bien buscados en Corea con el objetivo de asegurar un método de tratamiento menos invasivo y no quirúrgico. El Hospital Jaseng de medicina coreana, un hospital de medicina coreano acreditado por el Ministerio de Salud y Bienestar de Corea para especializarse en trastornos de la columna vertebral, trata casos de pacientes ambulatorios por enfermedad espinal 900,000 por año. Este hospital administra pacientes con un sistema integral que utiliza la medicina convencional y coreana, donde los médicos convencionales y los médicos de medicina coreanos (KMD) cooperan para obtener resultados óptimos de tratamiento. Los médicos convencionales participan en el diagnóstico utilizando tecnología de imágenes como rayos X y MRI, y en el tratamiento al cuidar a un pequeño porcentaje de pacientes que posiblemente necesiten cuidados más intensivos. Los KMD supervisan y manejan el tratamiento principal de todos los pacientes, y deciden si el paciente requiere un diagnóstico y tratamiento adicional de un médico convencional. Por lo tanto, los pacientes con HID cervical que sufren dolor cervical o dolor irradiado que no pueden recibir tratamiento ambulatorio reciben un tratamiento integrador no quirúrgico concentrado durante el ingreso.

A pesar del uso generalizado del tratamiento hospitalario para la IDH cervical que abarca una serie de modalidades de tratamiento, los estudios sobre su efecto de tratamiento en pacientes ingresados ​​por IDH cervical son escasos. Un enfoque integrador de tratamiento hospitalario con enfoque en CAM puede no estar ampliamente disponible para los pacientes, y el objetivo de este estudio es presentar y evaluar la viabilidad y el efecto a largo plazo de este modelo de tratamiento integrador en pacientes hospitalizados con IDH cervical usando un diseño de estudio práctico.

Métodos

Diseño del estudio

Este estudio es un estudio observacional prospectivo. Observamos pacientes con una queja principal de dolor de cuello o dolor irradiado diagnosticado como IDH cervical y admitidos desde enero 2011 hasta septiembre 2014 en el Hospital Jaseng de medicina coreana en Corea que brinda servicios integrados de medicina convencional y coreana con CAM como la modalidad principal. Los autores realizaron un seguimiento a largo plazo por entrevista telefónica durante el 2015 de marzo. Las medidas de resultado cubrieron las partes de 5: escala de calificación numérica (NRS), índice de incapacidad cervical (NDI), impresión global de cambio del paciente (PGIC), cirugía permanente después del alta y tratamiento actual.

Este estudio es un informe de parte de un registro que recoge datos prospectivos sobre el tratamiento integrado para pacientes con trastornos musculoesqueléticos (ClinicalTrials.gov Identifier: NCT02257723). El protocolo de estudio fue aprobado por la Junta de Revisión Institucional del Hospital Jaseng de medicina coreana. Todos los participantes dieron su consentimiento informado por escrito antes de la participación.

Participantes

Se incluyeron pacientes que cumplían los siguientes criterios.

  1. Admisión para el tratamiento de dolor de cuello o dolor de brazo radiante
  2. IDH cervical confirmado en MRI
  3. Diagnóstico por KMD que la causa principal de la queja principal (dolor de cuello o dolor irradiado) es cervical IDH

Los pacientes que cumplen los siguientes criterios fueron excluidos.

  1. Queja principal que no sea dolor de cuello o dolor irradiado
  2. Quejas musculoesqueléticas concomitantes (por ejemplo, dolor de espalda baja, dolor de rodilla)
  3. Causa de dolor en el cuello no relacionado con la HID cervical (por ejemplo, tumor espinal, embarazo, artritis reumatoide)
  4. Negarse a participar en el estudio o no estar de acuerdo con la recopilación y divulgación de información personal con fines de estudio

Los KMD evaluaron la causa del dolor actual en el cuello o los síntomas del dolor en el brazo con referencia a los resultados de la prueba neurológica (pérdida sensorial, debilidad motora y reflejo del tendón) y las lecturas de MRI realizadas por especialistas en radiología. Los pacientes que cumplieron con los criterios de inclusión propuestos fueron visitados en el pabellón de pacientes hospitalizados el primer día de ingreso para su evaluación por parte de un KMD, y se les realizó un seguimiento similar al momento del alta hospitalaria. Si un paciente ingresó varias veces durante el período de estudio, solo se evaluó e incluyó el primer registro de admisión.

Intervenciones

Aunque el protocolo de tratamiento estuvo compuesto con los tratamientos más frecuentes para pacientes con HID cervical, todos y cada uno de los métodos de tratamiento no incluidos en el protocolo de tratamiento se permitieron y estuvieron disponibles para todos los médicos y pacientes. El uso de estos tratamientos (tipo y frecuencia) registra pragmáticamente Los tratamientos convencionales tales como analgésicos e inyecciones epidurales (usando anestésicos locales tales como lidocaína, esteroides y adyuvantes antiadherentes) fueron administrados por un especialista en rehabilitación convencional a través de una referencia de KMD. Solo se permitieron tratamientos no quirúrgicos durante el ingreso.

Protocolo de tratamiento de medicina complementaria y alternativa

La medicina herbaria se tomó 3 veces / día en píldora (2 g) y forma de decocción a base de agua (120 ml) (Ostericum koreanum, Eucommia ulmoides, Acanthopanax sessiliflorus, Achyranthes bidentata, Psoralea corylifolia, Saposhnikovia divaricata, Cibotium barometz, Lycium chinense, Boschniakia rossica, Cuscuta chinensis, Glycine max y Atractylodes japonica). Estas hierbas fueron cuidadosamente seleccionadas a partir de hierbas frecuentemente prescritas para el tratamiento de IDH en medicina tradicional china y medicina coreana [22] y la prescripción se desarrolló aún más a través de la práctica clínica [23]. Los ingredientes principales de la medicina herbal utilizada en este estudio (Acanthopanax sessiliflorus Seem, Achyranthes japonica Nakai, Saposhnikovia divaricata Schischk, Cibotium barometz J. Smith, Glycine max Merrill y Eucommia ulmoides Oliver) se han estudiado in vivo e in vitro como GCSB- 5 por su antiinflamatorio [24], y el nervio [25] y efectos protectores de la articulación [26], y clínicamente por la no inferioridad en seguridad y eficacia en comparación con Celecoxib en el tratamiento de la osteoartritis [27].

La acupuntura se administró sesiones 1-2 / día en puntos Ah-shi cervicales y puntos de acupuntura pertenecientes al dolor de cuello. La acupuntura con puntos Ah-shi se refiere a la punción con acupuntura de sitios dolorosos o patológicos. Los puntos Ah-shi no coinciden exactamente con los puntos sensibles ni con los puntos Buding y Tianying, pero generalmente corresponden a puntos que inducen relajación o dolor a la palpación [28].

La solución de farmacopea se preparó con ingredientes similares a la medicina herbal administrada por vía oral (Ostericum koreanum, Eucommia ulmoides, Acanthopanax sessiliflorus, Achyranthes bidentata, Psoralea corylifolia, Saposhnikovia divaricata, Cibotium barometz, Lycium chinense, Boschniakia rossica, Cuscuta chinensis, Glycine max y Atractylodes japonica) mediante decocción y liofilización, mezclando el polvo preparado con solución salina normal y ajustando la acidez y el pH. Pharmacopuncture se administró sesión 1 / día en Hyeopcheok cervical (Huatuo Jiaji, EX B2) y Ah-shi apunta a 1 cc usando agujas de inyección desechables (CPL, 1 cc, 26G x 1.5 jeringa, Shinchang medical co. Corea).

Se aplicó pharmacopuncture de veneno de abeja si la prueba de reacción de la piel al veneno de abeja fue negativa. La solución de veneno de abeja diluida (mezclada con solución salina normal en una proporción de 1000: 1) se inyectó en 4-5 cervical Hyeopcheok (Huatuo Jiaji, EX B2) y puntos Ah-shi a discreción del médico. Cada punto fue inyectado con aproximadamente 0.2 cc hasta un total de 0.5-1 cc usando agujas de inyección desechables (CPL, 1 cc, 26G x 1.5 jeringa, Shinchang medical co. Corea)

La manipulación de la columna Chuna [29, 30], que es un método de manipulación coreano que combina técnicas de manipulación convencionales con impulsos de alta velocidad y baja amplitud en articulaciones ligeramente más allá del rango de movimiento pasivo y la fuerza manual dentro del rango pasivo, se llevó a cabo 3- Sesiones 5 / semana.

Medidas de resultado

Todos los resultados fueron evaluados por los KMD que habían recibido entrenamiento y educación previa. Las características de comportamiento demográfico y de salud (sexo, edad, ocupación, tabaquismo, consumo de alcohol y enfermedad subyacente) se obtuvieron el primer día de ingreso mediante encuestas cortas sobre los niveles actuales de dolor y los exámenes neurológicos. Los seguimientos se realizaron en 2 semanas después de la admisión o al alta y después del alta.

NRS [31] usa una escala de puntos 11 para evaluar el dolor de cuello actual y el dolor irradiado donde no se indica dolor con '0', y el peor dolor imaginable con '10'. NRS se evaluó en el momento del ingreso, el alta y el seguimiento a largo plazo. Debido a la falta de referencias sobre la diferencia mínima clínicamente importante (MCID) de dolor de cuello o dolor irradiado para NRS, se utilizó MCID para escala analógica visual (VAS) para una evaluación adicional de NRS.

El NDI [32] es una encuesta de elementos 10 que evalúa el grado de discapacidad de 0 a 5 en el cumplimiento de las actividades diarias. El total se divide por 50, luego se multiplica por 100. NDI se evaluó en el momento del ingreso y el alta.

Se utilizó PGIC [33] para evaluar la tasa de satisfacción del paciente del estado actual después del ingreso. La satisfacción se calificó con una escala de puntos 5 que varía desde muy satisfactorio, satisfactorio, ligeramente satisfactorio, insatisfactorio y muy insatisfactorio en el momento del alta y el seguimiento a largo plazo.

Los participantes se sometieron a un examen físico y neurológico en el momento del ingreso y el alta para una evaluación motora y sensorial objetiva de la región cervical. Se realizaron rangos de movimiento (ROM) para pruebas de flexión y extensión del cuello, distracción, compresión, Valsalva, Spurling, Adson y deglución, y pruebas sensoriales y de fuerza motora de las extremidades superiores y pruebas de reflejos tendinosos profundos.

Evaluaciones de seguridad

Todos los eventos adversos potenciales con respecto al tratamiento, que van desde reacciones cutáneas y locales a reacciones sistémicas, e incluyen cambios o agravaciones en los patrones de dolor fueron cuidadosamente observados, registrados e informados durante el ingreso. Se sabe que los eventos adversos asociados con el tratamiento con veneno de abeja varían desde reacciones cutáneas hasta respuestas inmunológicas severas, y por lo tanto, las reacciones adversas que incluyen reacciones inmunológicas sistémicas que requieren tratamiento adicional (p. Ej., Agentes antihistamínicos) se monitorizan estrechamente. . Se realizaron pruebas de recuento de células sanguíneas, hepáticas y renales, y pruebas de actividad inflamatoria en todos los pacientes al ingreso, y si había un hallazgo anormal que requiriera seguimiento según lo evaluaban los KMD y los médicos convencionales, se volvieron a verificar los marcadores relevantes. Se consideró que un total de pacientes con 46 requería un seguimiento al ingreso por parte de los KMD y los médicos convencionales, y se les realizó un seguimiento correspondiente durante la estancia hospitalaria, de los cuales los pacientes 9 mostraron hallazgos anormales en la función hepática al ingreso. La función hepática se rastreó en estos nueve pacientes. La presencia de daño hepático también se midió para evaluar la posibilidad de daño hepático inducido por fármacos a partir de la ingesta de hierbas o medicina convencional utilizando una definición de (a) aumento de ALT o DB de 2 × o por encima del límite superior normal (ULN) o (b) Aumento combinado de AST, ALP y TB, siempre que uno de ellos sea superior a 2 × LSN.

Métodos de estadística

Todos los análisis se realizaron utilizando el paquete estadístico SAS versión 9.3 (SAS Institute, Cary, NC, EE. UU.), Y p <0.05 se consideró estadísticamente significativo. Los datos continuos se presentan como media y desviación estándar, y los datos categóricos como frecuencia y porcentaje (%). La diferencia de medias en NRS de dolor de cuello, NRS de dolor irradiado y NDI entre el ingreso (basal), el alta y el seguimiento a largo plazo se analizaron para determinar la significación con 95% intervalos de confianza (IC). La tasa de satisfacción evaluada con una escala Likert de punto 5 en el seguimiento a largo plazo se recategorizó en valores binarios de satisfactorio (muy satisfactorio o satisfactorio) e insatisfactorio (levemente satisfactorio, insatisfactorio y muy insatisfactorio). Se realizó un análisis de regresión logística multivariable para calcular odds ratios (OR) y 95% CIs, y estimar la influencia de los factores predictivos en la tasa de satisfacción. Los factores basales que cumplieron con p <0.10 en el análisis univariado se incluyeron en el modelo final con la edad y el sexo, y los factores se seleccionaron mediante el método por etapas (p <0.05).

Resultados

Durante el período de estudio, se ingresaron pacientes de 784 con trastornos del cuello, y de ellos, a los pacientes 234 se les diagnosticó HID cervical sin otras molestias musculoesqueléticas importantes. De los pacientes 234 cervical IDH, los pacientes 175 no tenían valores perdidos en NRS y NDI al ingreso y en 2 semanas después de la admisión o en el momento del alta (seguimiento a corto plazo). Diez pacientes fueron reingresos y después de la inclusión de los datos iniciales de admisión si la admisión inicial fue durante el período de estudio, los pacientes 165 permanecieron. Se realizaron evaluaciones de seguimiento a largo plazo en pacientes 117. En el grupo de seguimiento a largo plazo (n = 48), los pacientes 23 no contestaron el teléfono, 10 se negó a participar en el seguimiento a largo plazo y 15 cambió el número o se bloquearon las llamadas entrantes (Fig. 1). Las características basales por grupo de seguimiento a largo plazo y grupo de seguimiento a largo plazo se enumeran en la tabla 1. Aunque no hubo otras diferencias marcadas entre los grupos 2, a los pacientes 29 en el grupo de seguimiento a largo plazo se les había recomendado cirugía (24.8%), mientras que solo el paciente 1 en el grupo de seguimiento no a largo plazo (0.02%) tuvo sido recomendado

Diagrama de flujo de la figura 1 del estudio
Figura 1: Diagrama de flujo del estudio

Tabla 1 Características demográficas basales
Tabla 1: Características demográficas basales.

La duración promedio de la estadía hospitalaria fue de 20.8 ± 11.2 días. La mayoría de los participantes recibió tratamiento hospitalario se centró en medicina coreana y CAM. La medicina herbal fue tomada de acuerdo con el protocolo de tratamiento en forma de decocción por 81.8% de pacientes y en forma de píldora en 86.1%, y los otros pacientes recibieron otras hierbas medicinales a criterio de KMD. En el uso de tratamientos convencionales no especificados en el protocolo de tratamiento CAM, 18.2% pacientes tomaron medicamentos analgésicos o inyecciones intramusculares un promedio 2.7 ± 2.3 veces, y 4.8% pacientes recibieron inyecciones epidurales 1.6 ± 0.5 durante la estadía hospitalaria (Tabla 2). No implementamos restricciones en el tratamiento farmacológico para fines de estudio, y permitimos a los médicos de medicina convencional plena libertad para evaluar y prescribir la medicina convencional como el médico considera necesaria para el paciente. Los principales medicamentos utilizados fueron los AINE, antidepresivos y relajantes musculares, y los opioides se administraron a corto plazo solo en pacientes 2.

Tabla 2 Duración de la hospitalización e intervenciones administradas durante la estadía
Tabla 2: Duración de la hospitalización e intervenciones administradas durante la estancia.

NRS de dolor de cuello, NRS de dolor irradiado y NDI disminuyeron significativamente al alta y al seguimiento a largo plazo en comparación con el valor inicial (admisión) (Tabla 3). El sitio principal de dolor de cuello e irradiando dolor en el brazo mostró una disminución mayor que MCID (disminución NRS de 2.5 o mayor en dolor de cuello o dolor irradiado), y los puntajes NDI también mejoraron con respecto a la puntuación MCID de 7.5 [34, 35]. La diferencia en NRS al alta en el grupo de seguimiento a largo plazo (n = 117) fue 2.71 (95% CI, 2.33, 3.09) para dolor de cuello, 2.33 (95% CI, 1.9, 2.77) para dolor en el brazo, y la de NDI, 14.6 (95% CI, 11.89, 17.32). La diferencia en NRS en el seguimiento a largo plazo para dolor de cuello y brazo desde el inicio fue 3.15 (95% CI, 2.67, 3.64) y 2.64 (95% CI, 1.99, 3.29), respectivamente. La diferencia en NRS al alta en el grupo de seguimiento no a largo plazo (n = 48) fue 2.83 (95% CI, 2.22, 3.45) para dolor de cuello, 2.48 para dolor de brazo (95% CI, 1.84, 3.12) y el de NDI era 14.86 (95% CI, 10.41, 19.3). La diferencia entre los grupos en el efecto entre el ingreso y el alta en el seguimiento a largo plazo y los pacientes de seguimiento a largo plazo no fue significativa (NRS de dolor de cuello: p-value = 0.741; NRS de dolor en el brazo radiante: p- valor = 0.646; índice de incapacidad cervical: valor p = 0.775).

Tabla 3 Comparación de la Escala de Calificación Numérica, el Dolor en el Brazo Irradiante y la Puntuación del Índice de Discapacidad del Cuello
Tabla 3: Comparación de la escala de calificación numérica para el dolor del brazo del cuello y del brazo irradiado y la puntuación del índice de discapacidad del cuello en el grupo de seguimiento a largo plazo y el grupo de seguimiento a largo plazo.

El período promedio desde el ingreso hasta el seguimiento a largo plazo fue 625.36 ± 196.7 días. Todos los pacientes de 165 respondieron el PGIC al alta, y de estos pacientes 84.2% respondió que su estado era "satisfactorio" o superior. Un total de pacientes 117 respondieron a PGIC en el seguimiento a largo plazo, y 79.5% calificó su estado actual como "satisfactorio" o superior. Se informó que PGIC era muy satisfactorio en pacientes 48 (41.0%), satisfactorio en 45 (38.5%), ligeramente satisfactorio en 18 (15.4%) e insatisfactorio en 6 (5.1%). Nueve pacientes se habían sometido a cirugía (7.6%), mientras que los pacientes 21 respondieron que actualmente estaban recibiendo tratamiento. De los pacientes actualmente en tratamiento, los pacientes 10 (8.5%) continuaron recibiendo CAM, los pacientes 12 (10.3%) habían seleccionado el tratamiento convencional, y el paciente 1 estaba recibiendo ambos (Tabla 4).

Período de la Tabla 4 desde la fecha de admisión hasta el seguimiento a largo plazo y la impresión global de cambio del paciente
Tabla 4: Período desde la fecha de ingreso hasta el seguimiento a largo plazo, y la impresión global del paciente de los cambios, la cirugía permanente y el estado actual del tratamiento en el grupo de seguimiento a largo plazo.

El sexo, la edad y el dolor unilateral irradiado satisfacían p <0.10 en el análisis univariante de las características basales. La tasa de satisfacción aumentó con la edad avanzada en el análisis multivariado. Los pacientes con dolor de brazo radiante unilateral tendieron a estar más satisfechos con el tratamiento que los que no irradiaban dolor. Además, los pacientes que recibieron tratamiento con CAM mostraron tasas de satisfacción más altas que los pacientes que no recibieron tratamiento (Tabla 5).

Tabla 5 Evaluación de factores de línea de base predictivos
Tabla 5: Evaluación de los factores predictivos de referencia asociados con la tasa de satisfacción.

La función hepática se midió en todos los pacientes al ingreso, y nueve pacientes con anomalías en las enzimas hepáticas al ingreso recibieron pruebas de sangre de seguimiento al alta. Los niveles de enzimas hepáticas volvieron a la normalidad en pacientes 6 en el momento del alta, mientras que 2 retenía anomalías en las enzimas hepáticas y 1 sufrió una lesión hepática y en otra evaluación se diagnosticó hepatitis activa con antígeno Hbs positivo y anticuerpos Hbs negativos. No hubo casos de reacciones inmunológicas sistémicas a la farmacoterapia de veneno de abeja que requirieran tratamiento adicional y no se informaron otros eventos adversos.

Discusión

Estos resultados muestran que el tratamiento hospitalario enfocado principalmente en CAM mantiene los efectos a largo plazo del alivio del dolor y la mejoría funcional en pacientes con HID cervical con dolor en el cuello o dolor irradiado en el brazo. Los puntajes NRS y NDI al alta y en el seguimiento a largo plazo mostraron una disminución significativa. Además, como la significación estadística y la importancia clínica pueden diferir, verificamos la presencia de MCID y confirmamos que tanto los puntajes de NRS como de NDI mejoraron con respecto a los MCID. Se ha informado de MCID en 2.5 en EAV para dolor de cuello y dolor de brazo irradiado, y 7.5 en puntajes de NDI [34, 35]. La mejoría promedio en las escalas de dolor y funcionalidad superó al MCID, y estos resultados probablemente se reflejarán en la tasa de satisfacción del paciente. Fuera de los pacientes 165, los pacientes 128 (84.2%) calificaron su estado actual como "satisfactorio" o superior en el momento del alta. En el seguimiento a largo plazo, se confirmó que 9 (7.6%) de pacientes 117 había recibido cirugía de cuello, y la mayoría de los pacientes mostraron una disminución continua en NRS y NDI. Además, los pacientes 96 (82.1%) actualmente no recibieron tratamiento para los síntomas de dolor en el cuello, y los pacientes 93 (79.5%) respondieron que su estado era "satisfactorio" o superior. Como la comparación de la diferencia entre los grupos en el seguimiento a largo plazo y los pacientes de seguimiento a largo plazo no se diseñó a priori, se puede considerar que estos datos son un análisis de datos post hoc. La diferencia entre los grupos en el efecto entre el ingreso y el alta en el seguimiento a largo plazo y los pacientes de seguimiento no a largo plazo no fue significativa, y en el MCID, que podría considerarse una medida más clínica, los grupos 2 produjeron resultados comparables .

A pesar del hecho de que todos los pacientes se sometieron a un tratamiento intensivo de medicina coreana durante la estadía hospitalaria, no se informaron eventos adversos relacionados con el tratamiento, lo que demuestra la seguridad de la medicina integrativa con enfoque en la CAM. Los autores habían realizado previamente un estudio retrospectivo para evaluar la seguridad de la medicina herbal y la ingesta combinada de hierbas y medicina convencional en los resultados de las pruebas de función hepática de los pacientes hospitalizados en hospitales de medicina coreana XnUMX, y los resultados de las pruebas de la hernia de disco cervical los pacientes incluidos en el presente estudio también se describieron [36].

Una de las principales fortalezas de este estudio es que describe la práctica clínica y los resultados reflejan el tratamiento tal como se practica actualmente en Corea en los entornos de tratamiento integrador de medicina convencional y coreana centrados en CAM. El tratamiento del protocolo fue estandarizado y comprendió intervenciones cuya eficacia se confirmó en estudios piloto y se utilizó con frecuencia en la práctica clínica, pero el protocolo también permitió la adaptación individual según las características y los síntomas del paciente según los KMD, y el porcentaje y la frecuencia de estos. las desviaciones fueron registradas. La tasa de satisfacción evaluada al alta no solo refleja la actitud del paciente hacia el efecto del tratamiento, sino también los mayores costos médicos que conlleva la inclusión de varios tratamientos. Teniendo en cuenta que los participantes de este estudio no fueron pacientes reclutados a través de anuncios, sino pacientes que visitaron un hospital de medicina coreano por elección personal sin recibir compensación económica por la participación en el estudio, es particularmente notable el hecho de que la tasa de satisfacción de la mayoría de los pacientes fue alta. Los resultados de este estudio contribuyen a una base de evidencia para una eficacia superior del tratamiento compositivo sobre el tratamiento individual en pacientes diagnosticados con IDH cervical, y verifican la viabilidad de la implementación clínica con la consideración de mayores costos de tratamiento compositivo.

La mayor limitación de nuestro estudio es probablemente la calidad inherente de un estudio observacional prospectivo que carece de control. No podemos sacar conclusiones sobre si el tratamiento integrador CAM recomendado es superior a un control activo (por ejemplo, cirugía, intervención no quirúrgica convencional) o el curso natural de la enfermedad. Otra limitación es la heterogeneidad de los grupos de pacientes y la composición del tratamiento. Los participantes fueron pacientes con HID cervical de síntomas variados, gravedad y cronicidad, cuyo progreso generalmente se sabe que difiere, y las intervenciones incluyeron tratamientos convencionales como inyecciones epidurales o analgésicos en algunos casos. Por lo tanto, sería más exacto interpretar estos resultados como el efecto de un sistema de tratamiento integrador de medicina convencional y coreano que el del tratamiento integrador CAM. La tasa de cumplimiento de 74% (n = 175) a las semanas 2 posteriores a la admisión o al alta de pacientes admitidos con 234 es baja, especialmente teniendo en cuenta el breve período de seguimiento. Este bajo cumplimiento puede estar relacionado con la actitud del paciente hacia la participación en el estudio. Como los participantes no recibieron una compensación directa por la participación en el ensayo, es posible que no hayan tenido incentivos para continuar participando, y se debe considerar la posibilidad de que los pacientes que rechazaron la evaluación de seguimiento no estén satisfechos con el tratamiento de admisión. La evaluación a largo plazo se realizó por entrevista telefónica en pacientes 117 (70%) de los participantes iniciales 165 en parte debido al tiempo transcurrido, lo que limitó la cantidad y calidad de información a largo plazo que podría recopilarse y condujo a una mayor pérdida del paciente por pérdida de contacto.

Otra limitación es que no pudimos realizar evaluaciones médicas más exhaustivas. Por ejemplo, aunque los participantes fueron diagnosticados como hernia discal como la principal patología basada en lecturas de MRI y síntomas neurológicos por KMD, no se recolectó información adicional de imágenes como el nivel del disco patológico y la gravedad de la hernia. Además, los datos sobre recurrencias posteriores, la duración de todos los episodios y si algunos fueron completamente curados no se incluyeron en las evaluaciones de seguimiento a largo plazo, lo que limita la evaluación multidimensional. Además, aunque estos pacientes con HID cervical requirieron ingreso por dolor severo en el cuello y el brazo y la consiguiente discapacidad funcional, el hecho de que este fue el primer ataque de dolor en el cuello para muchos puede haber sido causa de un resultado más favorable.

Sin embargo, la influencia del cumplimiento a largo plazo del seguimiento puede no estar limitada a la disponibilidad, sino que puede estar asociada a la efectividad del tratamiento a largo plazo. Como la diferencia en las características del seguimiento a largo plazo y el seguimiento a largo plazo, los pacientes pueden verse reflejados en los resultados a corto plazo evaluados al alta y los tipos y la cantidad de tratamiento convencional adicional, el hecho de que este estudio no consideró este potencial efectos a través de análisis adicionales es una limitación adicional de este estudio.

La controversia aún rodea la eficacia de los tratamientos para la IDH cervical. Mientras que las inyecciones de esteroides epidurales son la modalidad más común de tratamiento conservador utilizado en los Estados Unidos [37] varias revisiones sistemáticas muestran que los efectos son muy variables y no concluyentes [38-44]. Dos enfoques son ampliamente utilizados en las inyecciones epidurales: enfoques interlaminar y transforaminal. El enfoque transforaminal ha sido criticado por los riesgos de seguridad [45-50], y aunque es más seguro que el enfoque transforaminal, el enfoque interlaminar también tiene riesgos potenciales [51-56]. Los informes sobre la eficacia de la medicina convencional para el dolor neuropático muestran resultados contradictorios [57-61], y los resultados del estudio sobre fisioterapia también son inconsistentes [62-64].

Gebremariam et al. [65] evaluó la eficacia de varios tratamientos de IDH cervical en una revisión reciente, y concluyó que aunque el único estudio publicado sobre tratamiento conservador versus cirugía mostró que la cirugía produjo mejores resultados que el tratamiento conservador, sin análisis intergrupal, no hay evidencia que respalde un tratamiento es más superior. A pesar de las recomendaciones para el tratamiento y tratamiento inicial conservador, algunos pacientes pueden seleccionar la cirugía para la IDH cervical con el objetivo principal de aliviar el dolor irradiado en la neuropatía y prevenir la progresión del daño neurológico en la mielopatía [66]. Aunque la base de evidencia de los tratamientos conservadores y quirúrgicos convencionales para la HID cervical que pesa los beneficios y daños es algo insuficiente, el área ha sido ampliamente estudiada, mientras que hay una escasez clara de estudios correlativos sobre CAM.

Manchikanti et al. [67] indicó en un estudio de seguimiento 2 de año que comparó el tratamiento de inyección epidural con lidocaína y una mezcla de lidocaína y esteroides para la IDH cervical que NRS en el grupo de lidocaína fue 7.9 ± 1.0 al inicio y 3.8 ± 1.6 en el año 2 -up, mientras que NRS en el grupo de lidocaína y esteroides fue 7.9 ± 0.9 al inicio, y 3.8 ± 1.7 en el seguimiento de 2 year. NDI en el grupo de lidocaína fue 29.6 ± 5.3 al inicio, y 13.7 ± 5.7 en el seguimiento de 2 años, y NDI en el grupo de lidocaína y esteroides fue 29.2 ± 6.1 al inicio, y 14.3 ± 6.9 en el seguimiento de 2 años . Cuando se compara con nuestro estudio, aunque la mejora en NRS es ligeramente mayor en el estudio de Manchikanti et al., El de NDI es similar. La NRS basal fue más alta en 7.9 en este estudio previo, y no diferenciaron entre dolor cervical y dolor irradiado en la evaluación NRS.

Los resultados de seguimiento del año 1 que comparan el tratamiento conservador y la descompresión de disco de plasma (PDD) para IDH cervical contenida muestran que las puntuaciones VAS disminuyeron 65.73, mientras que NDI disminuyó 16.7 en el grupo PDD (n = 61), y las puntuaciones VAS disminuyeron 36.45 y NDI disminuyó 12.40 en el grupo de tratamiento conservador (n = 57) [68]. Sin embargo, el sujeto del estudio se limitó a contener IDH cervical, la medida de resultado para el dolor fue EAV que evita la comparación directa, y el período de seguimiento fue más corto que nuestro estudio.

El modelo de tratamiento integrador utilizado en un hospital de medicina coreano puede ser muy diferente de los modelos de tratamiento CAM utilizados en los países occidentales. Aunque el tratamiento CAM está ganando popularidad en Occidente, la medicina complementaria y alternativa se limita a la medicina "complementaria" en lugar de "alternativa", y generalmente es practicada por profesionales convencionales como un complemento al tratamiento convencional después de la educación sobre acupuntura / naturopatía / etc. o a través de referencias a especialistas de CAM, de los cuales algunos no tienen derechos de práctica individual. Por otro lado, Corea adopta un sistema médico dual donde los KMD tienen derechos de práctica iguales a los practicantes convencionales, y no emplea un sistema médico principalmente basado en la práctica familiar, permitiendo a los pacientes la libertad de tratamiento primario, selección de tratamiento convencional o tratamiento de medicina coreana. . Los participantes de este estudio fueron pacientes que visitaron y admitieron en un hospital de medicina coreano para el tratamiento de la medicina coreana de la IDH cervical, y el modelo de tratamiento integrador implementado en este hospital de medicina coreano no usa CAM como medida complementaria. Por lo tanto, el tratamiento comprendía el tratamiento CAM como la acupuntura, la medicina herbaria, la manipulación de Chuna y la farmacoterapia de veneno de abeja en la mayoría de los pacientes, y el tratamiento convencional fue administrado por médicos convencionales mediante derivación en unos pocos. Un 18.2% total de pacientes recibió prescripciones de medicamentos analgésicos 2.7 veces durante un período de admisión promedio de días 20.8, que es equivalente a la prescripción de 1-2 días (calculada como 2 veces / día), y las inyecciones epidurales se administraron solo a 4.8%, que es bajo teniendo en cuenta que estos pacientes requieren admisión. Se puede suponer que el objetivo principal de la admisión en el tratamiento conservador para la mayoría de los pacientes con HID cervical es el alivio del dolor. El hecho de que muchos pacientes hospitalizados mostraron dolor significativo y recuperación funcional en este estudio tiene relevancia para los pacientes que consideran seleccionar un hospital de medicina coreano para el tratamiento conservador sobre la cirugía. Además, se confirmó que los pacientes habían mantenido su estado mejorado en el seguimiento a largo plazo, y solo 9 recibió cirugía de los pacientes 117 evaluados a largo plazo.

Los pacientes se dividieron en grupos 2 por tasa de satisfacción evaluada en el seguimiento a largo plazo con PGIC, y se realizó un análisis de regresión logística multivariable en las características iniciales para evaluar los factores predictivos de satisfacción e insatisfacción. La edad avanzada se asoció con una mayor tasa de satisfacción, y el dolor irradiado unilateral se relacionó con mayores tasas de satisfacción que sin dolor irradiado. Además, los pacientes que recibieron tratamiento con CAM se asociaron con mayores tasas de satisfacción en comparación con los que no recibieron tratamiento. Esto podría explicarse en parte por el hecho de que los pacientes más mayores pueden tener niveles más altos de dolor y estar en etapas más avanzadas de degeneración, lo que resulta en resultados de tratamiento más favorables y satisfactorios. Del mismo modo, los pacientes con dolor irradiado unilateral sufren síntomas neurológicos que pueden ser más graves que aquellos sin dolor irradiado. Además, los pacientes que continúan recibiendo tratamiento con CAM pueden estar más predispuestos a la CAM, lo que resulta en mayores índices de satisfacción.

Si bien se han llevado a cabo numerosos estudios prospectivos a largo plazo sobre el tratamiento de inyección o los procedimientos quirúrgicos, los que reciben tratamiento con CAM y tratamiento hospitalario son pocos. Los resultados de este estudio son comparables a los resultados prospectivos a largo plazo del tratamiento de inyección. Pocos estudios se han realizado sobre el tratamiento de admisión para los pacientes con una queja principal de la HID cervical, que puede estar relacionada con la diferencia en los sistemas de atención médica general.

Conclusiones

En conclusión, aunque la naturaleza observacional de este estudio nos impide extraer conclusiones más decisivas que carecen de control, el tratamiento hospitalario integrador 3 semanas compuesto principalmente de CAM aplicado a los entornos clínicos reales puede dar lugar a resultados satisfactorios y el dolor y la mejora funcional mantenida en el largo término en pacientes con dolor de cuello o de brazo irradiado diagnosticados con IDH cervical.

Agradecimientos

Este trabajo fue apoyado por Jaseng Medical Foundation.

Abreviaturas

  • HDI Hernia de disco intervertebral
  • FAO Medicina complementaria y alternativa
  • KMD Médico de medicina coreana
  • NRS Escala de calificación numérica
  • NDI Índice de incapacidad cervical
  • PGIC Impresión global del paciente de cambio
  • MCID Diferencia mínima clínicamente importante
  • VAS Escala analógica visual
  • ROM Rango de movimiento
  • ULN Límite superior de lo normal
  • CI Intervalo de confianza
  • OR Odds ratio
  • PDD Descompresión de disco de plasma

Notas a pie de página

Conflicto de intereses: Los autores declaran que no tienen intereses en conflicto.

Contribuciones de los autores: SHB, JWO, JSS, JHL e IHH concibieron el estudio y redactaron el manuscrito, y SHB, MRK e IHH escribieron el manuscrito final. SHB, JWO, YJA y ARC participaron en la adquisición de datos, y KBP realizó el análisis estadístico. YJL, MRK, YJA e IHH contribuyeron al análisis e interpretación de datos. SHB, JWO, JSS, JHL, YJL, MRK, YJA, ARC, KBP, BCS, MSL e IHH contribuyeron al diseño del estudio y realizaron revisiones críticas. Todos los autores han leído y aprobado el manuscrito final.

Información del colaborador: Ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4744400/

En conclusión, la migraña y el tratamiento de la hernia discal cervical, como la terapia manual y la medicina complementaria y alternativa integrada, pueden ser eficaces para mejorar y controlar sus síntomas. Información referenciada del Centro Nacional de Información Biotecnológica (NCBI). Los estudios de investigación anteriores utilizaron una variedad de métodos para concluir los resultados finales. Aunque los resultados demostraron ser un tratamiento eficaz contra la migraña y la hernia discal cervical, se requieren más estudios para determinar su verdadera eficacia. El alcance de nuestra información se limita a la quiropráctica, así como a las lesiones y afecciones de la columna vertebral. Para discutir el tema, no dude en preguntar al Dr. Jimenez o contáctenos en 915-850-0900 .

Comisariada por el Dr. Alex Jiménez

1. Grande RB, Aaseth K, Gulbrandsen P, Lundqvist C, Russell MB. Prevalencia de cefalea crónica primaria en una muestra poblacional de personas de 30 a 44 años: el estudio Akershus de cefalea crónica. Neuroepidemiología. 2008; 30 (2): 76-83. doi: 10.1159 / 000116244. [PubMed] [Referencia cruzada]
2. Comité de Clasificación de Dolor de Cabeza de la Sociedad Internacional de Cefalea. La Clasificación Internacional de Trastornos de Cefalea, edición 3rd (versión beta) Cephalalgia. 2013; 33: 629-808. [PubMed]
3. Kristoffersen ES, Grande RB, Aaseth K, Lundqvist C, Russell MB. Manejo de la cefalea crónica primaria en la población general: el estudio Akershus de la cefalea crónica. J Dolor de cabeza. 2012; 13 (2): 113-120. doi: 10.1007 / s10194-011-0391-8. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
4. Aaseth K, Grande RB, Kvaerner KJ, Gulbrandsen P, Lundqvist C, Russell MB. Prevalencia de cefaleas crónicas secundarias en una muestra poblacional de personas de 30-44: el estudio Akershus de cefalea crónica. Cefalea. 2008; 28 (7): 705-713. doi: 10.1111 / j.1468-2982.2008.01577.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
5. Bronfort G, Nilsson N, Haas M, Evans R, Goldsmith CH, Assendelft WJ, Bouter LM. Tratamientos físicos no invasivos para la cefalea crónica / recurrente. Cochrane Database Syst Rev. 2004; 3: 1-69. [PubMed]
6. Chaibi A, Tuchin PJ, Russell MB. Terapias manuales para la migraña: una revisión sistemática. J Dolor de cabeza. 2011; 12 (2): 127-133. doi: 10.1007 / s10194-011-0296-6. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
7. Carnes D, Mars TS, Mullinger B, Froud R, Underwood M. Eventos adversos y terapia manual: una revisión sistemática. Hombre Ther. 2010; 15 (4): 355-363. doi: 10.1016 / j.math.2009.12.006. [PubMed] [Referencia cruzada]
8. Lenssinck ML, Damen L, Verhagen AP, Berger MY, Passchier J, Koes BW. La efectividad de la fisioterapia y la manipulación en pacientes con cefalea tensional: una revisión sistemática. Dolor. 2004; 112 (3): 381-388. doi: 10.1016 / j.pain.2004.09.026. doi: 10.1016 / j.pain.2004.09.026. [PubMed] [Referencia cruzada]
9. Fernández-de-Las-Peñas C, Alonso-Blanco C, Cuadrado ML, Miangolarra JC, Barriga FJ, Pareja JA. Las terapias manuales son efectivas para reducir el dolor causado por la cefalea tensional: una revisión sistemática. Clin J Pain. 2006; 22 (3): 278-285. doi: 10.1097 / 01.ajp.0000173017.64741.86. doi: 10.1097 / 01.ajp.0000173017.64741.86. [PubMed] [Referencia cruzada]
10. Chaibi A, Russell MB. Terapias manuales para la cefalea cervicogénica: una revisión sistemática. J Dolor de cabeza. 2012; 13 (5): 351-359. doi: 10.1007 / s10194-012-0436-7. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
11. Posadzki P, Ernst E. Manipulaciones espinales para cefaleas tensionales: una revisión sistemática de ensayos controlados aleatorios. Complemento Ther Med. 2012; 20 (4): 232-239. doi: 10.1016 / j.ctim.2011.12.001. doi: 10.1016 / j.ctim.2011.12.001. [PubMed] [Referencia cruzada]
12. Francés HP, Brennan A, Blanco B, Cusack T. Terapia manual para la osteoartritis de la cadera o la rodilla - una revisión sistemática. Hombre Ther. 2011; 16 (2): 109-117. doi: 10.1016 / j.math.2010.10.011. doi: 10.1016 / j.math.2010.10.011. [PubMed] [Referencia cruzada]
13. Tfelt-Hansen P, Bloque G, Dahlof C, Diener HC, MD Ferrari, Goadsby PJ, Guidetti V, Jones B, Lipton RB, Massiou H, Meinert C, Sandrini G, Steiner T, Winter PB. Subcomité de ensayos clínicos de la Sociedad Internacional de Cefalea. Pautas para ensayos controlados de medicamentos en migraña: segunda edición. Cefalea. 2000; 20 (9): 765-786. [PubMed]
14. Silberstein S, Tfelt-Hansen P, Dodick DW, Limmroth V, Lipton RB, Pascual J, Wang SJ. Grupo de Trabajo del Subcomité de Ensayos Clínicos de la Sociedad Internacional de Cefalea. Pautas para los ensayos controlados del tratamiento profiláctico de la migraña crónica en adultos. Cefalea. 2008; 28 (5): 484-495. doi: 10.1111 / j.1468-2982.2008.01555.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
15. Comité de Clasificación de Dolor de Cabeza de la Sociedad Internacional de Cefalea. Criterios de clasificación y diagnóstico para los trastornos de cefalea, neuralgias craneales y dolor facial: Comité de Clasificación de Cefalea de la Sociedad Internacional de Cefalea. Cefalea. 1988; 8 (suppl 7): 1-96. [PubMed]
16. Subcomité de Clasificación de Cefalea de la Sociedad Internacional. La clasificación internacional de los trastornos de cefalea: edición 2nd. Cefalea. 2004; 24 (Suppl 1): 9-160. [PubMed]
17. Olesen J, Bousser MG, Diener HC, Dodick D, Primera M, Goadsby PJ, Gobel H, Lainez MJ, Lance JW, Lipton RB, Nappi G, Sakai F, Schoenen J, Silberstein SD, Steiner TJ. International Headache Society Se abren nuevos criterios para el apéndice para un concepto más amplio de la migraña crónica. Cefalea. 2006; 26 (6): 742-746. [PubMed]
18. Moseley AM, Herbert RD, Sherrington C, Maher CG. Evidencia para la práctica de fisioterapia: una encuesta de la base de datos de pruebas de fisioterapia (PEDro) Aust J. Physiother. 2002; 48 (1): 43-49. doi: 10.1016 / S0004-9514 (14) 60281-6. [PubMed] [Referencia cruzada]
19. Cohen J. Análisis Estadístico de Poder para las Ciencias del Comportamiento. 2. Routledge, Estados Unidos; 1988.
20. Toro-Velasco C, Arroyo-Morales M, Fernández-de-las-Peñas C, Cleland JA, Barrero-Hernández FJ. Efectos a corto plazo de la terapia manual sobre la variabilidad de la frecuencia cardíaca, el estado de ánimo y la sensibilidad al dolor de presión en pacientes con cefalea tensional crónica: un estudio piloto. J Manipulative Physiol Ther. 2009; 32 (7): 527-535. doi: 10.1016 / j.jmpt.2009.08.011. [PubMed] [Referencia cruzada]
21. Jay GW, Brunson J, Branson SJ. La efectividad de la fisioterapia en el tratamiento de dolores de cabeza crónicos diarios. Dolor de cabeza. 1989; 29 (3): 156-162. doi: 10.1111 / j.1526-4610.1989.hed2903156.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
22. Demirturk F, Akarcali I, Akbayrak T, Citak I, Inan L. Resultados de dos técnicas diferentes de terapia manual en la cefalea tensional crónica. Pain Clin. 2002; 14 (2): 121-128. doi: 10.1163 / 156856902760196333. [Referencia cruzada]
23. Torelli P, Jensen R, Olesen J. Fisioterapia para el dolor de cabeza tipo tensión: un estudio controlado. Cefalea. 2004; 24 (1): 29-36. doi: 10.1111 / j.1468-2982.2004.00633.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
24. Ettekoven VH, Lucas C. Eficacia de la fisioterapia, incluido un programa de entrenamiento craneocervical para la cefalea tensional; un ensayo clínico aleatorizado. Cefalea. 2006; 26 (8): 983-991. doi: 10.1111 / j.1468-2982.2006.01163.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
25. Castien RF, Van der Windt DA, Grooten A, Dekker J. Eficacia de la terapia manual para la cefalea tensional crónica: un ensayo clínico pragmático, aleatorizado. Cefalea. 2011; 31 (2): 133-143. doi: 10.1177 / 0333102410377362. [PubMed] [Referencia cruzada]
26. Rasmussen BK, Jensen R, Olesen J. Cuestionario versus entrevista clínica en el diagnóstico de cefalea. Dolor de cabeza. 1991; 31 (5): 290-295. doi: 10.1111 / j.1526-4610.1991.hed3105290.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
27. Moher D, Hopewell S, Schulz KF, Montori V, Gotzsche PC, Devereaux PJ, Elbourne D, Egger M, Altman DG. Explicación y elaboración de CONSORT 2010: directrices actualizadas para informar ensayos aleatorizados en grupos paralelos. BMJ. 2010; 340: c869. doi: 10.1136 / bmj.c869. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
28. Bendtsen L, Jensen R, Olesen J. Un inhibidor de la recaptación de serotonina no selectivo (amitriptilina), pero no un selectivo (citalopram) es eficaz en el tratamiento profiláctico de la cefalea tensional crónica. J Neurol Neurosurg Psychiatry. 1996; 61 (3): 285-290. doi: 10.1136 / jnnp.61.3.285. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
29. Jackson JL, Shimeall W, Sessums L, Dezee KJ, Becher D, Diemer M, Berbano E, O'Malley PG. Antidepresivos tricíclicos y dolores de cabeza: revisión sistemática y metaanálisis. BMJ. 2010; 341: c5222. doi: 10.1136 / bmj.c5222. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
30. Bendtsen L, Bigal ME, Cerbo R, Diener HC, Holroyd K, Lampl C, Mitsikostas DD, Steiner TJ, Tfelt-Hansen P. Pautas para ensayos controlados de fármacos en cefalea tensional: segunda edición. Cefalea. 2010; 30 (1): 1-16. [PubMed]

1. Bovim G, Schrader H, Arena T. Dolor de cuello en la población general. Spine (Phila Pa 1976) 1994; 19 (12): 1307-1309. doi: 10.1097 / 00007632-199406000-00001. [PubMed] [Referencia cruzada]
2. Brattberg G, Thorslund M, Wikman A. La prevalencia del dolor en una población general. Los resultados de una encuesta postal en un condado de Suecia. Dolor. 1989; 37 (2): 215-222. doi: 10.1016 / 0304-3959 (89) 90133-4. [PubMed] [Referencia cruzada]
3. Hagen KB, Harms-Ringdahl K, Enger NO, Hedenstad R, Morten H. Relación entre los trastornos subjetivos del cuello y la movilidad de la columna cervical y el dolor relacionado con el movimiento en los operadores de máquinas masculinas. Spine (Phila Pa 1976) 1997; 22 (13): 1501-1507. doi: 10.1097 / 00007632-199707010-00015. [PubMed] [Referencia cruzada]
4. Fricton JR, Kroening R, Haley D, Siegert R. síndrome de dolor miofascial de la cabeza y el cuello: una revisión de las características clínicas de los pacientes 164. Oral Surg Oral Med Oral Pathol. 1985; 60 (6): 615-623. doi: 10.1016 / 0030-4220 (85) 90364-0. [PubMed] [Referencia cruzada]
5. Stovner LJ. El estado nosológico del síndrome de latigazo cervical: una revisión crítica basada en un enfoque metodológico. Spine (Phila Pa 1976) 1996; 21 (23): 2735-2746. doi: 10.1097 / 00007632-199612010-00006. [PubMed] [Referencia cruzada]
6. Frank AO, De Souza LH, Frank CA. Dolor de cuello y discapacidad: una encuesta transversal de las características demográficas y clínicas del dolor de cuello visto en una clínica de reumatología. Int J Clin Pract. 2005; 59 (2): 173-182. doi: 10.1111 / j.1742-1241.2004.00237.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
7. Andersson G. La epidemiología de los trastornos espinales. En: Frymoyer J, editor. La columna vertebral del adulto: principios y práctica. Filadelfia: Lippincott Raven; 1997. pp. 130-141.
8. Rasmussen C, Leboeuf-Yde C, Hestbaek L, Manniche C. Resultados deficientes en pacientes con dolor en la pierna o el brazo relacionado con la columna vertebral que participan en reclamos de compensación: un estudio prospectivo de pacientes en el sector de atención secundaria. Scand J Rheumatol. 2008; 37 (6): 462-468. doi: 10.1080 / 03009740802241709. [PubMed] [Referencia cruzada]
9. Daffner SD, Hilibrand AS, Hanscom BS, Brislin BT, Vaccaro AR, Albert TJ. Impacto del dolor en el cuello y el brazo en el estado general de salud. Spine (Phila Pa 1976) 2003; 28 (17): 2030-2035. doi: 10.1097 / 01.BRS.0000083325.27357.39. [PubMed] [Referencia cruzada]
10. Abbed KM, Coumans JV. Radiculopatía cervical: fisiopatología, presentación y evaluación clínica. Neurocirugía. 2007; 60 (1 Supp1 1): S28-34. [PubMed]
11. Lauerman W, Scherping S, Wiesel S. The spine. En: Wiesel S, Delahay J, editores. Fundamentos de la cirugía ortopédica. 3. Nueva York: Springer; 2007. pp. 276-332.
12. Carette S, Fehlings MG. Práctica clinica. Radiculopatía cervical. N Engl J Med. 2005; 353 (4): 392-399. doi: 10.1056 / NEJMcp043887. [PubMed] [Referencia cruzada]
13. Hurwitz EL, Carragee EJ, van der Velde G, Carroll LJ, Nordin M, Guzman J, y col. Tratamiento del dolor de cuello: intervenciones no invasivas: resultados del grupo de trabajo 2000-2010 sobre el dolor de cuello y sus trastornos asociados. Columna vertebral (Phila Pa 1976) 2008; 33 (4 Suppl): S123-52. doi: 10.1097 / BRS.0b013e3181644b1d. [PubMed] [Referencia cruzada]
14. Saal JS, Saal JA, Yurth EF. Manejo no quirúrgico del disco intervertebral cervical herniado con radiculopatía. Spine (Phila Pa 1976) 1996; 21 (16): 1877-1883. doi: 10.1097 / 00007632-199608150-00008. [PubMed] [Referencia cruzada]
15. Clark C. La columna cervical. 4. Filadelfia: Lippincott Williams y Wilkins; 2005.
16. Engquist M, Lofgren H, Oberg B, Holtz A, Peolsson A, Soderlund A, et al. Cirugía versus tratamiento no quirúrgico de la radiculopatía cervical: un estudio prospectivo, aleatorizado que comparó la cirugía más la fisioterapia con la fisioterapia sola con un seguimiento de 2-year. Spine (Phila Pa 1976) 2013; 38 (20): 1715-1722. [PubMed]
17. Nikolaidis I, Fouyas IP, Sandercock PA, Statham PF: Cirugía para radiculopatía cervical o mielopatía. Base de datos Cochrane Syst Rev 2010, (1): CD001466. doi (1): CD001466. [PubMed]
18. Weinstein JN, Tosteson TD, Lurie JD, Tosteson AN, Hanscom B, Skinner JS, y col. Tratamiento quirúrgico versus no quirúrgico para la hernia de disco lumbar: el Spine Patient Outcomes Research Trial (SPORT): un ensayo aleatorizado. JAMA. 2006; 296 (20): 2441-2450. doi: 10.1001 / jama.296.20.2441. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
19. Peul WC, Van Houwelingen HC, Van den Hout WB, Brand R, Eekhof JA, Tans JT, et al. Cirugía versus tratamiento conservador prolongado para la ciática. N Engl J Med. 2007; 356 (22): 2245-2256. doi: 10.1056 / NEJMoa064039. [PubMed] [Referencia cruzada]
20. Weber H. Hernia de disco lumbar. Un estudio prospectivo controlado con diez años de observación. Spine (Phila Pa 1976) 1983; 8 (2): 131-140. doi: 10.1097 / 00007632-198303000-00003. [PubMed] [Referencia cruzada]
21. Kim JD, Son MS. Anuario Estadístico del Seguro Nacional de Salud 2013. Seúl: Servicio de Revisión y Evaluación del Seguro de Salud y Servicio Nacional de Seguro de Salud; 2014.
22. Lin XJ, Chen CY. Avances en el estudio del tratamiento de la hernia de disco lumbar por hierbas medicinales chinas. Zhongguo Zhong Yao Za Zhi. 2007; 32 (3): 186-191. [PubMed]
23. Stevens L, Duarte H, Park J. Implicaciones prometedoras para la medicina integradora para el dolor de espalda: un perfil de un hospital coreano. J Altern Complement Med. 2007; 13 (5): 481-484. doi: 10.1089 / acm.2007.6263. [PubMed] [Referencia cruzada]
24. Chung HJ, Lee HS, Shin JS, Lee SH, Park BM, Youn YS, et al. Modulación de procesos inflamatorios agudos y crónicos mediante una preparación de medicina tradicional GCSB-5 tanto en modelos animales in vitro como in vivo. J Ethnopharmacol. 2010; 130 (3): 450-459. doi: 10.1016 / j.jep.2010.05.020. [PubMed] [Referencia cruzada]
25. Kim TH, Yoon SJ, Lee WC, Kim JK, Shin J, Lee S, et al. Efecto protector de GCSB-5, una preparación a base de hierbas, contra la lesión del nervio periférico en ratas. J Ethnopharmacol. 2011; 136 (2): 297-304. doi: 10.1016 / j.jep.2011.04.037. [PubMed] [Referencia cruzada]
26. Kim JK, Park SW, Kang JW, Kim YJ, Lee SY, Shin J, et al. Efecto de GCSB-5, una formulación a base de hierbas, sobre la osteoartritis inducida por yodoacetato monosódico en ratas. Evid Based Complement Alternat Med. 2012; 2012: 730907. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed]
27. Park YG, Ha CW, Han CD, Bin SI, Kim HC, Jung YB, y col. Un estudio prospectivo, aleatorizado, doble ciego, multicéntrico y comparativo sobre la seguridad y eficacia de Celecoxib y GCSB-5, extractos secos de seis hierbas, para el tratamiento de la osteoartritis de la articulación de la rodilla. J Ethnopharmacol. 2013; 149 (3): 816-824. doi: 10.1016 / j.jep.2013.08.008. [PubMed] [Referencia cruzada]
28. Xu RD, Li H. Concepción de los puntos Ashi. Zhongguo Zhen Jiu. 2005; 25 (4): 281-283. [PubMed]
29. Assendelft WJ, Morton SC, Yu EI, Suttorp MJ, Shekelle PG. Terapia espinal manipuladora para el dolor lumbar. Un metaanálisis de efectividad con relación a otras terapias. Ann Intern Med. 2003; 138 (11): 871-881. doi: 10.7326 / 0003-4819-138-11-200306030-00008. [PubMed] [Referencia cruzada]
30. Bronfort G, Haas M, Evans R, Kawchuk G, Dagenais S. Manejo informado de evidencia de dolor lumbar crónico con manipulación espinal y movilización. Spine J. 2008; 8 (1): 213-225. doi: 10.1016 / j.spinee.2007.10.023. [PubMed] [Referencia cruzada]
31. Turk DC, Rudy TE, Sorkin BA. Temas desatendidos en los estudios de resultados del tratamiento del dolor crónico: determinación del éxito. Dolor. 1993; 53 (1): 3-16. doi: 10.1016 / 0304-3959 (93) 90049-U. [PubMed] [Referencia cruzada]
32. Ponce de León S, Lara-Muñoz C, Feinstein AR, Wells CK. Una comparación de tres escalas de calificación para medir los fenómenos subjetivos en la investigación clínica. II. Uso de estímulos visuales controlados experimentalmente. Arch Med Res. 2004; 35 (2): 157-162. doi: 10.1016 / j.arcmed.2003.07.009. [PubMed] [Referencia cruzada]
33. Farrar JT, Young JP, Jr, LaMoreaux L, Werth JL, Poole RM. Importancia clínica de los cambios en la intensidad del dolor crónico medidos en una escala de calificación de dolor numérico de puntos 11. Dolor. 2001; 94 (2): 149-158. doi: 10.1016 / S0304-3959 (01) 00349-9. [PubMed] [Referencia cruzada]
34. Carreon LY, Glassman SD, Campbell MJ, Anderson PA. Índice de incapacidad del cuello, resumen breve del componente físico de la fórmula 36 y escalas de dolor para el dolor de cuello y brazo: la diferencia mínima clínicamente importante y el beneficio clínico sustancial después de la fusión de la columna cervical. Spine J. 2010; 10 (6): 469-474. doi: 10.1016 / j.spinee.2010.02.007. [PubMed] [Referencia cruzada]
35. Parker SL, Godil SS, Shau DN, Mendenhall SK, McGirt MJ. Evaluación de la diferencia mínima clínicamente importante en el dolor, la discapacidad y la calidad de vida después de la discectomía cervical anterior y la fusión: artículo clínico. J Neurosurg Spine. 2013; 18 (2): 154-160. doi: 10.3171 / 2012.10.SPINE12312. [PubMed] [Referencia cruzada]
36. Lee J, Shin JS, Kim MR, Byun JH, Lee SY, Shin YS, et al. Anormalidades de las enzimas hepáticas en la toma de hierbas medicinales tradicionales en Corea: un estudio retrospectivo de grandes cohortes de muestra de pacientes con trastornos musculoesqueléticos. J Ethnopharmacol. 2015; 169: 407-412. doi: 10.1016 / j.jep.2015.04.048. [PubMed] [Referencia cruzada]
37. Manchikanti L, Falco FJ, Singh V, Pampati V, Parr AT, Benyamin RM, y col. Utilización de técnicas de intervención en el manejo del dolor crónico en la población de Medicare: análisis de patrones de crecimiento de 2000 a 2011. Médico del dolor 2012; 15 (6): E969-82. [PubMed]
38. Chou R, Atlas SJ, Stanos SP, Rosenquist RW. Terapias no quirúrgicas de intervención para el dolor lumbar: una revisión de la evidencia de una guía de práctica clínica de la American Pain Society. Spine (Phila Pa 1976) 2009; 34 (10): 1078-1093. doi: 10.1097 / BRS.0b013e3181a103b1. [PubMed] [Referencia cruzada]
39. Airaksinen O, Brox JI, Cedraschi C, Hildebrandt J, Klaber-Moffett J, Kovacs F, y col. Capítulo 4. Directrices europeas para el manejo del dolor lumbar inespecífico crónico. Eur Spine J. 2006; 15 (Suppl 2): S192-300. doi: 10.1007 / s00586-006-1072-1. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
40. Staal JB, de Bie RA, de Vet HC, Hildebrandt J, Nelemans P. Terapia de inyección para el dolor lumbar subagudo y crónico: una revisión Cochrane actualizada. Spine (Phila Pa 1976) 2009; 34 (1): 49-59. doi: 10.1097 / BRS.0b013e3181909558. [PubMed] [Referencia cruzada]
41. Armon C, Argoff CE, Samuels J, Backonja MM, Subcomité de Evaluación Terapéutica y Tecnológica de la Academia Americana de Neurología Evaluación: uso de inyecciones epidurales de esteroides para tratar el dolor lumbosacro radicular: informe del Subcomité de Evaluación Terapéutica y Tecnológica de la Academia Estadounidense de Neurología . Neurología. 2007; 68 (10): 723-729. doi: 10.1212 / 01.wnl.0000256734.34238.e7. [PubMed] [Referencia cruzada]
42. Parr AT, Diwan S, Abdi S. Lumbar inyecciones epidurales interlaminares en el manejo del dolor crónico en la parte baja de la espalda y las extremidades inferiores: una revisión sistemática. Médico del dolor 2009; 12 (1): 163-188. [PubMed]
43. DePalma MJ, Slipman CW. Manejo informado de la evidencia del dolor lumbar crónico con inyecciones epidurales de esteroides. Spine J. 2008; 8 (1): 45-55. doi: 10.1016 / j.spinee.2007.09.009. [PubMed] [Referencia cruzada]
44. Cohen SP, Bicket MC, Jamison D, Wilkinson I, Rathmell JP. Esteroides epidurales: una revisión exhaustiva, basada en la evidencia. Reg Anesth Pain Med. 2013; 38 (3): 175-200. doi: 10.1097 / AAP.0b013e31828ea086. [PubMed] [Referencia cruzada]
45. Scanlon GC, Moeller-Bertram T, Romanowsky SM, Wallace MS. Inyecciones de esteroides epidurales transforaminales cervicales: ¿más peligrosas de lo que pensamos? Spine (Phila Pa 1976) 2007; 32 (11): 1249-1256. doi: 10.1097 / BRS.0b013e318053ec50. [PubMed] [Referencia cruzada]
46. Rathmell JP, Benzon HT. Inyección transforaminal de esteroides: ¿debemos continuar? Reg Anesth Pain Med. 2004; 29 (5): 397-399. [PubMed]
47. Tiso RL, Cutler T, Catania JA, Whalen K. Secuelas adversas del sistema nervioso central después del bloqueo transforaminal selectivo: el papel de los corticosteroides. Spine J. 2004; 4 (4): 468-474. doi: 10.1016 / j.spinee.2003.10.007. [PubMed] [Referencia cruzada]
48. Brouwers PJ, Kottink EJ, Simon MA, Prevo RL. Síndrome de la arteria espinal anterior cervical después del bloqueo diagnóstico de la raíz del nervio C6 derecho. Dolor. 2001; 91 (3): 397-399. doi: 10.1016 / S0304-3959 (00) 00437-1. [PubMed] [Referencia cruzada]
49. Wallace MA, Fukui MB, Williams RL, Ku A, Baghai P. Complicaciones de los bloques de raíz nerviosa selectiva cervical realizados con guía fluoroscópica. AJR Am J Roentgenol. 2007; 188 (5): 1218-1221. doi: 10.2214 / AJR.04.1541. [PubMed] [Referencia cruzada]
50. Rathmell JP, Aprill C, Bogduk N. inyección transforaminal cervical de esteroides. Anestesiología. 2004; 100 (6): 1595-1600. doi: 10.1097 / 00000542-200406000-00035. [PubMed] [Referencia cruzada]
51. Manchikanti L, Malla Y, Wargo BW, Cash KA, Pampati V, Fellows B. Una evaluación prospectiva de las complicaciones de las inyecciones epidurales dirigidas con fluoroscopia 10,000. Médico del dolor 2012; 15 (2): 131-140. [PubMed]
52. Abbasi A, Malhotra G, Malanga G, Elovic EP, Kahn S. Complicaciones de las inyecciones de esteroides epidurales cervicales interlaminar: una revisión de la literatura. Spine (Phila Pa 1976) 2007; 32 (19): 2144-2151. doi: 10.1097 / BRS.0b013e318145a360. [PubMed] [Referencia cruzada]
53. Hodges SD, Castleberg RL, Miller T, Ward R, Thornburg C. Inyección de esteroides epidurales cervicales con daño medular intrínseco. Dos informes de casos. Spine (Phila Pa 1976) 1998; 23 (19): 2137-42. doi: 10.1097 / 00007632-199810010-00020. [PubMed] [Referencia cruzada]
54. Kaplan MS, Cunniff J, Cooke J, Collins JG. La captación intravascular durante la inyección de esteroides interlaminar cervical guiada por fluoroscopia en C6-7: un informe de caso. Arch Phys Med Rehabil. 2008; 89 (3): 553-558. doi: 10.1016 / j.apmr.2007.08.165. [PubMed] [Referencia cruzada]
55. McGrath JM, Schaefer MP, Malkamaki DM. Incidencia y características de las complicaciones de las inyecciones de esteroides epidurales. Pain Med. 2011; 12 (5): 726-731. doi: 10.1111 / j.1526-4637.2011.01077.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
56. Shanthanna H, Park J. Hematoma epidural agudo después de la inyección de esteroides epidurales en un paciente con estenosis espinal. Anestesia. 2011; 66 (9): 837-839. doi: 10.1111 / j.1365-2044.2011.06770.x. [PubMed] [Referencia cruzada]
57. McCleane G. ¿La gabapentina tiene un efecto analgésico sobre el fondo, el movimiento y el dolor referido? Un estudio aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo. Clínica de Dolor 2001; 13: 103-107. doi: 10.1163 / 156856901753420945. [Referencia cruzada]
58. Yildirim K, Sisecioglu M, Karatay S, Erdal A, Levent A, Ugur M, et al. La efectividad de la gabapentina en pacientes con radiculopatía crónica. Clínica de Dolor 2003; 15: 213-218. doi: 10.1163 / 156856903767650718. [Referencia cruzada]
59. Khoromi S, Cui L, Nackers L, Max MB. Morfina, nortriptilina y su combinación frente a placebo en pacientes con dolor lumbar crónico. Dolor. 2007; 130 (1-2): 66-75. doi: 10.1016 / j.pain.2006.10.029. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
60. Khoromi S, Patsalides A, Parada S, Salehi V, Meegan JM, Max MB. Topiramato en el dolor radicular lumbar crónico. J Pain. 2005; 6 (12): 829-836. doi: 10.1016 / j.jpain.2005.08.002. [PubMed] [Referencia cruzada]
61. Baron R, Freynhagen R, Tolle TR, Cloutier C, Leon T, Murphy TK, y col. La eficacia y la seguridad de la pregabalina en el tratamiento del dolor neuropático asociado con la radiculopatía crónica lumbosacra. Dolor. 2010; 150 (3): 420-427. doi: 10.1016 / j.pain.2010.04.013. [PubMed] [Referencia cruzada]
62. Hahne AJ, Ford JJ, McMeeken JM. Manejo conservador de la hernia de disco lumbar con radiculopatía asociada: una revisión sistemática. Spine (Phila Pa 1976) 2010; 35 (11): E488-504. [PubMed]
63. Salt E, Wright C, Kelly S, Dean A. Una revisión sistemática de la literatura sobre la efectividad de la terapia no invasiva para el dolor cervicobraquial. Hombre Ther. 2011; 16 (1): 53-65. doi: 10.1016 / j.math.2010.09.005. [PubMed] [Referencia cruzada]
64. Kuijper B, Tans JT, Beelen A, Nollet F, de Visser M. Cuello cervical o fisioterapia versus esperar y ver la política de aparición reciente de radiculopatía cervical: ensayo aleatorizado. BMJ. 2009; 339: b3883. doi: 10.1136 / bmj.b3883. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]
65. Gebremariam L, Koes BW, Peul WC, Huisstede BM. Evaluación de la eficacia del tratamiento para la hernia de disco cervical: una revisión sistemática. Spine (Phila Pa 1976) 2012; 37 (2): E109-18. doi: 10.1097 / BRS.0b013e318221b5af. [PubMed] [Referencia cruzada]
66. Boselie TF, Willems PC, van Mameren H, de Bie RA, Benzel EC, van Santbrink H. Artroplastia versus fusión en la enfermedad discal degenerativa cervical de un solo nivel: una revisión Cochrane. Spine (Phila Pa 1976) 2013; 38 (17): E1096-107. doi: 10.1097 / BRS.0b013e3182994a32. [PubMed] [Referencia cruzada]
67. Manchikanti L, Cash KA, Pampati V, Wargo BW, Malla Y. Inyecciones epidurales cervicales en el dolor crónico discogénico del cuello sin hernia discal o radiculitis: resultados preliminares de un ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado. Médico del dolor 2010; 13 (4): E265-78. [PubMed]
68. Cesaroni A, Nardi PV. Descompresión de disco de plasma para la hernia de disco cervical contenida: un ensayo aleatorizado y controlado. Eur Spine J. 2010; 19 (3): 477-486. doi: 10.1007 / s00586-009-1189-0. [Artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Referencia cruzada]

Green-Call-Now-Button-24H-150x150-2-3.png

Temas adicionales: dolor de cuello

El dolor de cuello es una queja común que puede resultar debido a una variedad de lesiones y / o condiciones. Según las estadísticas, las lesiones por accidentes de automóvil y lesiones por latigazo son algunas de las causas más frecuentes de dolor de cuello entre la población general. Durante un accidente automovilístico, el impacto repentino del incidente puede causar que la cabeza y el cuello se muevan bruscamente de un lado a otro en cualquier dirección, dañando las estructuras complejas que rodean la columna cervical. Los traumatismos de los tendones y ligamentos, así como los de otros tejidos del cuello, pueden causar dolor de cuello e irradiar síntomas por todo el cuerpo humano.

blog de imágenes de Repartidor de dibujos animados gran noticia

TEMA IMPORTANTE: EXTRA EXTRA: ¡Un más saludable!

OTROS TEMAS IMPORTANTES: EXTRA: ¿Lesiones en los deportes? | Vincent Garcia | Paciente | El Quiropráctico El Paso, TX